Sevilla tiene un color especial en primavera

Lo dice la canción. “Sevilla tiene un color especial” y así es, así lo sentimos. Cuando nos preguntan sobre “¿cuál es el país que más os ha gustado de todos los que habéis visitado?”. Siempre respondemos lo mismo: aquel que tiene buen clima, buena gastronomía, diverso patrimonio cultural, monumental y natural y sobre todo mucha buena gente. España no se aleja, para nada, de estos “requisitos”. No nos damos cuenta del gran tesoro que tenemos. ¡Y hay que aprovecharlo y saber valorarlo! Somos afortunados.

Sevilla es nuestro ‘rinconcito’ en España. María José es sevillana de nacimiento y José Pablo de adopción -él es gaditano-. Sevilla se encuentra al sur de la Península Ibérica, es la capital de la región de Andalucía, es la cuarta urbe más grande del país y la tercera ciudad más visitada tras Barcelona y Madrid.

Para los que venís de visita os hemos preparado un listado con lo imprescindible sobre qué hacer en la capital andaluza que de seguro será de utilidad si venís dos días (también se puede hacer en uno, pero todo depende de vuestro ritmo).

1. Comenzar la jornada temprano visitando el Parque de María Luisa y la Plaza de España. Es un jardín público urbano declarado Bien de Interés Cultural. En él, puedes ver algunos palacios y plazas construidos para la Exposición Universal de 1929 (esta fue la primera. En 1992, Sevilla contó con una segunda Exposición Universal en la zona de la Cartuja), entre ellos, la Plaza de España, edificio principal de la exposición, donde se representa las 52 provincias españolas y además se puede disfrutar de un agradable paseo en barca.

Sevilla tiene un color especial

Sevilla tiene un color especial

2. Continuar por el Rectorado (la Antigua Fábrica de Tabacos, ahora Universidad). Después podéis seguir por la calle San Fernando para encarar la Avenida de la Constitución.

¡Aquí viene lo gordo! Primero una parada en el Archivo de Indias. Está a la derecha y es gratis. Se creó en 1785 para centralizar en un único lugar la documentación referente a la administración de las colonias españolas. Después, si no os importa pagar, podéis ver la Catedral por dentro y La Giralda (la entrada también os valdrá para la Iglesia del Salvador). La Catedral comenzó a construirse a principios del siglo XV tras demoler la mezquita que había (excepto el alminar -La Giralda- y el patio de los Naranjos). Es una de las catedrales más grandes de Europa. En cuanto a La Giralda, la subida merece bien la pena (35 rampas), porque las vistas de la ciudad hispalense son espectaculares.

Al salir, visitad los Reales Alcázares. Es un conjunto de palacios rodeados de una muralla de la Edad Media. Cuenta con varios estilos: islámico, mudejar, gótico, renacentista y barroco. Es utilizado en la actualidad como lugar de alojamiento de los Reyes de España. Tanto el Archivo de Indias, La Catedral como los Reales Alcázares son Patrimonio de la Humanidad.

Por la zona, veréis a gitanas vendiendo romero. No os asustéis… Dicen que te leen el futuro y esas cosas… no le echéis cuenta.

Sevilla tiene un color especial

3. Todavía no es momento de la cervecita, antes, una mini visita a la Plaza Nueva, donde se encuentra el Ayuntamiento (ver la fachada por delante y por detrás. Veréis algunos relieves con representaciones de personajes históricos y míticos, heráldicas y emblemas alusivos a los fundadores de la ciudad) y después, parada obligatoria que por la hora será ya medio día. Plaza del Salvador, donde cualquier sevillano que se precie se debe tomar por lo menos una cerveza o tinto de verano al sol (veréis a muchísima gente de pie).

Sevilla tiene un color especial

4. Comer en el bar El Tenderetees un bar pequeño en un callejón cerca del mítico bar Las Columnas. Ahí haréis como cualquier sevillano, tapear en un sitio popular, no turístico. En este bar encontraréis las tapas más típicas de Sevilla como: espinacas con garbanzos, ensaladilla, solomillo al whisky, la pavía de merluza o bacalao, el serranito y montaditos. Hay muchos más tipos de tapas, pero éstas son las auténticas sevillanas. Para llegar hasta allí, tendréis que volver a la zona de la Catedral y coger la calle Mateo Gagos. Si no os apetece la cerveza en el Salvador, podéis almorzar antes y no dar tantas vueltas.

5. Tras tapear, volver a Plaza Nueva e id por la calle Sierpes o Tetuán, calles comerciales, camino de la Plaza de la Encarnación para ver Las Setas. Es una mega estructura moderna en forma de pérgola que en lo alto se pueden ver otras vistas de Sevilla (cuesta 3 euros subir) y contemplar desde allí La Giralda. En la parte baja se encuentra un museo arqueológico. Alrededor de las setas hay bastantes cafeterías, bares y restaurantes. Tenéis muy cerca los helados más famosos de Sevilla, la Heladería Raya, frente a la plaza Cristo de Burgos. Si tomáis la calle Imagen arriba iréis de camino al bar El Rinconcillo, el más antiguo de Sevilla (1640), en la calle Gerona. Por si os apetece tomar un vino de la tierra.

Sevilla tiene un color especial

6. A esta hora ya de vuelta, ponéis vuestros pasos camino de Triana, el barrio de artistas, para ver el atardecer desde el Puente de Triana o calle Betis (hay muchos bares pero el mejor para tomar un refresco barato es el Café de la Prensa). Y cuando haya atardecido, para cenar en Triana, Las Golondrinas o Blanca Paloma, probad el ‘pescaito frito’. Mejor el segundo por cómodo, pero con más solera el primero, ¡siempre está a reventar! Son muy conocidos los dos. Preguntad que no tiene perdida.

Sevilla tiene un color especial

7. Si no estáis muy cansados podéis ver un espectáculo flamenco en Casa Anselma. En realidad no es un espectáculo al uso, encima de un escenario y artistas tocando y bailando, ¡no! Más bien, te sientas, si hay hueco claro, te tomas algo y, mientras, Anselma, una señora mayor, atiende las mesas bailando y cantando flamenco. Es muy divertido, pero no abre todos los días y además siempre está hasta la bola… Ve temprano y ponte en la cola. No hay que pagar entrada.

Sevilla tiene un color especial

8. Al día siguiente podéis volver al centro histórico y visitar tranquilamente el Barrio de Santa Cruz, antigua judería, cerca de La Catedral. Es uno de los barrios más bonitos de la ciudad. ¡Piérdete por sus coloridas y estrechas calles! Se parece mucho a los pueblos andaluces.

Sevilla tiene un color especial

9. Después dirígete al  Barrio de El Arenal para tapear por algunos de sus cientos de bares. Es el barrio torero. Podéis ver la plaza de toros de La Maestranza por fuera, el Teatro Maestranza, la Torre del Oro (uno de los símbolos de la ciudad) y tomar unas copas por la zona. Desde allí hay muchas terracitas de copas que se ponen muy bien.

Sevilla tiene un color especial

Sevilla tiene un color especial

10. Coge una bicicleta urbana de Sevici desde el Arenal hasta Barqueta y dar un paseo por la vera del río Guadalquivir. Se puede ver desde esa orilla los pabellones de la Cartuja que se construyeron para la Expo del 92 (hoy convertidos en oficinas en su mayoría). Una vez en Barqueta, buscad la Alameda. Es la zona más alternativa de la ciudad y con mucho ambiente. Sin duda, una buena zona para terminar el día.

Y ahora después de leer el post y disfrutar de nuestra bonita ciudad, canten con nosotros,… ‘Sevilla tiene un color especial…

Datos prácticos

*La mejor época para visitar Sevilla es en primavera. Hace muy buen tiempo, huele a azahar (flor de los naranjos, limoneros o cidros) y vienen sus fiestas grandes: la Semana Santa y la Feria de Abril. Tanto una como la otra, son dos de las fiestas más conocidas en España. ¡Cuidado con el alojamiento porque en esas fechas escasean!

*Sevilla está bien conectada en cuanto a transportes se refiere. Se puede llegar en tren desde Madrid o Barcelona. Pero hay que coger los tickets con tiempo para que no suban de precio y sobre todo no te quedes sin plaza.

*La provincia de Sevilla guarda rincones increíbles que no te puedes perder: Carmona, Écija, Marchena, Osuna, Estepa, Lebrija, Isla Mayor, Cazalla de la Sierra, Santiponce, Utrera, etc.


 

Comparte con tus amigos....Share on FacebookShare on Google+Email this to someonePin on PinterestTweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page

2 comments on “Sevilla tiene un color especial en primavera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>