Mongolia: de una cultura nómada a vírgenes paisajes

Actualización: 21 agosto, 2020

En Mongolia los paisajes y sus gentes son los protagonistas. Este país de Asia central es un territorio extraordinario. Cuando hay naturaleza, aunque sea desértica, aunque sean miles de kilómetros de sencilla estepa, todo es maravilloso. Lo que en la mete pueda a sonar a monótono en la realidad es sublime. Noche con cielos estrellados como cúpulas infinitas de la galaxia, el silencia en el desierto, compartir en un ger con los locales en medio de la nada… En este post te contamos las mejores experiencias que vivir y los mejores lugares que ver en Mongolia desde su capital, Ulán Bator, pasando por el Desierto de Gobi hasta terminar con los templos budistas y la búsqueda de tradiciones ancestrales.

Te llevamos de ruta virtual por este gran territorio con la menor densidad de población del mundo (3 millones de habitantes) y que un día llegó a ser el imperio más extenso de la antigüedad bajo las órdenes del famoso guerrero Gengis Kan (llegó a someter a China, Japón y parte de Europa). ¿Te vienes con nosotros a vivir experiencias nómadas en un país con unos de los parajes naturales más bellos y vírgenes del planeta?

Ulán Bator

Este viaje tan especial lo hicimos en una de nuestras expediciones del Club de la Aventura, nuestra propuesta para viajar con nosotros de forma genuina, aventurera y a un precio justo. Era septiembre. Una de las mejores para visitar Mongolia ya que en esta época ha pasado la temporada alta y las aglomeraciones y, sin embargo, todavía no han entrado los fríos extremos del invierno. La ruta, que puedes preparar a tu gusto, debe tener muy en cuenta la logística puesto que es un país enorme y despoblado.

La mitad del país vive en Ulán Bator, donde se aterriza en vuelos internacionales, la capital más fría del mundo (baja a -20 grados con facilidad). A pesar de ser la ciudad más grande y más ocupada de Mongolia necesitarás solo dos días para conocerla, pues las atracciones principales están en los alrededores.

De entre los imprescindibles que ver en Ulán Bator destacan la Plaza Sükhbaatar, el centro neurálgico de la ciudad y punto de encuentro de la población local. En los aledaños de esta plaza principal, siempre llena de vida, encontrarás la Casa del Parlamento, la Ópera del Estado y el Teatro de Ballet. Muy cerca está el Museo Nacional de Historia, un lugar muy interesante para profundizar sobre las memorias y las costumbres ancestrales de Mongolia.

Otro atractivo de Ulán Bator es el templo budista de Gandantegchinlin, uno de los pocos que no se destruyeron durante la época comunista de Rusia. Fue construido en el 1.800, y a pesar de haber sido cerrado durante unos años, hoy en día mantiene su actividad. Gandantegchinlin es el santuario más grande y famoso de la capital. Por último, no te pierdas el Palacio de Invierno de Bogd Khan, construido en 1.893, es el único de los cuatro de la familia real mongola que se mantiene en pie. El último rey mongol, Bogd Khan, vivió aquí con su familia durante 20 años.

Para el final del día, cuando caiga la noche, te recomendamos que vayas a The Blue Sky Hotel and Tower, uno de los edificios más altos de la capital desde el que se ve las mejores vistas (tiene un bar público en la última planta). También se puede dormir y no es excesivamente caro. Un lujo muy asequible.

Para comer en Ulan Bator, sin duda, uno de los restaurantes en los que más disfrutamos fue en el Little Sheep, un hot pot muy genuino donde probar auténtica comida mongola.

Alojamiento en Ulán Bator:

  • Voyage Hotel (de 3 estrellas). Este fue nuestro alojamiento durante los días que estuvimos en la capital mongola. Se encuentra cerca del centro y de las principales zonas turísticas. Cuenta además con un restaurantes y wifi gratuito.

Eagle Valley

Antes de seguir nuestra ruta, y por ir haciéndonos a la naturaleza del país, pusimos rumbo a una bonita y sencilla excursión de un día en Tsetsee Gun Peak (14 kms, 5-6 horas), a 45 kilómetros de la capital. En el camino, antes o después, también puedes ir a Chinggis Khan Statue Complex en Tsonjinboldog, donde está la estatua ecuestre del famoso conquistador mongol.

Ya al día siguiente, muy temprano, cogimos un vuelo interno a Dalanzadgad para evitar los 400 kilómetros (6-7 horas) de camino hasta nuestra próxima parada, el Valle del Águila, también conocido como Yolyn Am. Este cañón de unos 40 kilómetros de longitud está situado en el Parque Nacional Gurvansaikhan. Yolyn Am es una profunda garganta ubicada entre las montañas de Gurvansaikhan y posee una belleza excepcional que no debes perderte durante tu viaje por Mongolia.

Es famoso entre los viajeros porque existe un manantial que se congela en un grueso corredor de hielo y que se extiende a lo largo del dramático desfiladero, sobre todo en los meses de invierno. Si por el contrario vas a visitarlo en verano, como hicimos nosotros, vas a encontrarte una imagen totalmente diferente: un valle verde con una gran variedad de fauna muy característica de la zona (buitres, águilas, leopardo de las nieves o caballos salvajes). Si te apetece, hace buen tiempo y eres un enamorado de la naturaleza, puedes hacer el recorrido a pie, en unas dos horas aproximadamente en un recorrido muy sencillo y plano apto para todos los públicos.

Eagle Valley Mongolia

En la entrada del parque nacional encontrarás un pequeño museo que muestra algunos fósiles de dinosaurios, así como una exposición sobre la fauna que nos esperará en el Desierto de Gobi, uno de los más impresionantes que hayamos visto hasta ahora.

Desierto de Gobi

El motivo principal que lleva a miles de turistas a viajar a Mongolia (y a nosotros, por supuesto) es el famoso Gobi: kilómetros y kilómetros de desierto que separan Mongolia de China. La naturaleza aquí es superlativa. Todo es enorme. Las distancias, el cielo cubierto de estrellas, los silencios, las bastas extensiones sin poblar…

Además de la importancia y belleza de la parte natural y a pesar de ser un lugar tan inhóspito, tiene también una gran importancia en la historia del país porque en 1920 se descubrieron los restos fósiles de dinosaurios más importantes del mundo, incluyendo los primeros huevos de dinosaurios. Este descubrimiento fue sin duda el hallazgo más increíble en la historia de la paleontología. Te lo contamos un poco más abajo.

Gastronomía en Mongolia:

  • En Mongolia son carnívoros y aquí sobre todo predomina la carne de oveja. Los vegetales casi ni se prueban. De hecho hasta mediados del siglo XX no se introdujeron las verduras. La leche (de cabra y camella) también se toma de muchas maneras, de ahí que los mongoles sean unos expertos en ordeñar a los animales.
  • Una comida típica son los buzz, una especie de empanadillas rellenas.

Además, los mongolos que no residen en Ulán Bartor viven de forma nómada y suelen hacerlo en la estepa del Gobi. Algo que nos parece alucinante. Piensa que el desierto tiene un clima extremo, en verano pueden llegar a los 50 grados, mientras que en invierno pueden estar a -40 grados. Una locura.

Campamento en Mongolia

En el desierto de Gobi se pueden realizar diferentes actividades desde dormir en las tiendas típicas del pueblo ambulante (gers es como llaman aquí a las yurtas), conocer las costumbres ancestrales de las familias nómadas conviviendo con ellas (son famosas por su hospitalidad y amabilidad), hacer senderismo, probar el airag (una bebida típica de leche de yegua) o simplemente sentarte en una enorme duna y dejarte llevar. Explorar este desierto es una de las experiencias más alucinantes que ver en Mongolia. No te la puedes perder.

Desierto de Gobi

Elsen Tasarkhai

Elsen Tasarkhai, situadas en el desierto de Bayangobi, son unas dunas de arena fina que se extienden a lo largo de unos 80 kilómetros. Es un lugar impresionante conocido vulgarmente como el pequeño Gobi. Aquí, el paisaje cambia drásticamente en pocos metros de una zona arenosa y desértica a una pradera verde con pequeños ríos.

Muchos aprovechan aquí para hacer trekking o montar en camello bactriano de dos jorobas. Pero, independientemente de eso, no puedes dejar pasar la oportunidad de ver el atardecer sobre las dunas de arena. Para llegar a lo alto de la duna, desde donde se divisa un mar de arena, hay que subir una empinada duna que requiere mucho esfuerzo, constancia y paciencia. Lo mejor es que te vayas con tiempo para hacer paradas y que no tengas la presión del atardecer. Cuando estés arriba, te darás cuenta que todo el esfuerzo ha merecido la pena. Tómate un momento para apreciar esta maravilla y disfruta de la calma del lugar.

Viajar a Mongolia

Bayanzag

Bayanzag, o los también llamados Acantilados de Fuego (Flaming Cliffs), son otras de las atracciones principales para los viajeros que llegan al Desierto de Gobi. ¿Por qué? Porque es aquí cuando un paleontólogo estadounidense, el señor Andrews, descubrió en en 1922 el yacimiento de fósiles de dinosaurios más grande e importante del mundo: cientos de huevos de dinosaurios y esqueletos completos. Descubrieron hasta 140 especies de dinosaurios, algunos de ellos de más de 80 millones de años. Una pasada.

En la actualidad, varios de estos ejemplares de fósiles se encuentran en el Museo de Historia Natural de Nueva York, así como en el Museo Natural de Ulán Bator.

Hoy en día acceder a la zona de Bayanzag es un poco más fácil que cuando lo hizo Andrews, pero no deja de ser toda una aventura, una experiencia que no puedes dejar de experimentar. Podrás ver algunos fósiles de dinosaurios, pero debes contratar un tour guiado para explorarlos de la mano de algún local. Si no te perderás.

Además, si tienes la oportunidad, aprovecha tu tiempo en Bayanzag para ver una bonita puesta de sol desde estos acantilados que van adquiriendo esa tonalidad rojo-anaranjado que los hace tan especiales. Si tienes paciencia y suerte con el tiempo, vas a conseguir algunas de las fotos de tu viaje.

Que ver en Mongolia

Monasterio de Ongi

En medio del desierto de Gobi te toparás con el monasterio de Ongi, el mayor y principal centro religioso del sur de Mongolia tiempo atrás. Fue construido en el siglo XVIII y, durante la década de 1940, el gobierno soviético decidió expulsar a la comunidad budista que allí residía y destruir el santuario, tal y como se hizo con la gran mayoría de los templos del país. Más de 200 monjes del monasterio fueron asesinados y los que sobrevivieron fueron arrestados, obligados a reclutarse en el ejército, encarcelados o llevados a Siberia.

La ubicación del monasterio de Ongi es de lo más curiosa pues está situado en medio de la nada, sin ninguna localidad cercana. Nada. En su época de máxima esplendor llegó a tener 17 templos que daban cabida a más de 1.000 monjes. Allí además de rezar y meditar se practicaban técnicas como la astrología y la medicina.

El antiguo monasterio se va reconstruyendo poco a poco y allí encontrarás una estupa que recuerda a aquellos que fueron asesinados y maltratados, además de un ger convertido en museo con la historia de lo aconteció.

En lo alto de una pequeña colina situada al lado de los restos del monasterio verás una figura enorme de Buda. Es de reciente construcción y se dice que lo hicieron para que el río que por allí pasaba (el río Ongiin) volviera a tener agua. Estuvo seco durante un tiempo y por lo que se sabe el río tiene agua hoy en día.

Jarjorin

Muy cerca de Jarjorin, o Kharkhorin, se encuentran las ruinas de la antigua ciudad de Karakorum, la que durante un tiempo fue la capital del gran Imperio Mongol bajo las órdenes del hijo de Gengis Kan. Esta capital es una de las principales atracciones culturales de del país y uno de los imprescindibles que ver en Mongolia. Actualmente es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 2004 bajo la denominación Paisaje Cultural Valle del Orjón (al oeste de Ulán Bator).

Los orígenes de Jarjorin datan de 1.218, momento en que los primeros soldados del monarca Gengis Kan instalaron un campamento de gers de forma permanente. Unos años más tarde, en 1.235 ya se empezó a construir la ciudad con un recinto amurallado, distintas casas y un palacio para los dirigentes.

La ciudad llegó a tener mucha importancia en la época, pero a finales del siglo XIV fue invadida por el ejército chino de la dinastía Ming y quedó destruida. Un poco más tarde, a finales del siglo XVI se construyó un monasterio budista, el primero en Mongolia, sobre los restos de la antigua ciudad imperial (se usaron parte de éstos) . Se llamó Erdene Zuu y tuvo una gran relevancia en la época… hasta que llegaron los comunistas y lo derribaron…

Que ver en Mongolia

En la actualidad, la ciudad de Jarjorin es uno de los destinos más turísticos del país pues está estratégicamente bien situada, tal y como ya lo estaba en sus orígenes: en un cruce de rutas tradicionales y siendo punto de parada para los nómadas y comerciantes.

Parque nacional Khustai

Para cerrar nuestra expedición planeamos visitar el Parque Nacional de Khustai (o Hustai), una Reserva de la Biosfera reconocida por la UNESCO de unas 90.000 hectáreas. El lugar es tan característico porque es el único sitio del mundo donde habitan los thakis (nombre que da la población local a la raza de equino Przewalski), la única población de caballos salvajes del plantea.

En 1.878 un turista ruso los descubrió y fueron llevados a diferentes centros zoológicos de Europa y, dicen, que gracias a ello se pudieron salvar de su extinción. En 1.992 fueron reintroducidos en este parque nacional de Mongolia. A lo largo de los últimos años se ha hecho un gran trabajo para evitar la desaparición de esta raza de caballos gracias a la protección del parque. Hoy en día, se calcula que existen unos 200 thakis.

Caballos salvajes en Mongolia

Este parque nacional se caracteriza porque tiene una vegetación muy característica desde manantiales, bosques de abedules y rocas en las que habitan muchos animales salvajes, entre ellos más de 170 especies de aves y más de 40 de mamíferos. Si quieres ver manadas de caballos salvajes bastante cerca -cosa nada sencilla- te recomendamos que salgas de la cama bien pronto, al alba, que es cuando se pueden ver los animales en su máxima esplendor y al lado de los campamento.

Al quedar relativamente cerca de la capital de Mongolia, Ulán Bator, es una excursión que se suele hacer en un día desde allí. Pero lo ideal es ver a estos simpáticos animales, únicos en el mundo.

Sí a estas alturas y viendo el mapa te planteas cómo recorrer Mongolia, vamos a intentar responderte. Para que el viaje sea un éxito, y sino tienes mucho tiempo, es necesario que prepares bien el viaje, que reserves un día para contratar las excursiones en Ulan Bator o, mucho mejor y a un precio similar incluso más económico, que reserves tu viaje con una agencia local. Si quieres que te pasemos el contacto de la agencia con la que hicimos este viaje, solo tienes que escribirnos a info@atomarpormundo.com

¿Qué te ha parecido nuestro post sobre que ver en Mongolia? ¿Alguna duda? ¿Incluirías algo más para este viaje? ¡Cuéntanos! Estamos deseando leer tus consultas, propuestas y experiencias. ¡Deja tu comentario más abajo!

¿Quieres seguir leyendo más aventuras? Suscríbete al blog

   

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad.