Viaje a Kenia y Tanzania: el mejor safari del mundo

Actualización: 11 septiembre, 2018

El este de África guarda dos tesoros: Kenia y Tanzania. Estos países vecinos, con idiosincrasia y culturas distintas, guardan también puntos en común. Los safaris, que descubren la riqueza animal de estas dos naciones, son la mejor manera de descubrirlos. En este post te queremos contar nuestra experiencia de viaje por Kenia y Tanzania en el que ha sido el mejor safari del mundo, al menos para nosotros y hasta la fecha.

Ruta con mapa de Kenia y Tanzania (10 días)

Nairobi (Kenia) – Masai Mara (Kenia) – Serengueti (Tanzania) – Ngorongoro (Tanzania) – Mto Wa Mbu (Tanzania) – Arusha (Tanzania) – Moshi (Tanzania) – Dar es Salaam (Tanzania)

Cómo llegar a Kenia

Esta ruta se puede hacer empezando desde Kenia o desde Tanzania. Lo mejor es que mires las mejores ofertas de vuelos para las fechas que necesitas en este enlace y compares. Quizás los vuelos con escala te salgan más barato.

En Kenia la mejor opción para volar es Nairobi. Al ser uno de los grandes hub de África, suele tener precios más competitivos que Dar es Salaam, la alternativa si quieres volar a Tanzania.

Hoteles cerca del aeropuerto de Kenia 

Si tienes contratado un safari siempre se suele llegar el día de antes al destino. Una manera de ahorrar en el paquete completo del safari es que reserves por tu cuenta la noche de llegada. Si además eliges alguno de los hoteles que hay cerca de los aeropuertos, te ahorras el transfer de recogida porque la mayoría lo incluye.

En el caso de Nairobi te recomendamos, sin lugar a dudas, el Four Points by Sheraton Nairobi Airport. Es un hotel nuevo, muy limpio, cómodo, con piscina, un súper desayuno buffet, a dos pasos del aeropuerto y es en el que nos hospedamos. En este enlace puedes reservarlo al mejor precio.

Hotel en Kenia

Si vuelas a Dar es Salaam, también conviene quedarse la noche de antes de empezar el safari cerca del aeropuerto. Desde el aeródromo hasta la ciudad puedes pasar varias horas por los atascos y tampoco te perderás mucho. Nosotros nos quedamos a la vuelta en el Transit Transport Lodge, un hotel correcto y con servicio de transfer gratuito. Si no te convence o está lleno, aquí tienes todas las opciones de hoteles cerca del Aeropuerto Internacional Julius Nyerere.

Kenia

¿Cuál es el mejor safari?

Kenia cuenta con muchos alicientes para pasar allí varios días: el Monte Kenia, que le da nombre al país, los parques nacionales (Amboseli, Lago Nakuru, Samburu…), el Lago Victoria y un largo etcétera.

Nosotros en esta ocasión teníamos limitado el tiempo y las ideas muy claras. Queríamos visitar el Parque Nacional Masai Mara, en la frontera con Tanzania. Por fechas, viajamos en julio, coincidía con la gran migración. Este espectáculo de la naturaleza hace que cada año se muevan miles de animales atravesando el río Mara que une Kenia y Tanzania.

Para nuestro safari estuvimos mucho tiempo comparando entre diferentes empresas. La oferta es enorme y las opciones son infinitas. Otros grandes viajeros nos habían recomendado Udare Safari. Además de a ellos, le pedimos presupuestos e itinerarios a otras muchas compañías. Finalmente, por los precios competitivos, los servicios de guía en español, la buena asesoría, atención previa al viaje y la conciencia medioambiental, apostamos por ellos. Para ayudarte a la hora de preparar y organizar un safari, hemos escrito un post con diez consejos para hacer un safari en África y no morir en el intento (en breve disponible).

Consejo...

-> Se recomienda contratar un  seguro médico internacional de viaje con la mayor cobertura posible.

Nuestro primer día de safari nos llevaba desde Nairobi hasta Ololaimutiek (240 kilómetros y unas 6 horas de carretera). En este pueblo a las puertas de la reserva Nacional de Masai Mara teníamos nuestro primer alojamiento, el Fisi Camp, un campamento muy agradable con habitaciones fijas tipo tienda de campaña con baño privado y comidas incluidas. Nos gusta el equilibrio y en este safari optamos por hoteles/tented camp en la parte de Kenia y camping en Tanzania.

Los masai

El pueblo masai es la principal unión entre Kenia y Tanzania. Esta etnia, una de las 42 que suman en Kenia y de las más de 120 en Tanzania, habita a los dos lados de la frontera. En nuestro viaje queríamos saber más de ellos y conocer a fondo su cultura ancestral nómada marcada de creencias, ritos y celebraciones.

MJ con un masai

Uno de los días, en un poblado cercano a una de las entradas de Masai Mara (puedes consultar con vuestro guía para que te lleve), estuvimos con ellos en uno de los asentamientos de barro, caca de vaca (sí, como lees) y paja que construyen cada diez años. Con casas rudimentarias colocadas en círculo rodean su verdadero tesoro, su ganado. Tantos animales tienes, tanto vales.

Allí estuvimos hablando con el jefe del poblado y conociendo más de sus tradiciones. Inevitablemente, como nos dijo, el siglo XXI y el turismo los ha hecho perder mucha esencia pero aún se mantiene vivo el espíritu singular de este pueblo. Sin embargo, en los mercados, como uno cercano a Mto Wa Mbo (una vez al mes), se sigue respirando la esencia masai. Y cosas tan antiguas como la defensa y la caza con arco, es el día a día de ellos. También aprendimos. En la sabana nunca se sabe cuándo vas a tener algún problema.

JP con peques masais

Masai Mara

Por fin llegamos a Masai Mara. Una reserva natural soñada. La misma que habíamos visto tantas veces en los documentales. 1.500 kilómetros cuadrados de sabana. El hogar de miles de animales. Y famoso por acoger a una gran población de leones y de especies amenazadas como el rinoceronte negro o el hipopótamo.

Para acceder al parque hay que pagar una entrada de 80 USD (en el caso de que no esté incluida en tu safari). La entrada, y esto es importante, es válida para 24 horas. Es decir, que si entras a las 08:00 del día uno debes salir antes de las 08:00 del día 2. Sabiendo esto, seguro que le sacaras el máximo partido a tu viaje. Se puede pagar en efectivo o con tarjeta. Para acceder al parque existen seis puertas de acceso: Sand gate, Ololamutiek, Sekenani, Talek, Musiarak y Olololo.

El primer día de los dos que íbamos a pasar, empezó muy entretenido. Vimos las primeras jirafas, búfalos, pumbas y elefantes del viaje. Cuando decayeron los avistamientos, nuestro guía nos llevó a la charca de los hipopótamos que hay dentro del Kekoro Lodge, uno de los mejores hoteles dentro del parque y que tiene también el mejor wifi.

El rey de la selva, el leon

Era la hora de comer. En Masai Mara, a diferencia del Serengueti, permiten hacer pic nic fuera del coche bajo la sombra de una acacia. Pusimos rumbo a la única que había por donde íbamos y, casi sin darnos cuenta, un enorme león había llegado antes al lugar de nuestro almuerzo. Nos llevamos una gran sorpresa de ver al primer león del viaje de manera tan fortuita, tan cerca y absolutamente solos. Él y nosotros. Esto no es lo habitual, nos decían los guías. Pero, evidentemente, tuvimos que posponer el hambre…

De pic nic por Masai Mara

Al día siguiente nos esperaban más momentos inolvidables. A nuestro paso con el 4×4, vimos a una leona preparada para cazar. Más lejos, entre los matorrales, había otra. Cuando empezaron a llegar el resto de los coches de otras compañías, les obligaron a abortar la misión. A la vuelta a su roca se reunieron con sus cachorros, que esperaban sentados. El reencuentro, con lametones, fue muy tierno. Nos enamoramos de ellos.

La tarde fue muy tranquila. Es lo bueno o lo malo de los safaris. Es algo impredecible lo que va a pasar. No obstante pusimos rumbo al Río Mara, que ya estaba preparado para la gran migración. En breve, miles cebras, ñus, gacelas de Thompson… llegarán desde Tanzania creando uno de los mayores acontecimientos de la naturaleza en la Tierra. 

Tanzania

Serengueti

Para llegar al Serengueti desde Masai Mara tendrás que madrugar mucho. Un largo viaje de diez horas por carriles de arena llenos de baches te esperan. Por suerte, el viaje te regalará momentos en los que se cruce una hiena por delante del coche, observes a una manada de leonas con sus cachorros, la segunda ya, o veas al chacal con una presa es un boca. Y, por supuesto, contemplarás un amanecer en África. Algo que, en tu viaje, no deberías perderte ni un solo día.

Sea como fuere, muchos kilómetros después de salir, llegamos a la frontera. Por la parte de Kenia el pueblo se llama Isibania. Por la parte de Tanzania se llama Sirare. Nos sorprendió que nos pidieran la tarjeta de la fiebre amarilla (no la olvides por las dudas). Pagamos el visado, nos sellaron y listo. Ya nos quedaba un poco más de la mitad del camino, arreglar una rueda pinchada y seguir disfrutando del paisaje.

Para acceder al Serengueti hay que pagar 70 USD que solo se puede pagar con tarjeta (si no está incluido en tu safari). La entrada es válida para 24 horas pero si sales del parque, a diferencia de Masai Mara, tendrás que volver a pagar tu entrada. Lo bueno, en este caso, es que la reserva es tan grande que es muy recomendable tener el alojamiento dentro. Por lo que no tendrás que salir y entrar. En nuestro caso, por ejemplo, hicimos uso del campamento público en la zona de Segonera (Ñani Public Camp Site), pero hay muchos. Aquí te dejamos la lista completa de alojamientos en Serengueti.

Después de una noche de ensueño en medio del Serengueti escuchando a las hienas, tocaba madrugar. Los primeros rayos de sol los vimos mientras desayunábamos lo que nos había preparado Alfredi, nuestro cocinero. El Serengueti es tan inmenso (13.000 kms cuadrados) y hermoso que necesitaréis al menos 2-3 días para recorrer una parte de su extensión. Nosotros tuvimos un día y aprovechamos todas las horas de luz, sin perder ni un minuto.

Aves exoticas en Africa

Los programas de las agencias nunca lo cuentan pero hay ratos en los que te aburrirás como una ostra. A estas alturas ya habíamos visto muchos de los animales que habitan por aquí. Nos faltaba ver al escurridizo leopardo y al rinoceronte negro. Hasta entonces, para entretenernos, nos fijamos en los pájaros. Esos grandes olvidados de los safaris para la mayoría. Así hasta que por la tarde vimos una cola. Sí, una cola o rabo de lo que parecía ser un leopardo.

Llevábamos varios safaris en varios países sin poder encontrarnos con él. Así que le dijimos a nuestro guía, Humfrey, que queríamos esperar lo que lo hiciese falta. Nos colocamos frente al árbol y nos armamos de paciencia. Tres horas después, el leopardo bajó hasta la mitad del árbol. Allí se llevó otro buen rato. Solo cuando pasaron muchos minutos, decidió bajar para reunirse con otro leopardo que había escondido entre los matorrales. Ese primer momento en que vimos a ese animal tan bello, esbelto y musculado, nos impresionó. Pero faltaba lo mejor. Empezaron a caminar rumbo al carril donde nos habíamos movido. Sin pausa pero sin prisa se iban acercando a donde estábamos. La emoción nos iba embargando. Hasta que llegaron a nuestro coche. A solo unos metros de donde estábamos. Por fin pudimos ver de cerca al animal más complicado de ver en la sábana. ¡Fue increíble!

Leopardo

Ngorongoro

La zona de conservación de Ngorongoro es, probablemente, el parque más bonito de todos los que hay en Tanzania. Y si no, al cien por cien con seguridad, el más diferente y único. Este lugar, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y una de las Siete Maravillas de África. Enclavado en un cráter reúne a más de 30.000 animales, entre los que se incluye el amenazado rinoceronte negro.  Pero, más allá de los animales (aquí podrás ver a los cinco grande “Big Five”) y variedad de aves exóticas que encontrarás (como los flamencos), Ngorongoro constituye la caldera volcánica intacta más grande del mundo.

Para acceder a esta maravilla de la naturaleza, tendrás que preparar la cartera. Si vas por libre la entrada cuesta 70 USD y el permiso para el coche 295 USD. Por eso siempre es bueno, y prácticamente sale más a cuenta, reservar un safari por el norte de Tanzania con el que puedas visitar varios parques, incluido el Ngorongoro.

Para este parque puedes reservar un día completo o, si tienes poco tiempo, medio día. Nosotros nos hicimos una buena idea con medio día y conseguimos ver, de lejos, al grande que nos faltaba, el rinoceronte negro. Otros parques cercanos que se pueden visitar con excursiones de un día son el Parque Nacional del Lago Manyara o al Parque Nacional de Arusha. 

En bici por Tanzania

Como en nuestro caso hicimos una visita de medio día, el resto de la jornada la pasamos en Mto Wa Mbu, un pequeño pueblo de camino a Arusha. Aquí la población local ha creado una cooperativa que organiza actividades tradicionales para los viajeros. En bici se recorre las plantaciones de plátanos que rodean el poblado. También se visita una fábrica de cerveza artesanal de plátano, el producto local por antonomasia. Después se va a varios talleres de artesano (madera, pintura…). Si tienes suerte y coincide con día de mercado, podrás sumergirte de lleno en la cultura tanzana en un mercado tradicional como antaño en los que se compra y vende el ganado y se comercializa con todo. A la vuelta al pueblo, para terminar, almuerzo con productos y recetas de la tierra. Necesitábamos este día con la gente local.

Kilimanjaro

Tanzania es un paraíso para los amantes de la naturaleza. No solo por los animales, sino porque en su territorio también está el techo de África, el Kilimanjaro. Para ver y llegar hasta la montaña más alta (5.891 metros), existen dos posibles bases: Arusha o Moshi.

En la puerta del Kilimanjaro

¿Y dónde me quedo?, ¿en Moshi o Arusha? De entre las dos, casi sin lugar a dudas, te recomendamos Moshi. Arusha es una gran ciudad llena de tráfico, fea y sin muchos alicientes, más allá de ser una buena base si quieres hacer un safari con cientos de agencias. Moshi, mucho más cerca del Kilimanjaro, es una ciudad sin pretensiones pero más tranquila y agradable. Por lo menos según nuestra experiencia.

Nosotros, después de muchos días extenuantes de safari dentro del 4×4, queríamos descansar y hacer rutas para estirar las piernas. Reservamos varias noches en dos hoteles que nos recomendaron: primero en Altezza Lodge, muy agradable y cerca del pueblo y después, para darnos el homenaje, en el Aishi Masame.

Ultimo alojamiento en Tanzania

En los días que estuvimos allí aprovechamos para hacer una excursión súper recomendable al entorno del Kilimanjaro. Desde Moshi, donde te recogen, se va primero a Marangu, el pueblo base de las expediciones. Después se camina por el interior del Parque Nacional del Kilimanjaro en un sendero sin mucha dificultad y apto para todos los niveles. Sin duda, para los que no tengan tiempo de hacer las ascensión a la montaña más alta, es una opción muy recomendable.

Pero, si tienes 7-8 días, que es el tiempo necesario para ascender, buena forma física y pasión por la naturaleza, no lo dudes. Nosotros lo tenemos ya apuntado como próximo reto: ascender la Ruta de Marangu de 7 días hasta la cima del Kilimanjaro.

Y todavía queda lo mejor de este viaje: nuestro final en Zanzibar (en breve disponible). ¿Te vienes con nosotros?


Organiza tu viaje y ahorra mucho dinero con estos enlaces

–> Busca aquí los VUELOS más baratos para viajar a tu destino.

–> No te olvides contratar un SEGURO DE VIAJES con 5% de descuento.

–> Ayúdate de las mejores GUÍAS DE VIAJES para descubrir KENIA y descubrir TANZANIA.


 

¿Quieres seguir leyendo más aventuras? Suscríbete al blog

12 comentarios en “Viaje a Kenia y Tanzania: el mejor safari del mundo

  1. Os decimos. Por fechas, hacer kenia y Tanzania en 12 – 15 días es suficiente para hacerse una buena idea de los parques más relevantes. Lo de hacerlo por vuestra cuenta…pues casi imposible. El negocio está montado para que las agencias sean las únicas que puedan dar los servicios porque la falta de señalización, estado de carreteras y sistema, es complejo para los extranjeros. Poder hacer se puede, pero es muy complicado e incluso más caro que en organizado.

  2. Hola chicos!
    Envidia máxima leyendo este post!!
    Nosotros ya estuvimos de safari en Sudáfrica y fue una experiencia única.

    Tengo entendido que en Kenia y Tanzania hay que hacerlos con guía, sí o sí, no? También tienen mucha fama de caros… decidme que no es para tanto, please! 😂
    Y he visto que ponéis que luego fuisteis a Zanzíbar. Mi (otra) pregunta es: para hacer la ruta por Kenia y Tanzania que proponéis (con Masai Mara, Kilimanjaro, Serengueti, etc), más unos diítas en Zanzíbar, ¿creéis que 3 semanas está bien?

    Un besote!

  3. Me encanta Africa, es uno de mis continentes favoritos pero no sé el porqué de mi poco feeling con los safari. En cualquier caso, es espectacular el viaje lo mires por donde lo mires. Y del kilimanjaro, ni hablamos… muero por visitarlo!!!

  4. ¡¡Que fotos más chulas!!!. Un safari es algo que tengo muy pendiente pero nunca me decido a hacerlo. El día que lo haga seguramente escogeré esta zona porque tiene muy buena pinta. Espero que publiquéis pronto el post de Zanzibar 😉

  5. Hacer un Safari fotográfico es uno de nuestros sueños viajeros pendientes de cumplir. 😍😍
    La verdad es que siempre que lo hemos planteado como opción para las vacaciones, habíamos pensado hacerlo con una agencia de viajes. Esto tienen un inconveniente: los precios se disparan… 😓 ¿Creéis que es factible hacer un viaje como el vuestro en 15 días y todo por libre?

    Saludos.

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies. Si quieres información sobre qué son y para qué nos sirven, aquí puedes leer nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies