Qué ver en Bangkok: nuestra segunda vez

Actualización: 23 agosto, 2020

Lo lógico y normal es que Tailandia formara parte de nuestra ruta por el Sudeste Asiático durante nuestra vuelta al mundo, pero no fue así. Sólo pisamos este país porque teníamos que tomar un vuelo desde Bangkok (la capital) hasta Denpasar (Bali, Indonesia). Eso sí nos dio tiempo a volver a visitar los cinco imprescindibles que ver en Bangkok y rememorar muchos olores, sabores y lugares.

Unos meses antes de tomar la decisión de mandarlo todo… a tomar por mundo viajamos a Tailandia durante tres semanas. Por suerte JP narró nuestras aventuras a través de su blog de viajes individual (Gente Viajera), que aquí te dejamos: Tailandia en 21 días. Pero volvemos al hilo de nuestra segunda vez y lo hacemos desde Camboya.

Para llegar a Bangkok desde Siemp Reap (Camboya) sólo hay que pagar un autobús que tarda unas cinco horas y que cuesta 10 dólares por persona (en realidad son dos porque en la frontera hay que cambiar de transporte).

En los puestos fronterizos de Camboya con Tailandia no hay pagar tasas absolutamente nada, ni para salir ni entrar. Pero estábamos un poco preocupados porque el día anterior leímos la prensa por Internet que hubo «caos» en ese mismo paso, por aquello del Golpe de Estado que se sucedió semanas antes en Tailandia. Afortunadamente, la realidad fue otra. Todo estaba muy tranquilo, aunque pudimos comprobar el éxodo masivo de camboyanos inmigrantes en el país vecino por miedo a represalias.

Frontera de Bangkok

Khao San Road

El autobús nos dejó en la mítica calle mochilera, Khao San Road. Casi un kilómetro de alojamientos económicos, restaurantes locales e internacionales, agencias donde preparar tus excursiones por Tailandia, un sinfín de puestos de todo tipo y bares con mucho ambiente para tomar algo después de un duro día de turismo con otros amigos viajeros. Aquí conocimos a bastante gente interesante que nos inspiraron la primera vez a dar el salto a ese sueño soñado de dar la vuelta al mundo.Calle mochilera en Bangkok

Gran Palacio de Bangkok y otros templos

La primera visita que ver en Bangkok obligada es conocer el Gran Palacio Real, un impresionante complejo arquitectónico que ocupa una superficie de 200.000 metros cuadrados aproximadamente y que se sitúa junto al río Chao Praya. Si te fijas, es una antigua ciudad en medio de Bangkok donde residían los reyes hasta mitad del XX.

El complejo se divide en la zona de los templos, donde encontrarás uno de los más famosos, Wat Phra Kaeo, con su famoso Buda esmeralda, o la popular estupa dorada Prha Sri Ratana Chedi, y en la zona de los museos, donde hallarás valisos tesoros reales y artículos costumbristas. Debes tener presente que no se permite la visita en tirantes o pantalones cortos.

Ten mucho cuidado con los timos en Tailandia, en general, y en Bangkok, en particular. Habrá gente que se acerque para decir que el Gran Palacio está cerrado por ser festivo. Te propondrán rutas alternativas para sacarte dinero. ¡No caigas! Otros intentarán venderte entradas de acceso falsas. Ni cuenta. Tu sigue tu camino.

La jornada puede continuar con otros de los templos de Bangkok más interesantes, como el Wat Pho (Templo del Buda Reclinado) y el  Wat Arun (Templo del Amanecer).

Canales de Bangkok

La capital de Tailandia es enorme y no te darás cuenta pero está llena de canales navegables (los khlongs). Allí descubrirás una Bangkok diferente lejos de los rascacielos, el tráfico y el ruido. Una Bangkok tranquila de casas flotantes, niños jugando en el agua, templos sin turismo y gente saludándote al pasar; una Bangkok auténtica.

Puedes ir a la zona del río, a Puerto River City, para tomar un ferry, pero te aconsejamos que esta excursión la hagas por tu cuenta y contrates una barca alargada típica tailandesa a motor para descubrir todas estas zonas que te decimos, porque la primera opción es una línea regular sin más. El recorrido suele ser una hora y media y el precio deberás negociarlo (rondan los 1500 bahts ). El ferry se suele tomar para llegar al Gran Palacio siempre que no optes por el tuk tuk.

Canales de Bangkok

Si tienes tiempo y quieres hacer algo diferente con tu pareja, te recomendamos este crucero con cena por el río Chao Phraya, donde disfrutarás de los ricos platos típicos tailandeses y de una actuación en directo durante dos horas.

Mercados de Bangkok

Nosotros cuando utilizamos la expresión de ‘Bangkok se vende’ es para referirnos a la cantidad de puestos, mercados, tiendas y grandes centros comerciales que hay en la capital tailandesa. Te aseguramos que en ellos puedes encontrar de todo, absolutamente todo. El más grande es el Mercado de Chatuchak, aunque está un poco alejado del centro.

Los puestos callejeros tienen todo tipo de exquisiteces: comida, refrigerios, ropa, tecnología, pilas, copias de llaves, libros, antigüedades y todo lo que pienses, falsificado o no. No hay tregua. El puesto de Pha Tai (plato estrella nacional) da paso al puesto de pescado frito y éste al de amuletos de la suerte. Los tenderos del mercado nocturno Patpong cogen sitio en la puerta de la ferretería para montar, como si tal cosa, un restaurante efímero allí mismo. Es, a pesar de todo, francamente alucinante.

A nosotros nos encanta comer en los mercados y en Bangkok hay cientos. Echa un ojo por la zona de Kao San Roady prueba la comida típica, además del Pha Tai, el Som TamKhao Pad Saparod, Pad Krapau o Kai Pad Med Mamuang. No te olvides de probar las frutas tropicales que existen allí y no en España, ya sea en sólido o en líquido. Súper dulce y rico. Ten sentido común y mucha precaución por aquello de la diarrea del viajero.

En los últimos años se ha puesto de moda el Mercado flotante de Damnoen Saduak​ y Mercado de Mae Klong sobre la vía del tren. Ambos están a dos horas del centro Bangkok y puedes ir hasta ellos en bus o con alguna agencia recomendada.

Miradores de Bangkok

Para despedir el día y sobre todo para hacerte una idea de la inmensidad de Bangkok te recomendamos que subas a algún mirador y te tomes un buen batido de frutas. Nosotros fuimos a la Torre Baiyoke, el edificio más alto de la capital y el más conocido. También puedes hacerlo en algún rooftop bar o en alguna terraza de los rascacielos, como Sirocco, Vértigo, Above Eleven, Long Table o el novedoso Mahanakhon skywalk.

Tras el atardecer, regresamos a Khao San Road y desde allí tomamos un taxi hasta el aeropuerto Don Muang que nos costó 200 baht, unos 4,5 euros (atención, en Bangkok hay dos aeropuerto, el otro aeródromo se llama Suvarnabhumi). Recuerda, además, que siempre hay que subirse a los vehículos que tienen taxímetro, ya que son más fiables, seguros y baratos. Ni ellos mismos, como es normal teniendo en cuenta las colosales medidas de esta gran capital, conocen su ciudad. Otra opción que tienes, es la de los traslados privados desde/hasta el aeropuerto con una tarifa fija, sin tener que preocuparte de líneas, horarios, caos, timos, entre otras cuestiones.

El vuelo lo teníamos muy temprano y pasamos la noche en el aeropuerto. Pero si no es tu caso, Bangkok es un destino que ofrece muchas opciones de alojamiento, y si se mira con antelación son muchas las ofertas que se pueden encontrar en el centro. Te dejamos este listado con los mejores hostels en el centro de Bangkok, según las puntuaciones y comentarios de los usuarios de Booking.

Dormir en Bangkok

¿Qué te ha parecido nuestro post sobre qué ver en Bangkok? ¿Alguna duda? ¿Incluirías algo más para este viaje? ¡Cuéntanos! Estamos deseando leer tus consultas, propuestas y experiencias. ¡Deja tu comentario más abajo!


Organiza tu viaje y ahorra mucho dinero con estos enlaces:   


¿Quieres seguir leyendo más aventuras? Suscríbete al blog

   

1 comentario en “Qué ver en Bangkok: nuestra segunda vez”

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad.