Dos capitales para un gran país: Medellín y Bogotá

Colombia no es grande, es enorme. Cuando a esa “x” se le incluye en la ecuación un presupuesto low cost y en un tiempo limitado la única solución se llama autobuses nocturnos de muchas horas. Es lo que hicimos para maximizar nuestro tiempo en tierras colombianas, coger los dos últimos pasajes que nos llevarían a la segunda capital del país, Medellín. Lo normal es que no haya problemas de sitio en algunas de las compañías que operan esta ruta, la más eficiente es Brasilia o también Rápido Ochoa, pero en temporada alta hay que reservar con antelación y prepararse para el aumento desorbitado del precio del billete, de 90.000 pesos (34 euros) a 140.000 pesos (53 euros) por la temporada alta. Lo normal en Colombia es regatear en el precio, pero en estas fechas, ni eso. 

Medellín y Bogotá

Medellín

Sea como fuere, alcanzamos Medellín, la capital del departamento de Antioquia. Aquí nos esperaba Mateo, uno de los expedicionarios que compartió Ruta Quetzal con José Pablo, junto a su familia. No nos esperábamos nada de esta gran urbe de la que no conocíamos más que su página más negra firmada por Pablo Escobar, el que fuera narcotraficante más famoso del mundo, y poco más. Ahora, en ese hermoso ejercicio del viajero que no es sólo aprender, sino desaprender, la apuntamos como uno de nuestros destinos más valorados en este viaje.

Medellín y Bogotá

Medellín, es cosmopolita, moderna y multicultural, pero de la mano de un paisa (así se conoce a los ciudadanos de Medellín), es todavía mejor. Junto a Mateo, después del rico almuerzo que nos preparó su madre, Patricia, conocimos esos rincones que pasan desapercibidos para el que va rápido buscando sólo los números que aparecen en su mapa turístico.

Vimos un parque que llaman el de “Los Pies Descalzos”, en el que se siente mejor la buena vibración que desprende esta ciudad, también conocimos su fabulosa red de metro, probamos en un asador las delicias que se gastan por este lado del mundo y, al día siguiente, seguimos con un paseo en el que, además de no mucho monumento bonito, todo hay que decirlo, descubrimos una ciudad integradora. Desde al norte al sur la ciudad se vertebra en torno a una red de transporte envidiable (merece la pena un viaje en el Metro y el Metro Cable, una especie de funicular que funciona como transporte público) y una base cultural muy presente en todo Medellín. No sólo edificios (como la Plaza de las Estatuas de Botero), sino de pequeñas píldoras de literatura, de música, de creación esparcidas por sus calles.

Medellín y Bogotá

Medellín y Bogotá

Medellín y Bogotá

Además de eso también tuvimos tiempo para relajarnos en el Jardín Botánico (entrada gratuita) y el Parque Explora Medellín, un espacio dedicado a la ciencia y la naturaleza en el que además de aprender se pasa un buen rato. Los más pequeños, por descontado, pero los mayores no se quedan a la zaga. Todos tienen cabida en este espacio muy bien diseñado en el que las horas se nos pasaron volando entre experimentos, acuarios y exposiciones.

Medellín y Bogotá

Medellín y Bogotá

 

Bogotá

Con el buen sabor de boca que nos dejó Medellín, y agradecidos por el recibimiento de los Arcila Posada, pusimos rumbo a la “competencia”, Bogotá (tanto monta, monta tanto). Los nacionalismos no son territorio de un sólo país y las rencillas también se juegan por estas tierras. Para llegar hay mucha frecuencia y varias compañías que ofrecen la ruta por un precio que ronda los 65.000 pesos (25 euros). Se puede probar con Bolivariano, la mejor pero más cara, o alguna opción más económica Rápido Ochoa.

Medellín y Bogotá

Allí también teníamos un hogar que nos había buscado nuestro amigo Luis. Él, actor, además de otras muchas cosas, nos presentó a otra artista, Mariana Schrader. La bienvenida no pudo ser mejor. Ella, bailarina además de escenógrafa y diseñadora gráfica, improvisó junto a Leo, un amigo que también estaba en la casa y es de Cali, capital de la salsa, una pista de baile. Nuestro primeros pasos en este baile fueron torpes y descoordinados, mucho más los de José Pablo que los de María José, pero igualmente divertidos. Terminamos la actuación y nos marchamos para conocer La Candelaria, el centro antiguo de Bogotá, la capital infinita.

Medellín y Bogotá

Medellín y Bogotá

Medellín y Bogotá

Nos dio tiempo a pasear por la Plaza Bolívar, siempre con una manifestación o protesta, en este caso por la defensa del destituido alcalde Petro; a visitar el Museo de Botero, a pasear por la Calle 7 y a ver el Museo del Oro. A partir de ahí José Pablo empezó a sentirse un poco mal y volvimos a casa. La cena preparada por Mariana y Charlie, otro artista, director creativo de una importante multinacional, lo devolvió a un buen estado de salud.



Medellín y Bogotá

 

Zipaquirá

Para despedirnos de la capital, la otra capital, era obligado el paso por la primera maravilla de Colombia, la Catedral de Sal. Este complejo, situado a 50 kilómetros de Bogotá, es un lugar imprescindible que cuenta con una catedral excavada dentro de una mina de sal en la localidad de Zipaquirá.  Lo que fueron una de las minas de sal más importante del mundo (todavía en activo), ahora se han convertido en un sitio mágico en que sorprenderse es algo muy sencillo desde que se empieza a caminar hasta que se termina la visita.

Medellín y Bogotá

Además, los gestores de este lugar, han ido ampliando las actividades y ahora, además de ver la Catedral, se puede conocer la historia de la mina con un audiovisual en 3D, vivir la experiencia de bajar a uno de los lugares de extracción o conocer la salmuera a través de un interesante museo. Está a menos de una hora de Bogotá y llegar es muy fácil. Sólo hay que coger un Trasmilenio (servicio de transporte público de autobuses que funciona como un metro) hasta Portal Norte. Y desde ahí un micro bus te lleva hasta Zipaquirá en 50 minutos. Nosotros nos quedamos con la boca abierta.

Medellín y Bogotá

Antes de volver a la capital, había que parar todo, empezaba el Atlético contra el Barcelona, el partido más esperado de la presente Liga. José Pablo, confenso seguidor colchonero, no lo perdonó. Sufrió, pero no como antaño. Después del ajetreo, las útimas horas en Bogotá las pasamos tranquilos en casa de Mariana. Allí, junto a su novio Martín, otro artista, diseñador gráfico, productor y videojockey, merendamos un auténtico once, chocolate con pan y queso. Fue nuestro delicioso último bocado.

 


Gastos

Día 4: transporte 4500 pesos colombianos (1,7 euros).

Día 5: transporte urbano 8.500 (3,2 euros) + transporte interurbano 130.000 pesos colombianos (50 euros) + almuerzo 17.000 pesos colombianos (6,5 euros). Total: 155.500 pesos colombianos (58,80).

Día 6: transporte 11.200 pesos colombianos (4.30 euros) + comidas 17.000 pesos colombianos (6,5 euros) + museos 6.000 pesos colombianos (1,1 euro). Total: 34.200 pesos colombianos (13 euros).

Día 7: transporte urbano 21.600 pesos colombianos (8,1 euros) + transporte interurbano 80.000 pesos colombianos (30 euros) + comidas 10.750 pesos colombianos (4 euros). Total 112.350 pesos colombianos (46 euros).


–> Aquí puedes encontrar vuelos baratos a Colombia.

–> Aquí puedes encontrar diferentes alojamientos en Colombia.

–> Si quieres recorrer el país, puedes alquilar un coche aquí. 

–> Aquí puedes contratar un seguro de viajes para viajar seguro.


Código Ética. “Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si realizas la compra de un producto siguiendo ese enlace, nosotros recibiremos una comisión. El uso de este enlace no incrementa el precio final para el consumidor. Gracias a este sistema, nos ayudas a seguir adelante con el mantenimiento del blog”.


Comparte con tus amigos....Share on FacebookShare on Google+Email this to someonePin on PinterestTweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valoraciones)
Cargando…

Un comentario en “Dos capitales para un gran país: Medellín y Bogotá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>