Escapada a Marruecos + Desierto: I expedición de El Club de la Aventura

Actualización: 26 septiembre, 2020

Amanece antes de lo normal para los 29 expedicionarios de la I expedición de El Club de la Aventura de Atomarpormundo: una escapada a Marruecos hasta llegar al Desierto del Sáhara. Antes de las seis de la mañana ya están con la ilusión a punto junto al autobús que nos lleva desde El Puerto de Santa María (Cádiz) a Tarifa (Cádiz). Hacemos un recuento de mochilas y pasaportes.

Para entrar en Marruecos no puede olvidarse el pasaporte y debe tener al menos tres meses de vigencia. Las dudas todavía son muchas: cómo será el viaje, qué nos esperará en el país vecino, nos sentará bien la comida, habrá seguridad… Son preguntas que brotan desde el desconocimiento. Vamos a responderlas todas, sin pausa pero sin prisa. Ya se sabe que en Marruecos ‘la prisa mata’. No nos queda otra que adaptarnos. En los viajes como en la vida no hay que apresurarse a saber, sin darnos cuenta, el tiempo nos dará las respuestas.

Cómo llegar a Marruecos

Poco menos de una hora dista entre España y Marruecos. Solo un estrecho separa dos culturas gemelas, dos pueblos unidos a lo largo de los siglos. Desde Tarifa (Cádiz), el puerto español más cercano a Tánger, tomamos el ferry rápido de la empresa FRS. Los primeros instantes son de zozobra. Una larga cola da varias vueltas al barco para poder sellar el pasaporte que nos permita entrar en territorio marroquí. Ellos funcionan a su ritmo, de nada importa que el barco esté lleno por las vacaciones de Semana Santa. Solo funcionan dos herramientas, tener paciencia o picaresca.

Expedicionarios El Club de la Aventura

Una vez en el lujoso y cómodo autocar que nos acompañará durante toda nuestra estancia, los rostros empiezan a relajarse aunque las preguntas siguen siendo muchas. La primera es… ¿cuándo cambiamos el dinerro? Pues sí, acertada pregunta. Por nuestra experiencia, y teniendo en cuenta las abusivas comisiones de los bancos españoles, es mejor cambiar euros por dírham en Marruecos. Es mejor pagar con moneda local.

En Tánger, fuera del puerto, hay varias casas de cambio de divisas en las que el viajero sale ganando (el cambio suele ser 10-11 dírhams por cada euro).

El viaje desde Tánger a Marrakech, nuestra primera parada antes de llegar al Desierto, es largo (6 horas), pero sea hace muy entretenido en grupo. Hay tiempo para la charla, para empezar a conocerse y para echar unas risas con cualquier excusa que nos vamos encontrando por el camino.

Riad en Marruecos

Repartimos habitaciones en la ciudad imperial a nuestra llegada y a descansar. El día ha sido inmenso y al día siguiente empezará la aventura (visitaremos Marrakech a la vuelta).

Alojamiento recomendado en Marrakech:

Ruta por Marruecos

Atlas

Con las primeras claras del día desayunamos en grupo en la terraza del hotel. Hay zumo natural recién exprimido, té moruno, tortitas con miel o mermelada y pan para las tostadas. Hay alegría y ganas de empezar en la gente. Nos ponemos en marcha.

Por delante tenemos la de Tizi N´Test, un paisaje asombroso y acongojante (o acojonante, como se prefiera). Desde el autobús solo se alcanza a ver tras nuestros pasos carreteras que serpentean la Cordillera del Atlas, con desfiladeros sin fin, bosque de los cedros y una naturaleza, nevada a trozos, que nos deja con la boca abierta.

Pronto llega un paisaje más inhóspito que si sigues puedes llegar a las populares gargantas del Todra por el valle del Dades.  También impresionante.

Ouarzazate

Para comer y reponer fuerzas paramos en Ouarzazate, el Hollywood de África, donde hay varios estudios en los que se han rodado afamadas películas como Gladiator, Babel, Asterix y Obelix, Star Wars o Lawrence de Arabia, entre otras muchas, así como la popular serie Juego de Tronos.

Valle del Draa

Lo que vino después también siguiendo siendo una película. El Valle del Draa, una continuación infinita de palmeras y casas de adobe, es un decorado natural perfecto. Las cámaras echan humo, nadie quiere dejar de llevarse una foto con la que mostrarle a mucha gente este tesoro que tantos todavía no conoce tanto. Los municipios de esta zona parecen un ‘Portal de Belén’ con el río Draa comao complemento. Un buen ejemplo puede ser el pueblo de Agdz o la kasbah de Ait Benhaddou, Patrimonio de la Humanidad.

Ait Isful

A estas alturas son ya varias las horas que llevamos en el autobús pero casi nadie lo recuerda. Aún así, por la dudas, empieza la animación entre las butacas. Toca cantar en un karaoke improvisado. Casi sin darnos cuenta, llegamos a nuestro primer campamento, Ait Isful, en el pre-desierto, cerca de Zagora.

La aventura empieza. El bus no puede pasar por un estrecho puente. Tenemos que apearnos y llegar a pie al campamento que está a una hora de camino. Por suerte, un coche de apoyo que nos acompaña lleva todas las mochilas. Vamos livianos, en grupo, bajo un hermoso manto de estrellas. Para muchos, por improvisada, la mejor caminata de la expedición.

Llegamos al alojamiento, un arenal entre dunas en los que se levantan las haimas que los hombres del desierto usan para dormir (tiendas de campaña de pelo de camello). En la más grande nos reciben con un té y una cena para recordar por siempre: harira deliciosa y tajin de verduras y naranja con canela.

¿Qué te ha parecido nuestro post sobre esta escapada a Marruecos? ¿Alguna duda? ¿Incluirías algo más para este viaje? ¡Cuéntanos! Estamos deseando leer tus consultas, propuestas y experiencias. ¡Deja tu comentario más abajo!


Organiza tu viaje y ahorra mucho dinero con estos enlaces:   


¿Quieres seguir leyendo más aventuras? Suscríbete al blog

   

2 comentarios en “Escapada a Marruecos + Desierto: I expedición de El Club de la Aventura”

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad.