Qué ver Quebec y disfrutar de ‘la vie en rose’

Actualización: 1 marzo, 2022

Quebec es Europa en América. La ciudad vieja de Quebec es como pasear por las calles de París, comer en Nantes, cenar en Toulouse, pero con más frío, o tomarse una copa en Lyon. Además de todo eso, para la UNESCO es Patrimonio de la Humanidad. La segunda ciudad de la provincia del mismo nombre es también la más poblada, después de Montreal. Y uno de los grandes bastiones francófonos de Canadá. Un lugar peculiar y bonito en donde pasar un par de días para disfrutar de «La vie en rose». Si quieres saber cuáles son los imprescindibles qué ver en Quebec, tienes que seguir leyendo este post. Te va a servir de mucho. Garantizado.

Quebec que ver en el Viejo Quebec

Quebec es un imprescindible que ver en Canadá, sobre todo, por su casco viejo. Es el corazón de esta ciudad fundada por los franceses en el siglo XVII. Para hacerte una idea de la idiosincrasia de este destino, lo mejor será que te pierdas entre algunas de las calles más antiguas de Norteamérica. No necesitarás más de 24 horas en Quebec o, si lo prefieres un par de días con calma, para ver la villa al completo.

El Viejo Quebec , del que te hablamos y al que es muy fácil acceder, es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Este barrio tiene su encanto gracias a las calles adoquinadas, plazas que recuerdan a cada momento la influencia francesa, iglesias, tiendas decoradas con estilo… La zona no es muy grande y se camina con facilidad. Lo que te va a robar más tiempo serán las paradas para hacer foto en cada esquina.

Para ayudarte en tu visita, desde el Viejo Quebec, te propondremos una ruta desde aquí para conocer todos los rincones de la ciudad y puedas sacarle el máximo partido. Si vas a buen ritmo, como te decíamos, lo podrás ver en un día. O, si lo prefieres, puedes partir la ruta en dos para verla con más tranquilidad. Vamos con ello.

Nuestro hotel recomendado:

  • En Quebec hay mucha oferta hotelera. Tanta que probablemente te vuelvas loco buscando. Si te ayuda, te dejamos aquí el nombre de nuestro alojamiento en la ciudad de Quebec, el Hotel Relais Charles – Alexandre. Sin estar en el centro (que es un agobio y una locura), está a pocos minutos caminando, es pequeño, estilo boutique, limpio e incluye un desayuno muy completo. Bueno, y lo mejor, la relación calidad – precio es perfecta en una metrópolis que no es barata precisamente.

Catedral Notre Dame de Québec

Sin tener que andar más que varios pasos, te encontrarás de frente con la Catedral de Notre Dame de Quebec. En realidad se trata de una pequeña basílica que, más allá de su belleza estética, tiene la particularidad de ser la más antigua del país y de Norteamérica. No es que sea muy difícil, porque es solo de 1.647, pero en estas tierras con una historia reciente corta, es un hito. Puede que el interior sea precioso. No te vamos a engañar, no lo pudimos ver porque en esa época estaba en obras. Así que te recomendamos que pruebes y nos cuentes qué tal es por dentro.

Basse Ville

Después de la parada de rigor para ver la basílica según marca el mapa, seguimos con nuestra ruta natural por el corazón de la Quebec. Basse Ville, el barrio del que te hablamos ahora, es la parta baja de la ciudad, que comunica con la Haute Ville por una calle empinada que entenderás cuando leas cómo se llama, Côte de la Montaigne (lado de la montaña).

Este distrito es otro de los imprescindibles que ver en Quebec. Calles repletas de tiendas con encanto, murales en las paredes, músicos callejeros… Todo eso podrás saborear en esta zona. Por eso te recomendamos que la visites antes de comer o por la tarde, cuando está más bulliciosa y en efervescencia.

Que ver en Quebec

Puerto Viejo y ferry hasta Lévis

Cruzando Basse Ville se llega al Puerto Viejo de Quebec, desde donde salen los barcos que llevan hasta Lévis, la ciudad vecina. Desde el otro lado del Río San Lorenzo se pueden ver algunas de las mejores vistas de Quebec.

El trayecto es muy corto, por lo que no te robará mucho el plan que te proponemos. En menos de 10 minutos habrás cruzado los dos márgenes del canal fluvial (los ferries salen cada media hora aproximadamente y el billete cuesta unos 10 euros al cambio).

Una vez en Lévis, eso sí, tendrás que subir alguna cuesta hasta llegar a La Terrase de Lévis para tener las mejores vistas de la ciudad. El esfuerzo vale mucho la pena. Aún así, si no eres de los que te gusta el rock and roll, no dejes de acercarte al Puerto Viejo para relajarte un rato viendo el trasiego de barcos por el río.

Planazo que hacer en Quebec:

Place Royal

Después del paseo en ferry y de tener bien llena la memoria de tu cámara o móvil con fotones de Quebec, todavía quedan algunos de los platos fuertes. Para llegar a uno de ellos, al Château Frontenac, tendrás que retomar el camino a partir de la Plaza Real (Place Royal).

Fue en este lugar donde el navegante y explorador francés Samuel de Champlain fundó la ciudad en 1608 tras montar un puesto comercial. Más allá del simbolismo de este sitio, la amplitud de la plaza y la localización, junto al río, lo mejor de la Place Royal es el ambiente que tiene cuando llega la primavera. Las actuaciones improvisadas de titiriteros, músicos o bailarines hacen de este espacio un must en tu visita de que ver en Quebecc.

Musée de la Civilisation

Al igual que la Basílica de Notre Dame, será solo un pequeño alto en el camino. Sin duda, Quebec es un museo al aire libre. Pero, puestos a un incluir algún espacio museístico, como nos gusta en todos nuestros viajes, ahora te hablamos del Museo de la Civilización (no confundir con el de Montreal, mucho más imprescindible que este).

El museo, de arquitectura moderna, nada que ver con su homónimo de la capital, cuenta con la colección más grande de aspectos etnográficos. Si te encantan los museos te invitamos a entrar. Si no es así, tampoco vas a tener que arrepentirte el resto de tu vida. Tranquil@.

Barrio de Petit Champlain

Antes de llegar a uno de los hoteles más famosos del mundo, el Château Frontenac, te pillará casi de paso el barrio con más color y sabor de la ciudad. Las tiendas y los bares te darán el primer aviso de lo que te espera. Probablemente, una de las zonas más bonitas de Quebec.

También la más saturada de turista, especialmente en la zona donde está la famosa escalera en pendiente donde todo el mundo inmortaliza su paso por Quebec City.

Si te agobian las multitudes, no sufras. Este distrito tiene pequeña callejuelas, más allá de las principales, que son un pequeño remanso de paz entre tanto alboroto. Entre unas y otras, también te encontrarás murales con la historia de la ciudad y de Canadá dibujadas. Para comer y beber tendrás el decorado perfecto para tus fotos de Instagram pero, eso sí, tendrás que pagar el extra de guiri por tu comida y bebidas.

Que visitar en Quebec

Château Frontenac

Por fin llegamos a la seña de identidad mundial de la ciudad quebequesa y súper imprescindible que ver en Quebec. Su monumento más reconocido. El Castillo Frontenac. ¿Un castillo? ¿Una fortaleza? No. Es uno de los hoteles históricos más importantes del planeta. No solo ha sido decorado de lujo en series y películas sino que está considerado como el hotel más fotografiado del mundo mundial. Con tino y acierto se construyó encima de una colina, algo que aún suma más puntos como el gran referente que es de la ciudad de Quebec.

Visitar Quebec

Lo normal es verlo por fuera, hacer fotos desde el paseo fluvial (Terrasse Duferin) que hay junto al río. Pero, por supuesto, es posible entrar a visitarlo, tomar un café en sus exclusivos salones o incluso dormir en este alojamiento tan singular. Si te ha entrado unas ganas locas de pasar una noche de película en el Château Frontenac, te dejamos el enlace para que veas sus precios (aunque se por curiosidad).

Visita guiada por el castillo de Frontenac:

  • Durante una hora, se disfrutará recorriendo este imponente edificio convertido en hotel de lujo, declarado Monumento Histórico en 1981. Se visitará el vestíbulo, el restaurante Champlain, la sala de la Rosa, el salón de baile y muchas estancias más. Puedes reservar la visita guiada por el Chateau Frontenac directamente aquí.

Plaines d’Abraham 

Al final del paseo fluvial, una vez te hagas hecho mil y una fotos en el Château Frontenac, verás un pequeño montículo, Plaines dÁbraham o Llanuras de Abraham. No tiene perdida. En el césped de esta pequeña colina verás a muchas parejas haciéndose arrumacos, locales leyendo, niños jugando con sus padres y de fondo… la ciudad de Quebec.

Para nosotros este lugar, alejado del bullicio de las turísticas calles de Quebec (aunque no lo hayamos dicho hasta ahora esto también es verdad) y con vistas panorámicas al Hotel y al Viejo Quebec, fue el mejor lugar de toda la ruta. Durante un buen rato saboreamos la silueta de esta urbe con encanto. Después la fotografiamos. Y hubo tiempo hasta para devorar con pasión un libro sobre la ciudad que estaba leyendo JP.

Que ver en Quebec

Citadelle du Quebec

Siguiendo por la colina se llega caminando en poco menos de 10 minutos hasta la Ciudadela de Quebec. Esta instalación militar y residencia oficial de las máximas autoridades de Canadá está situada en lo alto de Cap Diamant, junto a las Llanuras de Abraham.

La ciudadela es el edificio militar más antiguo de Canadá (casi como todo lo que está construido aquí) y forma parte de las fortificaciones de la ciudad de Quebec. Se puede visitar por dentro, una parte de forma libre y otra de pago, y te llevará un rato porque es grande.

Battlefields Park

Sí. Ya sabemos que a estas alturas estarás reventad@. Pero solo falta un poquito. Y, unas malas, el sitio que te proponemos para cerrar la visita tiene mucho césped para tirarte y descansar un rato. Estamos hablando de Battlefields Park, el Parque del Campo de Batallas si lo traducimos, el parque más grande de Quebec.

Este rincón es el pulmón verde y un lugar de esparcimiento de los quebequeses. Por eso, por desconectar por completo del turismo y los turistas, y por conectar con la naturaleza, proponemos este espacio como brillante e inesperado final para una visita a la ciudad de Quebec.

Que hacer en Quebec

Si tienes suerte y te alojas en el mismo hotel que elegimos nosotros, el Hotel Relais Charles – Alexandre, a menos de cinco minutos tendrás la ansiada cama. Seguro que después de la intensidad del día, le pegas una buena paliza. Pero, eso sí, no te garantizamos que no sueñes con la preciosa Quebec durante toda la noche.

Seguro de viaje:

  • Antes de viajar a Canadá te recomendamos que contrates un buen seguro de viaje. Canadá tiene un buen servicio sanitario en sus principales ciudades pero es carísimo. Si no quieres tener pesadillas con tu viaje, lo mejor es llevar contigo un seguro de viaje que te cubra en todos los aspectos (enfermedad, robos, pérdida de documentos y maletas,…). Nosotros viajamos siempre (también a Canadá) con IATI Seguros. Pincha en este enlace si quieres beneficiarte de un 5 % de descuento al contratar tu seguro de viajes.

Dónde dormir en Quebec

Como ya te hemos comentado, la oferta de alojamientos en Quebec es muy amplia pero también cara. Canadá en general no es un país barato y la zona francófona, sobre todo ciudades turísticas como ésta, mucho menos. Nuestra opción después de mucho investigar y preguntar a amigos canadienses fue el Hotel Relais Charles – Alexandre. Estuvimos un par de noches aquí alojados y en la gloria. Está cerca del centro pero sin el ajetreo del casco antiguo. Es un pequeño hotel boutique con habitaciones amplias y un desayuno estilo francés incluido. Si por lo que sea quieres buscar otras opciones, te dejamos una lista con los mejores hoteles de Quebec en relación calidad – precio.

Dónde comer en Quebec

Como puedes imaginarte, la cocina tradicional de Quebec bebe de la europea, especialmente de la francesa, pero con influencias norteamericanas.  De hecho su plato más conocido, el archifamoso Poutine, es el mejor ejemplo. Aunque en este caso este plato tiene poco de refinado. La comida más tradicional de Quebec son patatas fritas cubiertas de queso fundido y salsa de carne. Sencillo pero delicioso (y un poco grasiento).

Para mojar, si te quedas con hambre, puedes pedir los famosos bagels (en toda la provincia de Quebec, especialmente en Montreal), herencia de la poblacion judía. Y, para rematar, un pastel de carne con especias y al estilo quebequés.

  • Para probar esta delicias la ciudad está llena de opciones. Entre los sitios turísticos no siempre es sencillo discernir la paja del polvo. Así que ojo. Si lo que quieres probar son las genuinas patatas fritas con queso y carne, el mejor poutine, según los locales, se come en Bar Saint-Jean. El resto de la carta es floja pero si pides el plato tradicional, te irás contento y feliz.
  • Si tienes tiempo, y algo más de presupuesto, puedes ir al Restaurante Aux Anciens Canadiens. Si pides el menú del día no te vas a dejar un riñón en el intento y probarás algunos de los platos más populares de la cocina canadienses y quebequesa.
  • Para cenar, un restaurante elegante y delicioso, es el Chez Rioux & Pettigrew.

Cómo llegar del aeropuerto al centro de Quebec

Si llegas por aire a Quebec lo harás a través del Aeropuerto Internacional Jean-Lesage, a 13kilómetros de la ciudad de Quebec.

  • Si optas por el transporte público, deberás tomar el autobús. La línea 80 es la que hace el trayecto del aeródromo hasta el centro de Quebec. Dura unos 45 minutos y tiene frecuencia de 30 minutos por bus.
  • También están los taxis. Suelen tener un costo variable, entre 55 y 65 dólares canadienses, y una duración de 15 minutos.
  • Y los Uber también han llegado hasta aquí. El costo rondan los 25 dólares. Eso sí, tienes que tener la App descargada en tu teléfono móvil.

¿Qué te ha parecido nuestro post sobre qué ver en Quebec? ¿Alguna duda? ¿Incluirías algo más para este viaje? ¡Cuéntanos! Estamos deseando leer tus consultas, propuestas y experiencias. ¡Deja tu comentario más abajo!


Organiza tu viaje y ahorra mucho dinero con estos enlaces:


¿Quieres seguir leyendo más aventuras? Suscríbete al blog

   

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad.