Qué ver en Shanghai en 24 horas

Shanghai, la ciudad más moderna, cara y poblada de China, es un destino perfecto para conocerlo en un stopover o parada en tránsito de un día. Los dos aeropuertos internacionales con los que cuenta son una importante puerta de entrada de viajeros al país chino y al continente asiático. Por eso, siempre que tus conexiones te dejen, puedes aprovechar para ver Shanghai gratis. Sí, sí, como lo oyes. Te contamos cómo hacerlo.

ver en Shanghai

Para visitar China como turista con pasaporte europeo es necesario pagar por un visado. Actualmente las tasas consulares para muchos países, entre los que se encuentra España y varios países de América Latina, es de 126 €. Pero hay excepciones y debes saberlas para aprovecharte de ellas. Si visitas algunas de estas ciudades por menos de 72 horas, tu visado de tránsito será totalmente gratis: Shanghai, Pekín,  Guangzhou, Chengdu, Chongqing, Shenyang, Dalian, Gilin, Kunming, Hangzhou y Harbin.

Era nuestro caso. Viajábamos a Shanghai en tránsito como escala a Taipe (Taiwán) con un vuelo barato que encontramos e íbamos a estar menos de 72 horas, exactamente 1 día. Esta opción es la mejor para llegar a la ciudad china. Al aterrizar, no tendrás que hacer cola en las largas filas de pasajeros que esperan sellar sus pasaportes. Debes ir al mostrador que dice Transit 144h (no hagas el tonto y asegúrate). Estará solo y en un minuto tendrás tu sello para visitar la ciudad. Lo único que te pide la autoridad china es que tengas tu pasaporte en regla con una vigencia de, al menos, 6 meses, y les enseñes el billete del siguiente vuelo que salga de Shanghai en menos de las 72 horas.



Una vez dentro de Shanghai hay que aprovechar el tiempo, sólo tenemos 24 horas para visitarla. Para cambiar dinero, una opción más económica dentro del aeropuerto, es negociar el cambio en las pequeñas tiendas que ofrecen las tarjetas SIM. La tasa de cambio es mucho mejor que las oficinas oficiales. Y para tener los mapas de la ciudad, escritos en letras romanas y también caracteres chinos, importante por si os perdéis, id a la oficina 7 que hay en la primera planta de llegadas. Allí está la oficina de turismo.

Llegar al centro de la ciudad en Shanghai es de lo más fácil que os encontraréis en todo el planeta. Desde el Aeropuerto Internacional de Shanghai – Pudong, a donde aterrizan la mayoría de vuelos procedentes de Europa, parte el Maglev. El Shanghai Maglev es el primer tren de levitación magnética. En sí mismo es una atracción. Los 30 km del trayecto se recorren en 7 minutos y 21 segundos y alcanza una velocidad máxima de 431 km/h (billete sencillo 50 yuanes, 6,8 euros. Billete sencillo + tarjeta de transporte 55 yuanes, 7,5 euros). Para los que quieran un transporte convencional, el metro normal, más barato y lento, también llega al aeródromo.

ver en Shanghai

En este viaje llevábamos muy poco equipaje. Cada vez intentamos viajar de forma más ligera. Pero, no obstante, queríamos dejar la mochila en nuestro alojamiento para ser más libre y poder empezar a conocer la ciudad. Nuestro alojamiento, muy barato y recomendable, lo encontramos de manera fácil y rápido. Nos alojamos en The Phoenix hostel (metro Dashije), cerca de People´s Square. Pagamos 90 yuanes (12 euros) por una cama en habitación compartida muy limpia, y con armario personal y baño dentro de la habitación incluido.

Ahora sí era momento de darle una oportunidad a una ciudad que da vértigo. Shanghai es la ciudad más poblada de China, casi 20 millones de almas habitan en su área metropolitana. La ciudad es la capital comercial y financiera del país. Su puerto comercial se convirtió en 2005 en el más grande del planeta. Y en su territorio están algunos de los rascacielos más altos de China y del mundo. Las cifras de este gigante asiático, siempre en continua rivalidad con Hong Kong, a la que se parece en mucho, dan miedo.

ver en Shanghai

Pero además de las cifras, Shanghai es una ciudad llena de vida, una urbe bonita a pesar de la polución. Es una capital con apariencia tranquila aunque los números digan lo contrario. Una ruta de un día puede empezar en People´s Square, el corazón de la ciudad. Después, para aprovechar las horas de sol, hay que poner rumbo a Yu Garden (Jardines Yuyuan. 08.30 a 17.00h, 40 yuanes, 5,5 euros). Situados en la zona norte, cerca de la antigua muralla, nos lleva a ver la esencia más profunda de la ciudad y un oasis de paz entre un tráfico incesante.

ver en Shanghai

Cuando salgáis, no dejéis de perderos por las callejuelas típicas que conforman el barrio. Y, por supuesto, haced cola en alguno de los puestos callejeros que ofrecen los famosos dumplings (receta dumplings). Realmente, por encima de museos o templos, las estampas cotidianas de la calle son las que más nos sorprenden en China.

ver en Shanghai

Después de comer, para la tarde, hay un lugar que no hay que perderse, el Bund. Este paseo peatonal de dos kilómetros que se construyó siguiendo el curso del río Huangpu, cuenta con algunos de los edificios más impresionantes de la ciudad: la antigua aduana, el banco de Hong Kong y Shanghai,… Merece la pena verlos de día pero controlando el reloj.

A la hora en la que cae el sol hay que cambiar la dirección de la mirada y ponerla orientada al barrio financiero, Pudong. Desde la otra acera del distrito de las grandes empresas, las vistas son espectaculares. Los grandes edificios empiezan a iluminar sus grandes estructuras. Los reflejos de los neones permanecen en la lámina de agua del río. La vida, la otra vida, la nocturna, da el pistoletazo de salida. Nace una nueva Shanghai.

ver en Shanghai

A partir de entonces el ritmo frenético se dispara. Las calles comerciales, como Nanjing Road, el gran centro comercial abierto de la ciudad, se llenan, más todavía, de gente. Todo llama la atención de los occidentales en una ciudad china como Shanghai. Pero no hay que relajarse.

En Shanghai, como en muchas ciudades asiáticas, están a la orden del día con los timos y las estafas. Mucho ojo con lo que se compra. No hacerle caso a los que intentan vender relojes falsos por la calle. Atención a los que les inviten a entrar en tiendas privadas, porque te puede salir muy caro. No dejes nunca la tarjeta de crédito sin vigilancia porque la pueden duplicar. Viaja con un buen seguro de viajes que te cubra todo esto. Nosotros lo hacemos con el mismo de siempre y nos ha sacado de grandes problemas. Y, sobre todo, si tienes algún problema con los malos, no dudes en llamar a la policía. Te atienden en inglés y cuidan mucho a los turistas.

ver en Shanghai

Después de las compras, todavía queda tiempo para algo más antes de dormir, pasar al otro lado del barrio financiero, a Lujiazui. En este barrio están los rascacielos más grandes de la ciudad. Algunos ofrecen la posibilidad de subir hasta lo más alto. Oriental Pearl Radio and Tv (08.30 – 21.30, 160 yuanes, 22 euros), Shanghai tower (08.30 – 22.30, 180 yuanes, 25 euros) o Shanghai World Financial Center (180 yuanes, 25 euros). Las vistas, como os podréis imaginar, son difíciles de olvidar. Desde el cielo de Shanghai se divisa una ciudad infinita.

Como hormigas, los coches, bicis y personas que dan vida a esta ciudad, se mueven de forma desordenada. Es el caos organizado que tanto engancha de China.  Sobre esto y otras aventuras mundanas acabamos charlando con Magby, un viajero egipcio que conocía bien la ciudad. Nos ayudó mucho a entender todas las incógnitas que acumulamos durante el día sobre los “shanghaianos” y la ajena, para nosotros, cultura y estilo de vida chinos. La charla fue en un lugar inimaginable, en la parte trasera de un coche de policía chino. Pero esa historia la dejamos para otro día. 

 


–> Aquí puedes encontrar vuelos baratos a Shanghai.

–> Aquí puedes encontrar diferentes alojamientos en Shanghai.

–> Si quieres recorrer el país, puedes alquilar un coche aquí. 

–> Aquí puedes encontrar diferentes actividades y excursiones para pasarlo pipa en Shanghai.

–> Aquí puedes contratar un diferentes seguros de viaje para viajar seguro.


Código Ética. “Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si realizas la compra de un producto siguiendo ese enlace, nosotros recibiremos una comisión. El uso de este enlace no incrementa el precio final para el consumidor. Gracias a este sistema, nos ayudas a seguir adelante con el mantenimiento del blog”.


Comparte con tus amigos....Share on FacebookShare on Google+Email this to someonePin on PinterestTweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valoraciones)
Cargando…

3 comentarios en “Qué ver en Shanghai en 24 horas

  • Muy buena guía para visitar Shangai en 24 horas. Lo del pase de 72 horas es muy interesante y barato :D, ideal para un stopover. Las vistas de Shangai desde los rascacielos tienen que ser una pasada, habrá que verlas 😛

    ¡¡Un abrazo chicos !!

    Reply
  • Madre mía!! Esto si que es aprovechar un día y lo demás son tonterías!! No conocía para nada esta forma de visitar China y por supuesto me han entrado unas ganas locas de montar en el Shanghai Maglev, debe ser toda una atracción!!
    Nosotros también coincidimos en que antes de ir a un museo se recorran sus calles, la verdadera esencia del país… y más si hay puestos callejeros de deliciosa comida callejera!! ñam ñam que hambre me ha entrado!!

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>