Que ver en Jiva, una de las tres ciudades históricas de la ruta de la Seda en Uzbekistán

Actualización: 20 febrero, 2022

Jiva, o Khiva, es una de nuestras ciudades preferidas de Uzbekistán y ya entenderás el por qué. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO por ser uno de los mejores ejemplos de arquitectura árabe conservados en Asia Central y aquí en este post te explicamos todos los tesoros que ver en Jiva imprescindibles.

Jiva es un museo al aire libre donde podrás ver más de 50 edificios visitables y muy bellos entre mezquitas, madrasas, mausoleos y palacios. Destacan el minarete Kalta Minor, la fortaleza Kunya Ark, la mezquita Juma o el mausoleo de Pahlavan Mahmud. Ninguno de ellos te va a dejar indiferente. Para nosotros Khiva fue nuestra penúltima parada en nuestra expedición de El Club de la aventura y uno de los puntos álgidos del viaje. ¿Nos acompañas en este recorrido por una de las ciudades más importantes de la famosa Ruta de la Seda?

Madrasa Muhammad Amin Khan

Empezamos a lo grande. Si hay algo obligatorio que tienes que ver en Jiva es la Madrasa Mukhadamin Khan, ordenada construir en 1845 por él mismo, por el khan Muhammad Amin. Tenía como objetivo construir la escuela coránica más grande y el minarete más alto de toda la ciudad. Y efectivamente lo consiguió. Tras 10 años de construcción, esta madrasa no solo fue la más grande de Jiva sino que llegó a ser la más grande de Uzbekistán y de Asia Central, acogiendo en ella hasta 250 estudiantes al poco de construirse.

En la época era unas de las Madrasas más lujosas donde poder estudiar. Los estudiantes disponían de una habitación de dos plantas, un hecho muy inusual en la época. En la parte de abajo la cocina y arriba el dormitorio, con vistas a la ciudad y al gran patio central a los que daban unos pequeños balcones.

Hasta principios del siglo XX, fue una de las escuelas coránicas más prestigiosas y ricas de toda la región, además poseía una gran cantidad de tierras. Posteriormente, durante la época Soviética se convirtió en una prisión política y en la actualidad es un lujoso hotel, Orient Star, que ha sabido mantener su esencia.

Que ver en Khiva

khan Mohammad Amin, antes de morir (falleció en una batalla contra los turcos en 1855), mandó a grabar la siguiente inscripción sobre la entrada de la Madrasa: “este hermoso edificio permanecerá para siempre para la alegría de los descendientes”.

¿Te gustaría tener la experiencia de dormir en una madrasa?

Minarete Kalta Minor

Menos suerte que la Madraza Mohammad Amin khan corrió su minarete, el más famoso de la ciudad de los 14 que se conservan en la actualidad y uno de los más importantes que ver en Jiva. Hablamos del Minarete Kalta Minor. Debía tener 80 metros de altura, pero Muhammad Amin falleció y la obra quedó incompleta por el alto coste económico que suponía acabarla.

La intención inicial del khan era poder ver la ciudad de Bujará, a 450 kilómetros de distancia, desde lo alto del minarete y que éste se llegara a convertir el más grande de Uzbekistán y Asia Central, superando a Kaylan, el minarete de Bujará de 46 metros, y a Qutub Minar de 78 metros en Delhi.

Pese a no llegar a tener la altura planeada, se quedó en “solamente” 26 metros. Sin embargo, el Kalta Minor se ha convertido en uno de los iconos principales de la ciudad de Jiva. De alguna forma, y casi sin querer, se cumplieron los deseos del khan. Si ya es impresionante ver el minarete tal y como está en la actualidad, no nos podemos imaginar como debería ser midiendo 3 veces más…

Visitar en Jiva

Tiene una forma muy característica, con una base de 14 metros, es muy ancho, cilíndrico y poco estilizado por la altura que posee. De hecho, su nombre “Kalta Minor” significa minarete corto. Destacan sus azulejos azules, turquesas y verdes que lo recubren en su totalidad.

Como curiosidad, los 26 metros del minarte se descubrieron en 1970. Hasta esa fecha solo se podían observar 3 metros, porque el resto estaba cubierto por la arena del desierto.

Visita guiada por Jiva

  • A nosotros nos gusta visitar las grandes ciudades de la mano de un guía local, sobre todo si son lugares con mucha historia y patrimonio. ¿Por qué? Porque te cuentan ciertos detalles que quizás de otra forma no los conozcas y que suelen aportar y ser interesantes. En Jiva te recomendamos que lo contrates sin duda. Te dejamos aquí este tour privado por Khiva en español. Puedes reservarlo en el enlace directamente.

Kunya Ark

Otro de los indispensables que ver en Khiva es Kunya Ark, el palacio de los gobernantes que era una ciudad fortificada dentro de otra, rodeada por una muralla de hasta 10 metros.

El recinto fortificado del khan de Jiva y su familia comenzó a construirse a partir del año 1686. En su época contaba con varias mezquitas, el harem, los establos, la cárcel y oficinas aunque poco se conserva de entonces. Aquello de es ‘una ciudad de las mil y una noches’ va cobrando su sentido.

Hoy en día podemos encontrar algunos patios, la mezquita de verano (con una decoración extremadamente trabajada y decorada con azulejos), la mezquita de invierno y la Kurinishhona, la sala de recepciones del khan. En ella podemos ver una copia del trono de plata que se usaba para recibir a los huéspedes. El trono original no está en Uzbekistán, está en un museo en Moscú.

Recorrer Kuyna Ark e imaginarte como vivía el khan y sus descendientes es una delicia, sin embargo, si hay un rincón del palacio que debes conocer y disfrutar son las vistas que hay desde lo alto de la muralla o desde la torre de vigilancia al atardecer. Imprescindible.

Que visitar en Jiva

Minarete y madrasa Islam Khodja

Otra de las mejores vistas de la ciudad se encuentran desde el minarete y la Madrasa Islam Khodja, uno de los monumentos más reconocibles que ver en Jiva. Las vistas desde aquí son panorámicas, por lo que, además de llevarte una foto bonita, podrás hacerte una idea de cómo es la fisonomía de este lugar. Nosotros teníamos muy cerca nuestro alojamiento y pudimos elegir la mejor hora del día para visitarlo, el atardecer.

Aunque por su aspecto podemos pensar que se trata de un minarete antiguo, que data de la misma época que otros monumentos de la ciudad, lo cierto es que se construyeron a principios del siglo XX, en el año 1908, imitando el estilo arquitectónico de las construcciones de los siglos XI y XII.

El minarete, con 57 metros de altura, es el más alto de Jiva. Tiene una base ancha que se va estrechando a medida que va ascendiendo. Se construyó por orden del primer ministro de la ciudad, el gran Visir Islam Khodja, un hombre con unas ideas bastante progresistas sobre Jiva y que, curiosamente, murió asesinado.

La construcción de este minarete tenía como objetivo superar en altitud al minarete de Bujará. Como ves, la rivalidad entre ambas ciudades ha estado siempre presente en Uzbekistán. Destaca su bonita decoración, unas franjas horizontales de colores azules, blancos y turquesas que ayudan a que el minarete se vea más alto y esbelto de lo que en realidad es.

Que ver en Jiva

Por último, un dato curioso. El minarete, el más alto de Jiva forma parte de la Madrasa, escuela coránica, más pequeña de la ciudad. Esto hace que el minarete todavía se perciba como más alto y grandioso de lo que es. Además, en el momento de su construcción, la altura del minarete ayudaba a locales y viajeros a ubicarse y encontrar el camino por la villa uzbeka.

Madraza Muhammad Rahim Khan II

La Madraza Muhamaad Rahim Khan II es una de las más grandes de Jiva, construida delante de la fortaleza Kunya-Ark por orden del khan Muhamaad Rahim en 1871 y finalizada en 1876. En su época de máxima esplendor llegó a albergar la mezquita de invierno, la de verano, diversas aulas de estudio, 76 celdas y una gran biblioteca.

El impulsor de tal construcción fue un khan (monarca) progresista, poeta, que intentó mejorar las relaciones de Uzbekistán con el exterior. Sus obras siguen siendo muy populares hoy en día, obras que escribió bajo el seudónimo Feruz.

En su interior encontramos dos patios y un museo muy interesante sobre la historia de la ciudad, a través de fotografías, y ejemplares de la indumentaria.

Como característica principal es que está rodeada por un muro que da paso a un gran patio interior, en donde se puede apreciar la maravillosa fachada principal de la Madrasa. Su exterior destaca por las cuatro torres coronadas con cúpulas de mosaico verde y la fachada de azulejos azules y blancos, típicos de la arquitectura uzbeka.

Mezquita Juma o Mezquita de los Viernes

Una mezquita que debe estar en tu lista de lugares que ver en Jiva es la de Juma, también conocida como Mezquita de los Viernes, y ubicada en pleno Ichan-Kala, el centro de la vieja ciudad amurallada (puedes acceder por Ata Darvoza, una de las 4 puertas).

Es la más importante y antigua de la ciudad, pues data del siglo X y destaca por ser muy diferente a cualquier otra mezquita que verás paseando por Jiva. No tiene el aspecto típico, puede incluso llegar a pasar desapercibida. No tiene grandes portadas decoradas con mosaico, ni arcos, ni bóvedas, ni las populares cúpulas azuladas.

Tras una maciza puerta de más de 700 años llegamos al interior, a una sala de oraciones soportada por 212 columnas de madera con una altura de entre 4 y 5 metros, decoradas y grabadas con mucho gusto y delicadeza. De estas 212 columnas solo 8 son originales del siglo X, unas 24 son de los siglos XI y XIV y el resto son columnas donadas por los vecinos y proceden de casas antiguas ya derribadas.

Que hacer en Jiva

No hay dos columnas iguales y cada una tiene su propia historia. La verdad es que si no conoces este dato, no te das cuenta y te parecen todas realizadas por el mismo autor, pues forman un conjunto armonioso. La luz entra en la sala de oraciones a través de unos pequeños orificios que hay en el techo y crea así un increíble juego de luz. Con razón se trata de uno de los lugares más fotografiados de Jiva.

Mausoleo de Pahlavan Mahmud

Este mausoleo es uno de los monumentos más curiosos de la ciudad de Jiva. Todo lo que hemos visto hasta el momento tiene relación con los khanes o con la religión (madrasas, mezquitas,…). Sin embargo, este edificio se construyó por voluntad popular para homenajear y honrar a un héroe del pueblo.

Se trata de Pahlavan Mahmud, un artesano, poeta, filosofo y guerrero del que se dice que nunca perdió una batalla. Cuentan que murió en 1.325 y que fue enterrado en el patio de su taller. Con el paso de los años su leyenda fue ganando fuerza y adeptos hasta que en 1701 el pueblo de Jiva decidió construirle un mausoleo sobre su tumba.

Poco a poco el complejo fue creciendo con los entierros de altos dirigentes del país, incluso de los de algún khan, hasta llegar a tener una mezquita y una madrasa con una bonita cúpula turquesa. Se le ha considerado uno de los santos más venerados y queridos de la ciudad, aunque de una manera diferente de la que entendemos nosotros como “santo”.

Cuando lo visites debes fijarte en la cantidad de parejas de recién casados que hay. La tradición del país dice que las parejas que se acaban de unir en matrimonio deben entregar un donativo al mausoleo y pedir por la felicidad de su reciente enlace. Además, el novio debe dar de beber a su esposa del agua que hay en el pozo de la entrada.

Y hasta aquí nuestros imprescindibles que ver en Jiva, aunque podríamos estar horas y horas recomendando los lugares que más nos impresionaron de esta maravillosa ciudad de la Ruta de la Seda de Uzbekistán, como por ejemplo el Harem Tash-Khauli con 169 habitaciones o el Tash Hovli, un palacio que venía a ser la alternativa al Kunya Ark, o simplemente aconsejando algún plan como dar un paseo por lo alto de la muralla de adobe de Khiva, tomar un té en alguna terraza o comprar artesanía uzbeka. Sin duda, Khiva es una ciudad para saborear tranquilamente, admirar, dejarte llevar sin rumbo fijo, sobre todo en horas menos masificadas.

Que ver en Khiva

¿Qué te ha parecido nuestro post sobre qué ver en Jiva? ¿Alguna duda? ¿Incluirías algo más para este viaje? ¡Cuéntanos! Estamos deseando leer tus consultas, propuestas y experiencias. ¡Deja tu comentario más abajo!


Organiza tu viaje y ahorra mucho dinero con estos enlaces:


¿Quieres seguir leyendo más aventuras? Suscríbete al blog

   

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad.