Baño cultural guatemalteco: Quetzaltenango (Xela), Chichicastenango y Lago Atitlán

Tras nuestro paso por México nos espera Guatemala. El país Maya por excelencia que, dejando a un lado su lastimosa situación económica, promete ser una auténtica maravilla cultural, natural y humana. Hemos querido entrar de lleno en la cultura guatemalteca y para eso, en la primera parte de nuestra ruta, la hemos planificado para hacerla coincidir con domingo y Chichicastenango, un binomio imprescindible para entender este país.

Chichicastenango

Quetzaltenango

Antes de llegar a esto, aterrizamos (realmente llegamos en bus desde la frontera) en Quetzaltenango, Xela para los amigos (viene de Xelajú, el nombre en maya). Es un buen lugar para ir acercándose a la esencia de este país. Una ciudad con tamaño perfecto, ni grande ni pequeña, relativamente segura y con cosas para ver, pero sin agobiar.

Chichicastenango

La mejor opción para dormir es Casa Doña Manuela pero si está lleno, como fue en nuestro caso, una alternativa barata es el Black Cat (45 quetzales, 4,5 euros por persona en habitación compartida), a solo una cuadra del Parque Centroamérica, el corazón de Xela.

Un buen amigo, Luis Briones, que pasó por allí un tiempo, nos hizo un buen recorrido que seguimos al detalle. La catedral, la Municipalidad, el Pasaje Enriquez para tomar algo… Y para cenar un pequeño rincón donde comimos como en casa, Tiguilá, un local con solo dos mesas, una familia haciendo tortitas a mano sin parar y un sabor exquisito; bueno, y lo mejor, el precio, una cena por 30 quetzales (3 euros).

Chichicastenango

 

Chichicastenango

Pero realmente nuestro viaje por Guatemala empezaba el domingo. A primera hora buscamos en la Terminal de buses, que aunque suene a gran estación no es más que una explanada junto al mercado, la manera de llegar a Chichicastenango.

Chichicastenango

Dimos con una señora que iba a vender allí. Nos contó su vida mientras llegaba el bus directo (20 quetzales, 2 euros, 2 horas. En caso de no ser directo hay que ir a Los Encuentros, cruce de caminos, y desde ahí en micro o bus a Chichicastenango) Ella iba a vender los frutos que había podido recoger esa semana. Casi como todos. Algo de leche, tomates, maíz y poco más. Nos contó que estaba separada, con tres hijos, y muchas horas de trabajo a sus espaldas. El resumen fue rápido, la mujer guatemalteca es la que sustenta a la familia, la que lleva para adelante lo de la casa y lo de fuera en una sociedad, dice, todavía muy muy machista.

 

El siguiente paso fue montarnos en el primer autobús (camioneta) guatemalteco. Sin duda una auténtica experiencia, el mejor termómetro para entender el país, a sus ciudadanos. Son algo así como los buses escolares americanos pero tuneados.

Chichicastenango

Al frente va el conductor y como compañero de fatigas, su ayudante; una especie de altavoz de todas las paradas, un hombre que igual pone las maletas en el techo del vehículo, cobra a los pasajeros, que agarra la gallina que se escapó de su jaula. En los asientos, filas de dos butacas en cada una, realmente caben seis, dos en cada línea más una tercera que va sentada entre el filo del asiento y el espacio que queda en el pasillo. Y cuando crean que ya no cabe nadie más porque las leyes de la física así lo dictan, entrará una señora con una canasta para ofrecer ricas tortillas. De todo menos aburrido.

Chichicastenango

Para suerte de nuestro cuadrado culo llegamos a Chichicastenango, otro pueblo situado en las Tierras Altas de Guatemala. Solo si vienen en jueves o domingo, días de mercado, merecerá la pena su visita. Pero sino es el caso, cambien el plan. No hay duda que este puesto infinito de mercadería variada en el que los indígenas compran y venden sus productos a lo largo de las calles del pueblo, es algo digno de vivir. No encontrarán un mercado más colorido y vivo en el mundo. Es mágico, es especial.



Chichicastenango

Panajachel

Aparte de esto, no hay mucho más. Así que nuestra ruta continuaba con destino el lago Atitlán (para llegar desde Chichi hay que tomar una micro hasta Los Encuentros -5 quetzales, 0,50 euros, 30 minutos-, después un bus hasta Sololá -3 quetzales, 0,30 euros- y por último hasta Panajachel -1 quetzal, 0,10 euros). Caía el sol y la imagen sobre un lago que se sitúa rodeado de volcanes es de las que se guarda para siempre en la retina. Llegamos a Panajachel, un buen punto para moverse por la zona. Demasiado turístico tal vez, pero bien comunicado. No había más fuerzas, desde las 6 de esta mañana, que para el descanso del guerrero en un más que correcto Hotel El Viajero (habitación privada con baño por 130 quetzales, 13 euros). Otra opción más mochilera, y cara (200 quetzales), es el Hostel Soft, pegado al primero.

Chichicastenango

Para moverse por el lago hay dos alternativas. Reservar un tour organizado (130 quetzales, 13 euros) o nuestra propuesta low cost, coger el barco público (sin hora fija, se va cuando se llena, por 20 quetzales, 2 euros). Imaginamos que sabréis cual elegimos.

Chichicastenango

Pues sí, la primera, más barata y genuina. Con el barco local llegamos hasta Santiago de Atitlán, el pueblo más visitado. Varias calles, hombres y mujeres vestidos con trajes indígenas muy coloridos, vistas espectaculares hasta el Volcán San Pedro (2.950 metros) y un santo, deidad o como quieran llamarlo, Rilaj Mam (nombre en maya), Maximón o San Simón, que tiene la particularidad que en su representación aparece fumando. Cada año los miembros de la cofradía lo cambian de casa y durante un año permanece en una de algún vecino. Cada mañana y cada tarde el chamán sube y baja al que llaman Dios de los alcohólicos y las prostitutas, a un pequeño altar improvisado.

Teníamos pensado visitar otros pueblos bonitos, y parecidos, del lago: San Pedro de Atitlán, para hacer una visita a nuestro amigo el barbero Fabricio, y San Marcos de la Laguna, pero el ambiente de Santiago nos envolvió y nos hizo olvidarnos del reloj. Y aquí nos quedamos hasta que el atardecer nos volvió a hacer soñar en un mundo maravilloso.

Chichicastenango

 


Gastos

*Por petición popular, con Guatemala empezamos a detallar los gastos diarios para que sirva de guía en viajes low cost para tod@s los viajer@s. Los gastos son para dos personas y por cada día expresados en la moneda local y en un cambio aproximado a euros. Recordamos que tenemos de presupuesto 20 euros por cada uno al día:

Día 1: Hostel (90Q, 9 €) + Comida (30Q, 3 €) + Supermercado (50Q, 5 €) + 2 refrescos (20 Q, 2 €). Total: 190 Q (18 €)

Día 2: Transporte ( 62Q, 6 €) + Mercado (20Q, 2 €) + Hostal (130Q, 13 €) Total: 212Q (20 €)

Día 3: Transporte (80Q, 8 €) + Guía (30Q, 3 €) + Comida (60Q, 6 €) + Supermercado (20Q, 2 €) + Hostal ( 130Q, 13 €) Total: 320 Q (30 €)


–> Aquí puedes encontrar vuelos baratos a Guatemala.

–> Aquí puedes encontrar diferentes alojamientos en Guatemala.

–> Si quieres recorrer el país, puedes alquilar un coche aquí. 

–> Aquí puedes contratar un seguro de viajes para viajar seguro.


Código Ética. “Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si realizas la compra de un producto siguiendo ese enlace, nosotros recibiremos una comisión. El uso de este enlace no incrementa el precio final para el consumidor. Gracias a este sistema, nos ayudas a seguir adelante con el mantenimiento del blog”.


Comparte con tus amigos....Share on FacebookShare on Google+Email this to someonePin on PinterestTweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page

2 comments on “Baño cultural guatemalteco: Quetzaltenango (Xela), Chichicastenango y Lago Atitlán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>