Fiestas de San Fermín, una festividad española que atraviesa fronteras

Actualización: 2 julio, 2019

«Uno de enero, dos de febrero, tres de marzo, cuatro de abril, cinco de mayo, seis de junio, siete de julio… ¡San Fermín!». Seguro que has escuchado esta cantinela alguna vez y es que no hay fiesta de España más conocida internacionalmente que los Sanfermines.

En nuestro país tenemos fiestas en cualquier época del año: algunas tienen origen religioso, otras se remontan a tradiciones paganas memoriales y otras son simplemente parte de nuestra cultura lúdica, como la Feria de Abril de Sevilla o los Carnavales de Tenerife. En este caso, Pamplona se convierte en un escaparate mundial durante siete días en el mes de julio. La ciudad navarra se tiñe de blanco y rojo, y los pamplonicas abren las puertas de sus casas a miles y miles de personas que llegan de todas las partes del planeta. Las fiestas de San Fermín no se pueden contar, las fiestas de San Fermín hay que vivirlas. Nosotros te contamos y luego tú decides…

El origen de San Fermín

Los Sanfermines tienen fama mundial, un festival único en honor a San Fermín que combina lo popular, lo religioso y lo profano. El 6 de julio es «el día más esperado del año» para casi el cien por cien de los pamplonicas y congrega cada año a miles de visitantes en Pamplonn para ver sus encierros, inmortalizados por Ernest Hemingway en su novela The sun also rises (Fiesta, 1924).

Las fiestas arrancan con el chupinazo (un cohete) desde el balcón del Ayuntamiento de Pamplona a las 12.00 horas del mediodía de ese 6 de julio. Un «¡viva San Fermín!» da el pistoletazo de salida a la semana más importante de Navarra.

No te puedes ese mismo 6 de julio, a las 16:30 de la tarde, el Riau-Riau. Es decir, un acto tradicional en el que se acompaña a la corporación municipal desde el Ayuntamiento hasta la capilla de San Fermín, unos 500 metros en total, mientras que la muchedumbre camina tarareando «Riau Riau» a ritmo del vals de Astráin, una antigua marcha de las vísperas de San Fermín.

Letra:

A las 4, el 6 de julio / Pamplona gozando va / pasando calles y plazas / las Vísperas a cantar / al glorioso San Fermín / patrón de esta gran ciudad / que los pamplonicas aman / con cariño sin igual.

Delante van / chiquillos mil / con miedo atroz gritan: ¡Aquí! / Un cabezón viene detrás / dando vergazos y haciendo chillar.

¡¡Riau riau!!

Detrás vienen los muchachos / en un montón fraternal / empujando a los gigantes / con alegría sin par / porque llegaron las fiestas
de esta gloriosa ciudad / que son en el mundo entero / una fiesta sin igual.

¡¡Riau riau!!

Los mozos de blusa / que son los que dan animación / con los pollos-pera / van todos unidos en montón.

Los de La Pamplonesa / detrás vienen tocando / van a honrar a San Fermín.

Toda la ciudad / con movimiento contemplando está / la gran caravana / que alegre hasta San Lorenzo va.

Los del Ayuntamiento / con mazas y timbales / van a honrar a su patrón.

¡¡Riau riau!!

Al día siguiente se celebra la procesión de San Fermín por las principales calles del centro de la ciudad navarra. Luego vienen la comparsa de Gigantes y Cabezudos, los famosos encierros y otras actividades complementarias. Y todo culmina a las 00:00 horas del 14 de julio con la canción de despedida «Pobre de mí…«.

Los orígenes de las fiestas se remontan a la Edad Media y están relacionados con los actos religiosos en honor al patrón, que era un cura francés que estaba de visita por estas tierras. Su historia, al igual que la de otros santos, es una leyenda que para muchos estudiosos carece de base histórica. Nosotros no vamos a entrar en la polémica.

Cómo vestir en Sanfermines

Olvídate ir de «arreglado», sobre todo todo si vas al ‘txupinazo‘. Durante las fiestas hay dos colores sagrados: el blanco y el rojo. Eso sí, no uses tus mejores galas, coge solo la camiseta o camisa más vieja que tengas, blanca, por supuesto, unos pantalones blancos y una faja roja (debe anudarse siempre en el lado izquierdo). Recuerda que esto después irá a la basura.

Y no te olvides del pañuelo, que también tiene su aquel. Éste se lleva anudado en la mano hasta el chupinazo, una vez empiezan las fiestas de forma oficial ya puedes ponértelo en el cuello.

Si te vas a meter en la plaza del Ayuntamiento de Pamplona es probable que tengas que volverte para cambiarte de ropa. Eso o estar todo el día con la ropa mojada y de cualquier color menos de blanco. Harina, huevo, vino, sangría, azafrán… son algunas de las cosas que te ‘lloverán’.

Te recomendamos estas excursiones:

  • Visita guiada por Pamplona siempre y cuando no sea Sanfermines. Puedes reservar directamente, aquí.
  • Y si coincide, puedes completar tu escapada con el tour al Monasterio de la Oliva para conocer a sus monjes y a Ujué y Olite, dos pueblos sacados de los cuentos de la Edad Media. O si lo prefieres, puedes ir al Castillo de Javier y al cañón de Foz de Lumbier.

En los pies apuesta por unas zapatillas (deportivas) cómodas y renuncia a las chancletas o sandalias por el bien de los dedos inferiores. Los pisotones y los cristales en el suelo son muy habituales. Y como el día se va a alargar, no te olvides de una chaqueta que por la noche refresca.

El encierro

Una de las actividades más conocidas de los Sanfermines es el encierro, o lo que es lo mismo, la carrera donde los participantes corren delante de los toros durante casi 900 metros hasta alcanzar la plaza de toros cada día de la semana.

Los encierros de San Fermín, desde sus inicios, han durado desde apenas 2 minutos hasta casi 12 (aunque hubo una ocasión en que un encierro duró hasta 30 minutos) y se realizan a lo largo de las calles de la parte más antigua de Pamplona.

Es importante saber que para correr el encierro tienes que estar preparado, tanto en el terreno del aspecto físico como de la técnica. En los últimos años son muchas las personas, sobre todo extranjeras, que empalman un día con otro y quieren terminarlo o, empezarlo, depende de cómo lo veas, corriendo delante de los toros. Es una auténtica temeridad ya que a muchos les ha costado la vida.

Toros en San Fermin

El encierro comienza puntual  todo los días a las 08:00 am con el lanzamiento del cohete. Minutos antes, los mozos se dan cita frente a San Fermín para pedir protección tres veces: «A San Fermín venimos / por ser nuestro patrón / nos guíe en el encierro / dándonos su bendición». A continuación se canta en euskera y se termina con un «Viva San Fermín», «Gora San Fermín».

La fiesta se detiene durante ese tiempo y la tensión invade el recorrido, en el que se juntan entre 2.000 y 3.500 corredores, hasta que se desata en un estallido de sensaciones en la Plaza de Toros. E

Si quieres contemplar el encierro lo mejor es que te pongas tras las vallas o en uno de los codiciados balcones de la calle Estafeta. Si consigues subirte a uno de ellos, estás de enhorabuena. ¡Es un auténtico espectáculo!

La curva de Estafeta es unade las curvas más conocidas y peligrosas del encierro. En el punto en el que la calle Estafeta converge con la de Mercaderes, los corredores y astados deben trazar un giro de 90 grados a la derecha. Se debe tomar la curva por el ángulo corto para no quedar atrapado. El Ayuntamiento pamplonica aplica un producto antideslizante a lo largo del recorrido para evitar que mozos y toros resbalen, especialmente en puntos peligrosos como Éste.

Gigantes y cabezudos

Otro de los momentos más esperados durante las fiestas son los Gigantes y Cabezudos. La Comparsa de Pamplona se remonta al siglo XVI y se compone de 8 gigantes de 4 metros y 60 kilos que representan a parejas de reyes de distintas razas. Una corte de cabezudos, kilikis y zaldikos (caballos) les acompañan formando una comitiva de 25 figuras que cada mañana recorren el centro de la ciudad al ritmo de gaitas y txistus (flauta de tres agujeros).

Gentio en San Fermin

Y cuando todo acaba la gente sigue en la calle. El centro de la ciudad es la zona de reunión y, sobre todo, la Plaza del Castillo. Allí, la música anima la ciudad hasta bien entrada la madrugada. No exageramos si decimos que la fiesta atraviesa fronteras. Pamplona pasa de tener 200.000 habitantes a rozar los 2.000.000 durante los 8 días de fiesta. ¡Una locura!

Personajes ilustres

Que San Fermín es una fiesta mundialmente conocida no cabe duda. Gran parte de la fama de los Sanfermines en Estados Unidos se debe a uno de sus visitantes más ilustres: Ernest Hemingway. El Premio Nobel llegó a Pamplona en 1923 y se enamoró de la fiesta y sus tradiciones. De hecho, eligió la ciudad como escenario de su primera novela de éxito: Fiesta (The sun also rises). El escritor vivió un total de ocho Sanfermines (el último en 1959).

El cineasta Orson Welles; los actores Ava Gardner, Errol Flynn, Deborah Kerr y Charlton Heston; el dramaturgo Arthur Miller; la fotógrafa Inger Morath; el deportista Dennis Rodman, o el expresidente de Estados Unidos Bill Clinton… son algunos de los famosos seducidos por esta fiesta española.

Con amigos en San Fermin

Dónde dormir en Pamplona

Dormir en Pamplona en Sanfermines puede resultar misión imposible, pero no si te planificas bien y lo haces con tiempo. Eso sí, vamos a partir de la base de que pernoctar durante esa semana en la capital navarra es caro, muy caro. Pueden ser precios desorbitados pero quién sabe, puedes encontrar alguna ganga.

Alojamientos que te pueden interesar:

  • Si quieres seguir los pasos de Hemingway, Orson Welles o Chaplin, tienes que alojarte en el Gran Hotel La Perla. Quedarte en esta maravilla del siglo XIX te permitirá vivir la fiesta desde su epicentro, ya que está situado en la Plaza del Castillo. Es posible que quieras reservar en esta época y no encuentres sitio. No importa, pero apúntalo para otra de tus escapadas a Pamplona.
  • Otra opción, mucho más económica, es el Aloha Hostel, en el que nos acomodamos nosotros. Situado muy cerquita del parque de la Ciudadela, este albergue cuenta con habitaciones compartidas. Algunas incluso tienen sofás y otras terrazas. Es una buena opción para pasar una fiesta de escándalo.
  • Si eres más de la idea de un apartamento y quieres ver los encierros desde el balcón, tienes que reservar en El Mirador de la Estafeta. Los precios pueden resultar más excesivos pero es una buena manera de estar en el centro del meollo. Tómalo como un dos por uno.
  • A pesar de ser una capital pequeña son muchos los establecimientos hotelereos que hay en Pamplona. Te dejamos un enlace para que puedas echar un ojo a todos y comparar los hoteles y apartamentos que hay por la zona que te interese.

Dónde comer en Pamplona

La comida es sagrada. La fiesta empieza muy pronto y termina muy tarde así que hay que coger fuerzas. Además, Pamplona tiene fama de tener buena cocina y San Fermín puede ser un buen momento para descubrirla.

Hay que empezar el día con unos buenos churros con chocolate y el mejor sitio para hacerlo es en la churrería más famosa de Pamplona es La Mañueta. (los viene haciendo una familia desde 1974). Solo abre  del 7 al 14 de julio y los domingos de octubre, así que es el momento para probarlos.

El almuerzo es uno de los momenticos preferidos de los pamploneses en San Fermín y, quizá el del 6 de julio, antes del Chupinazo, sea el más típico. El menú habitual, que se extiende entre las cuadrillas durante las fiestas, es los huevos fritos con algo «contundente» (chistorra, longaniza, jamón, tomate o todo junto), acompañados de vino con gaseosa o kalimotxo. Tampoco hace falta que te llenes, puedes tomar un vermú con un pintxito de cualquier barra que te va a sentar de maravilla. Puedes entrar en el bar Gaucho y empezar la ruta. El Ñam Sarasate es otro de los sitios donde puedes tomar un rico pinto.

Si quieres sentarte a la mesa con mantel y probar la cocina navarra también puedes hacerlo, aunque ten en cuenta las fiestas en las que estamos. En el Asador Olaverri te vas a poner las botas. El asador con parrilla al carbón ya te da una pista. Las carnes y los pescados saben aquí como en ningún otro sitio. Y si le acompañas uno de sus postres caseros, poco más hay que añadir. Otro de los mejores sitios para comer en el centro de Pamplona es el Restaurante Anttonenea pero puede estar petadísimo de gente.

¿Qué te ha parecido nuestro post sobre las Fiestas de San Fermín? Esta fiesta donde nadie es un extranjero, todo el mundo es igual y donde el espíritu festivo siempre está presente. ¿Incluiríais algo más para esta escapada? ¿Alguna duda? ¡Cuéntanos! Estamos deseando leer tus propuestas y experiencias. ¡Deja tu comentario más abajo!


Organiza tu viaje y ahorra mucho dinero con estos enlaces

–> Busca aquí los VUELOS más baratos para viajar a tu destino.

–> Ahorra mucho dinero si alquilas tu COCHE en este enlace.

–> Evita colas y reserva las mejores VISITAS GUIADAS y EXCURSIONES.

–> No te olvides contratar un SEGURO DE VIAJES con 5% de descuento.

–> Ayúdate de la mejor GUÍA DE VIAJES para descubrir este destino.


¿Quieres seguir leyendo más aventuras? Suscríbete al blog

   

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies. Si quieres información sobre qué son y para qué nos sirven, aquí puedes leer nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies