fbpx

Uzbekistán, la principal atracción de Asia central

Actualización: 13 junio, 2020

La primera pregunta que oyes cuando dices que vas a viajar a Uzbekistán es: ¿Uzbekistán? Pero… ¿qué hay allí? Y es que todavía se trata de uno de los países más desconocidos para el viajero (junto a Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán, Afganistán y Turkmenistán), y eso, amigo mío, es lo que lo hace tan especial. Te vamos a contar aquí todo lo que tienes que ver en Uzbekistán, ya verás que el país de Asia central promete, y mucho.

Khiva (Jiva), Bukhara (Bujara) o Samarkand (Samarcanda) son algunas de las joyas más bellas de Uzbekistán y maravillan con sus fabulosas mezquitas de cúpulas azules, madrazas y mausoleos. Además, la rica historia política y arqueológica, la famosa Ruta de la Seda, las llanuras y el desierto, los pueblos multiétnicos y la variedad de cocinas nacionales no te dejarán indiferente. Cerca de Nurata tendrás la oportunidad de dormir en una yurta, los tradicionales alojamientos de la población nómada uzbeka. ¿Nos acompañas en esta aventura por el país de ‘Las mil y una noches’ como lo hicieron nuestros expedicionarios de El Club de la Aventura?

Tashkent

Tashkent, cuyo nombre en uzbeko significa “la ciudad de piedra”, es la capital de Uzbekistán. Es una ciudad muy limpia, con amplias avenidas y muy agradable, y sirve como puerta de entrada a las antiguas ciudades de Samarcanda, Bukhara y Khiva.

Aeropuerto de Uzbekistan

Aunque no tiene grandes monumentos de relevancia, no te puedes olvidar de visitar el famoso complejo Jast Imom, del siglo XIV, ubicado en una bonita plaza rodeada de mezquitas y madrazas que fueron antiguas escuelas coránicas. En él podrás ver el ejemplar del Corán más antiguo que se conoce.

También destacan las Madrazas, o Madrasas, de Kukaldosh, antiguas escuelas coránicas del siglo XVI, que cuenta con un enorme arco de más de 20 metros de altura, y la Madrasa Abdul Kasim, del siglo XIX y que acoge en su interior el Museo de Artes Aplicadas, de artesanía tradicional local.

Por último, no te puedes perder el mercado de Chorsu, de estilo oriental y súper ambientado. Se trata del mercado principal y uno de los más grandes de la ciudad. En él podrás degustar una gran variedad de frutos secos, legumbres, frutas y verduras, e incluso comprar, si te apetece, ropa típica del pueblo uzbeko.

Samarcanda

Samarcanda… una de las ciudades con más esencia de la Ruta de la Seda y la auténtica maravilla de Uzbekistán. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el 2001 y en ella podrás encontrar los monumentos más famosos del país asiático.

Que ver en Sarmarcanda

Empezamos por la icónica plaza del Registán que habrás visto en infinidad de fotografías y es sin duda un imprescindible que ver en Samarcanda. La plaza destaca por las fachadas de colores y el azul turquesa de las cúpulas de las tres madrazas (antiguas escuelas coránicas) que la componen; la Madraza Ulugbek, la Madraza Sher Dor y la Madraza Tillaqori.

A las afueras de la ciudad está el Observatorio de Ulugbek, construido bajo las ordenes de Ulugbek, un monarca uzbeko que destacó como matemático y astrónomo. En este espacio se pueden ver las técnicas y artes que utilizaba. Sus escritos y teorías llegaron a publicarse en la Europa Medieval.

La necrópolis Shah-i-zinda también recibe el nombre de la “Avenida de los Mausoleos” pues en su interior cuenta con una serie de tumbas de las familias reales. No podemos dejar de admirar los azulejos de sus paredes y cúpulas, predominando el azul por encima de los demás colores. La tumba más hermosa es la de Shadi Mulk Aga, datada de 1372 y una de las menos restauradas del complejo.

Por último, no te puedes ir de la ciudad sin degustar el famoso pan de Samarcanda. ¡Una delicia gastronómica que está para chuparse los dedos! Todavía es habitual que los uzbekos hagan el pan (non) en sus propias casas en hornos de gas y además es un alimento sagrado, por eso hay muchas creencias y ritos relacionados con él. Para nosotros, Samarcanda estaría en el top 3 de las ciudades que ver en Uzbekistán.

Nurata

Nurata es uno de los lugares de peregrinaje más importantes del islam en la región, además de ser un lugar de parada y descanso para todos los comerciantes que realizaban la famosa Ruta de la Seda de Uzbekistán.

Organiza tu viaje y ahorra mucho dinero con estos enlaces:

Entre los elementos patrimoniales que podrás visitar en la ciudad, sobresale el complejo Chashma, un centro de peregrinaje muy importante en la zona, pues, según cuentan los locales, el hijastro del profeta Mohammed estuvo por allí. En este lugar sagrado encontrarás una fuente (Tadjuk en uzbeko) y una mezquita (Djuma en uzbeko). Esta mezquita es muy característica por contar con una de las cúpulas más grandes de Asia Central (de 16 metros de diámetro) y por estar construida encima del manantial.

Justo al lado de este complejo, en lo alto de una colina, verás la Fortaleza de Alejandro Magno, también conocida como Nur, fundada en el 327 a.C por ese gran rey. Como todas las fortalezas construidas con anterioridad al siglo XIV, fue arrasada por los mongoles, por eso hoy en día solo se puede curiosear los restos.

También tiene su importancia el sistema de abastecimiento y canalización de agua que Alejandro Magno hizo construir y que se sigue usando, parcialmente, en la actualidad.

Que hacer en Uzbekistan

Por último, a unos 60 kilómetros al norte de la ciudad, está localizado el lago Aydarkul, un lago artificial de agua salada, limpia y cristalina. Te recomendamos que te pegues un buen chapuzón si el tiempo acompaña. En el mismo entorno hay un espacio con mesas y sillas para el picnic y descanso.

Este lago además está muy cerca de los campamentos de yurtas que te contamos en el siguiente bloque. La mayoría de los viajeros hacen en una misma ruta la combinación de Nurata, lago Aydarkul y alojamamiento en estas tiendas típicas uzbeka.

Yangikazgan

Los pocos turistas que viajan a Uzbekistán lo hacen atraídos por esas cúpulas azules, paisajes y por tener una experiencia en una yurta para conocer la vida nómada de esta cultura. Los más famosos son los de Yangikazgan, ubicado en pleno centro de Uzbekistán y cercano al lago Aydarkul.

Dormir en una yurta, las ‘tiendas de campaña’ típicas del pueblo nómada uzbeko, es una de las mejores experiencias que podrás vivir en el país. Las tiendas están bien equipadas pero sin grandes comodidades. Para ser sinceros, esas comodidades no te van a hacer falta. Vivir un par de días sin cobertura en los teléfonos móviles, sin televisión ni aparatos varios… sólo con la compañía de tus compañeros de viaje en un lugar remoto y de los uzbekos,… es fascinante. La sencillez, los valores que perdemos en la burbuja del consumismo en la que estamos… es lo verdaderamente importante. A veces hay que detenerse para pensarlo. Aquí se es plenamente consciente.

Que ver en Uzbekistan

Cuando anochece, como apenas hay electricidad, se suele encender una hoguera en el centro del campamento donde la gente se reúne y los propios uzbekos amenizan la velada con canciones tradicionales. En el momento en el que el fuego se apaga, solo tienes que tumbarte en el suelo y mirar hacia arriba. Observar el cielo estrellado, se convertirá en un momento mágico.

A la mañana siguiente, te recomendamos que te levantes para ver el amanecer. ¡Merece la pena el madrugón!

Bujara

Se trata de una de las ciudades más visitadas de Uzbekistán y no es de extrañar pues también es una de las más hermosas (top 2). Bukhara es considerada el centro espiritual del país y su centro histórico es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde el año 1993, por ser el ejemplo más completo de ciudad medieval existente en Asia central.

En él encontramos casi 150 edificios protegidos, entre madrasas, mezquitas e incluso una fortaleza. Todos ellos convierten Bujara en una auténtica joya arquitectónica imprescindible que ver en Uzbekistán.

Entre los elementos que predominan encontramos el mausoleo de Ismail Samoní, del siglo IX-X, el mausoleo de Chasma-i-Ayub, del siglo XII-XVI, la madraza de Miri Arab, la madraza Kukeldush, la más grande de la ciudad, o la madraza de Chor Minor, que rompe con la arquitectura tradicional uzbeka.

Que ver en Bujara

Pero si hay algo que destaca en Bujara sobre los demás por su belleza es el complejo arquitectónico monumental Poi Kalon, donde está situada la mezquita Kalon, una de las más majestuosas de Asia central, y donde se encuentra el minarete Kalon, representando la grandeza del arte islámico.

Bujara es una de las ciudades, a parte de la capital, donde hay más vida local y de ocio. Uzbekistán sigue siendo un país extremadamente acogedor donde la hospitalidad es un elemento esencial de la vida cotidiana. Encontrarás restaurantes, bares y comercios de todo tipo (los artesanos producen cerámicas finas, joyas, alfombras y seda utilizando técnicas que se han transmitido a través de los siglos), incluso lugares con espectáculos locales y desfiles de trajes regionales.

Próximamente colgaremos un post con todo lo que hay que ver en Bukhara.

Jiva

Y llegamos a Jiva, o Khiva, otra de las ciudades tesoros de Uzbekistán y otra de nuestras preferidas (top 1). A diferencia de Bukhara, en Jiva no hay demasiada vida local alrededor de los monumentos y mucho menos por la noche. Esta es una de las razones por las que sentirás que estás caminando en medio de un museo al aire libre sin demasiadas aglomeraciones.

Esta bonita metrópolis también recibe el apodo de la “Florencia del Este” por la cantidad de patrimonio arquitectónico y cultural del que goza. Jiva es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1990 por ser otros de los mejores ejemplos de arquitectura árabe conservados en Asia central.

Lo primero que debes visitar es Itchan Kala, la ciudad que queda en el interior de la muralla. Con más de 2 kilómetros de longitud y unos 7 metros de altura, esta fortificación es impresionante. En el centro histórico existen 50 edificios visitables entre madrazas, mausoleos, palacios y mezquitas.

Que ver en Khiva

Lo que tienes que ver en Jiva de forma obligatoria es la madrasa Mohamed Amin Khan, construida en 1845 por él mismo, Mohamed Amin Khan, y quien tenía como objetivo construir la madraza más grande y el minarete más alto de la ciudad. Y vaya si lo consiguió. La madrasa no solo fue la más grande sino que ha llegado a ser la más grande de Asia Central. Menos suerte corrió con el minarete, Kalta Minor. La idea es que alcanzara los 80 metros de altura, pero se quedó en los 26, la morir en una batalla militar. Si ya impresiona así, imagínate con más metros hacia arriba…

Otros elementos arquitectónicos que no te puedes perder son: la Madrasa Mohammad Rahim Khan, en cuyo interior hay un museo muy interesante sobre la historia de la ciudad; la antigua fortaleza del gobernador, Kunya Ark, que era una ciudad dentro de la ciudad y poseía su propia muralla; o la Madraza Islam Khodja que este sí cuenta con el minarete más alto de Jiva con más de 50 metros de altura.

Viajar a Uzbekistan

Por último, no puedes dejar de visitar la Mezquita Juma (también conocida como Mezquita de los Viernes). Es un templo muy diferente de los otros. Su interior, soportado por 212 columnas de madera, es bellísimo.

En Khiva puedes conocer mucho más, te recomendamos que te dejes llevar por el ambiente y te pierdas entre sus callejuelas.

¿Qué te ha parecido nuestro post sobre qué ver en Uzbekistán? ¿Alguna duda? ¿Incluirías algo más para este viaje? ¡Cuéntanos! Estamos deseando leer tus consultas, propuestas y experiencias. ¡Deja tu comentario más abajo!

Artículos que hemos escrito sobre Uzbekistán:

¿Quieres seguir leyendo más aventuras? Suscríbete al blog

   

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad.