fbpx

Lugares imprescindibles que ver en Sydney

Actualización: 1 diciembre, 2019

¿Sabías que Sydney no es la capital de Australia? Nosotros lo descubrimos hace poquito, no te creas. Esta va a ser la primera y única decepción que te puedas llevar de la gran ciudad australiana, porque Sydney, la capital del estado New South Wales, no defrauda. Y como no se lo podemos preguntar a los más de ocho millones de turistas que recibe estas tierras anualmente, te lo confirmamos nosotros y además te vamos a contar todo lo que hay que ver en Sydney en tu primera visita.

Te proponemos visitar algunos edificios más emblemáticos del mundo como la Ópera de Sydney acompañada del Harbour Bridge o barrios con muchísima historia como el The Rocks, vivir como un auténtico surfero en la playa de Bondi Beach o realizar una excursión a las famosas Blue Mountains. En este post te explicamos con detalle los lugares que consideramos imprescindibles que ver y hacer en Sydney para que tu visita sea lo más productiva posible. ¿Nos acompañas?

Interior de la Ópera de Sydney

Se podría decir que lo primero que vimos de Sydney fue esta maravilla arquitectónica ya que desde la terraza de nuestro alojamiento, Sydney central YHA, teníamos unas vistas espectaculares a la bahía y a la Ópera. La obra maestra es el emblema de la ciudad y de Australia. Verás cientos de postales, imanes y souvenirs de todo tipo sobre ello.

No todo fue un camino de rosas. Su construcción estuvo llena de polémicas desde el principio: en 1955 se lanzó un concurso público internacional para buscar al arquitecto que diseñara el edificio. Se presentaron 222 proyectos de 28 países diferentes y ganó un danés, Jorn Utzon. Necesitaba 7 millones de dólares de presupuesto para llevarlo a cabo. Hasta aquí todo bien.

Al poco de comenzar con la construcción se dieron cuenta que el proyecto era de una complejidad mayor de lo que estaba previsto e incluso llegaron a dudar de que se pudiera levantar. Entre las idas y venidas, el arquitecto dimitió y varios ingenieros tomaron las riendas del asunto. Finalmente, 17 años después, en 1973, la Reina Isabel II de Inglaterra inauguró la Ópera de Sydney. Eso sí, con un coste superior a los 100 millones de dólares, diez veces más de lo presupuestado. A pesar de todo, la obra es una genialidad y Utzon recibió el Premio Nobel de Arquitectura en 2003.

Tour por el interior de la Ópera:

  • Nosotros reservamos este tour por el interior de la Ópera y lo recomendamos encarecidamente. Descubrirás las historias, polémicas, curiosidades de la Opera House de Sidney en un tour guiado en español para conocer como se merece las famosas conchas. Si tienes suerte verás algunos ensayos. Puedes reservar aquí directamente. Las entradas se agotan rápido y hay que reservar con antelación.
  • También puedes asistir a algún espectáculo que casi cada día hay en su interior.

Algunos datos de interés sobre este monumento es que recibe más de 4 millones y medio de visitas al año, realiza más de 2.400 eventos anuales -ópera, danza, música y teatro- y es la sede de la compañía Ópera Australia, la Compañía de Teatro de Sydney y la Orquesta Sinfónica de Sydney. Además, el edificio está declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 2007 por su singularidad y «dificultad». De hecho, Australian Opera Company creó una obra con el título «La octava maravilla» y no es de extrañar…

Interior Opera de Sydney

Cruzar Harbour Bridge

Se trata del puente más famoso del país y del puente de hierro más largo del mundo con más de 1,1 kilómetros. Este icono australiano, ubicado cerca de la Ópera de Sydney, se inauguró en 1932 aunque su construcción se había iniciado 8 años antes. Por él pasan diariamente más de 200.000 vehículos.

Si eres de los que no se conforman con verlo de lejos, que sepas que se puede cruzar caminando ya que cuenta con una calzada destinada para los peatones (también cuenta con dos líneas de ferrocarril y ocho carriles para vehículos). ¡Casi nada! Se tardan unos 15 o 20 minutos en cruzarlo a pie, todo dependerá del tiempo que destines para hacer fotos. ¡Las vistas desde aquí son maravillosas!

Mejores lugares para alojarse en Sydney:

Aunque Sydney sea una ciudad cara, depende de las zonas y los barrios puedes encontrar opciones de alojamiento para todos los bolsillos. Entre los mejores distritos para alojarse en Sydney destacamos:

  • The Rocks: Es el centro histórico de Sydney y probablemente la mejor zona en la que alojarse. Se trata de una zona muy bonita, al lado de la Ópera de Sydney, que todavía conserva muchos de los edificios coloniales. El único inconveniente son los altos precios de los hoteles.
  • Sydney CBD: La opción más recomendable para viajeros con un presupuesto estándar. Aquí encontraremos una amplia oferta hotelera, supermercados, restaurantes y muchas paradas por si te vas mover con transporte público. De hecho, es la zona preferida para los viajeras por su comodidad. Nosotros nos alojamiento aquí, en el Sydney Central YHA, un hostel que no le faltaba un detalle, además considerado como el mejor hostel de Australia. Muy top. El alojamiento ofrece un desayuno de lo más completo y tiene cocinas totalmente equipadas. Lo que más nos gustó es que lo reciclaban todo: desde comida a ropa o accesorios que van dejando otros viajeros. Siempre donan el excedente de comida a asociaciones que lo necesitan trabajando así para y por la comunidad local.
  • Surry Hills: Esta zona está a unos 20 minutos a pie del centro y es perfecta para mochileros con un presupuesto ajustado. Aquí está también la estación ferroviaria que conecta la ciudad con muchas otras del país.
  • Bondi Beach: Ubicada a unos 8 km del centro de Sydney, es la opción perfecta para los amantes de la playa y del surf. Si buscas un lugar con mucho ambiente y vida nocturna, ésta es tu zona.

Para los más atrevidos tienes que saber que el puente se puede «escalar» tanto de día como de noche, es decir, puedes subir y caminar por las zonas más altas. Para hacerlo, tienes que contratar a una empresa especializada. No es barato pero seguro que debe ser una experiencia extrema e inolvidable. Había mucha gente disfrutando de esta excursión, casi a todas horas. Si tú también quieres, te dejamos aquí el tour para contemplar otras vistas espectaculares de la bahía de Sydney. Puedes reservarlo aquí directamente.

Escalada puente de Sydney

Justo en el extremo norte del puente se encuentra Luna Park, un auténtico parque de atracciones como los de antes. La entrada es gratuita y cada atracción tiene un precio, así que solo pagas por aquellas en las que vas a montar.

En la bahía de Sydney verás muchísimos barcos, la mayoría suelen partir desde Circular Quay. Destaca el ferri turístico Hop on hop off con el mismo funcionamiento que los autobuses turísticos que recorren las ciudades. El billete cuesta unos 50 AUD por 48 horas en los que podrás subir y bajar todas las veces que quieras en las 9 paradas que tiene. Otra opción, y mucho más económica, es coger un ferry local, una forma más de moverte en transporte público. Pagarás según el destino al que vayas, hasta un máximo de 15 AUD).

Bañarse en Bondi beach

Bondi Beach es el lugar que todos tenemos en nuestra cabeza cuando pensamos en un destino surfero: playas largas de arena, grandes olas que imponen, melenas rubias y cuerpos bronceados, restaurantes de moda con comida ecológica y saludable y personas disfrutando de este paraíso con un estilo de vida activo y sano.

Y es que como es bien sabido, Australia tiene una gran afición por el surf y Bondi Beach es un edén para los amantes de este deporte que en los últimos años ha ido ganando reputación internacional. De hecho, es el país con más pruebas y campeonatos de surf del mundo. Incluso en muchas escuelas ofrecen clases de surf extraescolares para niños y niñas.

En Bondi Beach también encontramos las piscinas más famosas de Instagram, las del club Iceberg Bondi. Son unas piscinas ubicadas al lado del océano Pacífico y su característica principal es que se llenan del agua del mar cuando rompen las olas con fuerza contra los diques de la piscina. Nadar en ellas tiene un coste de 8 AUD (unos 6€).

Bondy Beach

En esta zona hay un sendero muy recomendable. Es el camino de la costa que une Bondi Beach con la Playa de Coogee, o sea, unos seis kilómetros con unas vistas asombrosas al mar. Por cierto, si buscas españoles con los que relacionarte, ésta es probablemente una de las áreas preferidas para vivir de ellos en Australia. 

¡Ah! Si tienes más ganas de playa también puedes pillar el ferry e ir a Manly Beach. Algo más tranquila y con un ambiente aún más surfero.

Disfrutar de los jardines botánicos de Sydney

El jardín botánico de Sydney, también llamado el Royal Botanic Garden, es un auténtico oasis de 30 hectáreas en medio del bullicio de la ciudad. Está ubicado en el puerto natural de la bahía de Sydney, al lado de la Opera House, el espacio donde tuvieron lugar los primeros asentamientos europeos. Fue fundado en el año 1816 como jardín privado por el gobernador Macquarie, quien sentía una verdadera pasión por la vegetación y tenía una gran colección de plantas y flores en sus terrenos. En 1831 se abrió al público.

En él se puede encontrar una gran variedad de flora y cuenta con distintas zonas diferenciadas: el jardín de las plantas aromáticas, el jardín de las especies amenazadas, una de las colecciones de palmeras más importantes del mundo o la Government House, una casa gótica que data de 1847 y ubicada en lo alto de una pequeña colina. Es uno de los edificios más bonitos de la ciudad y fue la residencia del gobernador de Nueva Gales del Sur. También hay muchos caminos y senderos que ofrecen vistas preciosas al atardecer.

El jardín botánico es además un refugio para los miles de animales que habitan en él: zarigüeyas, lagartos, ranas, serpientes y arañas (algunas de ellas venenosas) y más de un centenar de especies de aves distintas. También es frecuente encontrarse con una especie de murciélagos de gran tamaño endémicos de Australia.

El Jardín Botánico está abierto todos los días del año pero el horario cambia dependiendo de la época. La entrada siempre es gratuita y se pueden hacer visitas guiadas de lunes a viernes, algo muy recomendable para entender los orígenes de los aborígenes del lugar. Como curiosidad, se trata uno de los sitios preferidos de los australianos que quieren ver el espectáculo New Year’s Eve, los fuegos artificiales que se lanzan en fin de año.

Comprar en Queen Victoria Building

Uno de los edificios coloniales más emblemáticos de Sydney es un lugar de «culto» para los amantes de las compras, un gran centro comercial. El Queen Victoria Building (QVB) que se halla en pleno CBD es un inmueble con forma de catedral que fue construido a finales del siglo XIX por un arquitecto escocés. De ahí que las cúpulas nos recuerde a los edificios victorianos del Reino Unido.

Que ver en Sydney

Lo que más destaca en su interior, a parte de lo inmenso que es, son sus vidrieras de colores que recuerdan a una catedral. También llama la atención la cantidad de luz natural que entra gracias a las grandes aperturas en las fachadas. La mayoría de los azulejos, sobre todo los que quedan debajo de la cúpula, son originales de 1898, y el resto son azulejos que pretenden imitar el estilo original de los primeros.

Aunque no te apasione el turismo de compras, vale la pena que te acerques a este maravilloso clásico lugar pues se encuentra en muy buen estado de conservación, entre tanto rascacielos.

Ver la Catedral de Santa María

La Catedral de Santa María (o St Mary Cathedral) está situada en el parque más famoso de la ciudad, el Hyde Park. El templo religioso fue construido en 1868 en estilo gótico y nos recuerda a las grandes catedrales europeas de la época medieval.

Junto al puente y la Ópera de Sydney es uno de los emblemas de la ciudad y debe formar parte de tu itinerario de las cosas que ver en Sydney. Se trata del templo religioso más grande del país y destaca por encima del resto de construcciones de la zona.

En su interior destacan sus vidrieras, ventanales y los distintos cuadros pictóricos, sobre todo de la crucifixión de Jesús. La entrada es gratuita y creemos que merece ser visitada por la belleza tanto de su interior como exterior.

Que ver en Sydney: Catedral

Visitar Chinatown

Una puerta-arco flanqueada por dos tigres, muy característica de estilo oriental, nos da la bienvenida a China town. Como en la mayoría de barrios homónimos en otras ciudades, una vez que cruzas esa puerta parece que estás en la mismísima China. Tiendas, peluquerías, puestos de comida callejera se suman al «espectáculo» lleno de color y ajetreo. Los aromas, sabores y sonidos te teletransportarán a un país totalmente distinto. Los restaurantes, a precios muy asequibles, son una buenísima opción para ahorrar un poco de nuestro presupuesto por Australia.

Aunque es conocido como Chinatown de Sydney, el barrio agrupa una comunidad asiática muy grande: malayos, tailandeses, vietnamitas y japoneses. Ellos han ido estableciendo sus residencias y negocios en esta parte de la ciudad y se ha convertido el «Chinatown» más grande de Australia. Principalmente desde finales de los setenta, cuando se abolió la política de «Australia blanca», una ley que prohibía ir a trabajar al país aquellas personas que no fueran caucásicas.

Dentro del barrio destaca el Market City, ubicado en Dixon Street, el corazón de Chinatown. En él podrás encontrar todos los productos que te puedas imaginar y a precios muy inferiores de los que se encuentran fuera del distrito. Es el lugar perfecto para comprar algún souvenir. En la planta baja está el Paddy’s Market, el mercadillo más grande y conocido de la ciudad.

Si además puedes hacer coincidir tu visita con el Año Nuevo Chino, la experiencia todavía será mucho más viva… pues las calles se llenan de espectáculos y ambiente festivo durante unas semanas.

Pasear por el barrio The Rocks

The Rocks es el barrio más antiguo y por ende el más histórico y cultural que ver en Sydney. Se estableció en 1788 cuando empezaron a llegar los colonizadores británicos. En un inicio no contaba con demasiada buena fama, ya que era el lugar dónde habitaban los convictos y las prostitutas, y dónde se instaló la primera prisión amurallada de la ciudad.

Con el paso de los años, y gracias a la construcción del muelle (hecho que propició el comercio), el barrio empezó a desarrollarse a buen ritmo. Al pasear pos sus calles y callejuelas adoquinadas parece que nos trasladamos a un pequeño pueblo del Reino Unido con casitas bajas del siglo XIX, paredes de ladrillos, algunas ruinas del siglo XVIII y varios de los pubs más antiguos de la gran urbe australiana.

También tendrás la posibilidad de disfrutar de alguno de los tours guiados (o walking tours) que se hacen en el barrio para conocer los detalles y anécdotas del lugar, así como la historia de los presos que vivían en este barrio y la de las irlandesas huérfanas que llegaron al país, entre otras curiosidades.

El Observatory Hill es uno de los lugares más bonitos del distrito The Rocks y desde donde tendrás unas vistas increíbles. Uno de los mejores momentos del día para ir es al atardecer.

Newtown

Al sur de The Rocks está el barrio de Newtown, la zona hípster de moda. Nos encantaron las calles llenas de arte urbano, color, murales y grafittis. Se trata de un barrio pintoresco y lleno de vida juvenil. Está un poco lejos del centro a pie pero tiene muchísimos restaurantes bonitos y buen de precio. Es un barrio perfecto para mochileros y para los que quieren vigilar el presupuesto.

Caminar por Hyde Park

Hyde Park es el parque más grande y antiguo de la Sydney y sí, se llama igual que el famoso parque londinense. Eso es porque cuando los australianos lo construyeron le pusieron el nombre en honor al parque homónimo de la capital británica.

El parque tiene una flora y fauna única: plantas autóctonas, árboles centenarios y animales de lo más curiosos (si te fijas bien podrás ver grandes murciélagos colgando de las ramas de los árboles).

Hyde Park

Algunas de las construcciones que te puedes encontrar en el parque y que merecen una visita son la Catedral St Mary, mencionada arriba, y la fuente Archibald, la más bonita de la ciudad, según los propios australianos. Cerca también verás Anzac War Memorial, un monumento en homenaje a los 61.000 australianos caídos en la I Guerra Mundial. En las inmediaciones de este monumento suele haber trabajadores y voluntarios que amablemente resuelven dudas y ofrecen explicaciones sobre este emotivo lugar.

El lugar es ideal para pasear, hacer deporte o simplemente sentarse bajo algún árbol para descansar entre sus grandes extensiones de césped. Asimismo, es la sede de distintos eventos culturales como el Festival de Sydney (un festival de arte) o el Día de Australia.

Si te gustan los atardeceres tanto como a nosotros, en este parque encontrarás miradores naturales desde el que disfrutar de unas bonitas vistas puestas de sol frente al Harbour Bridge y a la Ópera de Sydney.

Mejores lugares para comer en Sydney:

Quizás de primeras la gastronomía australiana no sea algo que te llame la atención. De hecho seguro que ni te lo habías planteado, pero Australia tiene una rica gastronomía que mezcla platos aborígenes, europeos, asiáticos y americanos. ¡Una auténtica fiesta de sabores!

Algunos de los platos y alimentos típicos del país son los pasteles de carne, el cóctel de gambas, la carne de cocodrilo, el vegemite (una crema hecha de levadura de cerveza), la carne de Emu, el fish and chips, la hamburguesa de remolacha, las nueces de macadamia, el barramundi (palabra aborigen que significa pez de río), la tarta pavlova (un dulce de merengue),… y como no podía ser de otra manera, la carne de canguro. Sí. Aunque nos sorprenda, la carne de canguro es comestible y además de ser muy saludable, está buena.

  • Uno de los lugares más populares en Sydney para comer carne de canguro es el Hotel Clovelly, que cuenta con un bar especializado en filetes de carne de canguro a la brasa.
  • O el Moo Gourmet Burguers, en Bondi Beach, una hamburguesería de agricultura ecológica y sostenible.
  • Otra opción más asequible es comprar la carne en el supermercado (en forma de filetes o hamburguesas, por ejemplo) y cocinarla tú mismo en el hostel o apartamento. Los puedes encontrar en los Coles.
  • Pero si buscas gastronomía más internacional, te recomendamos Yor Yok, un restaurante thai a 10 minutos del Hyde Park, abierto hasta la 1 de la madrugada (algo raro por estos lares, porque cierran bien temprano).
  • El Camino Cantina, un mexicano buenísimo ubicado en el barrio The Rocks. Aprovecha los martes que tienen tacos a 2 AUD y no te olvides de pedir un margarita… ¡buenísimo!

Excursión a las Blue Mountains

El Parque Nacional Blue Mountains, las montañas azules, es una excursión perfecta para realizar en un día desde Sydney ya que está a unos 100 kilómetros de la ciudad (en coche suele ser una hora y media o 2 horas si eliges el tren). Aunque si dispones de tiempo suficiente te recomendamos que hagas un pequeño road trip y pases una noche por allí para poder disfrutar del entorno y del trekking con calma.

Las Blue Mountains son un conjunto de montañas que reciben este nombre porque vistas desde lejos adquieren una tonalidad azulona por el aceite que desprenden los eucaliptos. Es un efecto óptico. Durante miles de años fue el hogar de distintas comunidades aborígenes hasta que en 1788 llegaron los primeros colonos de Europa y empezaron a asentarse en el lugar.

Tres Hermanos en Blue Montains

En el parque existe toda una red de senderos para disfrutar de unas buenas caminatas. Aunque algunos de los caminos son muy turísticos, puedes encontrar otros que no lo son, especialmente los más largos. Todo está perfectamente indicado.

A lo largo de los distintos recorridos te puedes encontrar con cascadas, lagos y miradores cuyas vistas se te quedarán grabadas en la retina.

El punto más turístico es Katoomba. Si quieres tener las mejores vistas de las rocas más famosas del parque nacional, las Three Sisters (o las Tres Hermanas), te recomendamos que te dirijas al mirador Echo Point. Desde allí se puede descender hasta el Giant Stairway, unas escaleras que te llevan a la sister más cerca. Puedes tener unas bonitas instantáneas de ellas desde un puente. Otro de los puntos que te recomendamos visitar desde Katoomba es el Eagle Lookout, un mirador impresionante con vistas de vértigo y el sendero que te lleva hasta las cascadas Katoomba.

Las Blue Mountain son, desde el año 2000, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Si te pilla un día soleado como el nuestro mejor que mejor, de ahí que consultes el tiempo antes de ir.

¿Qué te ha parecido nuestro post sobre que ver en Sydney? ¿Alguna duda? ¿Incluiríais algo más para este viaje de mes y medio? ¡Cuéntanos! Estamos deseando leer tus consultas, propuestas y experiencias. ¡Deja tu comentario más abajo!


Organiza tu viaje y ahorra mucho dinero con estos enlaces

¿Quieres seguir leyendo más aventuras? Suscríbete al blog

   

1 comentario en “Lugares imprescindibles que ver en Sydney”

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies. Si quieres información sobre qué son y para qué nos sirven, aquí puedes leer nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies