Visitar Doñana, la mayor reserva ecológica de Europa

Actualización: 2 noviembre, 2020

Una de las joyas que tenemos en Andalucía es el Parque Nacional de Doñana, la mayor reserva ecológica de Europa nada más y nada menos. Ocupa 54.000 hectáreas que junto al Parque Natural con 68.000 hectáreas conforma el Espacio Natural de Doñana, abarca las provincias de Sevilla, Huelva y Cádiz, y cuenta con cuatro ecosistemas únicos -playas, dunas, marismas y bosque mediterráneo-. Además es lugar de paso, cría e invernada para miles de aves africanas y europeas, y conviven con muchísimos mamíferos como el famoso lince ibérico, en serio peligro de extinción. Por todo esto, y mucho más que te contamos a continuación, visitar Doñana es una tarea obligada antes de morir, como se suele decir. ¡Comenzamos!

Cómo llegar a Doñana

La también Reserva de la Biosfera y Patrimonio Mundial por la UNESCO forma parte de tres provincias andaluzas, por lo que llegar hasta ella es tarea sencilla.

  • Si lo haces por Sevilla debes tomar la autovía A-49 en dirección Huelva hasta la salida 48 y seguir las indicaciones hacia Almonte-Doñana. Pasado Almonte, tienes que continuar por la A-483 unos 14 kilómetros más y seguir las señales hacia El Rocío. Una vez allí, coge el desvío Rocío-Sur.
  • Si vas desde Huelva hay varias opciones: la primera es tomar la autovía A-49 dirección Sevilla hasta la salida 50, seguir las indicaciones hacia Almonte-Doñana, y continuar por la A-483 hasta El Rocío. La segunda es tomar la carretera costera A-494 hacia el este, es decir, hasta Matalascañas, y luego continuar hacia el norte por la A-483 unos 15 kilómetros más hasta El Rocío, para finalmente, coger el desvío Rocío-Sur.
  • Si te encuentras en Cádiz, debes ir hasta Sanlúcar de Barrameda y cruzar el río Guadalquivir. Eso sí, éste es uno de los accesos más restringidos, por lo que no puedes ir por tu cuenta. Tienes que contratar una excursión previamente.

Ruta en bici: Doñana

Cómo visitar Doñana

El Parque Nacional de Doñana puedes visitarlo de dos maneras, por libre o con una excursión. Te contamos las ventajas y desventajas de cada una.

Lo primero que debes saber es que si lo haces por libre no podrás acceder a muchas zonas del parque que están restringidas al visitantes. Te recomendamos que visites alguno de los centros de visitantes y de interpretación que están repartidos por el parque para seguir las rutas que existen a pie, en bici o en vehículo. Hay muchísimos caminos para los senderistas con observadores al lado de las marismas para poder contemplar la fauna de forma tranquila.

Si optas por una visita organizada, debes saber que existen diferentes empresas que lo llevan a cabo. Una vez lo tengas claro, la excursión la puedes hacer de muchas formas: en rutas en vehículos 4×4, a caballo, por las dunas, por las marismas, o un completo visitando cada uno de los ecosistemas. Lo bueno que tiene este tipo de tours es que habrá un guía explicando toda la orografía de Doñana y animalitos al detalle.

Visitas guiadas a Doñana:

Nosotros vivimos en Aznalcázar, un municipio de Sevilla, en pleno corazón de Doñana donde reside la familia materna de MJ. Como te imaginarás accedemos al parque día sí y día también, pero estamos deseando hacer alguna de esas excursiones porque seguro que se nos escapan cosas y porque… no hemos conseguido ver al escurridizo lince ibérico después de tantos años aquí.

Nos consta que la Cooperativa Andaluza Marismas del Rocío es una buena opción para hacerlo. Llevan 40 años mostrando todos este tesoro ecológico y es la única que recorre los cuatro ecosistemas: playas (30 kilómetros de ellas, desde Matalascañas hasta Sanlúcar de Barrameda), duna (28 kilómetros de extensión), marismas (atrae hasta aquí a 300 especies de aves llegadas desde distintas partes del mundo) y bosque mediterráneo (donde se encuentra el Palacio de las Marismillas, sí, el lugar de vacaciones de muchos de nuestros presidentes del Gobierno).

Centro de visitantes de Doñana

A Doñana llegan miles de aves cada año, ya que hacen parada durante sus procesos migratorios. Pero no son las únicas habitantes del parque nacional. Puedes ver ciervos, gamos, jabalíes, nutrias, conejos, gatos monteses, meloncillos, ratones, ratas de campo, murciélagos, musarañas o vacas marismeñas, además del rey de la reserva: el lince ibérico. Todo un símbolo.

Para saber dónde puedes verlos, a modo safari, deberás pasarte por alguno de sus centros de visitantes e interpretación. Te los enumeramos a continuación:

  • La Rocina: Se encuentra a sólo 1 kilómetro de El Rocío por lo que es accesible a pie desde el popular pueblo. Desde allí parte un sendero, la ruta ‘Charco de la Boca’, que recorre el arroyo La Rocina y cruza una frondosa zona de pinares hasta llegar a varios observatorios de aves. Además, se puede visitar una pequeña choza que, a modo de exposición, muestra cómo eran las viviendas tradicionales en las que residían los habitantes de la zona. Este centro es accesible para personas en silla de ruedas.
  • Palacio del Acebrón: El Palacio del Acebrón tiene una interesante exposición sobre los usos tradicionales de la tierra en Doñana. Se encuentra en la Zona Protegida del Arroyo de La Rocina, a unos 7 km al noroeste del Centro de Visitantes de La Rocina. El Sendero del ‘Charco del Acebrón’ tiene aproximadamente 1,5 km de longitud y comienza junto al aparcamiento, adentrándose en un impresionante mosaico de bosques de alcornoques, cañaverales y pinares, y el bosque de ribera más denso que puedas imaginar. Sin duda, es uno de los lugares que no debes perderte en tu visita a Doñana. Se recomienda visitarlo en otoño y primavera.
  • El Acebuche: El acceso está situado a  unos 11 km al sur de El Rocío y a unos 3 km al norte de Matalascañas en la carretera A-483. Los autobuses hacen parada en este cruce si se le pide al conductor. Ahí comienza una estrecha carretera asfaltada de unos 2 km que conduce hasta el centro de visitantes. Desde El Acebuche parten dos rutas que suelen ser bastante demandadas: el sendero peatonal ‘Laguna del Acebuche’, que en 1,5 kilómetros recorre la orilla sur de una antigua laguna, y el sendero peatonal ‘Lagunas del Huerto y las Pajas’, que  durante 3,5 Kilómetros y recorre zonas de cotos y pinares.
  • Fábrica de Hielo: Situado en el barrio marinero de Bajo de Guía, en la ciudad de Sanlúcar de Barrameda. Esta antigua cofradía de pescadores y fábrica de hielo, hoy rehabilitada como Centro de Visitantes ofrece una visión general del espacio natural y da a conocer sus distintos aspectos: desde la flora y la fauna que compone el paisaje hasta la riqueza del ecosistema marino asociado a la desembocadura del Guadalquivir.
  • José Antonio Valverde: Está situado al borde del Parque Nacional, en plena Marisma de Aznalcázar, a unos 60 km al este de El Rocío. Existe un acceso público señalizado desde Sevilla por la Puebla del Río y otro desde Villamanrique de la Condesa. Debes tener cuidado si lo visitas en la época de lluvia ya que, aunque el camino se ha mejorado bastante, puede tener ciertas dificultades. En primavera, la colonia de cría de garzas y moritos es uno de los principales atractivos del Parque Nacional. A nosotros nos encanta.
  • Los Centenales: Está situado junto al núcleo urbano de Hinojos en un parque del mismo nombre. El singular edificio, de diseño moderno, pero integrado en el entorno, permite observar el paisaje a través de sus amplias cristaleras. La exposición muestra las costumbres y aprovechamientos del municipio y los principales ecosistemas del Parque Nacional de Doñana. Y hay una laguna artificial con vegetación natural, que rodea parte del edificio, y repoblada con peces autóctonos.
  • Dehesa de Abajo: Se encuentra en uno de los antiguos cortijos tradicionales del aljarafe sevillano, donde hay pinares, acebuches, lagunas y marismas del Guadalquivir. Una vuelta por sus instalaciones le permitirá conocer un poco más sobre la importante colonia de cigüeñas que lo puebla, la mayor de Europa. Es uno de nuestros preferidos, porque además tiene una zona recreativa y otra para sentarte a comer con platos de campo que nos maravilla.
  • Guadiamar: Este se encuentra en nuestro pueblo, en Aznalcázar, a escasos metros del río Guadiamar, el último gran afluente del Guadalquivir antes de su desembocadura. Es el punto de partida del  Corredor Verde y sus proximidades, que hoy está lleno de vida tras el sonado accidente minero ocurrido en 1998. El Corredor Verde ha supuesto la creación de un pasillo ecológico que conecta Sierra Morena y Doñana. Aquí además está la Dehesa nueva y el Vado del Quema, dos paradas importantes de las hermandades del Rocío.

Vado del Quema

El Rocío (Huelva)

Ya lo hemos ido comentando… pero por si acaso. No podemos hablar de Parque Nacional de Doñana sin mencionar El Rocío. Pasear por sus calles de arena al más puro oeste y dejarse llevar por sus encantadoras casas andaluzas y marismas ya merece la pena.

Tanto si eres religioso como si no, la Ermita del Rocío, donde se encuentra la Virgen del mismo nombre y que tantos peregrinos veneran y recorren cientos de kilómetros a pie para llegar hasta aquí durante la época de Romería (fin de semana del domingo de Pentecostés), es también una visita obligada. Pasar media jornada en esta aldea es un gustazo. Mejor ir en días no festivos.

Que ver en El Rocio

Aznalcázar (Sevilla)

Tampoco podemos pasar por alto nuestro hermoso pueblo, a 25 kilómetros de Sevilla capital. Tiene 4.000 habitantes y se encuentra en la comarca del Aljarafe. Su término municipal, uno de los más grandes, se extiende hacia las marismas, brazo de la Torre, con 15.000 hectáreas situadas en el Parque Nacional de Doñana.

Tienes que visitar el Ayuntamiento, la Capilla de Jesús Nazareno, la Iglesia parroquia de San Pablo, el Arquillo, la Fuente vieja y el puente romano (en ruinas pero de gran valor) al lado del centro de visitantes. Y si tienes tiempo, puedes disfrutar del Corredor Verde, de los Pinares de Aznalcázar y, por supuesto, de Doñana.

Servicios, buenas comunicaciones para el visitante y muuuchísima tranquilidad. Nuestro paraíso.

Iglesia Aznalcazar

Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

En la parte gaditana, te recomendamos una parada en Sanlúcar de Barrameda, y si es en agosto, mejor, porque coincidirás con las famosoas Carreras de Caballo en la playa. Se trata del espectáculo ecuestre más antiguo de España y casi que de Europa.

También deberías visitar la Plaza del Cabildo, el Palacio Ducal de Media Sidonia y su espectacular archivo, el Templo de Nuestra Señora de los Desamparados, el Ayuntamiento, la Parroquia de Nuestra Señora de la O, el Castillo de Santiago, la muralla y las Covachas (una lonja de mercaderes de estilo gótico).

Carreras de caballo de Sanlucar

Playas de Doñana

Doñana tiene una de las costas vírgenes más amplias de Europa. Pocas zonas pueden presumir de tener 30 kilómetros de costa protegidos y que están abiertas a todo el mundo. La playa de Doñana está situada entre Matalascañas y la desembocadura del Guadalquivir (Sanlúcar de Barrameda) y existen diferentes zonas para poder disfrutar de la calma del mar y del sol de Andalucía.

  • Cuesta Maneli: Esta playa es nuestra preferida de Huelva y a la que vamos muy a menudo. Ojo que llegar hasta ella tiene lo suyo, pero tiene premio. Tienes que andar 1,5 km por un sendero entre dunas repletas de arbustos y pinos. Y es que esta playa está situada en pleno Parque Natural de Doñana. Debes dejar el coche en un parking que cuesta 2 euros en verano, aunque es libre el resto de temporada. Está situada entre Matalascañas y Mazagón y aquí nadie te va a molestar con la sombrilla. Te aseguramos que, si quieres, vas a estar solo, aunque vayas en pleno agosto (en este caso, casi solo). La playa de Cuesta Maneli es salvaje. Llena la mochila con bocadillos y bebidas porque no hay ningún chiringuito ni bar en varios kilómetros a la redonda.
  • Torre del Loro: Situada al lado de Cuesta Maneli, en dirección a Mazagón, y cerquita del Camping Doñana Playa, está vigilada por una antigua torre que da nombre a la misma. De arena fina rubia y unas aguas cristalinas verdosas, la playa que pertenece a Almonte está formada por unos acantilados de arenisca que llegan a los 30 metros de altura y sobre los cuales se forman dunas móviles. Al estar tan cerca del camping es algo más concurrida. Puedes llegar en coche y dejarlo en el aparcamiento por 2 euros. También hay que caminar un ratito.
  • Torre de la Higuera: Justo antes de llegar a Matalascañas te encuentras con este paraíso onubense. Es una playa muy utilizada para practicar deportes, ya que está muy próxima al municipio.
  • Matalascañas: Esta playa del municipio de Matalascañas es muy concurrida. Es el lugar de veraneo para muchos, pero sobre todo, para los sevillanos. Te la ponemos en la lista porque, además de ser una playa urbana con más de cuatro kilómetros con una anchura media de 80 metros, es la única playa que tiene acceso directo a pie a las playas del Parque Nacional de Doñana.
Playa Torre del Oro
Playa Torre del Oro

Dónde dormir en Doñana

Si te decides pasar unos días por la zona para conocer bien todo lo que ofrece el Parque Nacional de Doñana tienes muchas opciones de alojamiento.

  • Si estás en Huelva puedes optar por El Rocío, Matalascañas o Mazagón. Son las zonas más cercanas.
    • El Rocío: un buen sitio donde dormir es el Palacio Doñana. Se trata de un hotel pequeñito con mucho encanto de 17 habitaciones, donde la tranquilidad está asegurada. También a tan solo 100 metros de la ermita y con unas vistas increíbles al Parque Nacional de Doñana se encuentra el Hostal Rural La Fonda del Rocío.
    • Si prefieres la zona de playa y decides ir a Matalascañas, puedes elegir el Hotel Flamero, situado en primera línea de playa. Y en Mazagón, te recomendamos el Parador de Mazagón. Está ubicado en pleno Parque Nacional y lo único que te ‘molestará’ será el ruido de los animales.
  • En la provincia de Cádiz, puedes hospedarte en Sanlúcar de Barrameda. Para nosotros, la mejor opción es Macia Doñana. Se trata de un hotel moderno de estilo andaluz y cerquita del centro de la localidad.
  • Y si quieres quedarte en la provincia de Sevilla puedes hacerlo en Hacienda Olontigi, en Aznalcázar, lo mejor en calidad-precio.

Corredor Verde

Dónde comer en Doñana

También tienes cientos de opciones para comer por el entorno de Doñana. Nosotros aquí solo te vamos a nombrar sólo algunas opciones.

  • El Toruño, situado en El Rocío, es uno de los pocos restaurantes que ofrecen carne de Ternera Mostrenca, criadas en el Parque Nacional de Doñana. Así que si eres amante de la carne y quieres probar este tipo, éste es tu sitio.
  • Si estás por la provincia de Cádiz debes ir sí o sí a Casa Balbino, en Sanlúcar de Barrameda, y probar sus riquísimas tortillas de camarones y pescaítos fritos. También sus aliños, o cualquier cosa, porque allí todo sabe a gloria y más si lo riegas con un vino de la zona, manzanilla, por ejemplo.
  • En el aljarafe sevillano, te recomendamos un día de campo en el cortijo de la Dehesa de Abajo. O puedes hacerlo en el Restaurante No ni ná de Aznalcazar, con productos tradicionales, una cocina moderna y buenos precios.

¿Qué te ha parecido nuestro post sobre visitar Doñana? ¿Alguna duda? ¿Incluirías algo más para este viaje? ¡Cuéntanos! Estamos deseando leer tus consultas, propuestas y experiencias. ¡Deja tu comentario más abajo!


Organiza tu viaje y ahorra mucho dinero con estos enlaces:   


¿Quieres seguir leyendo más aventuras? Suscríbete al blog

   

1 comentario en “Visitar Doñana, la mayor reserva ecológica de Europa”

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad.