Qué visitar en Marruecos: escapadas para fines de semana y/o vacaciones

Actualización: 2 octubre, 2020

Marruecos es el tipo de lugar que visitas una vez e inmediatamente sabes que volverás. Estamos enganchados a sentir que te has escapado a un lugar completamente diferente, donde duermes en riads opulentos, te aventuras en el desierto, admiras montones de especias en los mercados que sabes que nunca estarían en un menú de casa. Entonces te das cuenta de que ni siquiera estás tan lejos. Puedes estar en este país árabe-bereber, en la punta norte de África, en el tiempo que se tarda en llegar de Sevilla a Jerez de la Frontera (1 hora). En este post te contamos que visitar en Marruecos, después de que MJ se lo recorriera bien al estar durante dos años viviendo y trabajando en Melilla.

Eso sí, ella tiene sus rincones favoritos que ver en Marruecos y que te cuenta en este post, pero hay mucho más… para sentir eso que sentimos. Podría ser la forma en que Marrakech, la Ciudad Roja, brilla cuando sale el sol, o lo embriagador que es ver a magos y narradores moverse por la plaza Jemaa el-Fna mientras se pone el mismo sol. La emoción de regatear por alfombras, artesanías y baratijas de cobre dentro de la medina laberíntica de Fez. O tal vez sea esa vista de España, clara a través del Mediterráneo, mientras tomas un té en el Café Hafa en Tánger.

Con un rey relajado que afloja los lazos de la tradición y trae a los amantes de los viajes donde sentirse seguro, recorremos Fez, Alhoucemas, Saidia, Berkane, Nador, Cabo de Tres Forcas, Tetuán, Chauen, Meknes, Ifrane, MerzougaGargantas del Todrá y Tánger en diferentes escapadas que MJ hizo durante esos dos años. ¡Acompáñanos!

Qué visitar en Marruecos: Fez

Puedes perderse en las sinuosas calles de la medina de Fez y en su pasado. La ciudad imperial menos explorada de Marruecos es una de las urbes medievales mejor conservadas del mundo y, como resultado, Fez es perfecta para un recorrido histórico mágico. Sus numerosos restaurantes y excelentes hoteles tampoco te defraudarán. Para nosotros, una de las metrópolis más bonitas del país, que bien merece un viaje.

Dirígete al laberinto de Medina en Bab Bou Jeloud (la puerta azul) y ve por la calle principal de Talaa Kebira. Pasa por la exquisita Madraza de Bou Inania, las Curtidurías coloridas y la Madraza Attarine bellamente restaurada. Observa en Zaouia Moulay Idriss II, un santuario histórico, y visite la Mezquita Karaouine.

En Mellah, el barrio judío de Fez el-Jdid, se encuentra el Palacio Real. Desde las terrazas del suntuoso Sofitel Fès Palais Jamaï, o desde Borj Sud, al sur de la ciudad vieja amurallada, se pueden tener excelentes vistas de la medina.

Que ver en Fez

En resumen, aquí qué ver en Fez:

  • Curtiduría Chouwara: La curtiduría Chouwara es la más extensa y conocida de las cuatro curtidurías tradicionales que continúan con vida en el corazón de la medina de Fez.
  • Mezquita Al Karaouine: Construida en el año 859 bajo el mandato de Fátima al Fihriya, la Mezquita Al Karaouine es la mezquita más importante de Fez y uno de sus mayores complejos arquitectónicos.
  • Puerta Bab Bou Jeloud: La Puerta Bab Bou Jeloud (Bab Boujloud) es la puerta más importante de acceso a la Medina Fez el-Bali, la zona más antigua y con más encanto de la ciudad.
  • Palacio Real de Fez: Construido en el siglo XIV, el Palacio Real de Fez es uno de los más grandes y antiguos de Marruecos. Aunque no se puede visitar, merece la pena acercarse para contemplar sus siete puertas.
  • Mausoleo de Mulay Idrís: El Mausoleo de Mulay Idrís II es un santuario dedicado a Mulay Idrís II, rey de Marruecos entre los años 807 y 828 y uno de los fundadores de Fez.
  • Plaza Seffarie: Ubicada en el corazón de la Medina Fez el-Bali, en la Plaza Seffarine se conserva uno de los oficios más antiguos de Fez, el de los caldereros artesanos.
  • Madraza Attarine: Construida entre 1323 y 1325 bajo las órdenes del sultán Abu Said, la Medersa Attarine fue una de las principales escuelas musulmanas de la religión coránica de Fez.

Qué visitar en Marruecos: Nador y Cabo de Tres Forcas

Tanto Nador como el Cabo de Tres Forcas se encuentran en los alrededores de Melilla, una de las dos ciudades españolas en Marruecos. Nador está a 15 km de la Ciudad Autónoma de Melilla y es muy agradable pasear tranquilamente por el centro, el zoco y por el paseo marítimo. Muchos melillenses se acercan hasta aquí para hacer comprar y comer de vicio a un precio muy barato.

que ver en Nador

En cuanto al Cabo de Tres Forcas, ubicado justo en el otro extremo de Melilla, se pueden tener unas vistas espectaculares al mar desde lo alto de sus acantilados. Impresionante. Además, se puede echar el día en alguna de sus muuuchas playas vírgenes. ¡Estarás solo!

Alojamientos recomendados:

Qué visitar en Marruecos: Alhucemas

La ciudad se presenta moderna con una configuración de casas blancas, y algunas azules, sobre los acantilados o caen al mar hacia su pequeño puerto pesquero, a una hora y media de Melilla en coche. Es una ciudad muy animada por las tardes y noches, donde abunda la juventud. Hay que recordar que en Marruecos, la mitad de la población tiene menos de 20 años.

Como legado de la cultura española quedan numerosos edificios (la mayoría casas) construidas durante la época del General Sanjurjo. Se accede por la avenida Mohamed V, que se bifurca hacia la Plaza de igual nombre o por la Avenida de Hassan II hacia los nuevos ensanches. La plaza Mohamed VI, centro de la ciudad nueva, sobre la playa del Quemado destaca el centro cultural Melchor de Jovellanos, dirigido por el Estado español. Éste cuenta con una arquitectura similar a edificios del sur de España y fue en origen la comandancia militar.

Pero lo que más se destaca de este lugar es su peñón: El Peñón de Alhucemas. El Peñón es un islote perteneciente a España y situado en la bahía a 700 metros de la costa y a 84 kilómetros del territorio español más próximo. Integra un conjunto, junto con dos islotes deshabitados (el de Tierra y el de Mar), situados también a apenas 50 metros de la costa.

El Peñón de Alhucemas fue entregado por el Sultán Muley Abdalá en 1560 a la Corona española (en tiempos de Felipe II) a cambio de la protección de las invasiones otomanas. Fue ocupado definitivamente en tiempos de Carlos II, el 28 de agosto de 1673. Llegó a contar con más de 300 habitantes que ejercían el comercio con la cercana cábila de Beni Urriaguel. Se convirtió en un penal de presos comunes, políticos y desterrados, jugando un importante papel en la guerra del Rif. Hoy está ocupado por el ejercito español y se precisa de un permiso especial, en Melilla, para visitarlo.

que ver en Alhucemas

Qué visitar en Marruecos: Saidia y Berkane

Saida para Marruecos es como Benidorm para España, también en el Mar Mediterráneo Si te alejas un poco de la zona hotelera, puedes disfrutar de playas más tranquilas comer rico y abundante marisco a precios low cost.

Desde allí, a lo lejos, se pueden ver Las Chafarinas, otros peñones españoles, al igual que sucede con el de Alhucemas, la isla Perejil o el peñón de Vélez de la Gomera.

Que ver en Saidia

Cerca está Berkane, no es ciudad  turística, pero cuyo principales atractivos son las fruta y verduras, y tener tan cerca la frontera con Argelia. En sus cercanías está la fuente termal de Fezouane, muy popular, situada a 10 kilómetros en la carretera hacia Ahfir.

Qué visitar en Marruecos: Tetuán

Es una ciudad del norte de Marruecos, ubicada en las proximidades del Mar Mediterráneo, con las cordilleras del Rif de fondo, cerca de Tánger y de la otra ciudad española de Ceuta en Marruecos.

Tetuán fue la capital del Protectorado Español y así se puede observar en ciertos edificios de la gran metrópolis, con toques muy andaluces. De ahí que exista un gran contraste entre la ciudad nueva, muy española en su arquitectura, y la medina, de tonos mucho más discretos.

que ver en Tetuan

Su casco histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y allí puedes ver, además de la medina y sus murallas, el Palacio del Jalifa de estilo hispano-morisco, mezquitas, plazas, terrazas, jardines y a muchas mujeres vestidas con telas de rayas rojas y blancas que no se ven en ningún otro lugar de Marruecos. Si vas al Museo de Arte Marroquí verás una bella colección de trajes regionales.

En la zona nueva del ensanche puedes pasear por la plaza de Mulay Mehdi, donde está la Iglesia Nuestra Señora de la Victoria. No te vayas sin probar su delicioso Tallín de boquerones y su buen pescado fresco.

Qué visitar en Marruecos: Chefchaouen

Sin duda alguna, Chefchaouen, o Chauen, es una de las ciudad más bellas de Marruecos y un destino irresistible para pintores y artistas de todo tipo por el azul de sus calles. Todo está pintado de añil, hasta los suelos.

Tu visita puede comenzar en la medina, justo en la plaza de Uta al-Hammam, en la que se encuentra la Alcazaba con su bonito jardín andaluz y una mezquita. La plaza es el lugar ideal para disfrutar de un té de menta o para comer algo, en alguno de sus establecimientos, observando el ir y venir de la gente.

Que ver en Chauen
Foto: Aitor Audicana

Cerca está la Plaza de Makhzen desde donde se puede tomar un callejón que sale hacia Bab el-Ansar y la fuente Ras el-Maa, uno de los lugares más bonitos de Chauen. Desde allí, estarás en nada en Rif Sebbanin, el barrio de los lavaderos, con la Plaza de Sebbanin y su mezquita del siglo XV. Observarás a algunas mujeres que lavan la ropa en piletas como antaño. ¡Muy auténtico! No te olvides de Ras el Maa, el nacimiento del agua.

Qué visitar en Marruecos: Meknes

Meknes es la más modesta de las cuatro Ciudades Imperiales que tiene Marruecos, algo que hace de ella un lugar diferente, mucho más tranquilo y relajado que Fez, Marrakech o Rabat.

Al contrario que Marrakech u otras ciudades del sur del país, Meknes está rodeada de campos de cultivo, siendo los productos agrícolas una de las bases de la economía del municipio. En esta región se produce la mayor cantidad de vino de Marruecos, algo que ya sorprende por sí mismo, ya que los musulmanes tienen prohibido beber alcohol…

Gastronomía de Marruecos:

  •  La cocina marroquí es tan rica y variada como su cultura. Los favoritos incluyen tajines , dátiles, aceitunas y nueces, kefta (cordero picado sazonado), harira en época del Ramadán, entre otros.

Qué ver en Meknes:

  • Zocos: Un simple paseo por los zocos sirve para ver el día a día y ver qué nos encontramos en una ciudad más moderna que Fez. Muy interesante la artesanía y más barata que en otros lugares de Marruecos.
  • Plaza el-Hedim: La Plaza el-Hedim es a Meknes lo que la Plaza de Jamaa el Fna es a Marrakech, el centro de la vida pública y cultural de la ciudad. Los restaurantes y las terrazas se han instalado en las zonas donde antes se presenciaban las ejecuciones públicas y los terribles anuncios reales…
  • En los alrededores, están las ruinas de Volubilis. Volúbilis es una antigua ciudad romana donde se encuentran los restos arqueológicos mejor conservados y más visitados de Marruecos. Una visita imprescindible que ver en Marruecos que además fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESO en 1997.

que ver en Meknes

Qué visitar en Marruecos: Ifrane

Ifrane es un pueblo de montaña ubicado a 65 kilómetros al sur de Fez. Limpio y ordenado, Ifrane cuenta con parques, lagos y casas estilo alpino, de hecho se la conoce como «la Suiza de Marruecos».

Creada por los franceses en 1930 como destino vacacional, Ifrane es el lugar donde veranea la gente más adinerada del país. Durante el invierno constituye uno de los destinos de esquí más importantes de Marruecos.

  • Centro de la ciudad: Esta zona peatonal cuenta con bonitos bares, restaurantes y terrazas, siendo un lugar ideal para disfrutar y relajarse.
  • León de piedra: Está situado a escasos metros de las calles anteriores. Es el símbolo de Ifrane y lo talló un soldado alemán durante la Segunda Guerra Mundial en honor al último león del Atlas.
  • Universidad Al-Akhawayn: Fue creada en 1995 por el rey Hassan II de Marruecos y el rey Fahd de Arabia Saudí. Es una universidad que sólo pueden permitirse los más ricos. Echa un vistazo al impresionante campus…
  • Palacio Real: Aunque no se puede visitar, puedes recorrer su exterior con el coche para apreciar su magnitud.
  • Ver los monos en los campos de alrededor de la ciudad y su árbol más alto y longevo.

que ver en Ifrane

Qué visitar en Marruecos: Merzouga

El desierto está lejos de todo, por lo que tendrás muchas horas de carretera. Antes de llegar a las dunas Merzouga, haz una parada Erfoud. Se encuentra a 50 kilómetros al norte por carretera o por una pista que cruza una hamada donde abundan los fósiles y meteoritos. Es una pequeña ciudad moderna, centro administrativo de la zona, a 802 metros de altitud y dominada por un cerro coronado por el Borj del este. Tiene un importante mercado y recomendamos la visita a Carrier des fósiles.

Haz otra parada en Rissani, a 45 kilómetros de Merzouga. Es un importante palmeral fundado sobre la antigua ciudad de Sijilmassa. Es una de las bases de las antiguas caravanas que atravesaban el Sahara hacia Tombuctú, de la que todavía se pueden apreciar sus ruinas. Por los palmerales se pueden ver pueblos de barro, que parecen un auténtico «portal de Belén». ¡Impresionante! Además, cada año en octubre se celebrar el festival de los dátiles con numerosas manifestaciones llenas de colorido y tradición bereber.

Ahora sí, llegas al desierto de Marruecos por Merzouga. Lo primero que debes hacer es disfrutar de sus montañas de arena y luego conocer la cultura nómada de los Tuaregs. También puedes dar un paseo en camello y pasar la noche bajo la luz de las estrellas en una haima.

Desierto Marruecos Merzouga

A la vuelta, se pueden hacer otras paradas, como detenerse a admirar las Gargantas del Todrá, uno de los cañones rocosos más espectaculares que hayamos visto. Muchísimos escaladores vienen a disfrutar de su pasión.

Qué visitar en Marruecos: Tánger

Habitada por diferentes razas y religiones durante más de 2.500 años, Tánger es una ciudad cosmopolita con una historia antigua. Se trata de un extravagante municipio portuario en el extremo más septentrional de África.

Las glorias de Tánger en hoteles y cafés, teatros y cines retro, casi siempre como telón de fondo en películas como The Sheltering Sky , Spectre y Only Lovers Left Alive, se está reinventando para un público más amplio. El rey Mohammed se ha propuesto revivir esta metrópolis en la confluencia de Europa y África, el Atlántico y el Mediterráneo.

No es que la limpieza actual haya borrado hasta el último rastro de la disolución esencial de Tánger. En el aire, junto con los olores regulares de hachís, persiste una cualidad distintiva, bohemia, que ha llevado a una nueva generación de creativos a establecerse aquí.

Que ver en Tanger

Se necesitan días para dominar Tánger, un laberinto sin vehículos de callejones escalonados, arcos de adobe, murales de flores, tiendas de antigüedades cavernosas, morabitos (santuarios de santos) pintados de colores brillantes y callejones sin salida, con posibles guías al acecho. La Kasbah contiene algunos palacios hermosos, incluido el palacio del sultán, Dar el-Makhzen, ahora un museo y el palacio de Sidi Hosni.

¿Qué te ha parecido nuestro post sobre que visitar en Marruecos? ¿Alguna duda? ¿Incluirías algo más para este viaje? ¡Cuéntanos! Estamos deseando leer tus consultas, propuestas y experiencias. ¡Deja tu comentario más abajo!


Organiza tu viaje y ahorra mucho dinero con estos enlaces:   


¿Quieres seguir leyendo más aventuras? Suscríbete al blog

   

1 comentario en “Qué visitar en Marruecos: escapadas para fines de semana y/o vacaciones”

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad.