La ciudad de las 100 torres: qué ver en Praga en 2 días

Cuando hablamos de Praga, ¿qué es lo primero que se nos viene a la cabeza? Pues… que es la capital de la República Checa, que hace frío, que es un destino barato, que hay mucha cerveza, que las mujeres checas son de las más hermosas de Europa y que es un destino universitario. Por lo menos para nosotros estas son las imágenes que proyecta este país centroeuropeo. Sin embargo, después de nuestra visita a la ciudad hace no mucho, podemos decir que la mayoría de las cosas se cumplen y también que tiene muchísimo más que mostrar.

En este post, qué ver en Praga en 2 días, intentaremos contarte todo lo que esconde y lo que no para que tu fin de semana sea inolvidable. Además, te ayudaremos a preparar toda la escapada, desde la información de todos los imprescindibles, cómo llegar desde el aeropuerto al centro de la ciudad, los mejores y más baratos hoteles, dónde comer, hasta todas las actividades y excursiones que puedes realizar durante tu estancia. ¡Comenzamos! 

Imprescindibles en Praga

Puente de Carlos

La estampa que tenemos todos en la retina es la del famoso Puente de Carlos. No sabemos si es el símbolo de la capital checa, pero, sea como fuere, nuestro instinto hizo que nuestra ruta comenzase por allí. Ayudó que nuestro hotel estuviera a escasos 10 minutos del lugar en pleno centro de la ciudad. 

Eso sí, el Puente de Carlos está abarrotado de turistas. En la actualidad, Praga es una de las veinte ciudades más visitadas del mundo y da igual la época en la que vayas, da igual si es fin de semana o no, el caso es que siempre hay muchísimos visitantes. Si quieres llevarte de recuerdo una imagen del puente vacío se hace harto complicado. Pero si lo haces de madrugada, es posible que lo consigas ;D. 

Praga

El puente peatonal tiene 500 metros de longitud. Sobre él hay 30 estatuas a ambos lados y que en algunas puedes pedir deseos. Además de la multitud, hay muchos puestos locales de artesanía dignos de ser visitados.

Castillo de Praga

Cuanto hablan del Castillo de Praga, piensas que se trata de un castillo medieval con aspecto fortificado, pero no es así, al igual que sucede en Budapest. Se trata de un conjunto de palacios, mansiones, edificios con encanto, jardines y callejuelas de cuento de hadas en una zona alta de la ciudad.

Lo más destacado de la zona es la Catedral de San Vito, el Callejón del Oro, el Antiguo Palacio Real, el Convento de San Jorge, la Torre Daliborka, la Torre Blanca y el Palacio Lobkowitz. Nosotros visitamos los tres primeros porque la zona es muy extensa y teníamos que conocer otros rincones de la ciudad.

Un consejo, intenta que el cambio de guardia coincida durante tu visita al castillo. Se da en el patio central frente al Palacio Real y tiene lugar todos los días a las 12 del mediodía.

Praga

Otro consejo, cuando vayas al Callejón de oro (una callejuela típica de antaño con casitas de colores donde residían y trabajaban los orfebres) fíjate en la vivienda número 22. Allí vivió el famoso escritor Franz Kafka.

Praga

Para entrar en cualquiera de estos lugares tienes que pagar. Nosotros nos compramos el bono Prague Card, que por unos 25 euros al día, teníamos acceso a casi todos los monumentos y derecho a una guía informativa. Si pagas las entradas por separado, sale más caro.

–> Horario: desde noviembre hasta marzo, todos los días de 6:00 a 23:00 horas y los monumentos de 9:00 a 16:00 horas. Desde abril hasta octubre, todos los días de 5:00 a 00:00 horas y los monumentos de 9:00 a 18:00 horas.

–> Precio: Para adultos: 250CZK. Para menores de 16 años, mayores de 65 y estudiantes menores de 26: 125CZK.

Mala Strana

El barrio que se encuentra a los pies del castillo recibe el nombre de Mala Strana. Es un barrio señorial, cuidado y limpio, a pesar de ser de los más antiguos de la ciudad. También es bohemio, al trasladarse allí los artistas. Aquí se puede hacer una visita al famoso muro de John Lennon y también a la Isla de Kampa.

Praga

Monte Petrín

El monte que hay justo al lado del castillo se llama Petrín. Allí hay una Torre Eiffel. Sí, sí, es una réplica de la parisina, pero mucho más pequeña. En el monte también puedes ver el Laberinto de los Espejos y el Memorial a las Víctimas del Comunismo (Praga sufrió las dos guerras mundiales y la dictadura nazi. En la segunda contienda quedó en manos de la influencia soviética).

Stare Mestro

Si cruzamos el río Moldava, de nuevo por el Puente de Carlos, y nos adentramos por sus callejuelas, llegamos a Stare Mestro, es decir, al centro histórico, conocido como la Ciudad Vieja. Los habitantes del castillo comenzaron a expandirse a esta zona y aquí también hay que dedicarle tiempo, porque se encuentra buena parte de la belleza y el patrimonio histórico y monumental de la capital checa. De hecho, gran parte de las “100 torres” se concentra aquí.

Praga

Lo primero que te va a sorprender es la Plaza de la Ciudad Vieja, una de las más bonitas de Europa. En ella, se sitúa el antiguo Ayuntamiento, el famoso Reloj Astronómico Medieval (el principal atractivo es el desfile de los doce apóstoles que se produce cada vez que el reloj marca las horas), la Torre del Reloj del Ayuntamiento y sus vistas espectaculares (de martes a domingo de 9:00 a 18:00 horas y lunes de 11:00 a 18:00 horas, y el precio es de 130 coronas y 80 coronas para estudiantes y niños), la Galería Nacional y la Iglesia de Nuestra Señora de Týn (el acceso a ella se realiza a través de un callejón. La entrada es gratuita y el horario es de martes a sábado de 10:00-13:00 y de 15:00-17:00 horas, los domingos de 10:00-12:00 horas y los lunes cerrado).

Praga

Muy cerca se encuentra Clementium, antigua sede del colegio jesuita y de la universidad y en ella hay una de las bibliotecas más bonitas del mundo. Está abierto todos los días de 10:00 a 17:00 horas.

La Torre de la Pólvora también es otro de los símbolos de Praga. Es un lugar con mucha historia, ya que fue una de las trece entradas a la ciudad. En ella, se puede visitar y disfrutar de hermosas panorámicas. Abre todos los días de 10:00 a 18:00 horas, pero cuando mejora el tiempo, se amplía el horario. Tiene un coste de 90CZK para adultos.

Asimismo, merece una visita la Casa Municipal, es decir, el actual Ayuntamiento. Es un edificio Art Nouveau y fue aquí donde se proclamó la Independencia de Checoslovaquia. En su interior se acogen conciertos y también hay una cafetería.

Por la zona también se puede visitar la Iglesia de San Nicolás y la Capilla de Belén.                    

Josefov

Junto a Stare Mestro se encuentra Josefov, el barrio judío. Su nombre se debe a José II, gobernante que comenzó a integrar a los judíos en la vida de Praga. 

Praga

Actualmente, se puede visitar el Ayuntamiento, seis sinagogas (Klausen, Alta, Española, Pinkas, Maisel y Vieja-Nueva) y el cementerio (se pueden ver más de 12.000 lápidas judías. Desde noviembre hasta marzo se puede visitar de 9:00 a 17:00 horas, y desde abril hasta octubre, de 9:00 a 18:00 horas. Los sábados está cerrado. La entrada es de 480CZK para adultos).

Nove Mestro

La ciudad nueva o Nove Mestro también merece una visita. Este gran barrio fue testigo de numerosos acontecimientos del siglo XX y aquí podemos ver la gran plaza de Wenceslao (parece una avenida más que una plaza y fue clave en la caída del comunismo), el Museo Nacional (edificio de 1890 que alberga el museo más importante de la ciudad. Abierto de lunes a viernes de 10:00 a 18:00 horas y los miércoles hasta las 20:00 horas. Los sábados de 10:00 a 19:00 horas y los domingos de 11:00 a 19:00 horas. La entrada cuesta 150CZK para adultos), la Ópera Estatal (casi todos los días se ofrecen espectáculos de ópera o ballet y son muy baratos), el Teatro Nacional, el Museo del Comunismo (en él se hace un repaso de la historia política del siglo XX), el Museo Mucha (se recoge decenas de obras del pintor modernista checo, Alfons Mucha), y la Casa Danzante (tiene un diseño totalmente rompedor con respecto al resto de la ciudad medieval, actualmente alberga oficinas).

Praga

Qué hacer en Praga

A nosotros nos encanta probar alguna experiencia o realizar alguna actividad para que complemente nuestros viajes. Al final, las emociones son las que van a durar más en nuestros recuerdos y por eso apostamos por ellas. A continuación, te vamos a hablar de algunas por si también quieres vivirlas.

Spa de cerveza

Praga

Estamos en la capital europea o del mundo de la cerveza y, por lo tanto, teníamos que hacer algo especial con ella. Nos enteremos de que existe un SPA con temática cervecera y allá que nos fuimos. Beer Spa Prague, así se llamaba nuestro balneario. Y no es coña, nos bañamos en barriles de cerveza y el contenido de la misma también era cerveza. ¡No nos lo esperábamos! Pensábamos que sólo sería decoración, pero no. Era cerveza, pero cerveza aromática.

Junto a los barriles, había tiradores de diferentes cervezas checas, tanto rubias como negras, y podías beber sin límites. Todo un placer para los amantes de la bebida y una experiencia única que jamás olvidaremos.

Crucero por el río Moldava

Si quieres tener una noche diferente, puedes hacer un crucero por el río Moldava. Podrás contemplar los molinos de agua, los puentes medievales que unen la ciudad y también la Praga nocturna que es una maravilla. Este paseo en barco se puede hacer con cena por 33 euros. No está nada mal. Dura dos horas e incluye bebida de bienvenida.

Praga

Teatro Negro

Algo muy divertido que se puede hacer en Praga es ir al teatro negro. Este tipo de espectáculo se da en otras partes del mundo, pero tiene su origen en República Checa. Los actores y el fondo es completamente negro. Aparecen iluminadas las figuras y todo aquello que quiere mostrarse. También se juega con las sombras y acrobacias. Cobra importancia la música y la mímica porque es un teatro mudo.

Puestos callejeros

No te puedes ir de Praga sin conocer algunos de sus mercados de artesanía y souvenirs. Los más famosos son los de la calle Havelska o el rastro de Rijna Nam. Si puedes ir en Navidad, mejor que mejor.

Praga

Más que ver 

En el caso de que dispongas de más tiempo, te vamos a proponer otros lugares que visitar en la capital checa, algunos se encuentran en los alrededores.

Campo de concentración Terezín

Se puede visitar el memorial para recordar a las víctimas asesinadas en durante la ocupación Nazi en las tierras checas. El tour en español cuesta 35 euros.

Cesky Krumlov y Karlovy Vary

Hay municipios bellísimos cerca de la capital, como Cesky Krumlov y Karlovy Vary. No tienen desperdicio.

Colina Vysehrad

En la colina Vysehrad hay una fortaleza, una iglesia, un cementerio (aquí está la tumba de Neruda) y unos jardines. Hoy en día una zona de recreo donde lo locales acuden cada domingo.

Más en el Castillo

En la zona de Castillo de Praga hay otros lugares que pueden ser visitados, como El Loreto (es un centro de peregrinación, en ella hay una réplica de la casa de la Virgen María), Monasterio Strahov y los jardines Vrtba

Cómo llegar desde el aeropuerto

El Aeropuerto Praga Václav Havel, antes conocido como Aeropuerto Internacional de Praga  Ruzyněse encuentra a 10 kilómetros del centro de la ciudad y hay muchísimas opciones para llegar hasta allí en menos de 40 minutos.

Praga

–> Autobús público. En cualquiera de estas líneas 100, 119, 254 y 179 llegas hasta el centro. Los billetes los puedes comprar por poco más de un euro en las máquinas expendedoras de la sala de llegadas. Tienen frecuencias cada 10 minutos.

–> Tren. Existe el servicio público de autobuses, AiportExpress, que conecta con los ferrocarriles checos. Este servicio salen de las terminales 1 y 2 con Praha Hlavní Nádraží cada 30 minutos. El trayecto dura entre 40 y 50 minutos.

–> Metro. El subterráneo no llega hasta el aeropuerto, pero las líneas de autobuses arriba mencionadas conecta con el metro por si tuvieras que usarlo.

–> Taxi: El taxi en Praga ha tenido mala fama en los últimos tiempos. Había numerosas denuncias por parte de los clientes porque los taxistas cobraban en exceso. Ahora la cosa se ha normalizado con la instalación de varias compañías y el establecimiento de tarifas fijas oficiales. Para grupos de hasta cuatro pasajeros tendrán que pagar 550CZK (14 euros) o 780CZK (20 euros) para hasta dieciocho pasajeros.

–> Vehículos privados: Desde turismos a minibuses (20 euros para turismos de 4 plazas y 55 euros para trece plazas).

–> Alquiler de coche.

Dónde alojarse

En Praga hay tantas opciones como presupuestos. Nosotros nos quedamos en el Hotel PurPur, ubicado en la zona nueva, a dos minutos de plaza de Wenceslao y del Museo Nacional. Bonito, barato (tres estrellas) y práctico, como nos gusta a nosotros.

Si éste no tuviera disponibilidad, puedes reservar Apartment Florenc, barato, céntrico y con buenas opiniones. 

En el caso de que quieras sentirte como un local, puedes alojarte en Apartment in Prague. Ocupa un edificio histórico del siglo XIII situado en el barrio de Mala Strana y cuenta con un patio medieval precioso.

Y para los más románticos, pueden reservar en Royal Route Residence. Está situado a 300 metros de la plaza de la Ciudad Vieja y del Reloj Astronómico. 

Dónde comer

Lo suyo cuando se viaja es probar la gastronomía del lugar. En concreto, en Praga debes probar sus carnes, sobre todo, las de cerdo, como Vepro Knedlo Zelo o el Goulash (este último diferente al de Budapest). También sus salchichas (Utopenci), sus sopas (Kulajda) y sus dumplings (nada que ver con los chinos).

Praga

En cuanto al postre, no hay duda que de que hay que probar los Trdelnik. Son unos rollitos de harina que te puedes encontrar por los puestos callejeros. Están pinchados en madera y van girando sobre sí mismos hasta que son horneados. El hueco en su interior se rellena de lo que más te guste (chocolate, cremas, mermeladas, etc.).

No te puedes ir de Praga sin probar algunas de sus cervezas. Pilsner Urquell o la Budweiser Budvar, la Radegast son las más populares. Se puede visitar algunos de los bares más típicos como el U-Fleku o el Vojanuv Dvur.

Y, por último, los vinos de la República Checa figuran tradicionalmente entre los mejores en el mundo. Sin duda, hacen competencia a los vinos franceses e italianos. Puedes probar cualquier de Mikulov, Pálava o Valtice. Y si coincides en Navidad, no olvides probar el vino caliente en cualquiera de los puestos callejeros.

Mapa

El siguiente mapa te va a ser muy útil para poder visualizar toda la ruta que te hemos preparado en este post sobre qué ver en Praga en 2 días. Cualquier consulta, información o sugerencia, no dudes en escribirnos. Estaremos encantados de responderte.


–> Aquí puedes encontrar estos vuelos baratos a Budapest.

–> Aquí puedes contratar este seguro de viajes para viajar seguro.


Código Ética. “Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si realizas la compra de un producto siguiendo ese enlace, nosotros recibiremos una comisión. El uso de este enlace no incrementa el precio final para el consumidor. Gracias a este sistema, nos ayudas a seguir adelante con el mantenimiento del blog”.


 

Comparte con tus amigos....Share on FacebookShare on Google+Email this to someonePin on PinterestTweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valoraciones)
Cargando…

2 comentarios en “La ciudad de las 100 torres: qué ver en Praga en 2 días

  • ¡Muy completo! Estuve en Praga dn 2002 de viaje de estudios, me enamoró la ciudad y quiero volver, el cementerio judío es chulísimo. Me apunto las recomendaciones para comer que cuando fui era estudiante y no salí del mac ja ja ja besitos

    Reply
  • jajajaaja ¡Sandra tiene la misma foto que José Pablo en el mural! Praga es una ciudad que nos recuerda a Sevilla por el río, los puentes… ¡Y además creemos que en ella vive Batman! ¡Creemos que después de leer vuestro post queremos volver para ir al spa de cerveza! ¡Mola!

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>