fbpx

Myanmar: los mejores lugares que no te puedes perder

Actualización: 21 marzo, 2020

La antigua Birmania se ha convertido en uno de los destinos más interesantes del sudeste asiático, con playas vírgenes, templos antiquísimos y una cultura emocionante para enredarse. Myanmar es el país de las pagodas (se dice que existen más de dos millones), donde los monjes budistas son más venerados que las estrellas de fútbol o de rock. Tampoco tiene desperdicio sus paisajes llenos de arrozales y curiosas tomateras flotantes en el Lago Inle. Todo esto te lo contamos con detalle en estos imprescindibles que ver en Myanamar.

Antes debes saber que Myanmar ha estado ‘cerrada’ durante muchos años al turismo, pero en 2015, el país votó su primer Gobierno democrático y desde entonces las zonas que fueron de acceso restringido ahora pueden visitarse. Además están preparados para ofrecer las comodidades ‘modernas’ a cualquier viajero. Eso sí, aún verás que es un Estado muy rural y tradicional con más de 100 grupos étnicos. En todas partes encontrarás hombres con longyi (parecido a una falda), a personas de ambos sexos maquilladas con thanakha (un cosmético tradicional), y a las abuelas que mastican betel sin parar (una hoja medicinal). Lo mejor, son ellos, sus gentes. Son tan amables…

Yangón 

Lo habitual es comenzar la ruta por Yangón, antes Rangún, donde suelen llegar la mayoría de los vuelos internacionales. Se trata de la ciudad más habitada del país con 5 millones de habitantes y con un gran pasado colonial inglés. Sorprende la mezcla de birmanos, indios y chinos entre sus calles, sus fuertes contrastes entre las antiguas casas británicas y los modernos edificios, la maravilla de su melancólica decrepitud, el bullicio y el ambiente budista.

Para conocer los lugares turísticos más importantes de Yangon necesitarás al menos dos días: debes visitar las pagodas Shwedagon, Nga Htat Gyi Botataung o Sule, la Catedral de Santa María, el museo nacional; pasear por el Lago Kandawgyi, el famoso Karaweik Hall y el Parque Mahabandoola (ahí encontrarás un obelisco dedicado a la Independencia y edificios como el Ayuntamiento o la Torre del reloj del Tribunal Supremo); almorzar en el Mercado de Bogyoke y cenar en Chinatown. Si tienes tiempo y te apetece puedes subirte al tren circular para hacerte una idea de la ciudad (45 kilómetros de recorrido y tres horas de duración).

Que ver en Yangon

Pagoda Shwedagon

La pagoda Shwedagon, o Shwedagon Paya, es un imprescindible que ver en Yangón. Se sitúa en la cima de la colina Singuttara y es la más importante y visitada de Myanmar por contener reliquias de Budha. De ahí que la mencionemos aparte. Impresiona la estupa de 100 metros bañada en oro de un valor literalmente incalculable, pues está recubierta de piedras preciosas, y los templos menores que la rodean. Se estima que se construyó hace 2.600 años, un dato que confirmaría ser una de las más antiguas del mundo.

El momento más bonito para visitarla es antes del atardecer para poder disfrutarla de día de y noche. Debes saber que hay que cubrirse antes de entrar tanto los hombros como las piernas y hay que descalzarse (esto es una norma general en todos los templos del país). La entrada cuesta aproximadamente 10.000 kyats (unos 6 euros).

Que ver en Yangon

Dónde dormir en Yangon

En una de las antiguas capitales de Myanmar, el alojamiento es muy variado y lo habitual es que los turistas descansen en la zona del Downtown por su proximidad a los lugares de interés como la pagoda Schwedagon. Destacan hoteles como The Strand Yangon, Best Western Chinatown Hotel o Pan Pacific Yangon (según las mejores valoraciones de los usuarios de booking). Pero si lo prefieres también puedes alojarte cerca del lago Kandawgyi, una zona más alejada pero tranquila, ideal para desconectar. Aquí puedes optar por Wyndham Grand Yangon o Rose Garden Hotel.

Alojamiento recomendado:

  • Este viaje quisimos hacerlo con una agencia local, Shan Yoma Travel & Tours. Tomamos esa decisión porque nos organizaron toda la ruta que queríamos, nos hicieron descubrir el país mucho mejor, nos ahorraron tiempo y dinero. No solemos hacerlo, pero en este destino no lo dudamos. Ellos nos reservaron el hotel Botataung, en el distrito Botahtaung, a 1,3 km de la pagoda Sule, a 6 km de la pagoda Shwedagon y a 1,4 km del ayuntamiento de Yangon. Un alojamiento limpio, cómodo y práctico, aunque algo alejado de los imprescindibles que ver en Yangón.

Pagoda Kyaiktiyo 

Otro de los imprescindibles que ver en Mynamar es conocer la pagoda Kyaiktiy, un lugar de peregrinación para los budistas que se encuentra a 200 km de Yangón. La Roca Dorada, o Golden Rock, está sujeta, según la leyenda, por un cabello de Buda. ¡Parece que está colgando del acantilado! De ahí la importancia de ser un lugar sagrado entre rezos, ofrendas y olor a incienso.

La peculiar pagoda se sitúa a 1.100 metros de altura desde donde puedes contemplar además unas magníficas vistas de la zona. Se puede subir andando (unas 3-4 horas de subida), en camionetas o en teleféricos. El precio de los tickets de la pagoda dorada no superan los 6.000 kyats (unos 4,5 euros). También tienes la opción de reservar una excursión en español desde Yangón para ir y volver en el día, y así quitarte de preocupaciones.

Golden Rock

Mandalay 

Mandalay es la segunda ciudad del país y otro de los lugares imprescindibles que ver en Myanmar. Mandalay en sí no ofrece demasiado, pero sus alrededores son encantadores, por lo que deberás pasar aquí al menos dos o tres días.

Mandalay es el centro religioso más importante de la antigua Birmania, de ahí que veas a muchísimos monjes rapados pidiendo arroz en sus calles (ellos irán de naranja o berenjena y ellas de rosa apagado). No hay que perderse la visita a los monasterios y pagodas, pero sobre el New Ma Soe Yein, donde tendrás las oportunidad de conversar con los monjes más jóvenes y obtener las mejores panorámicas de la zona. Tampoco te pierdas Kuthodaw Pagoda, un curioso templo donde se encuentra el libro de budismos más grande del mundo (en cada pagoda blanca hay una hoja del libro), y el Palacio Real de Mandalay para aprender un poco más sobre la historia del país.

Que ver en Mandalay

En los alrededores que ver en Mandalay, en Amarapura, se encuentra U Bein, el puente de teca más largo del mundo. Mide más de un kilómetro y es todo un símbolo del país asiático. Completa la visita con Maha Gandar,  un monasterio budista en el que cada día se celebra un ritual con las ofrendas realizadas por las personas (locales y turistas). Casi 1.500 monjes reciben así la comida principal del día.

Dónde dormir en Mandalay

En esta ciudad nos alojamos en Sakura Princess, de tres estrellas y con desayuno incluido. Esta cerca del centro de Mandalay y cuenta con bicicletas gratuitas.

Alojamiento recomendado:

Mingun 

Cerca de la ciudad de Mandalay, también se encuentra Mingun, un pequeño pueblo característico por sus zonas arqueológicas y su ambiente de lo más rural. La forma más divertida y emocionante de llegar hasta allí es en una barca, que dura una hora aproximadamente de trayecto, y si hay suerte verás los delfines del río Ayeyarwady. Merecerá la pena.

Una vez en Mingun puedes visitar la pagoda Pahtodawgyi, o la Pagoda Inacabada, de 50 metros de altura; la campana de Mingun que con casi 4 metros de altura es la mayor campana del mundo en funcionamiento; la pagoda Hsinbyme, un lugar deslumbrante por su color blanco en el que perderse y hacerse mil fotos; y las estatuas Chinthes de 29 metros de altura situadas en la orilla del río. Son curiosas obras mitad león mitad dragón.

Mingun

Bagan

Bagan es una parada obligada en un primer viaje a Myanmar. Aquí se desparrama una cifra aún no determinada de templos, estupas, pagodas y otros monumentos religiosos de los siglos XII y XIII (se calcula que unos 2.500). A muchos les recuerdan a los templos de Angkor de Camboya y se parece bastante, sí. Vas a necesitar al menos dos o tres días para conocer al menos los imprescindibles que ver en Bagan.

Estos templos se localizan en tres zonas principales (Old Bagan, New Bagan y Nyaung U) y fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Algunos de los más importantes son Ananda, Thatbyinnyu, Dhammayangyi, Gawdawpalin, Shwe San Daw o el Maha Bodhi, el más antiguo de todo el territorio. Entrar en el recinto cuesta unos 15 euros y puedes recorrerlo en moto eléctrica.

Que ver en Bagan

Pero la mejor manera de hacerse una idea de su inmensidad es sobrevolarlo en globo. Nosotros fuimos en agosto, en temporada baja y de vientos, por lo que no pudimos hacerlo. Si tu vas en los meses de buen tiempo, no lo dudes, elévate al cielo y flota sobre pagodas de miles de años de antigüedad y el poderoso río Ayeyarwadi mientras el sol se levanta tras las montañas.

Globo aerostático en Bagan:

Dónde dormir en Bagan

Nos alojamos en The Regency, un hotel de cuatro estrellas estupendo que incluía el desayuno. Además tiene una piscina para refrescarse del sofocante calor. La única pega es que está un poco alejado del centro de Bagan. Pero los tuc tuc son muy baratos.

Alojamiento recomendado:

Monte Popa

Otra de las excursiones que podemos realizar si nos encontramos en Bagan es conocer el Monte Popa. Se trata de un volcán extinto de 1.518 metros de altura en cuyo cono está construida la pagoda Taungkalat. Es conocida por ser el hogar espiritual de los 37 nats de Myanmar (espíritus que se enfrentaron a muertes violentas), que junto a la Roca Dora, es el lugar de culto más visitado del país.

777 escalones son los que hay que subir para llegar hasta la cima del monte, junto a cientos de juguetones monos que te harán la caminata más entretenida. Desde arriba, tendrás unas vistas donde el color verde se mezcla con el dorado. Un lugar de paz y tranquilidad que no debes perderte.

Monte Popa

Kalaw

Los viajeros que cada vez más se van haciendo eco de lo impresionante que es Myanmar se acercan para vivir experiencias más naturales. Una de las más populares que hacer en Myanmar es el trekking que va desde Kalaw, uno de los destinos más alternativos, al Lago Inle.

Esta ruta ubicada en la región de Shan puede durar 2 o 3 días y es la oportunidad perfecta para conocer las tribus y las minorías del país como los Danu y Pa-o. Guiándote por un mapa recorrerás arrozales y campos de té, y aldeas con birmanos vestidos de forma tradicional y casas de bambú. Unos buenos ejemplos son Paw Ke Village o Khone Hla. Los aldeanos no dudarán en saludarte, incluso algunos te invitarán a entrar en sus casas.

Kalaw

Lago Inle

El Lago Inle fue nuestro lugar favorito durante nuestro viaje a Myanmar y, sin duda, uno de los imprescindibles que ver en Myanmar. Era el final de nuestra ruta y quisimos terminarlo en un lugar dónde poder desconectar y relajarse. Aquí lo conseguimos.

El lago también se localiza en el estado Shan, uno de los más impresionantes del país por la cantidad de pantanos y canales que se extienden a lo largo de los 500 kilómetros cuadrados que tiene el Inle. A sus orillas encontrarás más de 100 aldeas y pueblos flotantes que hacen vida en las canoas. Te sorprenderá todo, hasta su peculiar forma de pescar. Los pescadores de la etnia inthya hacen una auténtica coreografía sobre el agua. Utilizan unas redes en forma de cono y se desplazan en sus barcas manejando el remo con una pierna… Asombroso.

Lago Inle

Para verlos solo tienes que tomar un barco desde Nyaung Shwe. Además verás sus tomateras y cultivos de calabacín, coliflor y pepino, llamados jardines flotantes, y luego navegarás por las las aldeas, como Main Thauk o Ywama. Por la zona puedes conocer a las mujeres jirafas procedentes del norte de Tailandia, algunos monasterios como Augun Mingalar Pagoda y Phaung Daw U, y visitar talleres como el de la plata, madera, tabaco o seda.

Dónde dormir en el Lago Inle

Brutal. Hupin Inle Khaung Daing Village Resort fue el mejor alojamiento que tuvimos durante nuestro viaje por Mynamar. Nos hospedamos en una water willa sobre el lago, como si estuviésemos en las mismísimas Maldivas. Lo mejor, el precio, nada que ver con el famoso país insular. ¡Baratísimo! ¡Y lujo asegurado!

Alojamiento recomendado:

Myeik 

En Myanmar todavía hay zonas desconocidas para el turismo en las que hasta hace poco, sin un permiso concedido, era imposible su visita. Myeik, situada al sur de Myanmar es una de éstas, y es conocida como la puerta al paraíso de la antigua Birmania. Un lugar olvidado que mira al Golfo de Bengala en el que se han ido construyendo infraestructuras y alojamientos para que los visitantes puedan hospedarse, relajarse y enamorarse del lugar.

Además de las playas de las hermosas islas cercanas a Myeik puedes recorrerte los astilleros, visitar una granja de cangrejos, pasear por el mercado de Myit Nge o probar el famoso aperitivo Ar Pone (una torta con huevo y coco rallado). Para el atardecer, sube los peldaños de la famosa pagoda Thein Taw Gyi para tener una buena puesta de sol.

Myeik 
Imagen: Tripadvisor

Archipiélago de Mergui

Myeik es uno de los dos puertos de entrada al archipiélago de Mergui, que cuenta con más de 800 islas e islotes de aguas cristalinas y playas vírgenes de arena blanca. No existen hoteles y para viajar por aquí se necesita ir acompañado de un guía local. Los moken, llamados los gitanos del mar, serán los encargados de mostrarte el lugar.

También es una oportunidad perfecta para los amantes del esnórquel y buceo para descubrir nuevas especies, ver fabulosos corales y nadar rodeado de tiburones y mantas.

¿Qué te ha parecido nuestro post sobre qué ver en Myanmar? ¿Alguna duda? ¿Incluirías algo más para este viaje? ¡Cuéntanos! Estamos deseando leer tus consultas, propuestas y experiencias. ¡Deja tu comentario más abajo!


Organiza tu viaje y ahorra mucho dinero con estos enlaces:   


¿Quieres seguir leyendo más aventuras? Suscríbete al blog

   

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad.