Qué hacer en Cuba por libre, ruta para conocer de forma auténtica la perla del Caribe

Cuba es la última esencia de lo genuino en Latino América. Es un país excepcional en todos los aspectos que el viajero pueda imaginar, para lo bueno y para lo malo. Es la perla del Caribe que mezcla la viveza de los colores estridentes con los tonos grises de la decadencia. Es como vivir una película que nunca termina. Es una isla en su encrucijada. Es un lugar imprescindible al que hay que ir cuanto antes.

En este post os contamos nuestro viaje de El Club de la aventura de Atomarpormundo y os dejamos toda la información de nuestra ruta por el país cubano para que tengáis las claves para conocerlo de forma auténtica. Empezamos por La Habana (aquí puedes leer todo sobre su capital) y luego continuamos por el resto del país. ¡Comenzamos!

Antes de partir rumbo a nuestra ruta cubana, paramos en la Plaza de la Revolución de La Habana. La mítica imagen del Che Guevara se merecía una foto. Mejor dicho, una magnífica foto de nuestro artista de la fotografía a bordo, Aitor. Viñales nos esperaba.

Que hacer en Cuba por libre
Foto: Aitor López de Audícana

Viñales

Viñales, un pequeño pueblo situado al oeste del país, en la provincia de Pinar del Río, era nuestra siguiente parada. En este pueblo de casas de colores reina la paz en sus calles. Este remanso de calma y tranquilidad entre montañas es el mejor lugar para desconectar de la gran ciudad. La zona, primer asentamiento de los tainos que antecedieron a los españoles, fue colononizada por cultivadores de tabaco canarios en 1.800. Desde entonces, conserva las mejores hojas en las decenas de sembradíos que hay por la zona. Para entender este arte cubano, el del puro, fuimos a visitar una plantación muy recomendable, Las Delicias de la Joya, situado antes de llegar al pueblo. Conocimos todo el proceso, desde el campo, hasta la importante labor del torcedor de puros pasando por el secado.

Que hacer en Cuba por libre

Foto: Aitor López de Audícana

La lluvia no avisa cuando uno está en Cuba. Un palo de agua descargó con toda su irá mientras estábamos guarecidos en la caseta. Lo aprovechamos. Un señor enseñaba a fumar puros y otro seguía elaborando más. Solo cuando paró pudimos emprender camino hasta la Finca Celorio, en Viñales. En este paladar (casa de comida cubana), situado a las afueras del pueblo, fuimos felices. Dos mesas en un porche. El olor a la tierra mojada mezclada con el perfume de un mango cercano. Comida casera hecha con el cariño con el que se hace la cocina con memoria de nuestras abuelas. Música en directo. Spotify moderno. Los comensales pedíamos nuestra propuesta musical y el trío cubano nos deleitaba en vivo con los sones de esta tierra.  ¡Delicioso!

Parecía que la lluvia iba a destrozar nuestro plan campestre para la tarde pero las tormentas nos dieron una tregua. Viñales es bonito pero realmente en el pueblo no hay mucho que ver. Su encanto está en sus zonas boscosas de alrededor. En El Resbaloso, junto a una cascada, nos esperaba un grupo de guajiros desde la mañana. Queríamos vivir una auténtica experiencia cubana con ellos en su entorno. Desde primera hora del día asaban con esmero un chanco, un puerco, un cerdo, que sería nuestra cena. La calma del fuego lento hacía que saliváramos cada vez que pasábamos cerca. Decían que le faltaba el último toque. “Solo le falta un par de horas más…” Aquí, definitivamente, el tiempo corre más despacio.

Que hacer en Cuba por libre

Que hacer en Cuba por libre

No había problema ni nada que se le pareciera. Estábamos en un entorno idílico. Junto a una cascada natural, nosotros solos. Los veinte valientes expedicionarios y los guajiros. Así pasamos el tiempo hasta que el chancho fue cogiendo color. Solo faltaba un poco más. Nunca hay prisa, eso es maravilloso. Así que teníamos tiempo de disfrutar de una puesta de sol de las que no se olvidan. Brindamos, frente a los mogotes entre los que se escapaban los últimos rayos de luz, con canchánchara, la bebida local. ¡Por muchas más aventura iguales!

Que hacer en Cuba por libre

Foto: Aitor López de Audícana

Al alba del día siguiente, cada uno desayunaba con su familia. Dormíamos en casas de cubanos. Nos esperaba un día en el campo, una jornada de trekking. Es cierto que la zona es hermosa, y recomendable, pero también excesivamente turística. La primera parte, un paseo entre fincas de tabaco para guiris, bares en medio de la nada con cocos a 3 CUC o, todavía peor, botellas de agua a 3 CUC, y poca naturaleza, se nos hizo cuesta arriba. Para aligerar se puede pasear en caballo pero, a fin de cuentas, estaríamos en las mismas. Hasta el final del camino, cuando decidimos darle un poco de aventura, no cogió color la cosa. El almuerzo lo hicimos en una cueva cercana, al fresco de las rocas. Y la sobremesa bañándonos en ropa interior en una laguna cercana. Se pasó la tarde volando. A los que todavía le quedaba energía decidieron merendar algo fuera de lo normal…, ¡una langosta!

Que hacer en Cuba por libre

Foto: Aitor López de Audícana

La música es otro de los elementos en común de los que se disfruta en toda la isla. Cambia el lugar pero la esencia es la misma. La salsa es el himno de Cuba. Y el movimiento de caderas el grito de guerra de los cubanos. Cuando suenan los acordes, ya no hay quien los paré. Pura vida, que dirían en otros países cercanos. En la plaza del pueblo, en la sala de fiestas, montan una buena. Hay espectáculo primero y sesión de baile después. Fuimos, bailamos, socializamos, lo dimos todo y, por fin, descansamos.

Trinidad

Desde Viñales a Trinidad, un largo viaje de unas seis horas, hay un desvío obligatorio, la ciudad de Cienfuegos. Aunque preciosa, se le conoce con el sobre nombre de La Perla del Sur, ofrece poco al viajero más que su zona monumental y un rincón, éste frecuentado por locales, en el que nos colamos, la Punta de Cienfuegos. Allí nos dimos un refrescante chapuzón en el Caribe muy cerca de unos delfines que nadaban por allí y almorzamos rico.

Que hacer en Cuba por libre

Foto: Aitor López de Audícana

Trinidad, es un tesoro. Desde que la fundaran los españoles en 1514, parece que se quedó anclada en el tiempo. Aquí, en este pueblo de la provincia de Sancti Spiritus, el reloj se paró. La primera imagen cuando nos bajamos del autobús es una calle empedrada sobre la que cabalgan dos jinetes con alpacas en los lomos de sus caballos. Cada casa colonial que jalona está corredera con colores y líneas más hermosas. A un lado de la calle vive Teresa, una cubana que nos recibe sin pudor con la bata y los roetes. Al otro lado vive Judit Lady, con una barriga que promete pronto un nuevo cubano en el mundo.

Que hacer en Cuba por libre

Dejamos las mochilas y nos apuramos para ver de día esta joya. Las fotos están en cada rincón. Es algo impresionante. Es difícil atender a las explicaciones de Eddy porque se acumulan retratos y momentos efímeros que hay que guardar. Un carromato tirado por un guajiro frente a la torre que preside el casco antiguo se convierte en una foto de postal. A sólo unos pasos, delante de una puerta verde, hay varias fotografías de perfil de Facebook y muchos “me gusta” asegurados.

Apuramos el tiempo hasta la hora de la cena. Nos pasamos. Es entonces cuando un gran palo de agua nos coge desprevenidos. Mojarse no es problema en este lugar caluroso, así que lo sumamos a las anécdotas del viaje. Con el pelo húmedo, eso sí, nos sentamos a la mesa. Cada uno con su familia cubana. Nosotros con Teresa, la señora de los rulos. Con ella, además de una mesa que parecía de Navidad, compartimos charlas. Será difícil olvidar el potaje de habichuelas pero, sobre todo, las explicaciones en las que daba importancia a la forma de entender la vida los cubanos.

Que hacer en Cuba por libre

Foto: Aitor López de Audícana

Santa Clara

Santa Clara, de camino a la zona de costa, es una parada obligada. Quedarse a dormir o no depende del gusto del viajero. Objetivamente, es prescindible. Lo que es imprescindible es conocer la ciudad del Che Guevara. Es curioso que el cubano más internacional de todos los tiempos (argentino de nacimiento), no naciera ni muriera en esta tierra (se supone que sus restos están enterrados allí, pero no está confirmado científicamente por mor de que la prueba de adn desmonte el mito). Lo que hizo para que fuera “su” ciudad fue liberarla durante el gobierno de Batista.

Que hacer en Cuba por libre

Sea como fuera, en esta ciudad se construyó el monumento al Che Guevara (entrada gratuita), ideólogo y comandante de la revolución cubana. Sin duda, para entender Cuba es necesario investigar, conocer y leer más sobre la figura de varios líderes entre los que se encuentra, sin duda, Ernesto Guevara. Junto al monumento en su honor y el mausoleo donde se supone que descansan sus restos, la ciudad está salpicada de otras alusiones al Che: el monumento al Tren blindado, la figura del Che y el niño

Santa Clara también es conocido en todo el país por El mejunje. Este centro cultural, uno de los más dinámicos del país, fue el primero en programar un show de travestis. A través de esta expresión artística apoya la causa de miles de personas homosexuales que, en este país, aún sufren el rechazo y la discriminación. Lo visitamos y nos quedamos a las puertas (la entrada al espectáculo tiene coste, variable según se negocie). Ese día no nos cuadró entrar. Apostamos más por una velada en una terraza al fresquito. La apuesta, aunque arriesgada, salió a la perfección. Otra noche para enmarcar.

Varadero

Nuestra última parada antes de despedirnos de Cuba era la playa. Era obligado, aunque nos diera pereza, llegar a uno de los lugares más turísticos del mundo, Varadero. Dicen de Varadero que tiene una de las mejores playas del mundo. Después de haberlas pisado y disfrutado, podemos dar fe de ello. Lo único, el peaje que hay que pagar, ir a resort de todo incluido de calidad media o discutible, es lo malo. En nuestro caso al Hotel Club kawama dejaba mucho que desear con una instalaciones antiguas, restaurante con calidad justa en la comida y, sobre todo, un servicio al cliente que dejaba muy mal a las decenas de cubanos excelentes que habíamos conocido antes.

Que hacer en Cuba por libre

Foto: Aitor López de Audícana

En Varadero, como os podéis imaginar, las opciones son limitadas y todas tienen que ver con el sol y la playa. En torno a los resorts se montan actividades, ya sean en su interior (animación, concursos, etc.), como en las zonas de playa (hidropedales, alquiler de catamaranes, etc.). Otra actividad, está de pago y no incluida, es el buceo en sus ricos, aunque un poco estropeados fondos marinos. Nosotros probamos con Barracuda, una empresa nacional. Dejaron mucho que desear. Lo bueno, junto al resto de valientes que nos decimos a bucear, es que pasamos una mañana muy buena y entretenida.

Que hacer en Cuba por libre

Como siempre, por encima de monumentos o bellezas naturales, en nuestro viaje marcan las personas. No hay duda que Cuba, este país tan fascinante, es una auténtica mina de gente interesante, culta y divertida con la que da gusto compartir. Si a eso le sumamos el grupo del Club de la Aventura que ha formado parte de este viaje, la combinación es tan explosiva como maravillosa. Muchos son personas anónimas a la que le damos las gracias desde la distancia. Otras tienen nombre y sirvan estas líneas para agradecer que esta aventura ya sea inolvidable: Tomás, Aitor, Pepe, Jorge, Alba, Laura, Fili, Mila, Carlos, Andrea, Manoli, Curro,  Morón, Cristina R., Cristina M., Estrella, Marta, Fali, Eddy, nuestro guía y Salcedo, nuestro chófer. ¡Azúcar! ¡A por más!


Notas de interés:

  • La conexión wifi es muy deficiente en este país. Para conectarse hay que hacerlo en puntos wifis distribuidos en algunos locales y plazas de todo Cuba. Previamente, hay que comprar, en la empresa pública ETECSA, unas tarjetas por 1,5 CUC que sirven para una hora de conexión. Solo se pueden comprar tres por persona y día bajo presentación de pasaporte (os recomendamos que compréis cada vez que tengáis oportunidad). La otra opción es comprar de reventa en las mismas plazas por el doble del precio oficial.
  • En Cuba es muy difícil pagar con tarjeta por eso es imprescindible llevar siempre efectivo. Llevad siempre CUC encima.
  • El transporte público en la isla no funciona especialmente bien. Entre ciudades existe un servicio muy cómodo y fiable de buses turísticos que se llaman Vía Azul. La otra opción para moverse es la de alquilar un coche y moverse de forma independiente, una idea magnífica porque las carreteras están muy tranquilas, los paisajes son preciosos y las oportunidades por el camino son muchas. La última posibilidad sería probar suerte con el auto-stop.
  • Hay muchas maneras de alojarse en Cuba. La posibilidad de dormir en hoteles, sobre todo, en las grandes ciudades, es interesante. También la de aprovechar un buen resort en la zona de playas. La otra forma, cada vez más en boga, es la de dormir en casa particulares de cubanos. Lo ideal es hacerlo en las que están regularizadas (hay muchas). Llegar a ellas no siempre es fácil, pero hay tantas que nunca os quedaréis sin ellas. Preguntadnos. Id sin miedo y disfrutad.

ruta-cuba-verano


–> Aquí puedes encontrar estos vuelos baratos a Cuba.

–> Aquí puedes buscar estos diferentes alojamientos en Cuba.

–> Si quieres recorrer el país, puedes alquilar estos coches aquí. 

–> Aquí puedes encontrar diferentes actividades y excursiones para pasarlo pipa en Cuba.

–> Aquí puedes contratar este seguro de viajes para viajar seguro.

–> Traslados desde/al aeropuerto fiables y con precio fijo.  


Código Ética. “Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si realizas la compra de un producto siguiendo ese enlace, nosotros recibiremos una comisión. El uso de este enlace no incrementa el precio final para el consumidor. Gracias a este sistema, nos ayudas a seguir adelante con el mantenimiento del blog”.


[yasr_overall_rating]

Comparte con tus amigos....Share on FacebookShare on Google+Email this to someonePin on PinterestTweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valoraciones)
Cargando…

6 comments on “Qué hacer en Cuba por libre, ruta para conocer de forma auténtica la perla del Caribe

  • ¡Qué buena ruta habéis hecho por Cuba! Tengo muchas ganas de ir. Parece un país muy variado, y cómo comentáis hay que ir cuánto antes.

    ¿La parte este de la isla merece la pena?

    Un abrazo viajero!

    Reply
    • Javier, en Cuba merece todo la pena!! Lo que pasa es que las ruta habituales son de 12-14 días y es mejor optar por la ruta que proponemos. Si tienes más tiempo, por supuesto que Santiago merece la pena. Y sí, lo mejor ir más pronto que tarde. Con lo que necesites, nos avisas!

      Reply
  • Trinidad parece una auténtica maravilla… Y lo de la lluvia también nos parece una pasada que os pasara porque supisteis aprovecharlo!! Hay que vivir Cuba como vosotros, con familias de cubanos y gente auténtica… ¡Ya os pediremos contactos de vuestros amigos cuando vayamos porque parecen encantadores!

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>