fbpx

Montreal, la capital bilingüe de Norteamérica

Actualización: 18 junio, 2019

Montreal es una explosión para tus sentidos desde que pones el primer pie en ella. La segunda ciudad más grande de Canadá es la mezcla perfecta entre la cultura europea, norteamericana y canadiense. A veces parece que paseas por París y en otras ocasiones podrías estar caminando por Nueva York. Por eso, Montreal es la ciudad vibrante, mágica y cosmopolita que tienes incluir seguro en tu ruta por este país. Eso sí, hay que vivirla.

Además, Montreal es la capital bilingüe de Norteamérica. Aquí se habla por igual inglés y francés. Tras nuestra primera parada en Toronto, la elegimos para seguir con nuestro curso de inglés que estamos haciendo en Canadá con la escuela de idiomas Sprachcaffe. Para que no te pierdas nada en tu viaje, en este post te contamos qué ver en Montreal y qué hacer para sacarle todo el partido a esta gran ciudad. Welcome! ¡Bienvenue!

Advertisement

Qué ver en Montreal

Mont Royal 

El nombre de esta ciudad viene de su famosa colina, Mont Royal. Antiguamente, la palabra “Royal”, se decía y se escribía como en castellano, “Real”. De ahí el nombre de Montreal. Más allá de la historia, este es un lugar perfecto para empezar tu ruta. Desde aquí tendrás las mejores vistas de la ciudad. ¡Y gratis! Bueno, nos referimos a que no hay que pagar una entrada. Pero sí que tendrás que hacer un esfuerzo subiendo un buen número de escaleras con bastante pendiente. Pero no te quejes, los locales la usan para hacer deporte. No es para tanto.

Mont Royal

El sitio exacto desde mejor se divisa la ciudad, es desde el mirador que hay delante de Chalet du Mont Royal. Si puedes elegir día, mejor en fin de semana. Y si tienes posibilidad de elegir la hora, sube al amanecer. Cuando acabes de disfrutar de las vistas y hacer mil fotos, recuerda que el Chalet de Mont Royal también se puede visitar. Es un edificio de 1932 sin mucha floritura que pero interesante para una visita exprés.

Te recomendamos:

-> Este tour panorámico por Montreal en español para hacer una idea de la gran ciudad.

Aunque en el mapa parezca que St Josep Oratoire (Oratorio de San José) está en el mismo parque, nada que ver. Para llegar hasta allí, un sitio que también recomendamos, puedes ir andando (más de 1 hora por un camino poco bonito) o coger un bus. Cuando llegues verás la iglesia más grande de Canadá.

Vieux Montréal

Una vez que te hayas hecho una idea general de la ciudad, una zona imprescindible que tienes que conocer es el Vieux Montréal, la Ciudad Vieja. Este barrio de la ciudad es el que tiene más influencia europea. Sus calles empedradas (por desgracia cada vez menos) recuerdan a travesías francesas. Pasear por la Rue St. Paul, la más antigua de Montreal (1.673), sentarse a ver la vida pasar en la Plaza Jaques – Cartier o tomarse un café en algunas de las hermosas cafeterías de este distrito, son planes de éxito garantizado.

Pero antes de callejear, el mejor lugar para empezar a conocer el viejo Montreal, es llegar a su epicentro, Plaza de Armas (Metro Plaza de Armas). En este lugar se levanta la Basílica de Notre Dame. Las raíces francesas han inspirado el nombre y estilo de esta iglesia neogótica que se puede visitar por dentro (8 dólares canadienses).

Old Port

Junto al Vieux – Montréal, al sur, está el Old Port. A orillas del río San Lorenzo, esta zona de ocio de la ciudad, es punto de encuentro de los locales en cuanto que salen los primeros rayos de sol.

Durante todo el año hay varios food trucks (lo genuinos camiones de comida americanos), que sirven hamburguesa, perritos calientes o el famoso poutine del que os hablaremos más adelante. En el Puerto Viejo también hay un área con mesas y sillas por si te quieres llevar tu propio pic nic. Además, si quieres tener otra buena panorámica de Montreal, a dos pasos está instalada la noria. La entrada cuesta 28 dólares canadienses.

Food truck en Montreal

Circo del Sol

Montreal también es magia…. Mucha culpa de ello la tiene el Circo del Sol. Este afamado circo que crearan en 1984 Guy Laliberté y Gilles Ste-Croix nació en esta ciudad. Y esto es motivo de orgullo para los habitantes de Montreal. Además de tener aquí su sede mundial (nosotros tuvimos la enorme suerte de visitarlas, pero solo están abiertas al público el último sábado de septiembre), cada año estrenan los espectáculos que después giran por todo el mundo.

El Gran Chapiteau, instalado justo en el Old Port, acoge los mejores espectáculos de la compañía. En nuestro caso, volvimos a ser afortunados. Disfrutamos (lo flipamos, que sería más correcto) con el espectáculo Alegría, el que le dio fama a nivel mundial y que recomendamos encarecidamente.

Para nosotros, grandes admiradores de este circo que no usa animales y tiene en su equipo a los mejores atletas del mundo en cada especialidad, ha sido sin duda uno de los momentos inolvidables de este viaje. Circo del Sol impresiona. Por sus números: más de 13 millones entradas vendidas al año, 4.000 trabajadores de todas las nacionalidades… Y por su filosofía.

Plaza de las Artes

Además del Circo del Sol, Montreal está considera como la capital cultural del país. En la ciudad, sobre todo en los meses de verano, se celebran más de 70 festivales. Los más reconocidos son el Festival de Jazz, el festival de comedia Just for laughts, su concurso internacional de fuegos artificiales o el festival de cine.

Muchos de estos eventos se celebran en la Place des Arts, también conocida como la Plaza de los festivales. Antes de viajar te recomendamos que mires la agenda de eventos. Si coincides con algunos de ellos, tu recuerdo de Montreal va a ser épico.

¡Apunta!

-> Aquí te dejamos todos los festivales de Montreal.

Parque Jean Drapeau

Si seguimos con nuestra ruta después del Old Port, justo enfrente está el Parque Jean Drapeau. Para llegar hasta aquí desde el Puerto Viejo se puede coger un barco en el mulle de Navettes Maritimes du Saint – Laurent (solo en los meses de verano). Sino, la otra opción, es llegar en metro hasta la parada Jean Drapeau.

Puerto Viejo

El espacio está formado por dos islas. La primera, la isla de Saint Helena, es a la que se llega. Aquí está el parque y también Museo del Medioambiente (una especie de globo muy fotogénico). En uno de los extremos de la isla se sitúa el parque de atracciones, La Ronde. Y para los que le guste la música electrónica, todos los domingos de mayo a septiembre, se celebra dentro de este parque el festival de música electrónica Picnic Festiva. Así que si quieres disfrutar de un paseo tranquilo, no vayas estos días.

Desde esta isla también se puede ver uno de los iconos de la ciudad, el Puente Jacques Cartier. Este símbolo que lleva el nombre del descubridor de Canadá, se puede ver bien desde la margen de la isla que da a la gran urbe.

Circuito Formula 1 y Casino de Montreal

La vecina isla de Notre Dame, la segunda, es la de los excesos (se puede llegar andando, una buena tirada, o en un bus que conecta la parada de Metro de Parc Jean Drapeau con el Casino).

Una de las experiencias más interesantes que hacer en Montreal es recorrer su circuito urbano de Fórmula 1 Gilles – Villeneuve.  Durante el año (cuando no se celebra el Gran Premio de Canadá), los locales usan el circuito para correr o montar en bici. También se puede dar una vuelta en coche. De hecho se pueden alquilar automóviles clásicos o de alta gama para ello. Nosotros lo hicimos en Mustang y es una gozada. Eso sí. Correr solo se puede si tienes un fórmula 1. Sino, las cámaras te pondrán una multa de velocidad.

Viaja seguro:

-> Tanto si estás de vacaciones como si no, pueden ocurrir percances inesperados. En Canadá esos percances cuestan caro. Por eso te recomendamos que viajes siempre con un seguro de viaje. Te dejamos aquí el que solemos usar nosotros que además tienes un 5% de descuento por ser nuestro lector.

En la misma isla donde se celebra la carrera, también está el Casino de Montreal, uno de los más famosos del mundo. La entrada es gratuita y, más allá de que te quieras dejar los cuartos o no, merece la pena una vista al edificio de cinco plantas.

Museo Barbie

MJ es una fan incondicional de las muñecas Barbies. Ya no es un secreto, jejeje. En nuestra casa tiene una buena colección de muñecas del mundo, dividas en cada continente por repisa, que sigue aumentando aunque ya no juegue con ellas.

Para todos los amantes de esta famosa muñeca o para los que le gusten las exposiciones excéntricas, aquí va una súper propuesta, el Museo Barbie de Montreal. Con el aliciente de que la entrada es gratuita (está dentro de un centro comercial), este lugar reúne una de las mayores colecciones de Barbies del planeta (MJ casi les gana). Dentro de la colección además se pueden ver Barbies de diferentes países, ediciones especiales (de películas como Los Picadriedas, La Familia Adams, Mary Poppins,…), vestida de novia o de fantasía. También están los Ken, el noviete de la misma.

Museo Barbie de Montreal

Gay Village

De vuelta a la ciudad, en la parada de metro Berri – UQAM, está Gay Village. El barrio gay de Montreal es una de las zonas más animadas de la ciudad, sobre todo de noche. Aparte de bares y restaurantes, su especial decoración, con una especie de farolillos de colores (de la bandera gay), lo ha convertido en uno de los principales reclamos para instagramers.

Barrio Gay (Le village)

Muy cerca de Gay Village, por si vais con tiempo, está el Barrio Chino. Es poco más de una calle pero siempre tiene el punto exótico, para el que le guste.

¿Quieres tener Internet en todo momento y hacer llamadas?

-> Holafly te da la opción de tener tu SIM en Canadá que recibes en España antes de viajar. La metes en tu móvil y ya tienes navegar.

Ciudad olímpica 

Canadá ha acogido tres veces los Juegos Olímpicos. De ellas, Montreal ha sido la sede en una ocasión, en 1.976. Para Montreal, las Olimpiadas no supusieron muchos puntos positivos.

De esa época quedan dos lugares interesantes que visitar (aunque alejados del circuito habitual). El primero es la Ciudad Olímpica. Lo más destacable, de largo, es la Torre Olímpica. Además de medir 165 metros y tener una inclinación de 45 metros (que lo convierten en el edificio con inclinación más alto del mundo), ofrece buenas vistas a la gran villa canadiense (entrada de pago).

Canada Olympic Experience

El otro punto interesante para saber más de los Juegos Olimpicos es el Canadian Olympic Experience (Metro Plaza Victoria). Este museo interactivo muy poco promocionado es súper interesante y divertido. La primera parte tiene varios simuladores en los que puedes saber para qué deporte olímpico tienes más cualidades o practicar el esgrima o el snowboard sin salir de allí. La segunda parte es más histórica y de curiosidades.

Te interesa...

-> Esta excursión de un día a Quebec city. El recorrido por los lugares más emblemáticos se realiza en español.

Nuestro curso de inglés en Montreal

Una de las razones por la que hemos venido a Canadá es para estudiar inglés en Montreal con Sprachcaffe. Esta ciudad, bilingüe en inglés y francés, segura, con mucha calidad de vida y con una gran agenda de actividades para hacer, es un súper destino que elige mucha gente para aprender ambos idiomas.

¿Te animas?

-> Si tú también quieres mejorar tu inglés (u otros de los 7 idiomas que se ofrece) y vivir una experiencia única en Canadá o en otras escuelas de Sprachcaffe en el mundo, te dejamos un descuento de 25 euros por semana… al contratar «curso más alojamiento» si usas el código «ATOMARPORMUNDO» cuando reserves tu plaza desde este enlace (este código es válido para un máximo de 16 semanas, 400 €, hasta el 31-12-2020 y en todas las escuelas menos en Boston y Dublín).

En nuestro caso hemos hecho un curso de nivel avanzado para mejorar nuestro inglés. La experiencia de inmersión, con clases por las mañanas, actividades en grupo por la tarde y convivencia en casa de familias locales, es muy eficaz. 24 horas hablando, leyendo, escribiendo y pensando en la lengua de Shakespeare o Voltaire, según cada cual.

Dónde comer en Montreal

El sabor y el olor de esta ciudad son los bagels, el schwartz’s deli y el mejor poutine. Es cierto que la gastronomía no es el punto fuerte de Canadá. Pero en Montreal, que está en la provincia de Quebec, con más influencias francesas, sí están orgullosos de sus productos estrellas.

El primero es el bagels. Estos roscos con un agujero en el centro lo trajeron los inmigrantes judíos. Hoy en día se siguen consumiendo, sobre todo los de St. Viateur bagel, toda una institución en la ciudad. Esta tienda, con varios locales en la ciudad, sigue haciendo los panecillos al horno como toda la vida. En la calle del mismo nombre están las dependencias originales. Nosotros nos pasamos allí una buena parte de la tarde charlando con los artesanos del bagel que, uno a uno, y de forma artesana, siguen dándole sabor a esta ciudad. Madre mía cómo sabía ese bagel calentito con crema de queso…

El otro sabor inconfundible de la ciudad es el poutine. ¿Qué es eso? Pues algo muy sencillo, patatas fritas, queso fundido y salsa de carne. Ya… ya sabemos lo que estáis pensando. ¿Unas simples patatas fritas? Sí… están ricas, pero no dejan de ser lo que son. Un buen lugar para probar las genuinas y de otros sabores es Le Banquise.

Schwarts Deli

Para terminar el trío de imprescindibles en la mesa, hay que hacer una visita a Schwartz´s Deli. Este genuino bar cutre americano sirve el que dicen que es el mejor sándwich de carne de ternera ahumada. Lo sirven con pepinillo y un refresco de cerezas. Que te guste o no la comida es una cosa, pero como experiencia en un lugar mítico, no hay dudas que hay que visitarlo, o probarlo.

Tip para pagar y sacar dinero:

-> Pide la tarjeta Bnext que no tiene comisiones y te ahorrará mucho dinero en Canadá, y además te regalan 10 euros.

Dónde dormir en Montreal

Montreal está lleno de buenas opciones para dormir. En nuestro caso hemos apostado por alojarnos con una familia local que nos facilitó la escuela de idiomas. No obstante, si solo vienes varios días a la ciudad, te dejamos a continuación un listado con las mejores ofertas de hoteles en la gran ciudad canadiense.

Hospedaje:

-> En este enlace encontrarás los mejores alojamientos calidad-precio en el centro de Montreal.

Cómo moverse por la ciudad

Montreal es una ciudad grande de casi 2 millones de personas. Aun así, el Centro y la Ciudad Vieja es asequible para recorrerla andando. Así que si tienes tu hotel por estas zonas, no tendrás que usar mucho transporte.

En el caso que lo necesites, todos los transportes funcionan bajo la organización de la STM. Puedes ver todos los horarios e itinerarios en su web o descargarte la App Transit.

Metro de la Plaza Victoria

Para moverte por la ciudad lo ideal es que compres una tarjeta de viaje que cuesta 8 dólares canadienses en cualquier quiosco o en las propias estaciones. Puedes recargarla con dinero para los viajes (3,25 dólares canadienses cada viaje) o, mucho más a cuenta, pagar el bono semanal de 20 dólares canadienses. De esta forma tendrás viajes ilimitados en la red de metro y de autobuses. No tendrás excusa para perderte ninguno de los planes que te hemos propuesto para ver en Montreal.

Cómo llegar del aeropuerto al Centro de Montreal

La única forma de llegar en transporte público desde el Aeropuerto de Montreal (Aeropuerto Pierre Elliott Trudeau) hasta el centro es en bus. Hay que coger el número 747, que está operativo 24 horas todos los días de la semana. En poco menos de 45 minutos, estarás en la ciudad. Puedes pagar en el mismo autobús en efectivo (10 dólares canadienses) o en la máquinas expendedoras que hay antes de llegar (efectivo o tarjeta).

Mapa de Montreal

¿Qué te ha parecido nuestro post sobre qué ver en Montreal? ¿Incluiríais algo más para este viaje? ¡Cuéntanos! Estamos deseando leer tus propuestas y experiencias. ¡Deja tu comentario más abajo!


Organiza tu viaje y ahorra mucho dinero con estos enlaces

–> Busca aquí los VUELOS más baratos para viajar a tu destino.

–> Reserva aquí el mejor HOTEL al mejor precio.

–> Evita colas y reserva las mejores VISITAS GUIADAS y EXCURSIONES.

–> No te olvides contratar un SEGURO DE VIAJES con 5% de descuento.

–> Aquí los mejores RESTAURANTES para comer en tu destino.

–> Ayúdate de la mejor GUÍA DE VIAJES para descubrir este destino.


 

¿Quieres seguir leyendo más aventuras? Suscríbete al blog

   

4 comentarios en “Montreal, la capital bilingüe de Norteamérica”

  1. Caramba, qué buena idea irse a aprender inglés a montreal. La verdad es que no hemos visitado Canadá y es un lugar que sí que me apetece. El Quebec, en particular, que me da la sensación que ser como la parte más europea de norteamérica. Te parece que es así, o es solo una falsa sensación mía?

  2. Estuve hace años en Montreal, pasamos solamente allí un día y vimos algunos de los lugares que mencionas….¡¡y entre ellos no estuvo el museo Barbie!! Yo que colecciono estas muñecas y no sabía que existía este museo. Desde luego si en algún momento vuelvo por allí estará en el primer lugar de las cosas que hacer en la ciudad 🙂

  3. Menuda experiencia tan chula, a mí es que lo de hacer turismo más estudiar inglés me parece ideal 🙂 al próximo año me voy a Montreal ja ja ja vi lo del museo de barbie en las stories de Jose Pablo y me pareció una frikada pero muuuy guay, y el Circo del Sol ¡nunca he ido! El barrio chino me ha recordado que hace poquito me paseaba yo por Chinatown de Los Ángeles… Me habéis dado muchas ganas de Canadá, que lo sepáis. Abrazo.

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies. Si quieres información sobre qué son y para qué nos sirven, aquí puedes leer nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies