fbpx

Top 10: Estos son los pueblos bonitos de Extremadura

Actualización: 13 abril, 2020

Extremadura es una de las grandes desconocidas. Tierra de naturaleza, patrimonio, gastronomía, buenos anfitriones y conquistadores. Pizarro, Nuñez de balboa, Hernán Cortés… Aventureros de otras épocas que nacieron aquí, en un lugar generoso con el forastero. Un lugar donde es fácil sentirse bien acogido, en el que es obligado disfrutar de los pequeños placeres de la vida. Entre las provincias de Badajoz y Cáceres suman 388 pueblos. Muchos de ellos bien merecen una visita, pero como sabemos que el tiempo es oro, hemos hecho una selección de los imprescindibles de Extremadura. Te dejamos nuestra lista de los 10 pueblos bonitos de Extremadura que no debes dejar de visitar.

Granadilla (Cáceres)

Situado en la provincia de Cáceres, a orillas del Embalse de Gabriel y Galán, se encuentra el municipio de Granadilla, muy cerca de la Comarca de las Hurdes. Esta villa amurallada está declarada Conjunto Histórico-Artístico desde 1980. En su época, esta localidad era paso obligatorio para todos aquellos que hacían la antigua ruta de la Vía de la Plata. Es por eso que las murallas almohades se levantaron como protección al pueblo. Sin duda, el elemento más significativo del pueblo es el castillo, que se construyó en el siglo XV.

Este municipio es un símbolo de lo que antes de conocerse la España Vacía ya se producía en nuestro país. A mitad de los años 50, se expropió la mayor parte del territorio para construir un embalse. Pero en los años 80, Granadilla se incluyó en el programa de Pueblos Abandonados. Actualmente es uno de los pueblos abandonados más impresionantes de nuestra geografía. Pasear por sus calles e imaginar lo que pudo ser y no ha sido por éxodo rural, impresiona.

Este pueblo bonito de Cáceres, ahora abandonado, pertenece a Zarza de Granadilla, a 15 minutos en coche. Lógicamente, en Granadilla no hay lugares para dormir. Así que te dejamos una buena recomendación para dormir en Zarza de Granadilla: Posada de Granadilla, un conjunto de apartamentos rurales, estilo bungalows, con todas las comodidades y piscina para el verano.

Granadilla
Imagen de Google

Trujillo (Cáceres)

Trujillo es mucho más que un imprescindible que ver en Extremadura. Es uno de los pueblos que no puedes perderte en un viaje por España. Esta villa, una de las más monumentales de Extremadura, ha deslumbrado al mundo por su riqueza patrimonial y por ser cuna de conquistadores. Entre sus monumentos, destaca su majestuoso Castillo del siglo IX, además por su Plaza Mayor, una de las más bonitas del país. Aventureros e ilustres de antaño, como los exploradores Francisco Pizarro o Francisco de Orellana, también nacieron entre estas calles empedradas del centro del municipio.

Trujillo

La gastronomía es otros de los fuertes de Trujillo. Su gran riqueza en productos de cercanía de primera calidad, unida al carácter turístico de esta ciudad, lo hacen uno de los templos del buen comer en Extremadura. Para no volverte loco con muchos nombres, te diremos un par de restaurantes tradicionales que nunca fallan: Asador Alberca y el Restautante Bizcoho, ambos en el centro. El municipio cuenta, además, con una larga tradición en la producción artesanal de queso. Por eso, la localidad celebra la Feria Nacional del Queso en mayo, el certamen de este tipo más importante de España.

Trujillo es grande y tiene mucho que ver:

  •  Así que te recomendamos que hagas una visita guiada gratis para sacarle todo el partido a la ciudad. Y, por supuesto, no dudes en hacer noche para ver todos los rincones de este pueblo con encanto. Te dejamos una lista con los mejores hoteles en Trujillo, según las puntuaciones y comentarios de los usuarios de Booking.

Jerez de los Caballeros (Badajoz)

Jerez de los Caballeros guarda mucha historia en sus calles. Esta localidad, conocida como la Villa de las Cinco Torres, fue declarada Conjunto Artístico Monumental en 1966. Jerez de los Caballeros está considerado el centro artístico más importante del barroco extremeño. La torre de San Bartolomé y la torre de San Miguel Arcángel son algunos de los mejores ejemplos que podrás ver en tu visita por los pueblos bonitos de Bajadoz. Tierra de caballeros templarios (aún pueden verse los vestigios en el castillo y la torre Sangrienta), este pueblo situado a poco más de una hora de la capital, tiene otros muchos conventos e iglesias que visitar.

Además del patrimonio, Jerez de los Caballeros es uno de los principales tesoros en donde se guarda el manjar más preciado de la tierra, el jamón ibérico de bellota. El momento más especial en el que se le rinde pleitesia es durante la Feria del Jamón de Jerez de los Caballeros.

Post recomendado:

Si te coge por la zona y necesitas pernoctar, te dejamos una lista de los mejores alojamientos en Jerez de los Caballeros, según las puntuaciones y comentarios de los usuarios de Booking.

Jerez de los Caballeros

Y antes de terminar con Jerez, debes saber que a poco más de una hora está Mérida. Cierto que no es un pueblo, pero sería un error marcharte de Extremadura sin conocerla. Si tienes poco tiempo puedes hacer el free tour por Mérida, y si puedes quedarte más tiempo, te recomendamos tour de los misterios y leyendas de Mérida, que hace un periodista local.

Parque Nacional de Monfragüe (Cáceres)

El Parque Nacional de Monfragüe es el único de la comunidad extremeña. Sí, es verdad. No es un pueblo y el post iba de los los pueblos más bonitos de Extremadura. Aunque tiene truco. De hecho, son varios los municipios por los que se extiende este espacio natural protegido: Malpartida de Plasencia, Jaraicejo, Seradilla, Serrejón, Torrejón el Rubio y Toril. Este zona verde extremeña, de las mejores conservadas del bosque mediterráneo, era imposible que no apareciera en nuestro top 10.

El parque, que ocupa unas 18.000 hectáreas, está situado en el norte de la provincia de Cáceres, a pocos kilómetros de Plasencia. Uno de los principales atractivos de Monfragüe para todos los que lo visitamos, además de los hermosos paisajes que se pueden ver, es observar grandes rapaces a simple vista (buitres leonados, buitres negros, águilas imperiales). De hecho, es uno de los grandes referentes mundiales en turismo ornitológico.

Parque de Monfrague

Por si acaso se resiste algún ave, no te olvides de los prismáticos. Te dejamos una web no oficial pero con mucha información sobre el Parque Nacional de Monfragüe y la zona.

Alojamiento recomendado:

  • No hay duda que para aprovechar este espacio natural necesitarás, al menos, un par de días. Por eso te dejamos una recomendación para dormir. Nosotros nos quedamos en Hospedería Parque de Monfragüe. Este alojamiento, que pertenece a la Red de Hospederías de Extremadura, es perfecto para la visita al entorno natural. A nosotros nos gustó mucho su ubicación, limpieza y tranquilidad.
  • Si quieres ver el parque desde otra perspectiva, hay un plan barato y divertido que te puede encajar: paseo en barco Parque Monfragüe.

Llerena (Badajoz)

Llerena es un pueblo con encanto de la Campiña sur extremeña. Situado en la provincia de Badajoz, su centro histórico fue declarado Conjunto Histórico Artístico el 29 de diciembre de 1966 y en él se reúne un relevante patrimonio. La iglesia de Nuestra Señora de la Granada y el palacio de los Zapata, o la plaza de España, son algunos de los lugares que no puedes perderte si vienes por aquí. Llerena fue una ciudad con muchos conventos, pero actualmente el único que se conserva con su función original es el convento de Santa Clara. No te olvides de incluir en tu ruta las casas señoriales blasonadas que se conservan en el municipio, así como las de los palacios, como el Maestral, el Episcopal y el Palacio de los Zapata.

Además de la visita, en Llerena, casi como en toda Extremadura, se come muy bien. Uno que te podemos recomendar, en el que hemos estado y se come de maravilla, es el Restaurante Zurbarán. Nosotros no hicimos noche en Llerena, pero en este pueblo también hay una hospedería que nos recomendaron, Hospedería Parque de Monfragüe.

Tips viajeros:

  • Desde Llerena tienes prácticamente la misma distancia a las dos capitales de Extremadura, Cáceres y Badajoz. Nosotros tenemos el corazón partido. Conocemos muy bien las dos. La hermana de JP estudió en Cáceres y ahora vive en Badajoz. Así que para que no haya conflictos, te dejamos dos planazos para que descubras ambas:
  • Visita guiada a Badajoz.
  • Free tour por Cáceres.

Valle del Jerte (Cáceres)

Vale. Lo hemos vuelto a hacer. Un Valle no es un pueblo. Lo aceptamos. De hecho, el Valle del Jerte son todos estos: Barrado, Cabezuela del Valle, Cabrero, Casas del Castañar, Jerte, Navaconcejo, Piornal, Rebollar, Tornavacas, El Torno y Valdastillas. Y, como te puedes imaginar, no podíamos dejar atrás este paraje tan especial de Extremadura. Para recorrerlos, como ya te habrás imaginado, lo mejor es que vayas con tu coche o en un coche de alquiler para conocer el Valle del Jerte.

Durante varias semanas de marzo o abril, depende del año, este valle parece nevado. Los cerezos en flor, la fruta que da belleza y riqueza a esta comarca, empieza a florecer. Junto a las flores, los turistas (en masa ya, al menos los fines de semana), llegan ataviados con los cámaras para poder disfrutar de este espectáculo de la naturaleza. Nosotros hemos estado en varias ocasiones y es algo que recomendamos a todos los viajeros: ir al Valle del Jerte y, si es posible, en estas fechas, mejor. Si quieres saber mucho más de esta zona y cuándo es la época exacta de floración, puedes leer un artículo muy completo que escribimos sobre qué ver y hacer en el Valle del Jerte.

Valle del Jerte

San Martín de Trevejo (Cáceres)

San Martín de Trevejo está situado en la provincia de Cáceres, en la Sierra de Gata, entre Las Hurdes y la frontera portuguesa. Cuando pasees por este pequeñito pueblo fíjate bien en las casas típicas con muros de piedra en la parte inferior y una o dos alturas en la parte superior. Algo característico de las casas son los tozones. En muchas construcciones, las fachadas sobresalen hacia la calle y éstas son sostenidas por vigas de madera en cuyos bordes (tozones) podemos encontrar labrados con rostros humanos. Muy curioso.

Este pequeño pueblo de 1.000 habitantes es interesante por sí mismo pero, mucho más, por su todo lo que tiene a su alrededor. Las dos comarcas entre las que se sitúa, la de la Sierra de Gata y la de Las Hurdes, representan a las zonas rurales profundas. Cada pueblo de esta zona extremeña, referenciado en San Martín de Trevejo, es un tesoro antropológico y cultural. Más allá de iglesias, castillos o museos, el gran valor de estos pueblos son sus tradiciones, su herencia cultural, su gente.

San Martin Trevejo

Hervás (Cáceres)

En pleno Valle del Ambroz se encuentra Hervás, quizás uno de los pueblos más bonitos de Extremadura. Este pequeño municipio de calles estrechas y empedradas puede presumir de tener una de las juderías más bonitas de España. Calles en pendiente, estrechas y sin orden aparente, conservan muy bien la estructura original de los siglos XIV y XV. El Puente de la Fuente Chiquita sobre el río Ambroz es uno de los puntos esenciales de esta localidad, una zona donde se para el tiempo de nuestra geografía española.

Pero hay más cosas para ver en Hervás, como la iglesia de Santa María de Aguas Vivas, que mantiene la estructura defensiva original con la torre y el recinto amurallado que la rodea. El Convento Trinitario con la iglesia de San Juan Bautista o el Museo Pérez Comendador-Leroux, son otros de los lugares que no puedes perderte. Y desde el centro de Hervás hay una bonita ruta para hacer en coche o a pie. La ruta a las Charcas Verdes y la Chorrera de Hervás.

Hervas

Uno de los pueblos en donde te recomendamos que hagas noche, incluso que pases un par de noches, es Hervás. Merece mucho la pena llegar hasta aquí, pero también aprovecharlo con calma. Te dejamos una selección de los mejores sitios dónde dormir en Hervás. Ahí verás que hay muchos apartamentos y casitas rurales con encanto.

Gastronomía de Hervás:

  • Uno de los estandartes culinarios de Extremadura son sus quesos, en particular la famosa ‘Tortar del Casar’. Si eres quesero, en Casar de Cáceres, muy cerca de la capital, puedes visita a una quesería y degustación de torta del Casar.

Guadalupe (Cáceres)

Guadalupe es uno de esos pueblos que no te olvidas cuando lo visitas. Guadalupe son sus calles empedradas, sus balcones llenos de flores, su Plaza Mayor. Todos los pueblos tienen su encanto, incluido este, pero Guadalupe no sería lo que es sin el Real Monasterio de Santa María de Guadalupe, patrona de Extremadura y reina de la Hispanidad.

El monasterio, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, reúne varios estilo que lo hacen un edificio eclesiástico único. Sin duda, el Monasterio de Guadalupe de Cáceres es uno de los imprescindibles que ver en Extremadura. La entrada es de pago y los horarios de visita del Monasterio de Guadalupe de Cáceres es: de 9,30 a 13 horas y de 15,30 a 18 horas (todos los días).

Guadalupe

Muy cerca de Guadalupe, si te gusta la naturaleza, tienes el Geoparque Villuerca Ibores Jara. Los geoparques es una red internacional de lugares con una gran importancia geológica. Este en concreto, que se creó en 2011, abarca las comarcas de Las Villuercas, Los Ibores y La Jara. Te gustará.

Garganta de la Olla (Cáceres)

Garganta la Olla es un municipio de Cáceres escoltado por la sierra de Tormantos y declarado Conjunto Histórico-Artístico. Esta localidad es uno de los pueblos extremeños que mejor ha sabido conservar la arquitectura popular verata. La Calle del Chorillo y el Barrio de la Huerta son dos ejemplos destacados para deleitarse con sus bellas casonas de los siglos XVI y XVII. Tampoco te olvides de la Casa de Postas, o la Casa de Muñecas, que antaño albergaba un prostíbulo utilizado por el séquito del emperador Carlos V.

Garganta de la Olla

Si te gusta la naturaleza, Garganta de la Olla te permite disfrutar de paisajes naturales de enorme belleza. Puedes comenzar el recorrido por las gargantas, ollas y piletillas situadas a la entrada del pueblo. Eso sí, vete con buen calzado porque el camino no es fácil. Si te cansas, solo tienes que sentarte frente al río y disfrutar de los alrededores. Y, si el calor aprieta, no tienes más que darte un chapuzón en la piscina natural de la Garganta Mayor.

¿Qué te ha parecido nuestro post sobre los pueblos bonitos de Extremadura? ¿Alguna duda? ¿Incluirías algo más para este viaje? ¡Cuéntanos! Estamos deseando leer tus consultas, propuestas y experiencias. ¡Deja tu comentario más abajo!


Organiza tu viaje y ahorra mucho dinero con estos enlaces:   


¿Quieres seguir leyendo más aventuras? Suscríbete al blog

   

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad.