Visitar el Desierto de Gobi, uno de los más extremos del mundo

Actualización: 30 junio, 2022

El Desierto de Gobi es el motivo principal que lleva a miles de viajeros a conocer Mongolia. Y, por supuesto, nuestro sueño por cumplir cada vez que pensábamos en este país asiático. Al principio puede sonar extraño que un simple desierto pueda condicionarte para visitar un destino, pero fue pisar la arena del Gobi y entender el por qué. Hay sitios que tienen un imán especial.

Que en un lugar tan recóndito y con un clima tan extremo se encontrara el yacimiento arqueológico de fósiles de dinosaurios más grande e importante del mundo no puede ser más que fascinante. Y si a eso le sumamos monasterios con una larga historia, dunas de 200 metros, paisajes lunares y acantilados de fuego… Venga, no te contamos más. ¡Prepara tu equipaje que nos vamos de ruta para visitar el Desierto de Gobi!

Cómo moverse por el Desierto de Gobi

Antes de empezar, te estarás preguntando por dónde empezar en un desierto. Para que el viaje sea un éxito, y si no tienes mucho tiempo, es necesario que prepares bien la escapada y que reserves un día para contratar las excursiones en Ulán Bator, la capital del país. La tarea es compleja porque la logística es complicada, no hay mucha información en Internet y las comunicaciones con los pueblos y campamentos nómadas es casi una entelequia. Nosotros, que hicimos este viaje con de El Club de la Aventura, nuestra propuesta para viajar con nosotros de manera auténtica, aventurera y a un precio justo, lo hicimos con una agencia local para preparar los días que íbamos a pasar en el Gobi. Si quieres que te pasemos el contacto de nuestra agencia de viajes de Mongolia, solo tienes que escribirnos a info@atomarpormundo.com

Si no tienes menos tiempo que nosotros y además quieres comodidad, te dejamos esta excusión de un día que tiene preparada Civitatis.

Excursiones al desierto Semi Gobi desde Ulán Bator:

Dónde está el Desierto de Gobi

El desierto de Gobi (en mongol significa ‘desierto’) es una gran región desértica que extiende por las provincias del norte de China y por el sur de Mongolia. Es una de las zonas desérticas más grandes e importantes del mundo y ocupa el 30% del territorio mongol.

El desierto de Gobi de Mongolia es ver vastas extensiones y sufrir condiciones extremas (su terreno casi plano alberga calor asfixiante, vientos fuertes e inviernos helados que comienzan en septiembre), pero tiene algo especial. Reserva un ger, o yurta, para experimentar el Gobi como lo hicieron los nómadas del desierto. Para ayudarte con la planificación, te dejamos algunos de los imprescindibles que no puedes perderte en el Gobi. Vamos con ellos.

Qué ver en el Desierto de Gobi

Baga Gazryn Chuluu

Este lugar de rocas graníticas ubicado en medio del Desierto de Gobi es de lo más característico. Ubicado a 2 horas al sur de la capital del país, tiene una extensión de unos 300 kilómetros cuadrados. Merece la pena su visita por la autenticidad del lugar, parece un paisaje lunar.

Lo mejor que se puede hacer en la zona es senderismo para apreciar el paisaje y los diferentes elementos de gran valor patrimonial que se pueden encontrar como los dibujos rupestres datados del último periodo de la Edad de Bronce, ubicados en la Black Mountain. A un kilómetro aproximadamente están las cuevas Hunnu, un sitio arqueológico donde, en 1989, se encontraron hasta 64 tumbas de la etnia Hunnu, además de otros elementos como arcos, herramientas y objetos de decoración como jarrones.

Senderismo en el Gobi

También verás la cueva Jargalant, una cueva de 18 metros de largo a la que se puede acceder a pie, pero el tramo final es tan angosto que será necesario arrastrarse.

Las “spring waters for the eyes” son un pequeño agujero de 50 centímetros de profundidad enclavado en una roca desde donde sale agua. Se dice que hay que pasarse esta agua por los ojos y mejorará tu visión gracias a sus propiedades minerales.

No te puedes perder las ruinas del monasterio, que aunque quedan muy pocos elementos en pie, la importancia del lugar radica en que, según dicen, aquí es donde vivía el monje que creó el símbolo de Mongolia que ondea en la bandera del país.

Por último, el punto más alto del lugar, el Takhilgyn Khavtsal, que se eleva a 1.768 metros sobre el nivel del mar. Las vistas desde aquí son extremadamente bonitas. Además se pueden avistar cabras montesas y pequeños animales.

Te interesa:

Tsagaan Suvraga o White Stupa

La estupa blanca (o White Stupa en inglés o Tsagaan Suvraga en mongol) es otra de las paradas imprescindibles que ver en el Desierto de Gobi.

Se trata de unos unos acantilados que, vistos desde abajo y desde lejos, nos recuerdan a una ciudad en ruinas. Estos acantilados tienen 400 metros de largo y hasta 60 metros de alto, y hace 10 millones de años estaban sumergidos bajo el agua. Una vez se secó el mar que los cubría (debido al viento y otros fenómenos naturales) el aspecto de la roca fue cambiando de color. Esto se sabe por los distintos colores que tienen en la actualidad las diferentes capas de los mismos, que indican los distintos periodos de tiempo.

Las formaciones inusuales de estas montañas te harán sentir como si estuvieras en otra época o, incluso, en otro planeta. Se trata de un lugar muy chulo para sacar buenas e originales fotografías. Este insólito lugar cambia totalmente cuando llueve, pues al caer el agua por los acantilados estos se convierten en unas impresionantes cascadas. Así que… ¡cuidado!

Yolin Am o el Valle de las Águilas

Yolyn Am, también conocido como el Valle del Águila o Valle de los Buitres, se encuentra en el Parque Nacional Gobi Gurvansaikhan. Es el último glaciar que queda en el desierto y es otra parada imprescindible en tu ruta por el Desierto de Gobi.

Se trata de un cañón de 40 kilómetros, un lugar ideal para hacer una ruta caminando. La caminata dura unas dos horas, aproximadamente y la primera imagen del sitio (si vas en verano) es un bonito valle verde por el que discurre el cauce de un río. Conforme vas caminando y te vas adentrando al valle, empiezas a transcurrir por unos pasadizos con unas paredes de piedra tan altas que evitan que, incluso en verano cuando el sol aprieta, se deshaga el hielo que se ha ido acumulando en inverno.

Trekking en el Gobi

Además, el valle de las Águilas, es el lugar perfecto para el avistamiento de la típica fauna del país, como son las cabras montesas, los buitres y águilas, pequeños roedores o incluso al famoso leopardo de las nieves.

En la entrada del Parque Nacional encontrarás un pequeño museo que muestra algunos fósiles de dinosaurios, así como una exposición sobre la fauna del Desierto de Gobi. 

Dunas de arena de Khongor

Otro lugar que no puede faltar en tu visita al Desierto de Gobi son las dunas de arena de Khongor (Khongoryn Els en mongol). Es, para muchos viajeros, uno de los lugares más bonitos dentro del desierto.

Estas dunas se encuentran ubicadas en el Parque Nacional de Gurvan Saikhan, que en el lenguaje mongol significa “arenas cantarinas” por el sonido que emite el viento al mover la arena. La duna de Khongor, la más espectacular, alcanza los 200 metros de altura y los 180 kilómetros de largo.

Que ver en el Desierto de Gobi

Para los más atrevidos, podréis subir a la cima de alguna duna, cosa que aunque parece muy fácil, no lo es, por la inclinación de la misma, la contra acción del viento y la arena que con la velocidad del viento te pica como si te estuvieran pinchando. A pesar de estas dificultades, escalar las dunas es impresionante y una vez en la cima las escucharás “cantar” mientras sientes una sensación de paz y calma.

Te recomendamos que la subas en la salida o la puesta de sol, todo un regalo para los sentidos.

Visitar el Desierto de Gobi

Flaming Cliffs

Los Flaming Cliffs, o los también llamados Acantilados de Fuego o BayanZag, son uno de los motivos principales que llevan a miles de viajeros al Desierto de Gobi. Reciben este nombre por el color rojo intenso que adquieren las montañas cuando el sol cae a última hora de la tarde, así que no puedes irte del lugar sin ver un atardecer desde aquí. Es realmente alucinante ver cómo todo a tu alrededor se torna de color fuego.

Viajar al Desierto de Gobi

Pero no es su belleza lo que los hace tan singulares, que también. La razón principal por la que BayanZag es una zona tan importante dentro del Desierto de Gobi es porque aquí, en 1922, un paleontólogo estadounidense descubrió el yacimiento de fósiles de dinosaurios más importante del mundo. El señor Andrews, que así es como se llamaba el explorador, descubrió (por casualidad) cientos de huevos de dinosaurios y esqueletos completos en perfecto estado. Además se identificaron hasta 140 especies diferentes, algunas de ellas de más de 80 millones de años.

En la actualidad se siguen haciendo descubrimientos y en 2013 se encontraron nuevos huevos de dinosaurio. Aunque en el museo natural de Ulán Bator, la capital de Mongolia, se pueden ver algunos ejemplares de los fósiles encontrados en esa expedición, la mayor parte se encuentran en el museo de Historia Natural de Nueva York.

Sin embargo, todavía hoy podrás ver algunos fósiles de dinosaurios en esta zona que han dejado expresamente para que los visitantes los puedan ver y sentirse como el mismísimo señor Andrews cuando los encontró.

Monasterio de Ongii Khiid

El Monasterio de Ongii Khiid,se encuentra en Saihan-Ovoo Soum, en medio del desierto de Gobi y en su origen fue uno de los monasterios más grandes de Mongolia.

Fue fundado en 1660 y consistía en dos grandes complejos, uno y otro en cada orilla del río Ongi (de ahí el nombre), río que atraviesa esta zona semidesértica de Gobi. En su época de máxima esplendor llegó a albergar a más de 1.000 monjes, 4 universidades de budismo y 30 templos.

Pero la era Dorada llegó a su fin cuando, en la década de 1940, el comunismo se extendió por Mongolia. Ambos complejos del monasterio fueron destruidos, la comunidad budista fue expulsada del lugar y más de 200 monjes fueron asesinados. Los que sobrevivieron fueron arrestados, obligados a reclutarse en el ejército, encarcelados o llevados a Siberia. Algunos que consiguieron escapar se convirtieron en granjeros.

Viaje al desierto de Gobi

Tras la revolución democrática de Mongolia en 1990, algunos monjes regresaron al monasterio para continuar con su educación budista. En la actualidad se puede ver el antiguo monasterio, que va siendo reconstruido, las ruinas de algunos templos y un ger convertido en un pequeño museo de historia con objetos que fueron rescatados.

Desierto de Gobi mapa

¿Qué te ha parecido nuestro post sobre visitar el Desierto de Gobi? ¿Alguna duda? ¿Incluirías algo más para este viaje? ¡Cuéntanos! Estamos deseando leer tus consultas, propuestas y experiencias. ¡Deja tu comentario más abajo!


Organiza tu viaje y ahorra mucho dinero con estos enlaces:


¿Quieres seguir leyendo más aventuras? Suscríbete al blog

   

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad.