Día 5 y 6: Jaipur, cómo vivir una boda india y cómo disfrutar de una tarde de cine de Bollywood

Para llegar a Jaipur, la capital de Rajastán, desde Delhi existen muchas posibilidades. Se puede viajar en tren (5-6 horas con varios servicios al día, el más conocido el Ashram Express), en avión (fuera de la temporada alta se pueden encontrar opciones low cost con IndiGo, Spicejet o AirIndia) o en autobús (280 kilómetros, unas seis horas de viaje).

jaipur

La ‘Ciudad Rosa’, construida en estuco rosado, se incluye en todas las rutas de los viajeros que quieren conocer el norte de La India. Sin duda su mayor reclamo es el Fuerte Amber, un complejo de palacios que se comenzaron a construir a finales del siglo XVI. Para subir en su último tramo se puede optar por un elefante (1.200 rupias, 16 euros) o jeep (300 rupias, 4 euros). Aparte, por supuesto, del precio de la entrada al recinto 200 rupias, poco menos de 3 euros. La visita, que puede hacerse por libre o con guía, lleva al menos un par de horas puesto que es muy extenso.

Palacios

Antes o después, en el camino al Fuerte se debe parar obligatoriamente en el Palacio de los Vientos (Hawa Mahala), un particular edificio lleno de ventanas, donde las mujeres que componían el harem veían la vida pasar (visita solo por fuera). También es interesante hacer una parada rápida en el Palacio del Agua y en Jantar Mantar, un observatorio astronómico (200 rupias, 2,6 €), y el Palacio de la ciudad.

jaipur

jaipur

jaipur

jaipur

 

De cine

Todo los vestigios del pasado de esta ciudad estuvieron bien, interesantes, pero nuestro verdadero objetivo en Jaipur era pasarlo mejor en una auténtica sesión de cine de Bollywood en el Raj Mandir Cinema, uno de los más aclamados del país (sesiones matinales, por la tarde y por la noche. Precio desde 120 rupias, 1,6 euros). Teníamos entradas para la película de moda en La India, “Sultán”, protagonizada por Salman Khan.

Nada más entrar en el hall, repleto de indios deseosos de poder acceder a la sala, el ambiente local nos dejó alucinados. Compramos nuestras palomitas y refrescos (eso es internacional) y fuimos pasando a un inmenso recinto con cientos de butacas en las que familias enteras iban cogiendo asiento. Nada más irse a negro la sala, comenzaron los gritos. No eran nada en comparación con los que se escuchaban cada vez que salía en pantalla el protagonista del film. Como si de un concierto se tratara, el público vitoreaba a Sultán, bailaban desde sus asientos al ritmo de la música de Bollywood o se enfadan con el enemigo que intentaba vencerle. Si la palabra espectáculo tuviera que tener una nueva acepción en la RAE debería ser: ver una película india en el Cine Raj Mandir de Jaipur.




jaipur

Boda india

Jaipur, estaba escrito, no pasaría en nuestra memoria como la ciudad de los monumentos, sino de los momentos. Si el cine nos pareció una experiencia insuperable, al día siguiente, el destino nos esperaba con otro plato fuerte. Íbamos camino de uno de los atractivos monumentales de los que hablan las guías cuando, de repente, vimos que al normal ajetreo de tráfico se le sumaba una calesa tirada por un caballo con pezuñas rosas y un señor muy elegante sentado en la parte de los asientos tirando dinero. Mandamos parar al autobús en mitad de la carretera. En El Club de la Aventura defendemos disfrutar de los momentos. ¡La vida es hoy! Estábamos asistiendo a una boda india, la misma de la que habíamos soñado ver muchas noches antes.

jaipur

Llegamos a tiempo. El novio estaba a punto de bajarse del carromato. La banda de música empezaba a sonar. El humo rosa, amarillo, azul de los botes que tiraban coloreaban el cielo. Los amigos y familiares del futuro marido repartían billetes (reales) a todos los que pasaban por allí.  La abuela, en el coche, nos pedía ayuda para salir y ver a su nieto. Conocidos y extraños bailaban sin parar. La novia, nerviosa porque solo había visto al novio en contadas ocasiones (se conocían sólo desde hacía varios meses, son bodas concertadas) esperaba nerviosa dentro en el mandap, una tienda decorada con flores donde se oficia el enlace. Hasta que no pasó un rato no nos dimos cuenta que… ¡la boda se iba a celebrar en nuestro hotel de Jaipur, el Park Regis!

Ya dentro, con más calma y al rato, volvimos. Tuvimos la suerte de que la tía del novio sabía inglés perfectamente porque vivía en Nueva York. Con detalle nos explicó los ritos que marca el casamiento. No hay detalle que quede a la improvisación. El día, que debe ser favorable, lo marca el sacerdote. La decoración, que está marcada, en parte por la tradición hindú. Los intercambios de las familias del novio y la novia (flores, agua,…) son frecuentes, ya que realmente la unión no es sólo de la pareja sino de todos los miembros de la unidad familiar.

La ceremonia del matrimonio, tan diferente a la nuestra, en la que el fuego tiene un papel fundamental. El traslado de la novia de la casa de sus padre a la del novio, uno de los momentos más entrañables, y tristes, de la ceremonia. Y, por supuesto, la recepción, en la que se baila, se come y se bebe. Por lo que nos consta, al final de la ceremonia fueron felices y comieron mucho, mucho… ¡curry!

jaipur


–> Aquí puedes encontrar vuelos baratos a India.

–> Aquí puedes encontrar diferentes alojamientos en India.

–> Si quieres recorrer el país, puedes alquilar un coche aquí. 

–> Aquí puedes contratar un seguro de viajes para viajar seguro.


Código Ética. “Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si realizas la compra de un producto siguiendo ese enlace, nosotros recibiremos una comisión. El uso de este enlace no incrementa el precio final para el consumidor. Gracias a este sistema, nos ayudas a seguir adelante con el mantenimiento del blog”.


Comparte con tus amigos....Share on FacebookShare on Google+Email this to someonePin on PinterestTweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page

One comment on “Día 5 y 6: Jaipur, cómo vivir una boda india y cómo disfrutar de una tarde de cine de Bollywood

  • Se vé que a expedición del Club de la Aventura ha tenido dos días inolvidable en Jaipur, por disfrutar de sus preciosos templos, cine y la boda india.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>