Crucero Fluvial por Francia, ¿qué no perderse en la Camarga francesa?

Actualización: 6 junio, 2022

El verano ya está aquí y hoy nosotros te traemos una propuesta súper interesante y diferente a lo habitual para planear tus ansiadas escapadas estivales: alquilar un barco que no necesita licencia por los ríos de Europa. Sí, unas ‘autocaravanas’ navegables en las que no se pide ningún permiso para manejar estos botes. Mola, ¿verdad? Unas vacaciones en barco puede ser algo muy común, pero no el alquiler de un barco fluvial. Nosotros hicimos un crucero fluvial por Francia hace unas semanas con el pequeño JJ y un grupo de amigos y fue toda una experiencia, que, por supuesto, hay que vivirla.

En otros países el turismo fluvial está muy desarrollado, sin embargo, en España el alquiler de barcos en Europa aún es una forma de viajar desconocida, incluso para nosotros. Por eso apostamos por una empresa especializada y experimentada, DAN FLUVIAL, que, a diferencia de la mayoría, es la única que atiende en español y desde nuestro país. Rocío es la persona que está al frente del ‘timón’ desde hace 15 años y su trato cercano es lo que también marca la diferencia. Se vuelca con los clientes para conocer los gustos y necesidades de cada uno y así ofrecer un servicio adecuado y exclusivo.

No es la primera vez que hacemos un viaje por los canales de Francia: una fue con los expedicionarios de El Club de la Aventura por los canales franceses de la región Borgoña-Franche Comté, también con Danfluvial, y la otra fue un roadtrip siguiendo el curso del famoso Canal du Midi. Francia es el país por excelencia del turismo fluvial, con diez regiones de navegación que varían en paisaje y naturaleza, cultura y dificultad. Más de 8.500 kilómetros de canales navegables en Francia que enlazan cinco grandes ríos: el Sena, el Loira, el Garona, el Rin y el Ródano. Un destino cercano para disfrutar en compañía y al aire libre, y una forma de viajar accesible a todos sin tener conocimientos previos. ¿Te gustaría vivir esta experiencia alquilando barcos fluviales por Francia?

Crucero Fluvial en Francia por la Camarga

Para esta ocasión nos fuimos a una región natural del sur de Francia, en el oeste de Provenza. La Camarga, Francia, es una zona en forma de triángulo, donde el Petit Rhône y el Grand Rhône desembocan en el mar Mediterráneo. Marismas, salinas, dunas y extensas playas de arena rubia donde habitan solo 7.000 personas en esta gran extensión de delta, la más grande de Europa Occidental.

A lo largo de la ruta por la Camarga francesa verás viñedos y olivares, huertas de almendros, acequias llenas de lirios amarillos que se mueven; más allá de los puestos al borde de la carretera que venden espárragos, nabos y sacos de arroz rojo que crece en los arrozales encharcados. También verás decenas de caballos, toros atendidos por los gardians (pastores a caballo) y muchos flamencos rosados que dan un toque de color a las lagunas.

Turismo Fluvial en Francia

¿Cuándo es mejor época para el alquiler de un barco fluvial en Francia?

Los ríos y canales de Francia abren a la circulación desde Semana Santa hasta finales de octubre. Los meses de julio y agosto son los más caros para el alquiler de los barcos pero también son los meses que aseguran un mejor clima. Nosotros fuimos en la segunda semana de mayo y nos hizo un tiempo estupendo. Eso sí, no nos dimos ningún chapuzón en las zonas habilitadas porque el agua estaba fresquita.

¿Necesito tener alguna experiencia para alquilar un barco fluvial?

En Francia, al igual que en otros países europeos, la legislación permite alquilar un barco sin licencia siempre que no supere los 15 metros de longitud y cuya velocidad máxima sea de 12 km/hora.

Navegar por los canales en un barco de recreo es muy simple. El primer día, un técnico te explica las normas y las funciones y maniobras principales para que no tengas ningún problema y seas, muy pronto, un experto capitán. Además te entregará un mapa y guía fluvial para no perderte por el camino.

Crucero fluvial por Francia

Mejores barcos fluviales por Francia

Los modelos de barco son muy variados y tienes que elegir según el confort que quieras. En ocasiones las compañías marcan a sus botes con estrellas, como los hoteles (1 estrella lo más básico y 5 estrellas lo más lujoso). Eso sí, todos disponen de cocina y baño, y el salón se suele convertir en cama por si se quiere abaratar.

Danfluvial, después de atender tus gustos y necesidades, hace una comparativa entre todos los barcos disponibles de las diferentes compañías de alquiler de barcos fluviales (nosotros fuimos en uno, Vision, de 4 cabinas y 4 baños con Le Boat). Hay barcos desde un mínimo de 2 a un máximo de 12 personas, y de 1 a 6 cabinas.

Por eso, lo primero que hay que saber es el número de personas que van a viajar y luego las fechas y duración del viaje (mínimo dos noches). Si se navega en verano o en países con clima bueno es conveniente reservar un barco en el que se pueda usar la cubierta (la parte exterior) y la terraza que suelen tener. Además en este caso, aunque sube un poco el coste, sería conveniente contratar un barco con doble cabina de pilotaje (una interior y otra exterior).

Y, por último, debes elegir la zona o las zonas que te gustaría conocer, si te gustaría trabajar más o menos en el barco (por hay canales con esclusas) y si te gustaría que tu viaje fuera circular o no. Todo eso hará que la reserva sea más cara o barata.

Precios de un alquiler de barco fluvial en Francia

No te podemos decir un precio exacto de cuánto cuesta un barco porque como estás viendo hay muchas variables: tipo y capacidad del barco, número de noches, fechas, zonas, aire acondicionado… Pero calcula, más o menos, unos 50 euros la noche por persona un barco normal y unos 100 euros en un barco de gama alta.

Además, a esto tendrás que sumar otros gastos como el amarre en los puertos para tener electricidad y agua (desde 5 euros a los 35 -se puede amarrar gratis antes de llegar a puerto-) y el diésel que se suele entregar lleno y tiene autonomía para dos semanas (unos 50 euros por pareja para unas 15 horas de navegación).

Alquiler de barcos en Europa

Debes contar también con el depósito de la fianza, que, como sucede con los coches de alquiler, se te devuelve al final de la travesía. El barco incluye un seguro de viajes, pero cubre sólo cuestiones del bote (en caso de accidentes y a terceros); no cubre accidentes u otros temas de salud de los usuarios, ni la pérdida de documentación, ni  retrasos en el avión, tampoco robos o daños de maletas… (por eso, y más en estos tiempos y con un bebé, nosotros viajamos con un seguro de viajes, como el de IATI, que nos ayuda siempre y además tiene un 5 por ciento de descuento).

¡Oferta inteligente!

Asimismo, como sucede con las campers, caravanas, autocaravanas, overlands,… tienes que comprar alimentos (y productos de la higiene y limpieza) en los supermercados para cocinar a bordo, a no ser que prefieras comer en los bares y restaurantes de los pueblecitos y ciudades que te vas encontrando por el camino. Y, según en qué botes, tendrás que alquilar las sábanas y toallas.

Y, por último, si quieres de forma opcional puedes alquilar un aparato de wifi para amenizar tus veladas con música, por ejemplo, y/o alquilar bicicletas para recorrer esos paisajes y municipios tan bellos por los que pasas.

¿El viaje barco por los canales de Francia está preparado para niños?

Todos los barcos están provistos para que la circulación a bordo sea completamente segura, según indica Danfluvial. La mayoría de los botes están equipados con balcón de doble ajuste, además de un pasamano. Y además se les facilita un chaleco salvavidas adaptados a su peso y edad. Quizá para los niños, y los no tanto, sean una de las vacaciones más divertidas e inolvidables de sus vidas.

Vacaciones en barco

Y los animales domésticos también son bienvenidos a bordo. Eso sí, en algunos puertos será necesario pagar un suplemento de unos 35 euros (te informarán en la momento de la reserva).

Turismo Fluvial en Francia

Sí, se puede recorrer Europa de punta a punta sin poner un pie a tierra. A diferencia de España, la abundante cantidad de cursos fluviales, lluvias y grandes ríos favoreció la creación de canales desde los Pirineos hasta prácticamente los Montes Urales.

Este mapa de la Comisión Económica de las Naciones Unidas muestra todos los ríos y canales navegables de Europa, como ves, se trata de una extensísima red de autovías fluviales. Los más famosos para navegar, a parte de Francia, son Holanda, Bélgica, Alemania e Italia. No se puede pasar de un país a otro, ni de una región a otra, aunque hay excepciones como el Canal du Midi (Occitania) y la Camarga (Provenza).

Francia es un sitio idóneo para esta fascinante modalidad vacacional, pero no sólo por la laxa normativa sino también porque tiene una red de canales que parecen hechos a propósito para ello.

El país galo acredita 8.500 kilómetros navegables por ocho ríos navegables, más la cuenca baja del Loira. Todo ello constituye la red fluvial más extensa de Europa, que se puede considerar una verdadera alternativa a quien desee conocer esos parajes de una forma más fácil, cómoda y relajada que el coche.

Nuestro viaje por los canales de Francia

Nosotros hicimos una ruta de ida y vuelta de cinco días entre la Camarga (Provenza) y algunas localidades de Occitania, como Saint-Guilles, Gallician, Aigues-Mortes y Carnon-Plage.

Saint-Gilles 

Aterrizamos en avión en el Aeropuerto de Marsella y desde allí fuimos en un transfer hasta el puerto de Saint-Gilles, donde nos esperaba nuestra ‘autocaravana flotante’.

barco fluvial

Sain-Guilles fue un importante punto de embarque para los peregrinos franceses que iban a Roma y a Santiago de Compostela, y para nosotros fue nuestra ciudad – base de operaciones. Allí compramos nuestros suministros de abastecimiento antes de partir.

turismo fluvial

Gallician 

Gallician es un pequeño pueblo de menos de 1.000 habitantes, situado en el corazón de la Pequeña Camarga y es el punto de partida ideal para descubrir la auténtica Camarga (te esperan vías verdes, senderos para bicicletas de montaña, caminos de senderismo…). La principal actividad del lugar es la viticultura.

Crucero fluvial por Francia

Aigues-Mortes 

De los cuatro municipios que visitamos, nuestro favorito es Aigues-Mortes, o Aguas Muertas en español. Lo más llamativo son sus murallas, que puedes conocer con esta visita guiada por la fortaleza, y luego el pueblo medieval que encontrarás en su interior. Admira la Torre de Constanza y la iglesia de Notre-Dame-des-Sablons, y haz una pausa en la Plaza Saint-Louis.

Gastronomía francesa

En Aigues-Mortes tendrás la oportunidad de descubrir las especialidades culinarias de la zona, como la fougasse, la carne de toro D.O., salicornia, arroz, aceitunas y aceites de oliva, quesos de cabra, entre otros.

Y en los alrededores de este bonito pueblo francés, descubrirás las famosas Salins du Midi, la zona de producción de sal, el principal recurso de la región, y muchos lagos con flamencos.

Carnon-Plage

Hace unos años esta playa de Mauguio estaba reservada para la élite de Montpellier (a sólo 10 kilómetros). Ahora está abierta a todo el mundo y te encontrarás con una ciudad muy nueva llena de restaurantes, tiendas y un puerto deportivo animado.

La gran atracción, como decimos, son sus playas de arena fina y también sus deportes acuáticos como el windsurf, kitesurf,… o el overboat. Nosotros probamos esta última actividad, novedosa para el mundo, ya que se trata de una moto de agua eléctrica, es decir, ecológica, silenciosa y mucho más ligera. ¡Una pasada!

Playa de Carnon

Saintes-Maries-de-la-Mer

Nosotros no estuvimos, pero es digna de mención. Saintes-Maries-de-la-Mer es la capital de la Camarga y un pequeño pueblo de pescadores con casas blancas precioso. Los lugareños viven al ritmo del flamenco y las guitarras, y, en las lagunas, los toros, caballos y flamencos rosas se mezclan con el Mediterráneo como telón de fondo.

La Camarga Francia

Los cruceros más bonitos de Francia

Quien se decante por elegir el territorio galo dispondrá de una decena de regiones para navegar, como el de Alsacia y Lorena, la Bretaña, Aquitania, Charente, Lot, los valles del Loira y del Saona, el Canal del Este… Nosotros además de la ruta fluvial por la Camarga te recomendamos hacer el trayecto del Canal du Midi o el Canal de Borgoña:

Canal du Midi

El Canal de Medio Día lo mandó a construir Luis XIV para favorecer el comercio entre las regiones mediterráneas y atlánticas sin necesidad de atravesar el Estrecho de Gibraltar en el siglo XVII. Este canal une Toulouse con el Mediterráneo y discurre soleado entre viñedos y por algunas localidades medievales y bonitas ciudades amuralladas que salpican las orillas, como Carcassone o Beziers.

El Canal du Midi es uno de los canales navegables más famosos del mundo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, con una belleza especial gracias no sólo al paisaje, sino al canal en sí, con los pasos por las esclusas y los puentes-canales.

Canal de Borgoña

El Canal de Borgoña une París y Lyon, una síntesis perfecta de turismo enológico, artístico y cultural, al alojarse por aquí muchas bodegas en abadías y castillos. Son 1.500 kilómetros de ríos y canales que permiten dibujar una ruta de arte y viñedos por lugares como Auxerre, Dijon, Cluny, Paray-le-Monial, Vézelay, La Charitésur-Loire, Fontenay, o el propio castillo de Borgoña.

Alquiler barco fluvial Francia

¿Qué te ha parecido nuestro post sobre el crucero fluvial por Francia? ¿Alguna duda? ¿Incluirías algo más para este viaje? ¡Cuéntanos! Estamos deseando leer tus consultas, propuestas y experiencias. ¡Deja tu comentario más abajo!


Organiza tu viaje y ahorra mucho dinero con estos enlaces:


¿Quieres seguir leyendo más aventuras? Suscríbete al blog

   

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad.