fbpx

Vilna, el punto G de Europa

Actualización: 12 febrero, 2020

Sí. Vilna es el punto G de Europa. O al menos esa era la intención de una campaña de publicidad y marketing que diseñaron dos estudiantes durante un curso creativo en 2018 para invitar a más turistas a visitar la capital de Lituania. Al parecer, según nos contaron desde la Oficina de Turismo, la operación fue todo un éxito. Ese turismo de despedidas de solteros que venía por ser un destino europeo barato pasó a un segundo plano. La cifra total de visitantes en la ciudad creció un 12,5 por ciento en 2019, pero los alemanes e ingleses, los dos mercados principales, aumentaron un 37,8 y un 20,5 por ciento respectivamente.

En el cartel puedes ver a una mujer tendida, casi desnuda, sobre un mapa de Europa con una mano en Lituania y con la frase «Vilna, el punto G de Europa», y de seguido «Nadie sabe dónde está, pero cuando lo encuentras, es increíble». Pues sí. Eso precisamente fue lo que nos pasó. No teníamos mucha idea sobre el país y menos de su capital, y ahora regresamos fascinados. Objetivo conseguido. Te lo contamos todo en este post sobre qué ver en Vilna en 2 y 3 días. ¡Comenzamos!

Un poco de historia

Antes de empezar con los imprescindibles que ver en Vilna te hacemos un resumen rápido de la historia más reciente de la capital de Lituania. En el siglo XX, la ciudad fue apodada como la «Jerusalén del norte» porque tuvo una gran comunidad judía lituana (unos 120.000 judíos). Esta comunidad fue erradicada casi al completo durante el Holocausto nazi alemán que tuvo lugar en el marco de la II Guerra Mundial (1941-1943). Hoy en día queda poco de aquella época: el guetto, el museo, la sinagoga y poco más.

La situación no mejoró con la llegada de los rusos. Posteriormente, bajo el dominio soviético, otros 250.000 lituanos fueron asesinados, arrestados o deportados a Siberia. Durante este periodo también se cerraron las universidades y las iglesias, y se implantaron las leyes e idioma ruso. Fue una etapa muy dura para los lituanos que quieren olvidar. A pesar de eso, queda alguna herencia de este trágico suceso.

Que ver en Vilna

Desde 1990, Lituania disfruta de su independencia, al igual que los otros dos estados bálticos, Estonia y Lituania, y luchan por estar a la vanguardia. ¿Sabías que Lituania es el país europeo líder en fibra óptica?

Qué visitar en Vilna

Hay dos calles principales por dónde te vas a mover más, la primera será por la calle Pilies (y continúa por Didzioji) en el Old Town y la segunda en la calle Gedimino en el New Town. En ellas y sus perpendiculares encontrarás las principales cosas que ver en Vilna, o Vilnius en lituano que nos gusta más.

Catedral de Vilna

Nuestra visita comenzó de noche en la plaza Estanislao, una de las principales plazas de Vilna, donde se encuentra la Catedral, la Torre del Campanario y el Palacio de los Duques (las tres tienen coste de entrada). Nuestra escapada coincidió en Navidad, por lo que en el centro de la misma puedes ver un gigantesco árbol de Navidad y un mercadillo navideño de artesanías y gastronomía de lo más ambientado.

Puedes subir a la Torre del Campanario de casi 60 metros de altura para ver una bonita panorámica de Vilna, pero ten en cuenta que no obtendrás buenas fotografías por el vallado de las ventanas.

Navidad en Vilna

Iglesias de Vilna 

Lituania fue el último país pagano de Europa en convertirse al cristianismo y hoy en día este estado Báltico es uno de los más católicos del continente. Hay muchísimas iglesias, cristianas y ortodoxas, repartidas por la ciudad, principalmente por el casco antiguo de Vilna. De hecho te puedes orientar en tu itinerario porque las torres se ven sobre los tejados de las casas. Dos de las más importantes son la Iglesia de Santa Ana y la Iglesia de San Pedro y San Pablo.

Puerta de la Aurora

La Puerta de la Aurora es una de las ocho puertas de acceso a la antigua ciudad amurallada. Actualmente, sólo queda en pie ésta y en la parte superior hay una pequeña capilla que homenajea a la virgen de la Misericordia. Son muchos los devotos a esta virgen y entre las ofrendas de plata que cubren las paredes se encuentran también las enviadas por el Papa Juan Pablo II.

Puerta de la Aurora, Vilna

Gueto de Vilna

En 1941, los nazis alemanes obligaron a los judíos a llevar un brazalete con la Estrella de David, les prohibió utilizar el transporte público y entrar a sitios públicos de la ciudad, les impuso el toque de queda y el racionamiento de alimentos, confiscaron sus teléfonos y pertenencias y se apoderaron de sus propiedades. El barrio de los artesanos y comerciantes se convirtió luego en el gueto judío de Vilna. Los asesinatos masivos fueron ejecutados en Ponary, un bosque de pinos y lugar de vacaciones de muchos lituanos al sur de Vilnius.

La poca comunidad del gueto que consiguió sobrevivir, luchó para rehabilitarse a través del desarrollo de una rica actividad cultural, dando prioridad a los niños y a la educación. En la actualidad, es uno de los barrios más pintorescos y con más encanto de la capital de Lituania, con murales y graffitis que recuerdan a las personas que un día vivieron allí y fueron felices.

Queto de Vilna

Universidad de Vilna

En pleno caso histórico se encuentra la Universidad de Vilna, la más antigua de los países bálticos y una de las más antiguas del norte de Europa. El complejo es interesante para visitar. Cuenta con un campanario al que podrás subir (sólo en verano) y contemplar otras vistas de la capital lituana, una biblioteca, la iglesia de San Baptista y San Juan Evangelista de lo más grotesca y muchísimos patios.

Palacio Presidencial

Al lado de la universidad se encuentra este palacio, o lo que es lo mismo la Oficina del Presidente de la República de Lituania, en la plaza Simonas Daukantas. Las excursiones guiadas gratuitas en inglés se realizan los sábados y domingos de todo el año (hay que hacer reserva).

Ayuntamiento de Vilna

El Ayuntamiento se halla en la Plaza Rotuses, otra de las principales de Vilna y donde se encuentra la Oficina de Turismo. En Navidad también está ambientada pero con un toque diferente. En el resto del año se celebran muchos eventos como conciertos, presentaciones de libros o exposiciones.

Que ver en Vilna

Bastión de Vilna

Como estarás observando hay mucho que ver en Vilna, sobre todo en su casco histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad, cómo no. Es el casco antiguo barroco más grande de Europa. Y si quieres apreciarlo de golpe, te recomendamos subir al bastión de Artillería para tener una buena perspectiva. Formaba parte de las antiguas murallas de la ciudad.

También puedes hacerlo en la Torre del Castillo de Gediminas, que representa la independencia de Vilna, ya que obtendrás las mejores vistas de capital lituana (allí encuentras también el parque Jardín de los Bernardinos). Y si aún quieres más, puedes subir a la Colina de las Tres Cruces.

República de Uzupis

Es muy interesante visitar el otro lado del río, Uzupis. Un barrio de Vilna que se declaró república independiente, como el de Christiania en Copenhague. Tiene su propia constitución (que la puedes leer en español en una pared de la calle Paupio), himno, bandera, escudo, fiestas, parlamento y, sobre todo, muchísima creatividad. Puedes pasear por sus coloridas y bohemias calles con tranquilidad y curiosidad, porque en cada esquina te toparás con algo totalmente surrealista y divertido. Aquí se asentaron los artistas lituanos hace dos décadas como homenaje a una nueva sociedad.

Calle de la literatura

Fuera de Uzupis, en la calle Literatu (al lado de la céntrica calle Pilies) te encuentras con una galería de arte al aire libre dedicada a escritores de todas las épocas que han dejado huella en la ciudad.

Otra curiosa galería de arte es Ramintoja, ubicada en el interior de la Iglesia Santa María. El templo quedó abandonado cuando los rusos prohibieron el culto.

Qué hacer en Vilna

En este apartado te hablamos de las actividades que puedes hacer durante tu estancia en Vilna, aunque es cierto que aquí nos vamos a detener en conocer muchos de sus interesantes museos.

Galería de ambar

Vilna, fundada en el siglo XII, tuvo un activo comercio de ámbar, también conocido como el oro de Lituania, que la convirtió en el siglo XIX en un importante núcleo de la zona, junto con Moscú y San Petersburgo. Encontrarás muchas artesanías y galerías.

Por cierto, ¿sabías que en Lituania se puede tomar infusión de ámbar? El oro báltico no sólo se utiliza para la joyería, se usa también para bebidas y tratamientos médicos (tiene propiedades curativas).

Ambar de Lituania

Museo del Holocausto

Se trata de un museo, ubicado en la zona nueva de la ciudad en una pequeña casa verde de madera, que habla de la situación de los judíos lituanos durante la época nazi. Si has visitado los museos de Polonia, no hace falta que vayas porque te llevarás una gran decepción.

Museo de las víctimas del Genocidio

Este museo sobre la ocupación rusa tienes que verlo sí o sí. Se sitúa también en la zona moderna de Vilnius en la antigua sede de la KGB de la ciudad. Aquí, por su parte, se hace un repaso de los crímenes de Rusia desde la II Guerra Mundial hasta los años 60 y se habla de los 250.000 lituanos que fueron asesinados o deportados. También podrás visitar las prisiones y los lugares dónde se dictaban las sentencias de muerte.

Te recomendamos:

Búnker nuclear de la Guerra Fría

Más allá de los museos, la ciudad propone un viaje hasta la era soviética a modo de antiguos refugios aéreos y búnkeres, construidos por todo el país durante la Guerra Fría. En Vilna, muchos han sido restaurados y convertidos en lugares donde el ocio está asegurado.

Estos búnkeres y refugios, que nacieron con el objetivo de proteger a la población, permanecieron en el olvido. Hasta que en 2009, el gobierno dio permiso para que fuesen transformados en museos, hoteles, bares, clubes nocturnos o gimnasios.

Bunker en Vilna

Nosotros visitamos uno que se creó en 1975 en Naujamiestis, un barrio periférico y con rasgos del legado comunistas. El tour dura una hora en el mismo espacio (no recomendable para los que sufren de claustrofobia). Bajamos no sé cuántos metros hacia una habitación oscura, no muy grande, llena de objetos para sobrevivir 15 días ante posibles ataques nucleares de los enemigos (máscaras, comida, medicinas, mantas…).

MO Museum

El edificio sobre arte moderno y contemporáneo abrió sus puertas en 2018 (antes era uno de los cines de Vilna). Ya la construcción en sí es una obra de arte de la arquitectura, tanto en el exterior como en el interior, y con una superficie de 3.100 metros cuadrados se ha convertido en el museo más grande de Lituania.

Sin duda, un lugar nuevo, fresco y abierto (cuenta con una sala de lectura, cafetería, tienda, jardín de esculturas en el exterior y terraza sobre el casco antiguo). Cuenta con más de 5.000 obras de arte desde los años 50 hasta nuestros días y se hace un repaso de la vida e historia lituana, sobre todo de los últimos 30 años, como lo que supuso a Lituania volver a llevar su bandera en los Juegos Olímpicos del 92.

Qué ver en Vilna y alrededores 

Castillo de Trakai

A poco más de media hora de Vilna se encuentra Trakai, una de las visitas fundamentales que hacer en Lituania. Allí se encuentra el Castillo medieval más bonito del país. Se alza sobre una isla rodeada por cinco lagos conectados por puentes de madera.

MJ en Trakai

Lituania fue el país más grande de Europa en el siglo XV y estaba formado por Lituania, Bielorrusia, Ucrania, Transnistria y Moldavia, y parte de Polonia y de Rusia. Vytautas el Grande que residía en este castillo de ladrillo fue quien logró extender este gran ducado hasta el mar Negro.

Oferta inteligente:

  • Visita Trakai y su castillo con este tour guiado en español.

Otra dato curioso es que Trakai es conocido por los Karaitas, una grupo étnico que se estableció por la zona en aquella época. Hablan parecido la turco y practican una religión similar al judaísmo (pasaron desapercibidos en el Holocausto). Son poquitos en el mundo y la mayoría se asientan en la Europa del Este.

El pueblo de Trakai en sí no es gran cosa, pero puedes pasarte por Kybynlar, hacer un taller de cocina muy entretenido y comer luego los platos típicos que tú mismo has preparado (los kybyns -pasteles de cordero y cebolla, están deliciosos). Así regresas a Vilna con el estómago lleno.

Taller de cocina en Trakai

Klapedia y las playas

No estuvimos pero todo el mundo habla maravillas. Y por esto queremos regresar a Lituania. A tres horas se encuentra Klaipedia, la principal zona portuaria del país y que cuenta con un bello entorno natural de playas de arena blanca. Los lituanos, buscando la costa, suelen veranear un poco más al norte, en Palanga, y se escapan al sur donde encontrarás la joya de la corona: el Istmo de Curlandia (una franja de tierra de 98 km de largo, similar a La Manga del Mar Menor en Murcia​).

Parques naturales

Un tercio de Lituania son bosques, principalmente de pinos (Vilnius es considerada una de las capitales más verdes de Europa), y existen más de 6.000 lagos. Todos ellos recogidos en cuatro parques nacionales. En algunos encuentras a unos peludos y simpáticos animalitos…, los bisontes.

Cómo llegar del aeropuerto del Vilna al centro

El aeropuerto internacional de Vilna, Oro Uostas, está a 6 kilómetros del centro de la ciudad. Y tienes varias opciones de transporte.

  • Autobús. Hay varias líneas pero la más popular es la 3G (debes bajarte en calle Svitrigailos). Cuesta un euro y se tarda aproximadamente 15 minutos en llegar a las paradas más céntricas. Por la noche, entre las 22.30 horas y las 05.30 horas, puedes utilizar el autobús número 88N para ir de Vilnius Airport a la ciudad y viceversa.
  • Taxi. Este servicio es una manera rápida para ir al centro. El precio varía de 10 a 15 euros.
  • Coche de alquiler. Siempre que vayas a hacer una ruta por el resto del país, si no, no merece la pena.

Dónde dormir en Vilna

Nos alojamos en el Hotel Vilna, un hotel de 4 estrellas ubicado en el centro histórico de la capital y a pocos minutos de las principales atracciones turísticas. Todas las mañanas se sirve un rico desayuno tipo bufé. ¡Estuvimos ‘la mar’ de a gusto!

Alojamiento recomendado:

Dónde comer en Vilna

La mayoría de los platos lituanos tienden a ser más pesados que en el resto de Europa, pero están realmente deliciosos. No puedes marcharte del país sin ir la mercado (por ejemplo al Mercado Hales Turgus) o sin probar el pan, los cepelinais (unas albóndigas de patatas rellenas), el saltibarsciai (sopa fría de remolacha), sus quesos y embutidos, Grybukai (galletas de champiñones), o el berry wine (vino de frutas del bosque).

Plato lituano

Aquí te dejamos un listado de restaurante que visitamos y recomendamos:

  • Namas restaurant.
  • Queensberry. 
  • Dziaugsmas (tiene una estrella Michelin).

Si tu visita coincide en verano puedes ir a la calle Saviciaus, donde hay muchísimas terrazas y se peatonaliza la zona. Puedes ser un buen lugar para pasar buena parte de la noche. No dejes tampoco de visitar la chocolatería Pilies Sokoladine o la pastelería Stikliai, cerca de Saviciaus.

Por si fuera poco, nosotros hicimos un tour gastronómico por el Old y New Tow y probamos todas estas delicias lituanas en Senamiesco Krautuvé, Leiciai Aline, Gabi, Girta Bité y Surio Dziugas Namai. ¿Te animas? Nos pusimos igual que como unos auténticos cerditos.

Mapa de Vilna

¿Qué te ha parecido nuestro post sobre qué ver en Vilna? ¿Alguna duda? ¿Incluirías algo más para este viaje? ¡Cuéntanos! Estamos deseando leer tus consultas, propuestas y experiencias. ¡Deja tu comentario más abajo!


Organiza tu viaje y ahorra mucho dinero con estos enlaces


 

¿Quieres seguir leyendo más aventuras? Suscríbete al blog

   

2 comentarios en “Vilna, el punto G de Europa”

  1. Gracias! Estamos seguros que te va a sorprender el país!
    Si finalmente viajas a Lituania, cuéntanos que te ha parecido! 🙂

  2. Artículo muy interesante! No pensé que Lituania sea un país tan interesante, no lo consideré una opción para viajar. Pero ahora, después de leer su artículo, noté que Lituania es un país fascinante. Una buena opción para un viaje económico, que es exactamente lo que estoy buscando. Cuando vaya allí definitivamente tomaré tu consejo, gracias, ¡que tengas un buen día!

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad.