Quito, parada técnica en la mitad del mundo

El ritmo de un viaje de vuelta al mundo debe tener altos y bajos. Es imposible ir a paso de turista durante tanto tiempo y hay que darle lugar a cosas comunes e historias mínimas. Por ello, en Quito, la capital de Ecuador, decidimos que íbamos a fijar nuestra base para hacer una parada técnica olvidando por unos días las visitas, monumentos, check in, etc. El lugar elegido no era casual. Aquí viven nuestros amigos Adri y Belén, con los que ya compartimos aventuras en Panamá, y de esta forma sabíamos que íbamos a estar como en casa.

Quito

 Para llegar hasta Quito desde Colombia de la manera más barata, toca autobús y muchas horas. Desde Popayán, último gran destino al sur del país colombiano, se puede coger un bus hasta Ipiales (32.000 pesos colombianos, 12 euros, 8 horas). De allí una buseta os acerca al puesto fronterizo de Rumichaca (1.500 pesos colombianos, 0,5 euros, 15 minutos). Tras el sellado de pasaporte en la tranquila frontera se toma la penúltima furgoneta hasta Tulcán, ya en territorio ecuatoriano (0,75 dólares, 0,55 euros, 20 minutos). En este pueblo se toma el autobús directo a Quito (5 dólares, 3,6 euros, 6 horas). Con paciencia y tras aguantar varios controles de las brigadas de antinarcóticos que vigilan este paso caliente, se llega (18 horas después en nuestro caso) a San Francisco de Quito, capital del país y de la provincia de Pichincha

Quito

Quito

Las horas sentados en vetustas butacas viendo películas de serie b y soportando los estragos de las curvas se nos olvidaron tras el desayuno con el que nos sorprendieron nuestros anfitriones: tostadas con tomate y jamón, croissant con nocilla, cola-cao y jugo de mango. Hacía exactamente dos meses y ocho días que no empezábamos tan bien el día… Era sólo el principio. 

Después, paseando, sin mapa ni mochilas, fuimos descubriendo poco a poco Quito o Quitu, la tierra en mitad del mundo, la misma que descubrieron los españoles cuando la región estaba en una guerra civil entre Atahuapla y Huáscar por el dominio del Imperio Inca: la Plaza Grande, la de San Francisco, la hermosa Basílica del Voto Nacional, la Catedral, el interior de la Iglesia de la Compañía de Jesús, los puestos de cereales, legumbres y especias, la calle Cuenca llena de tiendas de piñatas de fiesta, así hasta llegar al Palacio presidencial de Carondelet, que por orden y gracia del presidente Correa, se puede visitar de forma libre y gratuita desde que iniciara su mandato (visita gratuita previa reserva en una garita situada en la Plaza Grande que enseña algunas estancias del Palacio, los regalos que recibe el Presidente en los actos oficiales, que ha cedido al país, más todos sus galardones y reconocimientos).

 Quito

Quito
 

Era la hora de comer. Encontrar un lugar barato y rico para comer en Quito es tarea sencilla (hay menús corrientes desde 1,75 dólares, 1,2 euros). Para darle un toque bonito, solo hay que buscar un poco más. Adri y Belén, dos ingenieros expatriados que llevan por estos lares poco más de un año, conocen bien el terreno y por eso nos llevaron al Restaurante Leña Quiteña, con vista al Panecillo, a probar los manjares de este país. De lo más típico, un plato a la vista desagradable, el “cuy o conejillo de indias”, que a pesar de todo es muy sabroso; para los delicados también existen platos más normales como el locro de papa o el llanpingacho o tortilla de papa. 

Quito Quito
 

Para bajar el almuerzo subimos a El Panecillo, con las mejores vistas de la ciudad (se puede hacer a pie, pero en taxi no cuesta más de 2 dólares, 1,5 euros, por persona). Pero lo mejor llegó por la noche, tortilla de patatas y salmorejo. Soñamos con ello… 

Quito

Quito

Era domingo. Queríamos hacer algo diferente en una vuelta al mundo. Por eso, después de ver el interesante Museo Nacional (entrada gratuita) y probar un delicioso y barato “ceviche” (un plato también típico del Ecuador) en un bar sin nombre a la espalda de la grotesca residencia del embajador de España en Ecuador (calle Leonidas plaza, en el Guapulo), fuimos al cine. Sí, lo normal es decir que este plan no tiene nada de distinto para cualquier mortal, pero en nuestro caso era un deseo que teníamos después de estar un par de meses alejados de la gran pantalla y las palomitas. Fuimos a ver “Lobo de Wall Street”, una de las candidata a los Oscars.



Quito

La mitad del mundo

El penúltimo día, para despedirnos de Quito, teníamos otro antojo, ir a la Mitad del Mundo. En este punto está situado la línea que marca el ecuador y que hace que la graciosa foto de tener un pie en el hemisferio sur y el otro en el norte, sea posible. Para llegar hasta allí, a una 45 minutos de la capital, hay que salir desde el intercambiador de bus de Ofelia (0,40 dólares, 0,29 euros). Lo cierto es que el punto oficial que marca una de las marcas más famosas de la línea de equinoccios, está en el Museo Etnográfico Mitad del Mundo (3 dólares acceso general + 3 dólares acceso museo).

Quito

Pero la coordenada 0º 00′ 00” que marca realmente la mitad del mundo, se descubrió tiempo después por GPS que no estaba ahí, sino a 240 metros del primero, dentro del Museo solar Intiñán (4 dólares con visita guiada, 3 euros). No hay duda que además de tener el verdadero punto de división del norte y el sur, este centro museístico es más completo e interesante, con explicaciones prácticas de los procesos físicos que se producen en este lugar (el efecto colioris, como cambian las fuerzas, etc.).

Quito

Ya podemos decir que no sólo hemos estado en “la mitad del mundo” de forma horizontal sino también en vertical… estuvimos años antes, cuando María José estudiaba inglés con una beca en Londres, en Greenwich. Allí también puedes visitar los museos y hacerte la foto con el meridiano. Comprobaréis que han pasado unos años por nosotros… 🙂

Quito

Atípica y regeneradora, nuestra visita a Quito nos han llenado de fuerzas para seguir nuestro camino por Perú. Ecuador nos esperará para una próxima visita más completa. Ahora sí, el viaje continúa, pero llevamos energía de sobra, por la noche comimos jamón ibérico de bellota de Ciudad Rodrigo (Salamanca), la tierra de Adri y al día siguiente un cocido preparado por el masterchef de la casa 🙂 Gracias a los españoles (amigos) por el mundo.

Quito

 


 
Gastos
Día 1: comida 32 dólares (23,6 euros) + supermercado 6 dólares (4,4 euros) + transporte 4,50 dólares (3,60 euros). Total: 42, 5 dólares (31 euros)
Día 2: comida 12 dólares (8,8 euros) + entradas cine 10,5 dólares (7,6 euros) + snacks 3,50 dólares (2,5 euros) + supermercado 2,75 dólares (2 euros) + transporte 2,5 dólares (1,8 euros). Total: 31 dólares (23 euros)
Día 3: transporte 2,50 dólares (1,75 euros) + comida 7,25 dólares (5,25 euros) + invitación Museo Intiñán. Total: 9.75 dólares (7,2 euros)
Día 4: comida 4 dólares (3 euros) +  transporte aeropuerto 25 dólares (18 euros). Total: 29 dólares (21,5 euros)
 

–> Aquí puedes encontrar vuelos baratos a Ecuador.

–> Aquí puedes encontrar diferentes alojamientos en Ecuador.

–> Si quieres recorrer el país, puedes alquilar un coche aquí. 

–> Aquí puedes contratar un seguro de viajes para viajar seguro.


Código Ética. “Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si realizas la compra de un producto siguiendo ese enlace, nosotros recibiremos una comisión. El uso de este enlace no incrementa el precio final para el consumidor. Gracias a este sistema, nos ayudas a seguir adelante con el mantenimiento del blog”.


Comparte con tus amigos....Share on FacebookShare on Google+Email this to someonePin on PinterestTweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page

4 comments on “Quito, parada técnica en la mitad del mundo

  • Chicooossss!! Me encantó ver como 66% del Triángulo se junta una y otra vez aprovechando vuestra ruta por latinoamérica!! Ya con ganas de que lleguéis a Santiago para poder compartir momentos como los de Quito con Adri y Belén. Entiendo lo que se siente al tener una casa con buena acogida después de dar mil tumbos… apuesto a que os pareció que algo tan sencillo como sentarse en el sofá de casa o dormir en sábanas con tacto agradable era un lujazo!! No os acomodéis, ya tendréis tiempo para esas comodides toda la vida! 😉
    A la mochila,que se hace camino al andar!

    Un abrazo!

    PD: En Cuzco con Adrián el mal de altura me libró de comerme un hámster gigante como el de la foto!! jajajajaj!!!

    Reply
    • Edu no mientas!! Tu eres muy de pan con tumaca!! Ya queda menos el 66% del triángulo vuelva a unirse en Santiago. Estamos deseándolo!!! Ve preparándolo todo que vamos con hambre 😉

      Reply
  • No podía ser de otra manera, disfruto mucho siendo vuestro guía en latino américa! Como buen viajero, me gusta acoger otros aventureros, es una experiencia para todos! Estos son buenos recuerdos y forman parte de todas las a venturas.
    Ha sido un buen punto de inflexión para abandonar centroamérica-caribe y pasar a las culturas andinas y resto de sudamérica!
    Buen viaje!

    Nos vemos con la mochila

    Adri

    Pd: Edu, el pissa y yo ya hemos pasado la prueba andina comiendo el hamster!

    Reply
    • Adri, como buen ciudadano de la meseta, sí que te comiste el hamster!
      Aparte de bromas, tenemos que agradecerte la acogida que nos distéis. El hecho de estar como en casa, estando a miles de kilómetros, es algo que se agradece mucho.
      Suerte con tu próxima aventura! Será todavía más grande!!

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>