Qué ver en Nepal, la guía más completa para descubrir el país del Everest

Actualización: 19 noviembre, 2018

Nepal es un destino imprescindible. Es un top ten del mundo en la lista de cualquier viajero. El país de las montañas, que tiene 8 de las 14 montañas más altas del mundo, es pura naturaleza. Probablemente, de la más impresionante que puedas ver nunca. Pero también es cultura, con lugares y ciudades Patrimonio de la Humanidad. Es, por supuesto, meditación, energía y buen rollo. Son sus festivales, con sus diosas vivas, las únicas que existen en el planeta, que te dejarán loco. Y es, sobre todas las cosas, su gente.

Hemos elegido este país asiático como nuevo destino de nuestro Club de la Aventura, la forma en la que puedes viajar con nosotros de forma auténtica, aventurera y a un precio justo. Después de la experiencia, no podemos estar más contentos. Ha sido uno de los viajes de nuestras vidas. Si quieres saber todos los detalles de esta escapada, a continuación te damos todas las claves para saber qué ver en Nepal con la guía definitiva para descubrir este Estado espectacular.

Ruta por Nepal con mapa (11 días)

Katmandú – Bhaktapur – Pokhara – Ruta Annapurnas (Día 1: Nayapul – Hile / Día 2: Hile – Ghorepani / Extra: Ghorepani – Poon Hill – Ghorepani / Día 3: Ghorepani – Tadapani / Día 4: Tadapani – Nayapul / Chitwan / Vuelo Everest) – Katmandú

Katmandú

Todo empieza en Katmandú, la capital de Nepal. Los vuelos internacionales solo llegan al pequeño aeropuerto de la ciudad. Por suerte, desde este buscador siempre vas a encontrar buenos precios, si lo buscas con tiempo, para volar a Nepal. Precisamente desde que aterrizas en Nepal sientes el cambio de ritmo, la calma. Es así en todo el país, excepto en Katmandú. En esta isla de tráfico, polución y locura en medio de la contemplación, la calma y la naturaleza del resto del país, seguro que también tienes tu hueco. Aunque cueste más que en otras partes del país, merece mucho la pena pasar al menos un par de días por aquí.

Te interesa...

-> Este traslado desde el aeropuerto hasta tu alojamiento.

En Katmandú teníamos previsto pasar dos jornadas completas. Una para descubrir la ciudad y otra para vivir uno de sus famosos festivales, el Indra Jarta.

Una buena ruta por la capital puede empezar bien temprano con una visita a Sawayambunath (Templo de los monos). Este templo budista declarado Patrimonio de la Humanidad es uno de los lugares imprescindibles de la capital. La estupa principal, los momentos de comunión con los locales y las vistas bien merecen la pena. Se puede llegar andando (un paseo largo), en bus (20 RP) o en taxi (250 RP, 2 euros). La entrada es libre.

Templo de los monos

Después hay que ir al corazón de Katmandú, a la Plaza Durbar. Durbar significa palacio en nepalí. Precisamente por eso verás una plaza Durbar en cada una de las que han sido capitales reales: Bhaktapur, Patan y Katmandú. La de la capital es, probablemente, la que más te sorprenderá, aun estando una parte destruida a consecuencia de los terremotos de 2015. Los templos y edificios que se mantienen son genialidades artísticas de los artesanos newar, uno de los pueblos más antiguos de Nepal. La entrada a la plaza pública cuesta 750 RP (solo para turistas).

Katmandu

El barrio de Thamel es el mejor sitio para acabar la jornada. Este entramado de callejuelas es uno de los lugares más animados y con mejor ambiente de la ciudad. Durante mucho tiempo ha sido el barrio mochilero de Katmandú. Allí podrás comprar todo lo que te falte para subir a la montaña, algunos souvenirs, comer en restaurantes locales o de comida internacional o tomar una copa tranquila (nos gustó Sami´s bar y una Roof bar en una terraza alta que hay justo enfrente).

Desde ahí, andamos poco hasta nuestro alojamiento. Justo en el barrio de Thamel teníamos nuestro hotel. Nos lo recomendaron varios amigos locales y casi que te diría que no te lo pienses y reserves en el Hotel Moonlight. Es un remanso de paz entre el caos, justo en la entrada de Thamel, súper limpio, con buenas vistas desde las plantas más altas y con un patio agradable para tomar una buena cerveza Everest.

Valle Katmandú (Bhaktapur)

Junto a la capital, el Valle de Katmandú es un conjunto de monumentos y lugares sagrados para el que debes reservar tiempo. Este cruce de caminos instaurado desde épocas remotas tiene más de 125 monumentos repartidos entre varios pueblos. De ellos, siete conjuntos patrimoniales fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Además de la Plaza Durbar de Katmandú y el Templo de los monos, antes mencionados, la lista la completan estos lugares:

  • Plaza Durbar (Patán)
  • Plaza Durbar (Bhaktapur)
  • Boudhanat (la mayor estupa de Nepal. A 8 kms. De Katmandú)
  • Zona monumental de Pashupati (centro de peregrinación hindú donde se realizan cremaciones)
  • Zona monumental Changu Narayan

Para verlo todo bien y con calma necesitarás un par de días. Nosotros resumimos lo más importante en una jornada. Por la mañana pusimos rumbo a Bhaktapur. Antes de ver monumentos, queríamos conocer algo más de Nepal a través de su sistema educativo. Por eso visitamos un cole con niños desde los 3 a los 15 años. En Nepal no es obligatorio asistir a clase y eso se traduce en casi un 40 % de analfabetismo. Desde algunas instituciones privadas y comunitarias están trabajando duro para cambiarlo. La esperanza viene en camino. Cuando le preguntamos a una alumna veterana “qué quería ser de mayor”, respondió: “ser mejor persona”.

En un cole nepali

Después de esta visitamos, nos acercamos a la Plaza Durbar, el corazón de la ciudad sobre el que se construyeron templos y palacios soberbios entre los siglos XII y XVIII. En el camino a esta zona monumental (derruida en parte por los terremotos), podrás hacer una parada en algunos de los talleres de cuencos cantantes (cuencos tibetanos) para que te cuenten muchas curiosidades sobre ellos. Y, antes de irte, no te vayas sin probar el famoso yogur local (Juju Dhau). Está brutal.

¡Novedad!

-> En Bhaktapur puedes hacer un tour guiado en español para no perderte ningún detalle de la antigua capital de Nepal.

-> También tienes la opción de conocer el Valle de Katmandú con esta otra excursión con un experto y viendo unas increíbles vistas a las cordilleras del Himalaya.

Para la tarde reservamos la zona de Pashupati. Este centro de peregrinación que se sitúa a orillas del río Bagmati, sagrado para esta religión, es lugar de culto y cremación. Por esa razón queríamos acercarnos para saber más de la cultura y la religión desde dentro. Te advertimos que no es un lugar apto para todo el mundo. Allí, al aire libre y según la tradición hindú, veneran a los muertos y se incineran para después tirarlos al río sagrado. Una experiencia que marca.

Crematorio en Nepal

Pokhara

Después de las visitas culturales y del caos de Katmandú, el cuerpo pide calma. La capital de la montaña se llama Pokhara (a 200 km de Katmandú). Todos los que tienen pensado hacer trekkings y ruta por los Annapurnas, disfrutan de este pueblo como punto de inicio. De hecho a solo 30 kilómetros de distancia se elevan por encima de los 8.000 metros colosos como el Dhaulagiri, el Manaslu o el propio Annapurna.

Ruta en bici por Nepal

Un día en Phokara es más que suficiente para poner orden en la mochila antes de subir a la montaña y disfrutar del mayor aliciente de esta ciudad, su lago. El Phewa es el segundo lago más grande de Nepal y su imagen, al amanecer o al atardecer en los días despejados, es una auténtica postal de película. Para recorrer parte del lago se puede alquilar una bicicleta. Nosotros lo hicimos, aprovechando las últimas horas de la tarde, y la experiencia fue genial. Para terminar de relajarnos antes de lo que venía por delante, también hicimos una clase de yoga al amanecer.

Yoga en Nepal

La oferta de alojamientos buenos es grande. Después de mucho comparar, elegimos uno de los mejores hoteles en Phokara, Hotel Queens ParkEs nuevo, muy bien situado, con habitaciones amplias, buen desayuno tipo bufete y muy limpio. Para comer las propuestas también son muchas. Uno de los restaurantes más animados (comida nepalí e internacional) es el Busy Bee Café.

Annapurnas

Nepal es el país de las montañas. 8 de las 14 montañas más altas del planeta están en su territorio. Pero por encima de esos números, este país es maravilloso, entre otras cosas, por su naturaleza. Por eso, te guste más o menos caminar en la montaña, estés más o menos acostumbrado a hacer trekkings, deberías plantearte esta experiencia como un must en tu viaje.

En Nepal las opciones de trekkings y rutas son infinitivas. Se centran principalmente en la zona del Everest y los Annapurnas. La primera, por altura y cuestión técnica, es más exigente.

Los Annapurnas, además de incluir algunos de los senderos más bonitos del mundo, son más accesibles. A partir de ahí, según el tiempo del que dispongas y tu nivel, podrás optar entre estas opciones más habituales:

  • Trekking de los Annapurnas. 15 días. 250 kilómetros. Desnivel desde Besisahar (820 msnm) hasta 5.416 msnm. Termina en NayaPul (1070 msnm). Nivel medio – alto.
  • Trekking al Campo Base de los Annapurnas (Annapurna Base Camp, ABC). 8 días. Desnivel desde Nayapul (1.070 msnm) hasta Annapurna Base Camp 4.130 msnm. Termina en Birethanti (1.100 msnm). Nivel medio – alto.
  • Trekking de Poon Hill. 4 días. 42 kilómetros. Ruta circular. Desnivel desde Nayapul (1.070 msnm) hasta Poon Hill (3.210 msnm). Nivel medio.

Nuestra cima en Nepal

Nosotros elegimos la última opción. ¿Quieres saber cómo fue nuestro Trekking de Poon Hill? En breve publicaremos el artículo con toda la información sobre uno de los senderos más bonitos del mundo. Ahí te contaremos todo sobre los permisos, el material, la ropa, la mejor época para ir, si ir o no con guía, entre otros.

No te puedes olvidar...

-> De contratar un buen seguro de viajes. En este tipo de países, y si además vas a hacer deporte, no te puedes ir él. Nosotros siempre usamos Iati Seguros y por experiencia te decimos que actúan rápido ante cualquier inclemencia.

Everest

Sin duda, una de los alicientes de visitar Nepal es poder ver la montaña más alta del mundo, el Everest. Los 8.848 metros del Sagarmatha, como conocen los nepalíes a esta montaña sagrada desde la que se roza el cielo, son tan inmensos como hermosos. Llegar a la cima es una recompensa para un reducido grupo de personas. La intensa preparación y el coste (una expedición a la cima puede llegar a costar unos 60.000 euros) hacen de esta ascensión una actividad muy limitada.

No obstante, el Everest se puede ver de otras formas, más baratas y menos exigentes. La primera es hacer el trekking al Campo Base del Everest. En este sendero de alta montaña que llega hasta los 5.364 metros se alcanza el Campo Base. Desde allí, si el tiempo lo permite y no sin dificultades, se puede ver la cima de esta gran montaña. Necesitarás 14 días y una buen preparación.

Para los que quieran ver el Everest de una forma muy especial, también hay una excursión imprescindible, la que sobre vuela los Himalayas y el Everest en avión.  Nosotros la hicimos y lo recomendamos al cien por cien. El plan es el siguiente. Te recogen del hotel y te llevan al aeropuerto internacional. Una vez en el aeródromo embarcas en un avión privado con asiento en ventanilla garantizado. Durante unos 50 minutos se sobrevuelan los Himalayas y, por supuesto, el Everest. La experiencia te deja sin palabras. Es emocionante estar tan cerca del techo del mundo. Ver con tus propios ojos paisajes tan sobrecogedores. Imaginar la historia y las historias que guarda esta montaña. Nosotros hicimos este tour y todo fue genial.

Chitwan

Nepal es un país de contrastes. Tan pronto estás rodeado de montañas pasando un frío polar que vas caminando por una jungla chorreando en sudor. Nos encantan esos cambios y por eso apostamos por poner al final del viaje la visita al Parque Nacional de Chitwan. Hasta aquí, el “Corazón de la jungla” en nepalí, llegan muchos viajeros para disfrutar de la naturaleza en forma de animales salvajes.

Para conocer este rincón de Nepal, sin duda, lo mejor es hacer un safari. Las opciones son varias: caminando, en jeep o en elefantes. Probablemente de todo Asia, y del mundo, sea de los pocos lugares donde permiten hacer safaris caminando. Por lo que esa opción no la debes descartar, aunque seas un poco miedica. Sí, las posibilidades de que te encuentres a un rinoceronte o un tigre frente a ti existe (de hecho lo explican los rangers antes de la actividad). Pero merece la pena correr ese riesgo.

Aparte de la caminata es conveniente complementarla con alguna de las otras dos. La del jeep te ofrece la posibilidad ver más en menos tiempo. Al tener que ir por caminos marcados, está limitado, eso sí. La tercera opción, sobre los lomos de un elefante, debe ser elegida según cada cual. Si los elefantes estuvieran bien cuidados probablemente sería una forma correcta de ver otros animales sin el impacto de un coche en la naturaleza. Pero no es así del todo.

Rinoceronte en Nepal

Además de monos, ciervos, pavo reales y muchos tipos de aves, Chitwan acoge a una gran población de rinocerontes. Ver a uno de los Big Five, de los cinco grandes, no es tarea fácil. Son huidizos y se alejan del ruido. En la primera parte del safari fue imposible encontrar a ningún ejemplar. Y solo veíamos sanguijuelas por todas partes. Pero en la segunda parte… ¡sorpresa! Un rinoceronte bañándose en una charca. Con calma y durante un buen rato lo vimos a poco más de 3 metros de distancia. Por momentos parecía un unicornio; por momentos parecía un dinosaurio, por momentos parecía un sueño.

Dentro del parque ya no es posible dormir, pero sí muy cerca. Nuestra alojamiento, que también te podemos recomendar mucho fue el Maruni Sanctuary. Son una cabaña en medio de la naturaleza con camas cómodas, muy limpias y restaurante variado y de calidad. Además, tiene una pequeña piscina redonda que, si se te va de las manos, se puede convertir en una pool party de noche.

Información práctica sobre Nepal

Cómo llegar a Nepal

Llegar a Nepal es relativamente sencillo. No existen vuelos directos desde España pero sí que hay muchas conexiones con compañías de los Emiratos Árabes. Nosotros volamos con Qatar Airways con escala en Doha por poco más de 600 €. Encontramos el mejor precio de vuelo a Nepal en este comparador.

La otra forma de acceder al país es por carretera. Hay numerosas entradas desde India. En el caso de querer acceder desde el Tibet, la cosa se complica. Solo se permite el acceso a grupos organizados de turistas. Ante cualquier duda, lo mejor es consultar la web oficial del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Visado

Para acceder a Nepal es necesario llevar el pasaporte con más de 6 meses de caducidad y un visado. Para los turistas existe tres tipos de visado según el tiempo que se pase en el país: 15 días – 25 € / 30 días – 40 € / 90 días – 100 €. Se gestiona directamente el aeropuerto de Katmandú a la llegada. Se puede pagar en euros o dólares. Ya no hace falta llevar fotografía, se hace en un ordenador allí mismo de forma gratuita. Más información en la web oficial de la embajada.

Laguna en Nepal

Vacunas

En el caso de Nepal no se puede considerar este viaje sin seguro, como veníamos comentándote. No es recomendable, es casi obligatorio. Las actividades normales de un viaje a Nepal implican aventura y, por ende, un riesgo limitado. Además, la altura siempre puede agravar los problemas. Teniendo en cuenta la infraestructura del país, es muy importante contar con una buena póliza que incluya rescate en helicóptero. Sino, la gracia te puede costar varios miles de euros. Y no tendrás otra opción si quieres llegar a un hospital. Por eso nosotros en esta escapada optamos por el seguro Iati Mochilero. Siempre viajamos con ellos y nos va de lujo.

Cuándo ir a Nepal

Esta respuesta es una de las más complicadas de dar. Nepal es un país que puede llegar a cambiar de estación varias veces al día.  En líneas generales sabemos que los meses de verano (del hemisferio norte) son los del monzón y las lluvias complican las comunicaciones, la visibilidad y la comodidad. A partir de septiembre, la fecha en la que nosotros hemos ido, paran las lluvias y todavía no es temporada alta. Hay riesgo de mal tiempo pero si te la juegas, ahorrarás mucho dinero y no tendrás que compartir alojamiento con cientos de personas. De octubre a diciembre llega el buen tiempo, y la temporada alta. De enero a marzo entra el frío. Si eres friolero, piénsalo dos veces antes de ir en esta época. Y de abril a marzo comienza la primavera, una temporada también agradable para visitar este país.


Organiza tu viaje y ahorra mucho dinero con estos enlaces

–> Reserva aquí el mejor HOTEL al mejor precio.

–> Ahorra mucho dinero si alquilas tu COCHE en este enlace.

–> Aquí los mejores RESTAURANTES para comer en tu destino.

–> Ayúdate de la mejor GUÍA DE VIAJES para descubrir este destino.


 

¿Quieres seguir leyendo más aventuras? Suscríbete al blog

   

7 comentarios en “Qué ver en Nepal, la guía más completa para descubrir el país del Everest”

  1. Gracias chicos! La verdad es que depende más bien de los días que tengáis. La ruta que hicimos es una maravilla de paisajes. Muchas veces el viajero se obsesiona con hacer lo famoso, lo más largo, lo más duro, y en las cosas sencillas está lo más maravilloso. Sea como sea, haz un esfuerzo y sube a las montañas. La recompensa va a ser enorme!

  2. Hola chicos!
    Una guía súper completa y detallada para todos quienes queremos ir a Nepal.
    Me ha encantado vuestra ruta, ya que cubre más o menos todo lo que queremos ver. Eso sí, Andrea quiere hacer el trekking de los Annapurnas, yo no, así que me tendré que buscar entretenimiento abajo!
    Nos apuntamos el tour del Everest en avión, ¡qué pasada!
    Un abrazo!

  3. Nepal es de esos países a los que siempre he querido ir, así que he leído muchas cosas sobre él. La mayoría de los lugares de los que hablas los conozco de haber leído sobre ellos. Del que no había oído nada es del Parque Nacional de Chitwan, me ha sorprendido saber que puedes hacer un safari en Nepal, nos es algo con lo que contaba poder hacer allí.
    Me apunto todas tus recomendaciones.
    Saludos

  4. Madre mía, qué guía ta completa. La verdad que Nepal me atrajo cuando era una niña y leí varios libros ambientados allí. Hoy por hoy no lo contemplo como próximo destino pero no lo descarto para más adelante. Creo que es una gran combinación de naturaleza, historia y patrimonio. Así que me lo apunto todo. ¡Gracias!

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies. Si quieres información sobre qué son y para qué nos sirven, aquí puedes leer nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies