Aquí los 10 lugares imprescindibles que ver en Brasil

Actualización: 18 mayo, 2020

Gran inconmensurable, un desbordamiento de culturas, climas, paisajes e identidades,… Brasil, la quinta nación más grande del mundo, se siente más como un planeta incompleto que como un país muy grande. De Río de Janeiro a Manaus, por ejemplo, hay 2.700 km; la misma distancia que de Londres a Marruecos o Grecia. A nosotros durante nuestra vuelta al mundo por el Estado más influyente en América Latina nos faltó mucho por conocer, aunque tenemos una idea bastante buena del extenso territorio. Aquí todos los lugares imprescindibles que ver en Brasil.

Río de Janeiro

No teníamos pensado pasar por Brasil durante nuestro periplo aventurero de casi un año, pero hubo una motivación para hacerlo. Era febrero, el mes del carnaval. ¿Cómo íbamos a desaprovechar esta oportunidad? Rápidamente cambiamos nuestros planes y pusimos rumbo a Río de Janeiro, la ciudad maravillosa. Exuberante selva, largas extensiones de arena y samba por todos lados que hacen temblar las caderas. Sin, duda un imprescindible que ver en Brasil.

Que hacer en Brasil: Carnavales de Rio de Janeiro

Tu paso por Río de Janeiro debe ir acompañado por las subidas al Corcovado, Cristo Redentor y Pan de Azúcar, por un baño en las playas de Copacabana e Ipanea, visitar los barrios de Santa Teresa y Lapa, disfrutar de un partido en el Estadio de Maracaná y si te apetece conocer alguna de las favelas accesibles.

Te recomendamos...:

Foz de Iguazú

Las Cataratas de Iguazú se encuentran sobre el Río Iguazú haciendo frontera con Brasil, en el estado de Paraná, y Argentina, en la provincia de Misiones. Están ubicadas dentro de los parques nacionales do Iguaçu (Brasil) y de Iguazú (Argentina). La base de operaciones para moverse por el lado brasileño es Fox de Iguazú / Foz do Iguaçu y por el lado argentino es Ciudad de Puerto Iguazú. Y aquí comienza el eterno debate de ‘dónde es mejor contemplar los saltos de agua’, una de las 7 maravillas naturales del mundo.

Debes saber que las cataratas de Iguazú están formadas por 275 saltos, el 80 por ciento de ellos se ubican del lado argentino (conocido como la Garganta del Diablo) y puedes verlos más próximo. Pero en cualquier caso disfrutarás mucho de ambas, sea cual sea tu decisión. Lo ideal es que visites las dos para llevarte una idea bastante completa de las caídas de agua, que son un imprescindible que ver en Brasil y en Argentina.

Cataratas de Iguazu

Sao Paulo

La megalópolis de São Paulo, o San Pablo, en expansión pero congestionada, suele ser la segunda parada después de Río, ya que se trata del centro del país de la mayoría de las principales industrias y el corazón de los negocios no solo en Brasil, sino en Latinoamérica. Además tiene más comunidades y culturas inmigrantes que en cualquier otro lugar. De ahí que muchos españoles llegaran hasta aquí en busca de oportunidades laborales en plena crisis económica.

Por otro lado, aquí las oferta gastronómica, centros de arte y diferentes movimientos culturales es mucho mayor que en otros destinos brasileños. El vuelo desde Río es de solo una hora y hay docenas cada día.

Sao Paulo

Amazonas de Belém a Santarém

Uno de los sueños viajeros es navegar por el río más largo y caudaloso del mundo, el río Amazonas. En Brasil es posible surcar por sus aguas, de los 6.400 km se puede navegar por 4.000 km durante casi tres semanas. El tramos más bonito del trayecto es el que se puede ver desde Belém a Santarém, en el estado Pará. Debes saber que si lo haces al contrario, de Santarém a Belém, el barco no va a contra corriente, o lo que es lo mismo, lleva la mitad de tiempo y dinero.

Rio Amazonas

Manaos

A cuatro de horas de vuelo desde Río de Janeiro se encuentra Manaus, el punto de entrada clave para el Amazonas brasileño (ubicado en el estado de Amazonas). Aquí también es posible dar paseo en crucero (desde Santarém por ejemplo) y se puede visitar la selva tropical más grande del mundo. Te puedes pasar toda la vida observando perezosos y guacamayos en la densa jungla, y conocer algunas de las culturas indígenas. Para nosotros es un imprescindible que ver en Brasil.

Amazonas

La ciudad en sí misma merece una visita: disfruta de los productos en el mercado Adolpho Lisboa (puedes comer alguna piraña), admira la decadente arquitectura en el casco antiguo y asiste, si tienes tiempo, a un espectáculo en el neoclásico Teatro Amazonas.

Brasilia

Y a dos hora de vuelo desde Río, nos encontramos con Brasilia, la capital de Brasil, una ciudad totalmente planificada creada desde cero. El objetivo era descongestionar las ya cargadas metrópolis de Río de Janeiro y Sao Paulo. En 1960 se estableció aquí la sede central del gobierno, basada completamente en la funcionalidad.

Oscar Niemeyer diseñó la mayor parte de la ciudad en forma de avión. En ‘la cabina del avión’ está la plaza de los Tres Poderes, donde se localiza el palacio de Planalto, el Congreso y el palacio de Justicia. A los lados está toda la administración federal rodeada de verde y en ‘la cola’ se encuentra la administración local.

En el Eje Monumental, una gran avenida con bastantes edificios interesantes, puedes ver la Biblioteca Nacional de Brasilia, la Catedral Metropolitana de Nuestra Señora de Aparecida, el Museo Nacional de la República o el Complejo Cultural de la República.

Brasilia

Salvador de Bahía

Mas al norte, en la costa, tenemos a Salvador de Bahía con una influencia africana fuerte. Esta ciudad fue un importante punto de entrada para los africanos durante la trata de esclavos. Hoy en día, la metrópolis tiene una cultura afrobrasileña distinta, así como una celebración de carnaval que cada febrero rivaliza con la de Río, con un toque salvajemente regional.

Camina por el casco antiguo… donde encontrarás un casas coloniales coloridas (en la actualidad son Airbnbs y hoteles), edificios barrocos, como la Igreja e Convento de São Francisco del siglo XVIII y, algunas noches, actuaciones en vivo por percusión en la plaza principal. Prueba el guiso tradicional de mariscos y los buñuelos de camarones.

Salvador de Bahia

Florianópolis

Florianópolis es el tercer destino más visitado por los turistas en Brasil (a una hora de Sao Paulo). No hace mucho tiempo, solo los surfistas sabían sobre esta isla a lo largo de la costa sur de Brasil, pero eso cambió después de que el mundo de la moda internacional invadiese el área, conocida como Floripa (unida al continente por un puente).

Brasil puede ser conocida por sus playas, el bossa nova y las caipirinhas, pero algunas de las ostras más suculentas y más grandes del mundo te esperan en la costa sur.

Florianapolis

Playa Jericoacoara

Según The Washington Post, en Fortaleza se encuentra una de las 10 playas más bonitas del mundo. Jericoacoara, de nombre difícil y de acceso igual, viene creciendo a grandes pasos. Dunas inclinadas, pintorescos pueblos cercanos y lagunas de aguamarina rodeadas de un parque nacional. La luna y las estrellas son las únicas fuentes de luz nocturnas en Jeri.

Te recomendamos que pases varios días por aquí, por el estado de Ceará, por sus 573 kilómetros de playas, donde el kitesurf y el windsurf son los protagonistas. También se practica el sandboard por sus grandes dunas a ras del mar.

Que ver en Brasil: playas de Jeri

Playa Espejo

En la costa entre Río de Janeiro y Salvador de Bahía está posiblemente la mejor ciudad de playa ‘no descubierta’ de Brasil, y Praia do Espelho es su joya de la corona, en Porto Seguro. Durante la marea baja, el agua de aguamarina ayuda a formar una serie de piscinas de marea poco profunda  y aguas turquesas. Una maravilla.

Playa de Espejo

¿Qué te ha parecido nuestro post sobre que ver en Brasil? ¿Alguna duda? ¿Incluirías algo más para este viaje? ¡Cuéntanos! Estamos deseando leer tus consultas, propuestas y experiencias. ¡Deja tu comentario más abajo!


Organiza tu viaje y ahorra mucho dinero con estos enlaces:   


¿Quieres seguir leyendo más aventuras? Suscríbete al blog

   

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad.