La conquista del Oeste: todo lo que tienes que ver en Vancouver

Actualización: 18 mayo, 2019

¿Estás tan loco como para ir a Canadá en pleno invierno? ¿Te gustaría conocerlo? Para nosotros siempre fue un sueño viajero y surgió la oportunidad. ¡Y, sí! ¡No nos lo pensamos! Hace poco empezamos a recorrer la costa oeste y comenzamos por la hermosa Vancouver, para continuar por las Montañas Rocosas y terminar en Calgary. En unas semanas volveremos para recorrer la costa este y visitar Toronto, Ottawa, Montreal y Quebec. De esta forma, nos haremos una idea bastante buena del segundo país más grande del mundo.

La conocen como la ‘California canadiense’ y es que tiene un microclima que la hace especial a pesar de la estación en la que nos encontrábamos. Además, es una de las ciudades con más calidad de vida del planeta. En tan solo 15 minutos puedes hacer deportes acuáticos en la playa y deportes de invierno en alta montaña, el 93% de la energía es renovable y, lo más importante, está llena de oportunidades laborales. Por toda esta concienciación medioambiental y social nos ha cautivado. ¡Quédate con nosotros y te contamos todo lo que tienes que ver en Vancouver en tres días!

Cómo llegar del aeropuerto al centro de Vancouver

¡Afortunados! ¡Agradecidos! A MJ le tocó un vuelo con KLM a Vancouver para dos personas en la Feria de Turismo de Madrid (Fitur) durante unas jornadas viajeras. Sabíamos que eran muchas horas de trayecto (entre trenes y escalas casi 24 horas de viaje) pero todo lo eclipsó una cosa: ver Groenlandia desde el aire.

Groenlandia

¡Menuda sorpresa nos llevamos! Cielos totalmente despejados y soleado mientras veíamos el Ártico en su máximo esplendor durante horas. ¡Qué maravillosa es la naturaleza! ¡Qué blanco todo! ¡Y menudo regalazo!

Visado obligatorio:

-> Sí, debes sacarte el eTA, cuesta 7 dólares canadienses y se solicita desde este enlace. Sin él no podrás viajar a Canadá.

Por fin aterrizamos en el Aeropuerto Internacional de Vancouver (YVR) que se encuentra localizado en el sur, en Sea Island (Richmond) a unos 12 kilómetros. Tienes varias opciones para llegar. Nosotros alquilamos un coche con Auto Europe desde el mismo aeródromo (nos sacamos el Carné de Conducir Internacional) pero también existen transportes públicos:

  • Trenes: Canada Line es un servicio de alta velocidad que conecta el aeropuerto con el centro de Vancouver en 25 minutos. Opera de 05:07 am a 0:56 am, tiene una frecuencia de 7-15 min. y la estación se halla en el nivel 3 de la terminal principal. El billete cuesta unos 9 dólares.
  • Autobuses: El YVR Whistler SkyLynx es un servicio diario hacia el centro de Vancouver  y dura 40 minutos. Los tickets pueden adquirirse en el mostrador de Pacific Coach ubicado en el área de llegadas, nivel 2 del sector internacional. Los buses parten desde la bahía 9.
  • Taxis: Disponibles las 24 horas en el nivel 2 de las zonas de llegadas domésticos e internacionales. Operan con tarifas fijas (entre 23 y 26 dólares) y el tiempo de viaje hasta el centro de la ciudad es de unos 30 minutos.
  • Uber: También funciona por aquí. Pero, recuerda, tienes que descargarte la aplicación en el teléfono móvil.

Dónde dormir en Vancouver

Tras tomar nuestro coche de alquiler nos dispusimos a buscar nuestro hospedaje en la ciudad canadiense. ¿Sabes qué es un hotel social? Se trata de un alojamiento donde todos sus beneficios se destinan, en este caso, a mujeres en riesgo de exclusión social.

Alojamiento:

-> Nosotros dormimos en uno de ellos, en el YWCA Hotel Vancouver. ¡Súper buena iniciativa! ¡Chapó! Además, la ubicación no podía estar mejor, junto al estadio BC Place y el Rogers Arena. También dispone de tres cocinas con utensilios a disposición de los huéspedes. 

Nuestro hotel en Vancouver

Ruta por Vancouver

Vancouver, ciudad cosmopolita con grandes aspiraciones y un espíritu sano y saludable. Su fortuna es su extraordinaria ubicación en la costa oeste de Canadá, a miles de kilómetros del este más poblado.

A continuación te contamos todo lo que vimos en Vancouver. Para ello, nos montamos una ruta circular en el centro de la ciudad, que es una especie de península y que puedes seguir sin problemas.

Granville Island

Nuestro hotel estaba situado justo al lado de los dos estadios más importantes de la ciudad por lo que nos declinamos por pasear por the Seawall, hacernos unas fotos en Marinaside Cres y David Lam Park para acabar en Granville Island.

Esta isla era un barrio industrial en decadencia y ahora ha sido recuperado. Se dice que en la actualidad Granville Island es uno de los proyectos de desarrollo urbano más exitosos de Norteamérica. Hay mucho arte, desde galerías de arte moderno y tiendas de artesanía hasta talleres que se alinean en las calles peatonales. Pero lo que no te puedes perder aquí es su mercado que sirve tanto de abastos como de restaurantes. Si tienes tiempo puedes visitar la fábrica de cerveza.

Para acceder a la isla tendrás que coger el Sea Bus, un pequeño barco que te lleva rápido, cómodo y directo.

Stanley Park

Regresamos de nuevo al Sea Bus para continuar bordeando la península de Vancouver. Esta ciudad contagia las ganas de hacer deportes y disfrutar de los rallos de sol que lució brillante esos días. Por eso decidimos alquilar unas bicicletas públicas para seguir con la ruta por Beach Ave y alcanzar Stanley Park, el parque urbano más grande y querido de la ciudad, como el Central Park de Nueva York. Por 9 dólares cada uno disponíamos de ellas todo el día y fue lo mejor que hicimos porque es una buena caminata y avanzamos mucho en el itinerario que teníamos marcado (eso sí, cada media hora tienes que buscar las paradas para fichar, porque si no lo haces te cobran por minutos y la gracia te sale por un disparate).

En bici por Vancouver

Una vez en Stanley Park tienes varias cosas que hacer: explorar el bosque tropical, contemplar sus lagos, disfrutar de las vistas panorámicas que se tiene de los rascacielos, pasear por the Seewall, bañarse en algunas de sus playas (Segunda Playa, Tercera Playa y Playa de English Bay), visitar los tótems (un recuerdo colorido y complejo de los indígenas indios que habitaron estas tierras) y conocer Brockton Point, un cañón inglés traído aquí en 1894 y que todos los días a las 21 horas se dispara de forma automática, y el faro de Brockton, acabado en 1915.

Downtown

Pusimos rumbo a Coal Harbour y dejamos nuestras bicicletas porque ya entre tanta gente y coches por esa zona y por The West End nos agobiamos. Caminamos por la famosa calle Robson para admirar la cantidad de rascacielos que había. ¡Nos dolía el cuello de tanto hacerlo! Allí se encuentran las tiendas más elegantes y lujosas, pero también las hay para todos los bolsillos. Además está llena de restaurantes para hacer alguna parada y aprovechar para descansar.

Free tour por Vancouver:

-> Ruta por los imprescindibles de la villa con guía en español y gratis. Te dará las claves para comprender la historia de la ciudad canadiense.  

Rascacielos en Vancouver

De todos los rascacielos, solo puedes subir a uno: Vancouver lookout. Cuesta 18,25 dólares, horario de invierno de 09 a 21 horas y horario de verano de 08:30 a 22:30 horas y está en la zona de Downtown, el distrito de negocios y corazón de la gran urbe. Obtendrás una buena panorámica 360 grados, vistas al Canada Place, un centro de convenciones cubierto por techos de tela que se asemejan a las velas, y los vuelos de los hidroaviones desde la terminal de Vancouver Harbor Flight Center. Todo un espectáculo.

El más alto de los rascacielos se llama Living Shangri-La y es un hotel con 659 pies. El segundo más alto es el hotel del presidente estadounidense Trump, Trump International Hotel and Tower. Por la zona encontrarás la Catedral del Santo Rosario, que hace contraste con los modernos edificios.

También puedes caminar hasta la Galería de Arte, la galería más grande del oeste de Canadá. Está cerca de Robson Square, un centro de patinaje sobre hielo gratuito en invierno y clases de baile gratuitas en verano.

Galeria de Arte en Vancouver

Gastown

Este barrio es el más antiguo de la ciudad de estilo inglés colonial y calles empedradas. Se llama así por Gassy, un señor que abrió un bar en la zona y con ello comenzó el desarrollo de lo que ahora es el centro de Vancouver. Te puedes hacer una foto en el mítico bar y en la estatua Gassy Jack de su puerta.

Gastown

Ahora el distrito cuenta con unos excelentes restaurantes, bares y cafés de lo más cool y diferentes tiendas para ir de compras.

Dirígete al reloj de vapor (steam clock); es la atracción favorita de muchos visitantes y muy divertida. Se construyó a semejanza del Big Ben de Londres y suelta vapor y silba una melodía cada quince minutos.

Reloj de vapor

Chinatown

Al lado de Gastown se encuentra Chinatown, uno de los barrios chinos más grandes de América. Muchos asiáticos venían atraídos por la proliferación de trabajo, como las minas de oro. Las principales calles son Main, Keefer y Pender.

Aquí tienes que visitar la Puerta del Milenio, los jardines clásicos chinos (hay que pagar una entrada) y el museo para conocer la historia de los inmigrantes chinos.

Chinatown

En el borde de Chinatown, en la boca de False Creek, se encuentra Science World, un edificio distintivo con forma de bola de golf. El hogar de exhibiciones educativas que hacen que la ciencia sea divertida para todos.

¿Quieres completar tu viaje con las Montañas Rocosas?

-> Esta es tu oportunidad con este circuito desde Vancouver hasta Calgary en seis días.

Qué hacer en Vancouver

No sólo hay mucho que ver en Vancouver, hay otras tantas cosas que hacer, algunas… en los alrededores. Vancouver sin duda sabe cómo encantar.

Subir a Grouse Mountain

Cuando cruzas el puente Lions Gate estarás abriendo las puertas al paraíso natural. Muy cerquita está Grouse Mountain, una de las excursiones más demandadas y obligadas de Vancouver. Subirás en teleférico (Red Skyride) para ver unas vistas que te dejarán sin aliento de la ciudad y su puerto, de las montañas, del mar y de los cañones.

Grouse Mountain

Cuenta con una estupenda pista de esquí y snowboard, pero en la montaña se pueden practicar otros deportes que no sean de invierno. Tienes muchísimas opciones para divertirte.

Avistar osos

En Grouse Mountain puedes ver osos cuando no están hibernando. A nosotros no pilló mala época. En la montaña existe un refugio para la preservación de la flora y la fauna en riesgo, donde se acoge a dos osos pardos huérfanos: Grinder y Coola.

Pero en realidad te los puedes encontrar en cualquier parte desde mayo a octubre. Los más conocidos son los Grizzli que a su vez son los más peligrosos. Si te los encuentras deberás hacer mucho ruido para que se vayan espantados, nunca te enfrentes a ellos.

Otro buen sitio para verlos es en Khutzeymateen/K’tzim-a-deen, uno de los mejores lugares del mundo para ver estos magníficos animales en su hábitat natural.

¡Oferta inteligente!

-> Puente colgante de Capilano y monte Grouse.

Caminar por los puentes colgantes de Capilano

¿Tienes vértigo a las alturas? ¿Te gusta la aventura en los viajes? A las afueras de Vancouver, muy cerca de Grouse Mountain, está otra de sus principales atracciones, el Puente Colgante de Capilano. Además de este emblemático lugar a 70 metros de altura, hay varias pasarelas entre las copas de los árboles que te dejarán con la boca abierta. Muy recomendable.

Disfrutar de un partido de hockey sobre hielo

El hockey sobre hielo es más que un deporte, es casi una religión en Vancouver, como el fútbol para España. Tuvimos la suerte de ir a un partido entre los Canucks y los New York Rangers en el Rogers Arena. Todo un espectáculo que se hizo más grande cuando ganaron los locales.

Pasear en hidroavión

Se puede sobrevolar los principales lugares de la ciudad canadiense (Stanley Park, la bahía, Lions Gate Bridge y la cadena costera del Pacífico) a bordo de un hidroavión.

¡Haz algo diferente!

-> Atrévete y súbete en hidroavión por Vancouver. Toda una experiencia.

Conocer West Point Grey

Se trata de un barrio de moda que está fuera de la península de Vancouver donde se encuentran calles tranquilas, embarcaderos con casitas flotantes, mansiones de lujo, Kitsilano (uno de los focos principales de la cultura hippie y el lugar donde nació Greenpeace), la Universidad de British Columbia, el Ayuntamiento o el Museo de Antropología (MOA).

Te interesa:

-> Este tour por el barrio de West Point Grey con guía en español.

Ver auroras boreales

Sí, en Canadá se pueden ver auroras boreales. Cuanto más al norte, más posibilidades de verlas, pero en los alrededores de Vancouver es posible, siempre que no hayan nubes, no exista contaminación lumínica, debe haber actividad geomagnética (de 0 a 9;a partir del 4, estás de suerte) y estés allí de mediados de septiembre hasta abril.

¡No te lo pienses!

-> Y haz este tour de tres días para ver auroras boreales.

Visitar los fiordos canadienses

Hay pocos lugares del mundo donde ver estos accidentes geográficos tallados por la acción de los glaciares. Los fiordos son unos brazos prolongados de los mares, que a menudo alcanzan grandes distancias de tierra adentro con majestuosos acantilados alzándose a ambos lados de las orillas. En los alrededores de Vancouver puedes ver algunos.

Viaja al norte y descubre los fiordos y las montañas de la British Columbia:

-> Esta excursión te llevará hasta Whistler para conocer el fiordo Howe Sound.

Recorrer Victoria

Vancouver junto a Victoria, son los dos referentes urbanos del oeste del continente americano. Victoria es la capital de la provincia de Columbia Británica a la que también pertenece Vancouver.

Bañarse en las playas de Vancouver

Además de las citadas más arriba (Segunda Playa, Tercera Playa y Playa de English Bay), puedes darte un buen chapuzón en Kitsilano, Jericó, Spanish Banks, Sunset Beach o Playa del Naufragio.

Dónde comer en Vancouver

Vancouver es una ciudad gastronómica repleta de increíbles restaurantes de todo tipo y que recoge lo mejor de la cocina internacional. Los mejores restaurantes en el centro de Vancouver abarcan desde food trucks (comida hechas en camiones, como Tacofino) o izakayas (pubs japoneses) hasta extravaganzas de mariscos y restaurantes de alta gama italianos.

Saku

Nosotros almorzamos en el delicioso Saku, ubicado en Robson Street en el número 1773.

Otros buenos sitios para comer son New Town Bakery, JapaDog, Bao Bei o Vij’s.

Mapa de Vancouver

¿Qué te ha parecido nuestro post sobre qué ver en Vancouver? ¿Incluiríais algo más para este viaje? ¡Cuéntanos! Estamos deseando leer tus propuestas y experiencias. ¡Deja tu comentario más abajo!


Organiza tu viaje y ahorra mucho dinero con estos enlaces

–> ¿Necesitas Internet y hacer llamadas? Te dejamos esta TARJETA SIM con un 5% de descuento.

–> Busca aquí los VUELOS más baratos para viajar a tu destino.

–> Reserva aquí el mejor HOTEL al mejor precio.

–> Evita colas y reserva las mejores VISITAS GUIADAS y EXCURSIONES.

–> No te olvides contratar un SEGURO DE VIAJES con 5% de descuento.

–> Aquí los mejores RESTAURANTES para comer en tu destino.

–> Ayúdate de la mejor GUÍA DE VIAJES para descubrir este destino.


¿Quieres seguir leyendo más aventuras? Suscríbete al blog

   

6 comentarios en “La conquista del Oeste: todo lo que tienes que ver en Vancouver”

  1. Pedazo de guía de Vancouver, chicos. Y me viene de perlas, porque el año que viene me sé de uno que va a ir para Canadá… Me quedo con vuestro consejo de cómo enfrentarse a un oso Grizzlie: gritar para espantarlo jajaj. Espero que no se dé el caso :D. ¡Un abrazo!

  2. Estamos buscando destino para las próximas vacaciones de septiembre y vuestro post nos llamó la atención. Y es que habíamos pensado ir a la costa Oeste de Estados Unidos, pero vemos que la costa de Canadá no tiene nada que envidiarle… 😍 ¡Qué paisajes! Y la foto sobrevolando Groenlandia es espectacular.

    Buscaremos vuelos y si nos cuadran los precios, ya os preguntaremos por el resto del viaje, porque Vancouver ya nos ha conquistado. 😉

    Saludos.

  3. Canadá es un sitio que nunca nos había llamado la atención pero después de ver vuestros Stories subió un poco en la lista. Viendo vuestro post no me extraña que sea uno de los países del mundo en los que mejor se vive… Se nota en el ambiente.

    Un abrazo.

  4. ¡Vaya viajazo! Tengo mil ganas de conocer ese país! Vancouver pinta fenomenal. Cuántas cosas se pueden hacer por allí… Nosotros estábamos pensando en realizar la ruta de la costa este. Así que os seguiré la pista si al final lo hacéis pronto.
    No tenía ni idea que existieran los hoteles sociales, ¡me parece una iniciativa sensacional!

    Un abrazo,

  5. Una pasada de ciudad! Nos ha encantado el reloj a vapor, y el puente colgante es una chulada. Nos lo apuntamos, que además queda bien para una visita rápida a Seattle.

  6. ¡¡Que de cosas chulas que ver y hacer en Vancouver!! ¡¡Me encantaría cruzar el el Puente Colgante de Capilano y hacer un montón de fotografías en Granville Island!!! Saludos 😉

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies. Si quieres información sobre qué son y para qué nos sirven, aquí puedes leer nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies