Salento y Valle del Cocora: la ruta del café en Colombia

Actualización: 22 abril, 2019

Dejamos las capitales colombianas para buscar el abrigo y descanso en las zonas rurales. Nos decantamos por la zona de producción del café y pusimos rumbo a Salento. Por suerte, en el vasto relieve de este país, hay lugares más que de sobra para cumplir, e incluso superar, las expectativas más exigentes.

Técnicamente desde la capital de Colombia, caminando hacia el sur, se pueden alcanzar parajes hermosos por el oeste o por el este: el Eje Cafetero, Valle del Cocora o el Parque de los Nevados, por un lado, o Neiva y el Desierto de Tatacoa, por el otro.

Salento

Salento, un municipio del departamento de Quindío es, definitivamente, un pueblo que enamora, de verdad. Llegamos poco antes de las seis de la mañana, cuando empezaban a iluminar los primeros rayos del sol. El camino, por el valle, ya nos despertó con alegría. Casi todos dormían y la plaza principal, que a una hora decente se llena de visitantes, estaba sola para nosotros. Íbamos cargados  y con mochila a cuesta, te podemos asegurar, se ve todavía mejor.

Valle del Cocora

Descansamos, nos relajamos, leímos, nos ordenamos. Y para el día siguiente, disfrutamos. A sólo 10 kilómetros del pueblo está la puerta de entrada al Valle del Cocora (hay unos jeeps clásicos que salen desde la plaza principal del pueblo, la Plaza Simón Bolívar, frente a la iglesia Nuestra Señora del Carmen, a las 07.30, 09.30, 11.30, 16 y de vuelta a las 08.30, 12.30, 15, 17 por 3.400 pesos colombianos, -1,3 euros-).

Salento

Desde este punto, zona de amortiguamiento del Parque Nacional de los Nevados, hay varias posibilidades para caminar. Lo normal es subir hasta la estación de Acaime, a unas dos horas. También hay otra opción que desde hace un tiempo ofrecen varios dueños de caballos, y es una cabalgata o paseo hasta distintos puntos del valle.

Salento

Llevábamos varios días con las ganas de montar en caballo y nos se nos ocurría mejor paisaje que éste para hacerlo. Con Sevillano, el de JP, y Recuca, de MJ, fuimos subiendo a la vieja usanza mientras galopábamos por ríos y contemplábamos un paisaje de ensueño. Aunque es cierto que con el caballo, MJ estuvo más tiempo preocupada de que no saliera trotando montaña arriba que de lo que le rodeaba. Fue muy divertido, a pesar de todo.

Salento

Una vez arriba existe la posibilidad de entrar en la caseta de la finca Acaime (4.000 pesos colombianos, 1,5 euros) para ver colibríes, también conocida como la casa de los Colibríes, pero lo cierto es que por el camino también se encuentran entre los árboles.

Salento

Después de este punto llega lo más bonito. Subida de un kilómetro a la Finca La Montaña (es un recorrido circular) y bajada por el valle para admirar una pequeña Suiza en Colombia pero con palmeras* en este caso. Sí, como leen.

*Palma de cera, ceroxylon quindiunense, el árbol nacional de Colombia y una especie tan bonita como extraña (pueden crecer hasta unos 60 metros de altura).

Tras el descanso del guerrero y la rica cena que nos preparamos a base de trucha salentina y ensalada (puedes encontrar la famosa trucha de la zona a muy buen precio en el supermercado del pueblo), dormimos como niños. A la mañana siguiente nos esperaba un tour por una plantación de café para conocer todo el proceso de su producto estrella que te hablaremos un poco más abajo.

El tercer y último día en el municipio de Salento, después de tanto disfrute, era para trabajar. Pusimos nuestro cuartel general en un rincón español, el Restaurante La Eliana. Además de la mejor conexión de Internet, tiene la mejor cocina del pueblo y a un precio súper competitivo por el servicio y productos que ofrecen. Es de Jesús, un madrileño que decidió mandar todo «atomarpormundo» a pesar de ser un trabajador de éxito en una multinacional inglesa con un buen sueldo, pero poca calidad de vida. Él hizo hace unos años algo que ahora está de moda, el downshifting o reducción de marcha. Se trata de una tendencia que, cada vez comparte más gente, consistente en que las personas optan por vidas más sencillas para disfrutar de los valores más básicos (tranquilidad, vida en familia, no estrés, etc). O lo que es lo mismo, trabajar menos para vivir más.

Salento

Traviajar en Salento

Este pueblo de casas coloridas y balcones adornados de flores cuenta entre los residentes algunos extranjeros que un día llegaron y decidieron quedarse atrapados por el encanto del lugar. La calle Real es un buen ejemplo de ello, donde se encuentran los edificios más representativos de la arquitectura de la colonización antioqueña.

Por la tarde, para ver el atardecer puedes ir al mirador de Salento, a Alto de la Cruz, para observar aves y la inmensidad Valle de Cocora que nace entre las montañas de la cordillera Central y se desliza paralelo al río Quindío desde otra perspectiva.

Salento Quindío se ha convertido en uno de los destinos turísticos de Colombia por antonomasia, no sólo por el Eje Cafetero o el Valle del Cocora, si no por el ambiente contagioso de paz y bienestar.a

Eje cafetero de Colombia

El café en Colombia es un negocio, una cultura y casi una religión. A pesar de que ahora otros países, como Brasil o Vietnam, los han desbancado de los primeros puestos en producción, la calidad de su grano sigue siendo de los mejores del mundo.

Al alimón entre Tim, de una forma más académica, y Andrés, encargado de la finca Don Eduardo de The Plantation House, de forma más tradicional y sobre el terreno, nos empapamos durante tres horas de la historia, tipos, formas de cultivos y todo lo que tiene que ver con el café. Para cerrar el paseo, nos prepararon una taza de café al estilo tradicional, con tostado y molido manual como cuando nuestras abuelas. No somos cafeteros y desde que llegamos a Colombia no hemos parado de tomarlo… por algo será.

El Eje Cafetero colombiano, declarado Patrimonio de la Humanidad, se constituye principalmente por los departamentos de Caldas (capital: Manizales), Risaralda (capital: Pereira) y Quindío (capital: Armenia) que conforman el famoso Triángulo del Café. Aunque también constituyen el Eje Cafetero la región norte del Valle del Cauca, el noroccidente del Tolima y el suroeste de Antioquia. Nosotros pusimos nuestra base en Salento, en el departamento del Quindío, para conocer de cerca el paisaje cultural cafetero y su reserva natural.

Tour del café por Antioquia desde Medellín:

-> Recorre los cafetales de Antioquia visitando además preciosos pueblos de esta región colombiana como Hispania, Andes y Jardín.

Dónde dormir en Salento

Así que caminamos al que iba a ser nuestro hogar por estos días, The Plantation House. Sin lugar a duda, el mejor alojamiento en toda la zona. Cristina y Tim, una pareja colombiana – inglesa, ofrecen una vibración «bacán», como dicen por aquí, además de unas instalaciones sencillas pero muy cómodas, una agradable cocina con chimenea incluida y el precio más barato sin competencia. Veníamos para una noche y estuvimos tres…

Salento

Cómo llegar a Salento

Para llegar hasta aquí desde Bogotá hay que viajar primero hasta Armenia (una de las capitales de este área junto a Manizales y Pereira. 7 horas, 40.000 pesos colombianos, 15 euros, diurnos o nocturnos). Desde Armenia tomar un mini bus a Salento. Te lleva en menos de una hora a Salento por unos 3.800 pesos colombianos, 1,4 euros).

Te recomendamos:

-> Si no quieres liarla tanto como nosotros y viajar más cómodo y libre, siempre tienes la opción del alquiler de coche. Las carreteras son buenas y seguras por la zona. Eso sí, viaja siempre de día.

Cali

Con los valores positivos remarcados y un encargo: llevar los mejores brownies del mundo (según cuentan), que hace un prestigioso chef instalado en Salento, desde su negocio Brunch al Hostel Iguana de Cali, nos despedimos de esta tierra. Con los dulces en la maleta llegamos a la capital mundial de la salsa, la ciudad de Cali, del departamento del Valle del Cauca.

Allí nos esperaba Urs, el dueño de este hostel, uno de los pioneros de este tipo de alojamientos en Colombia. Con una amabilidad solo propia del que nace en Suiza y crece en Colombia, nos abrió las puertas de su casa.

Teníamos apalabrada un sofá en la casa de un couchsurfer, pero con una llamada, Juan Carlos, que así se llama, entendió rápido nuestro flechazo por este backpacker hostel de la ciudad.

¿Dónde dormir en Cali?

-> Si no hay disponibilidad o el hostel no te convence, tienes estas otras opciones:

-> El bed & breaksfast Mango Tree Cali. Se encuentra a 1,5 km de la iglesia La Ermita, con piscina y se sirve un desayuno continental.

-> El hotel Four Points Sheraton Cali. Hotel de cuatro estrellas moderno al norte de Cali.

-> Los apartamentos Aloja. Tienen una estupenda terraza y se encuentran a un km de la catedral de San Pedro.

-> El Viajero Cali Hostel & Salsa School. Ofrece piscina al aire libre, un pequeño cine, clases de salsa y conexión Wifi gratuita a 10 minutos a pie del centro de la ciudad.

Dejamos la maleta y paseamos por la tercera ciudad más grande del país. Tiene espacios bonitos (como la zona peatonal junto a la ermita o el colonial barrio, y muy andaluz, de San Antonio) pero, sobre todo, su atractivo es la salsa. En cada esquina se vive, se palma, se goza. Sobre todo, en la vida nocturna. Nosotros nos topamos con esta escuela y nos pusimos a bailar salsa con ellos al final de la clase, para no interrumpir, claro.

A la capital de la salsa se la conoce también como la «sucursal del cielo» precisamente por el olor a rumba y alegría que se impregna cuando se pisan sus calles.

Cena y espectáculo de salsa:

-> Con este show vivirás una velada inolvidable de música, baile y diversión.

Uno de los planes imperdibles que visitar en Cali es subir al Cristo Redentor o Cristo Rey y al Cerro de las Tres Cruces, disfrutar de la comida valluna, pasear el barrio San Antonio, como indicábamos arriba, también por el parque del Perro y el parque del Gato (visita el Gato del Río, la estatua más famosa) o entrar en la Iglesia de la Ermita.

Por encontrarse cerca de la Cordillera Occidental tiene suaves brisas y una temperatura que oscila entre los 23 y 28 grados, es por esto que el clima de Cali es otro de los atractivos turísticos. En diciembre y enero, en nuestro invierno, se suelen hacer actividades al aire libre a la orilla del Río Cali, como la iluminación caleña. Las familias a recorrerla y luego posar para las fotos del recuerdo.

Además, la revista más importante a nivel mundial sobre avistamiento de aves, Bird Watching Magazine, destacó a la capital de la salsa como un destino ideal para realizar esta actividad. El artículo recomienda visitar el Zoológico de Cali y maravillarse con las aves que se encuentran en el Lago de la Babilla, y el de las Garzas, al sur de la ciudad.

Popayán

Antes de seguir nuestro camino hacia Quito, la capital de Ecuador, hicimos un break en Popayán (o Asunción de Popayán), también perteneciente al departamento del Cauca y capital del mismo. Se trata de una de las ciudades más antiguas y mejores conservadas de Colombia (declarada fundada el 13 de enero de 1537).

Excursión a Popayán desde Cali:

-> Tras un viaje de dos horas y media se llega al sur de Colombia, muy cerca de los Andes, se admirará los principales monumentos de Popayán y luego tiempo libre antes del regreso.

El recibimiento al municipio no fue otro que un gran despliegue de militares y policías secretas en una de las calles principales. Aquella situación muy normal no era. Y es que justo al instante que nosotros llegábamos cargados con nuestras mochilas  también lo hacía el Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ese que ven de rojo, para inaugurar el Centro de Convenciones de la ciudad. Casualidades de la vida…

Salento

En Popayán estuvimos sólo una tarde pero lo suficiente para empaparnos de un pueblo blanco, como los de nuestra Andalucía, que ofrece fiestas de envergadura para todos los gustos, desde su Semana Santa, declarada Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial por la UNESCO, o los carnavales de Pubenza.

La capital del Cauca es uno de los centros religiosos más importantes de Colombia. Las procesiones de Semana Santa en las que los vecinos ponen todo su interés son el mayor atractivo de Popayán.

Centro de Popayan

La ciudad blanca de Popayán la encuentras al sur de Colombia y es conocida también por su rico patrimonio colonial (ciudad de enormes templos y arquitectura y tradiciones religiosas) y gastronomía (en 2005, se designó a Popayán como Ciudad UNESCO de la Gastronomía y posteriormente fue declarada «Ciudad Gastronómica de Latinoamerica«).

¿Dónde dormir en Popayán?

-> El Hotel Dann Monasterio. Este hotel de lujo, ubicado en un convento franciscano reformado del año 1570, tiene piscina al aire libre, galerías españolas preciosas y un patio central con una fuente.

-> Los apartamentos Miravalle Aparta estudio. El apartamento consta de sala de estar, cocina totalmente equipada y un baño. A un kilómetro del centro.

-> El Hostel Popayan Beer. Las habitaciones disponen de baño privado y algunas tienen patio. Hay muy buen ambiente mochilero.

No puedes perderte su centro histórico o centro de la ciudad que está muy bien conservado y se caracteriza por las fachadas de color blanco y faroles románticos que acogen a los visitantes, la Iglesia de la Ermita que es una de las cuatro capillas doctrineras que se construyeron para la evangelización de los indígenas (fue uno de los principales templos mientras se construía la Catedral de la Señora de la Asunción), la Torre del Reloj, el Morro del Tulcán, el Parque Caldas o el Pueblito Patojo que según dicen reposan los restos del Quijote.

Después de estos día inolvidables por la ciudad de Popayán y por Colombia, como dicen por aquí, os aseguramos que lo único peligroso es quedarse 🙂


Gastos de viaje

  • Día 8: transporte 7.600 pesos colombianos (2,8 euros) + alojamiento 38.000 pesos colombianos (14,4 euros) + comida 9.000 pesos colombianos (3,4 euros) + supermercado 22.000 pesos colombianos (8,3 euros). Total: 76.600 pesos colombianos (29 euros)
  • Día 9: transporte 6.800 pesos colombianos (2,6 euros) + paseo a caballo 55.000 pesos colombianos (20 euros) + alojamiento 50.000 pesos colombianos (19 euros) + helados 4.000 pesos colombianos (1,5 euros). Total: 122.600 pesos colombianos (46,5 euros)
  • Día 10: comidas 20.000 pesos colombianos (7,6 euros) + alojamiento 50.000 pesos colombianos (19 euros). Total: 70.000 pesos colombianos (26,5 euros)
  • Día 11: transporte urbano 7.600 pesos colombianos (2,8 euros) + snack 4.000 pesos colombianos (1,5 euros) + transporte interurbano 34.000 pesos colombianos (12,8 euros) + almuerzo 13.000 pesos colombianos (5 euros) + supermercado 3.100 pesos colombianos (1,1 euros) + alojamiento 25.000 pesos colombianos (9,5 euros) + varios 6.500 pesos colombianos (2,4 euros). Total: 76.200 pesos colombianos (28,8 euros)

Mapa de Colombia

¿Qué te ha parecido nuestro post sobre Salento y el Valle del Cocora? ¿Añadirías algo más? ¡Cuéntanos! Estamos deseando conocer tu experiencia.


Organiza tu viaje con estos enlaces y ahorra mucho dinero

–> Busca aquí los VUELOS más baratos para viajar a tu destino.

–> Reserva aquí el mejor HOTEL al mejor precio.

–> ¡No te compliques! Coge aquí tu TRASLADO desde el aeropuerto.

–> Ahorra mucho dinero si alquilas tu COCHE en este enlace.

–> Evita colas y reserva las mejores VISITAS GUIADAS y EXCURSIONES.

–> No te olvides contratar un SEGURO DE VIAJES con 5% de descuento.

–> Aquí los mejores RESTAURANTES para comer en tu destino.

–> Ayúdate de la mejor GUÍA DE VIAJES para descubrir este destino.


 

¿Quieres seguir leyendo más aventuras? Suscríbete al blog

   

1 comentario en “Salento y Valle del Cocora: la ruta del café en Colombia”

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies. Si quieres información sobre qué son y para qué nos sirven, aquí puedes leer nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies