Tokio, la capital más loca, y un torneo de sumo en Nagoya

El eficaz transporte de Japón hace que en poco tiempo se pueda cruzar el país de norte a sur o viceversa. Desde Hiroshima (billete incluido en el Japan Rail Pass) nuestra penúltima parada era su actual capital, la más loca del planeta, Tokio. Por encima de la imagen universal de excelencia tecnológica y excentricidades varias, detrás de esta ciudad hay miles de pequeños detalles que la hacen única e imprescindible para visitar.

Tokio

La bienvenida a Tokio nos las dio un japonés, Yuhei Oto, nuestro couchsurfer anfitrión. Él, desde el primer día, nos ayudó a entender mejor su país. Fue una pieza fundamental para nuestra inmersión nipona. Literatura, aspectos sociales, leyes, aspectos laborales, gastronomía… todas las dudas que nos asaltaban de este enigmático territorio siempre tuvieron una respuesta. De entre todas, la primera pregunta fue dónde podíamos comer algo.

Nos descubrió un paraíso low cost, el supermercado Life, nuestra segunda casa en la capital. Este super, archifamoso en el país, cuenta en sus estanterías con una amplia gama de platos cocinados, sushi, ensaladas, etc. En algunos establecimientos también tienen mesas junto a las cajas, porque son el restaurante perfecto y más genuino de la ciudad. Eso sí, un gran consejo, los precios bajan en todos los productos elaborados a diario y los frescos con forme pasa el día y por la tarde noche las ofertas llegan al 50 % del precio original.

Tokio

Ahora sí, con fuerza nos dispusimos a descubrir Tokio. Es inmensa, una gran ciudad dividida en 23 barrios que requieren tener las ideas claras de qué es lo que se quiere ver y cuándo. Para nosotros, cuando estamos varios días en un lugar, lo más importante es tener una primera toma de contacto sin prisas. Optamos por varios clásicos a los que les teníamos ganas: el barrio de Harajuku (el que pueblan miles de jóvenes con disfraces de personaje de cómics, pelos extravagantes y objetos de lo más variopinto) y su calle más emblemática, Takesita Street.

Después, ya acompañados con una fuerte lluvia que era el aviso del Tifón Neoguri que estaba a punto de llegar, nos fuimos a estresarnos un poco a Shibuya. Este distrito comercial y de entretenimiento es uno de los más bulliciosos del mundo, de hecho su famoso paso de peatones es el más transitado del mundo. Una experiencia curiosa pero no la única. En esta zona se acumulan lugares particulares como el Centro Comercial Shibuya 109, corazón de las compras de los jóvenes de muchas de las tribus que se mezclan aquí, especialmente las kogal, personas preocupadas principalmente por su belleza. Como un desfile de modelos deambulan entre escaleras mecánicas a la caza de la mejor oferta que gritan desde las tiendas los dependientes de las mismas. Comprar es lo de menos…

https://www.youtube.com/watch?v=mFmqjYJuhFs

Tokio

Tokio

A la mañana siguiente, con un orden más claro en nuestro mapa, pusimos dirección a Ginza, un distrito financiero y que acoge el edificio de Sony con la última tecnología en imagen y sonido. Para seguir con los aparatos del futuro, el barrio tecnológico reconocido en el mundo entero, Akihabara, fue nuestra morada por unas horas.



Nunca, hasta que llegamos a sus tiendas repletas de maquinitas recreativas, muñecos de dibujos animados y cómics más los últimos ordenados y gadgets, nos habíamos dado cuenta de la gran influencia que Japón exporta al mundo a través de sus símbolos. Parece complicado a primera vista pero un español tiene muchos más puntos en común con Japón de los que nos imaginamos. Para empezar, una misma infancia frente al televisor: Campeones (Oliver y Benji que aquí tiene el nombre de Capitán Tsubasa y todavía se emiten. Oliver ahora juega en el FC Barcelona…), Bola de Dragón, Doraemón, el gusto por los karaokes… La lista es interminable.

Tokio

Tokio

Tokio

Tokio

El día, aunque ya hubiera caído la tarde, no había terminado. Queríamos ver otro distrito particular en la ciudad, Shinjuku, también conocido como el barrio rojo. Uno se imagina Amsterdam cuando piensa en ello pero la moral japonesa frena que esto sea ni la mitad de la mitad de aquello. Solo se aprecian letreros, movimiento de “comerciales” en búsqueda de clientas por la calle y poco más. Pero tras esos burdeles maquillados se esconde la realidad de un país que mantiene una lucha abierta entre lo tradicional y lo moderno. Eso es sólo uno de los pequeños aspectos que definen el carácter bipolar de la sociedad nipona que se repite a menudo, y en palabra de sus ciudadanos, muy a menudo.

Tokio

Tokio

Casi sin apenas descansar, tocaba madrugar. Uno de los lugares que merecen una visita obligatoria en la capital es el mercado de pescados de Tsukiji, el más grande del mundo. Cuando todavía no ha amanecido, a las cinco de la madrugada, la subasta comienza. No está abierta al público pero con discreción y respeto es posible verla en directo. Tras la puja llega el trabajo a destajo en el mayor supermercado de pescado del planeta.

Las prisas se mezclan con la calma del delicado corte de las piezas de pescado, el trasiego de carreteras eléctricas atasca los estrechos pasillos por los que pululan locales y turistas, se colocan los bichos marinos más raros que nunca puedan verse a la vez que llegan otros para llevárselos. Es la magia de volver al pasado. Eso sí, no prueben el sushi allí (por el contra de lo que siempre dicen las guías de viaje). Es muy caro e igualmente fresco que el que se puede comer en cualquier bar o puesto de la ciudad.

Tokio

Tokio

A parte de todo lo escrito, la esencia del día a día tokiota, hay cultura, mucha cultura. Nos centramos solo en una visita, la del templo de Senso Ji, en Asakusa. Para la tarde, volvimos a las andadas. Otra experiencia japonesa genuina, ir a un “onsen”, un baño público japonés con aguas termales. Lo hicimos de la mano de nuestro anfitrión, Yuhei, separados por sexos, María José por allí y José Pablo por aquí y en riguroso desnudo integral como manda la tradición. Una vez relajados, la noche terminó en un sumun de placer: sashimi de bonito a precio de saldo del supermercado. ¿Quién dijo que los lujos son caros?

Tokio

Tokio

 

Nagoya

La guinda al pastel de este viaje increíble a Japón la pusimos con un torneo de sumo en Nagoya. Desde Japón el tren bala también llega a la cuarta ciudad más grande del país y famosa por ser la ciudad donde nació Toyota que acoge en julio una de las competiciones de esta milenario tipo de lucha libre que comenzó como un arte marcial. Lo cierto es que, también desde muy pequeños, la inexplicable emisión de este deporte en la televisión española (Telecinco) hizo que no fuera una especialidad ajena a nosotros y desde el momento en el que supimos que teníamos la gran oportunidad no quisimos dejarla pasar. 

Comprar una entrada de sumo desde el extranjero ahora es más sencillo gracias a Internet y empresas como Buy Sumo Tickets. Sólo hay que tener una tarjeta de crédito y tener claro la ubicación en el pabellón. Desde las 8.30 de la mañana, hora a la que empiezan los combates de los luchadores más jóvenes, comienza la competición. La misma dura hasta la tarde, cuando llegan los pesos pesados, los yokuzunas. Para saber más os dejamos la web oficial de la Federación Japonesa de Sumo.

Tokio

Antes de ir al Gimnasio de la Perfectura, el día antes estuvimos en una linda compañía: José (nuestro anfitrión), Gerardo, Carlos (los tres mexicanos) y Joy. Ellos, inmigrantes en un país nacionalista, también nos desmontaron algunos mitos del país que nos hizo aterrizar desde nuestra idílica visión. Casados, con hijos e integrados en la sociedad, nos descubrieron otros aspectos menos conocidos y también notables como el incipiente racismo hacia el extranjero residente, la dificultad de comunicación por el idioma o la bipolaridad cultural en la que viven. La Alemania asiática, la excelencia personificada en país, como todo en esta vida, también tiene fallos.

Tokio

 


Gastos

– Día 7: tren bala Hiroshima-Tokyo incluido en el Japan Rail Pass + transporte local en la línea JR Yamanote line incluido en el Japan Rail Pass + metro otras líneas 1.500 yenes (10,8 euros) almuerzo en supermercado Life 1.000 yenes (7,2 euros) + compra en super 1050 yenes (7,5 euros). Total: 3350 yenes (25,6 euros)

– Día 8: transporte local 340 yenes (2,5 euros) + almuerzo en super 1050 yenes (7,5 euros) + super 1260 yenes (9 euros). Total: 2650 yenes (19,1 euros)

– Día 9: transporte local 1560 yenes (11,2 euros) + almuerzo en super 1600 yenes ( 11,5 euros) + super con cena incluida 2.000 yenes (14,5 euros) entrada onsen con sauna para dos personas 1840 yenes (13,2 euros). Total: 7.000 yenes (50,5 euros)

– Día 10: tren Tokyo a Nagoya incluido en el Japan Rail Pass + 2 billetes de metro tarifa especial domingo “Eco Sundays” 1.200 yenes (8,7 euros) + cena 1.000 yenes (7,2 euros). Total: 2.200 yenes (16 euros)

– Día 11: transporte local 1.200 yenes (8,7 euros) + desayuno 450 yenes (3,2 euros) + dos entradas de sumo en localidad más barata 7.200 yenes (52 euros) + 2 tickets tren aeropuerto 1620 yenes (11,7 euros) + super 1.700 yenes (12,3 euros) + cena aeropuerto KLIA 2 Kuala Lumpur 6,4 euros. Total: 42 euros + tickets sumo


–> Aquí puedes encontrar vuelos baratos a Japón.

–> Aquí puedes encontrar diferentes alojamientos en Japón.

–> Si quieres recorrer el país, puedes alquilar un coche aquí. 

–> Aquí puedes encontrar diferentes actividades y excursiones para pasarlo pipa en Japón.

–> Aquí puedes contratar un seguro de viajes para viajar seguro.


Código Ética. “Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si realizas la compra de un producto siguiendo ese enlace, nosotros recibiremos una comisión. El uso de este enlace no incrementa el precio final para el consumidor. Gracias a este sistema, nos ayudas a seguir adelante con el mantenimiento del blog”.


Comparte con tus amigos....Share on FacebookShare on Google+Email this to someonePin on PinterestTweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valoraciones)
Cargando…

Un comentario en “Tokio, la capital más loca, y un torneo de sumo en Nagoya

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>