Vanuatu: bienestar, esperanza y sostenibilidad

Actualización: 18 marzo, 2020

El diccionario de la Real Academia Española define el adjetivo ‘exótico’ como ‘extranjero o procedente de un país o lugar lejanos y percibidos como muy distintos del propio’. Y así podría definirse Vanuatu, una república formada por 83 islas extendidas a lo largo de la zona sur del Océano Pacífico. Este archipiélago de Oceanía está reconocido como una ecoregión en la que destacan sus impresionantes bosques tropicales y playas.

En Vanuatu, el país de la felicidad, hay cien dialectos y tres idiomas oficiales: francés, inglés y bislama. Esta última es una lengua criolla melanesia, la segunda más hablada en todo el territorio. Más del 95 por ciento del léxico de esta jerga está compuesto por palabras que derivan del inglés (o que suenan en inglés, es decir, please (plis) o thank you (tangkyu)). Las islas Vanuatu tienen una población de 250.000 personas y forman parte de una de las regiones culturalmente más ricas de todo el mundo.

En este país insular destacan tres islas: Éfaté, Espíritu Santo y Tanna. Si quieres dejarte sorprender por increíbles playas, selvas o por el volcán más accesible del mundo, además de contagiarte de la felicidad y amabilidad de sus habitantes, aterriza con nosotros en Vanuatu.

Qué ver en Vanuatu

Éfaté

Éfaté es la isla más poblada de todas las que forman Vanuatu. Por extensión es la más grande del archipiélago y en ella de encuentra la capital: Port Vila. Esta villa alberga a poco más de 44.000 habitantes y es el centro económico y comercial del país. Los locales muestran su amabilidad y hospitalidad desde el principio, lo que hace que visitarla sea una experiencia de lo más placentera. De hecho, este pequeño país, que se encuentra a unos 1.750 km al este de Australia, ha liderado en varias ocasiones el informe Índice del Planeta Feliz, de la Fundación británica de la Nueva Economía, donde se mide el bienestar, la esperanza de vida y el impacto medioambiental, a pesar de que su PIB esté en el puesto 207 a nivel mundial de los 233.

Vanuatu: Efate

La calle principal de Port Vila, Lini Highway, es donde está el área más comercial. Pero no te esperes nada de grandes almacenes e infraestructuras. Solo tiendas y establecimientos sencillos que ofrecen lo mejor a los visitantes. En los cafés será imprescindible probar algunas de las delicias francesas que dejaron en su día los invasores europeos (el chocolate pain au o las crepes) y lo mismo de las culturas asiáticas (chinos, indios, vietnamitas…). La comida en Vanuatu tiene un carácter internacional pero también hay influencias autóctonas de los melanesios. El plato tradicional es el lap lap a base de tubérculos, bananas y leche de coco y los zorros voladores, y la bebida típica es el kava. Este licor sin alcohol y que tiene efectos narcóticos ya lo probamos cuando estuvimos de viaje por las Islas Fiji. A MJ se le quedó la lengua dormida durante un buen rato.

Un poco de historia:

  • Vanuatu ha pertenecido a Francia y a Reino, y alcanzó su independencia en 1980. Eso sí, los primeros en descubrir estas hermosas islas fueron los españoles en 1.606. De ahí, que te suenen algunas palabras cuando escuches a los vanuatuenses.

Siguiendo con el tema gastronómico, no olvides de visitar el mercado central donde podrás probar riquísimas frutas tropicales como papayas, piñas, mangos, plátanos, entre otros.

A unos 20 minutos de la capital está el Jardín Secreto, unas instalaciones de lo más salvaje para entender un poco más la cultura y tradiciones de este país. En este lugar se habla de la historia, vida y costumbres de los vanuatenses desde su origen hasta nuestros días. Lo presenta un grupo de vecinos que forman parte de una tribu vestidos como en épocas pasadas. Es un poco turístico pero compensa porque no conocerás de otra forma los dibujos en la arena reconocidos como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. ¿Sabías que en Vanuatu se practicaba el canibalismo hace solo 50 años? Pues sí, el último acto registrado de canibalismo fue en 1969.

El entorno de la isla es perfecto para disfrutar de sus increíbles playas (de las mejores Honey Moon Beach), y aprovechar para hacer buceo, esnórquel y otras actividades acuáticas como el Zego water sports boat. También cabe la posibilidad pasear en velero para visitar las islas vecinas más próximas.

Actividades acuáticas en Vanuatu

Además de su abundante fauna marina, en las aguas de que rodean la isla de Éfaté pueden encontrarse barcos hundidos como Star of Russia de los constructores del Titanic. El velero está a tan solo 300 metros del muelle.

A unos 20 minutos de la capital, pasando la Aldea de Mele, están sus cascadas, Mele cascades, uno de los atractivos turísticos de la zona. Para llegar a ellas es necesario atravesar la jungla y antes unos bonitos jardines tropicales. No te asustes. Está todo bien señalizado. Las cascadas tienen una caída libre de 52 metros y, en su base, hay varias piscinas naturales donde poder darse un buen chapuzón.

Vanuatu: cascadas

La Laguna azul es otro de los imprescindibles que ver en Éfaté. Una poza de agua salada completamente transparente y de un color azul turquesa bellísimo. Este sitio es perfecto para descansar y practicar un poco de snorkel entre los manglares que dan cobijo a cientos de peces que se mueven libremente por sus aguas.

En esta isla cabe la posibilidad de alquilar un quad para recorrerla por senderos del interior con Adventure Quad Tours o por sus carreteras bien asfaltadas. Éfaté es de las pocas islas que puedes hacer una ruta circular.

Quads en Vanuatu

Espíritu Santo

Espíritu Santo es nuestra isla favorita de las tres. La capital es Luganville, la segunda ciudad más grande de Vanuatu, cuya población apenas supera los 13.000 habitantes. La extensión del islote alcanza los 4.000 kilómetros cuadrados y estos nos ofrecen largas playas de arenas blancas y aguas cristalinas, además de ser uno de los mejores lugares del mundo para practicar buceo (se puede ver un crucero hundido intacto a 25 metros –SS President Coolidge– y restos de los tanques de la II Guerra Mundial ya que Vanuatu fue base militar de los americanos como Pearl Harbor en Hawai -se está construyendo un museo sobre el papel de este país en el conflicto bélico-).

La playa de Champagne es un espectáculo para los sentidos. Unos pocos lugareños merodean por los alrededores, los dueños y los encargados de mantenerla limpia de ramas y basura. La poca presencia de turistas hace que esta playa paradisíaca, considerada como una de las más bonitas de Pacífico, se convierta en un remanso de paz increíble. Sus aguas turquesas son transparentes y burbujeantes y, según los locales, se debe al cruce de agua salada y agua dulce. Las palmeras, la arena blanca y la tranquilidad que se respira la convierte en un lugar perfecto para desconectar.

Playa Champagne de Espiritu Santo

Dentro de la isla, podemos encontrar otro Blue Lagoon que no tiene nada que ver con el de la isla de Éfaté. La laguna de esta isla está compuesta por agua dulce y rodeada por una impresionante jungla espesa. Las numerosas lagunas que hay en Vanuatu también se conocen como agujeros azules, debido al color azul intenso que desprenden sus aguas. En Espíritu Santo es donde más hay. Nos encantan.

Blue Lagoon en Espiritu Santo

Tanna

Tanna es una de las islas más pobladas del país y sus habitantes aún se dividen en tribus, al igual que sucede en el resto de las islas de Vanuatu. La principal actividad de los nativos de esta isla es la agricultura y la pesca, y en algunas las aldeas, conocidas como ‘kastom‘ (del inglés custom, costumbre), están prohibidos los ‘inventos modernos’.

Música acuática, mujeres de Espíritu Santo
Música acuática, mujeres de Espíritu Santo

Además, estas tribus tienen repartidas las tierras de la isla y son poseedoras de ellas (el gobierno no puede meterse en nada). Por eso, el volcán Mount Yasur, el más accesible del mundo, es propiedad de uno de estos clanes que actualmente lo está explotando como punto turístico. No está cerca de la capital, Isangel, pero las distancias aquí son asumibles.

El paisaje que envuelve a este volcán activo es puramente lunar: seco y de tierra negra. Esto puede ser consecuencia a que lleva en erupción, al menos, desde 1774, cuando el capitán James Cook atracó su barco aquí porque le llamó la atención el brillo del cráter. Actualmente es uno de los grandes atractivos de la isla ya que desde arriba se puede ver perfectamente el fuego y la lava del volcán. Por seguridad, el gobierno ha creado una tabla de avisos con los distintos niveles de actividad: van desde el nivel cero (actividad baja, acceso permitido) al cuatro (erupción intensa, muy peligroso).

Cabe la posibilidad de tomar un avión-taxi para hacer la excursión a la cima del volcán Mount Yasur. Es caro, para qué negarlo. Creo que rondan los 350 euros, pero valora lo que te supondría una o dos noches en Tanna, comida y tour.

Volcán activo de Tanna

Por otro lado, en la isla existe una bahía donde pueden avistarse tiburones. Estos vienen a recalar a este punto porque la temperatura del agua es un poco más elevada y ellos se encuentran ‘la mar’ de agusto. Un espectáculo que no te debes perder si visitas Tanna.

Tiburones en Vanuatu

Realmente en esta isla todo es impresionante y la cueva azul no se queda atrás. Esta es la cueva submarina más accesible del mundo y hay que entrar en ella buceando cuando la marea está baja. Una vez dentro, la visión de lo que encuentras es fascinante: el agua de un azul turquesa muy intenso (esto es debido a que la gruta tiene un agujero en el techo por el que penetra la luz solar e intensifica este color). Una pasada.

Hoteles en Vanuatu

Alojamientos en Éfate, Espíritu Santo y Tanna:

  • Éfaté: Moorings Hotel es un hotel correcto en la entrada de Port Vila (te sirve para hacer la primera noche y explorar la capital), y Breakas Beach Resort se encuentra en los alrededores de Port Vila en una de las mejores playas de la Éfaté (cuentan con servicio de transfer desde el aeropuerto).
  • Espíritu Santo: Village De Santo Resort, a un kilómetro de Luganville se encuentra este pequeño oasis; tienen buen restaurante pero es caro para lo que ofrecen, y Hidden Cove Eco Retreat, este glamping de lujo está en los alrededores de la capital en dirección a Port Olry y es sencillamente es-pec-ta-cu-lar (nos quedaríamos allí eternamente…).
  • Tanna: Rockwater Resort es el mejor de la isla y tienen servicio de transfer para el aeropuerto y para hacer la excursión al volcán.

Dónde comer en Vanuatu

  • Éfaté: Stone Grill Dining (sin dudarlo, prueba la carne que se hace al calor de la piedra) y L’Houstalet (para pescado y marisco). Ambos en Port Vila.
  • Espíritu Santo: Natangora café en Luganville y langostada en la única cabaña que hay en Port Olry a pie de playa.
  • Tanna: En el propio alojamiento Rockwater Resort.

Cómo llegar a Vanuatu

Se puede llegar a Vanuatu en barco, con los cruceros que hay en el Pacífico, o en avión. Nosotros veníamos de un viaje por Australia y optamos por lo segundo. El país insular se encuentra a cuatro horas de avión de la costa este de Australia y se puede volar desde Sydney, Brisbane y Melbourne con Virgin Australia o Air Vanuatu. El aeropuerto internacional de Vanuatu está en Port Vila, en la isla de Éfaté.

Para moverse entre islas se puede hacer en barco, pero siempre que tengas tiempo porque no todos los días parten ni todos los ferry conectan con todas las islas, y en avión con Air Vanuatu.

Y para moverse en las islas puedes tomar el transporte público, que son furgonetas o vans (excepto en Tanna), o alquilar un coche. Nosotros hicimos esto último, pero no lo recomendamos porque es muy caro y si haces cuentas no merece la pena. En Éfaté y Espíritu Santo hay taxis, pero es prohibitivo. Normalmente los buenos hoteles tienen servicio de transfer con el aeropuerto y luego si contratas alguna excursión también tienen este servicio de recogida.

Air Vanuatu

Vanuatu, suele ser el destino vacacional de los australianos, pero ofrece a todos los visitantes una experiencia única e inolvidable. La naturaleza en su máxima expresión, la fauna, sus gentes felices que siguen organizándose en tribus y que consiguen sacarte tu mejor sonrisa y las playas paradisíacas que hacen las delicias de cualquiera. Este rincón remoto de la tierra consigue que conectes, que estés presente, que recargues energía y que disfrutes de la esencia básica de la vida.

Vanuatu

¿Qué te ha parecido nuestro post sobre Vanuatu? ¿Alguna duda? ¿Incluirías algo más para este viaje? ¡Cuéntanos! Estamos deseando leer tus consultas, propuestas y experiencias. ¡Deja tu comentario más abajo!

¿Quieres seguir leyendo más aventuras? Suscríbete al blog

   

6 comentarios en “Vanuatu: bienestar, esperanza y sostenibilidad”

  1. Muchas gracias!! Nos alegra saber que te ha gustado!
    Nosotros somos españoles y hemos visitado varias islas del Caribe y también algunas del Pacífico. Sinceramente, no sabríamos qué zona elegir, puesto que son totalmente diferentes. Quizá las del Pacífico están menos explotadas y son más desconocidas, por lo que es más exótico.
    Espero que te sirva. Un saludo!

  2. Hola Jonathan,
    En Vanuatu sí que hay Internet y funciona bien, sobretodo en las islas más grandes y turísticas. No obstante, en los hoteles suele haber wifi y suelen funcionar bien, a no ser que haya grandes lluvias o tormentas.
    Vanuatu es un país muy especial, lleno de tesoros naturales y con una cultura muy rica. Es sencillo y seguro hacer turismo allí, aunque es mejor ir con transporte privado o con excursiones gestionadas allí mismo. Ya nos contaras si vas! 🙂 Un saludo viajero!

  3. Hola que gran viaje, una de mis metas es ir a Vanuatu. Pero tengo dudas. Hay acceso a internet en las islas? Y me gustaria que me cuentes un poco mas de la cultura de ese pais. Gran viaje y muy buen articulo. Saludos..

  4. ¡Qué increíble! No nos extraña pues estas islas son un auténtico paraíso!
    Gracias por completar el post con tu aportación! Tomamos nota! 🙂

  5. En Olry, en Chez Louis, lo más famoso para comer es el cangrejo de palmera de coco con curry.

    Buen artículo.

    Nosotros salimos para Vanuatu (desde las Islas Cook, dónde hemos estado más de un año), dentro de diez días. Será nuestra segunda vez y posiblemente, pasemos allí varios años.

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad.