Bali, la isla que no te esperas, y las Gili con amigos

Nuestra relación con Bali ha sido de amor odio, de ida y vuelta. Recién llegamos a Bali nos fuimos para Java. A los pocos días volvimos y nos marchamos a Lembongan a hacer el curso de buceo. Era hora de darle una oportunidad a una isla que no es la que vemos en las fotos. Tras el decorado de fotos de ensueño que no existen como tal, hay un pueblo volcado con sus tradiciones, sus costumbres, su artesanía y, sobre todo, con su religión. Hay paisajes inimaginables en el que predomina el verde campo de arroz sobre el azul mar; también hay centenares de templos; una tranquilidad relativa (solo en sitios recónditos) que llega al alma; hay, para todos los que los quieran, olas para surfear de maravilla. Es el otro Bali, el que no cuentan en la agencia de viajes.

Bali

Los amigos de Planet Nomadas nos pusieron un transfer desde Lembongan, la cercana isla donde estuvimos haciendo buceo, hasta Ubud, nuestro centro de operaciones en Bali. Es cierto que este pequeño pueblo no es lo que era, una alternativa real a los hiperturísticos Sanur y Kuta, pero existen zonas menos maleadas que en estas ciudades. La oferta hotelera es buena y para todos los bolsillos, y la situación, en el centro de la isla, hace que sea fácil moverse con una moto desde aquí a muchos de los puntos de interés (alquiler de una moto por día 50.000 rupias, 3 euros).

Bali

El primer día llegamos tarde y sólo nos dio tiempo a acomodarnos en nuestro humilde pero correctísimo Guest house: Sulendra bungalows. Por unas 150.000 rupias (9,1 euros) tuvimos una habitación privada con desayuno en la habitación incluido. Una vez repuestos y con el sonido de los gallos más madrugadores que hemos escuchado en este viaje (desde las 3 de la madrugada con el espectáculo sonoro), empezamos nuestra ruta. Moto, protector solar y a descubrir Bali.

La mayoría de balineses se dedican a la agricultura, principalmente, al cultivo de arroz. Por ello la visita a una terraza de arroz es tan deliciosa como imprescindible. Una de las más hermosas está en Tegallalang, a 10 kilómetros de Ubud. El milenario sistema de cultivo se mezcla en esta parte del mundo con las palmeras que le dan un toque único y exótico. Sobre los campos, el trabajo no cambia. Afanados trabajadores que plantan, riegan o recolectan el arroz según marque la estación. Además de estas terrazas, que será una de vuestras mejores fotografías de la isla, es recomendable perderse para dar con otras terrazas menos visitadas. Es lo mismo, pero no es igual.

Bali

Bali

Tras el almuerzo, VIP pero a precio low cost con las vistas de las terrazas y el sonido del “tingklil” (instrumento tradicional de bambú), seguimos nuestro camino. Bali es conocida como la Isla de los Dioses y a tenor del número de templos tiene todo el sentido del mundo. A diferencia del resto de Indonesia, que profesa la religión musulmana, en Bali se practica el hinduismo en una variedad que se denomina “hinduismo balinés”. El 90% de los balineses tiene una dedicación plena a su religión y buena parte de las horas del día las pasan rezando y poniendo bonitas ofrendas por todas las esquinas.

Bali

Bali

Por ello, desde primera hora de la mañana veréis a los afanados habitantes con sus mejores galas preparar pequeños cestos con flores, incienso y arroz para que lo absorban los dioses. Otro de los preceptos más importantes es la purificación de cuerpo y alma. Ese momento, que tiene mucho de mágico, lo hacen en Tirta Empul, unas fuentes sagradas que pueden visitarse (si entráis por el mercado en dirección contraria llegaréis hasta las fuentes sin tener que pagar la entrada. Otra cuestión, hay que entrar con pareo. Allí mismo te lo dan y gratis). Otros de los templos más visitados son el Besakih Temple, el Templo Madre o el afamado Tanah Lot sobre el mar.

Bali

Bali

¡Al día siguiente teníamos una cita importante! Lo que son las cosas…, una semana antes no habíamos podido asistir, por razones obvias, a la boda de dos buenos amigos en Sevilla, Patri y Carlos. El destino nos haría encontrarnos en su luna de miel… ¡en Bali! Teníamos muchas ganas de verlos, de que nos contarán, de estar entre amigos a tantos kilómetros de distancia. Queríamos llevarlos al restaurante Fair Warung Balé en el que habíamos estado la noche anterior. Por encima de la excelente calidad de la comida y el servicio está su razón de ser, todos los beneficios van a parar íntegramente al mantenimiento del hospital para los más necesitados de la zona. Era domingo y estaba cerrado así que optamos por una buena alternativa, el Nomad.

Bali

Después de cuatro horas de almuerzo al estilo español (con pasión y voces altas), sobremesa incluida, los cuatro fuimos a vivir una experiencia balinesa de las que no se olvidan. Queríamos darnos una masaje a cuatro manos al estilo balinés. No fue fácil la empresa, tenían que reunir a ocho mujeres, pero una hora después estábamos sobre las camillas del Salón 3 Points disfrutando del relax durante 60 minutos que se nos hicieron muy cortos. Fue el mejor epílogo para un día inolvidable por éstas y otras razones…

Bali

Las playas de las fotos del salva-pantallas del ordenador no están exactamente en Bali, sino en la isla de enfrente, en Lombock. Allí hay muchas playas de ensueño pero, probablemente, las más reconocidas son las Islas Gilli, un mini archipiélago de tres islas: Trawangan, Meno y Air. La primera es la más grande de las tres y tiene la fama de ser la fiestera. Por allí rulan las setas mágicas como si crecieran bajo los cocoteros. La segunda isla es Meno, mucho más tranquila, con buenas playas y excelentes rincones para bucear. La más pequeña, Gili Air (isla pequeña del agua) es la más rural y calma de todas. ¡Fue la elegida!



Para llegar hasta aquí desde Ubud es una tontería pelear por un transporte independiente, será igual o más caro que el organizado y más traumático (200.000 rupias, 12 euros). ¡Sólo hay que tener cuidado con los comisionistas! A algún despistado turista le han llegado a cobrar el precio oficial para guiris…1.200.000 rupias (75 euros). Una vez en la isla, para moverse, no existe transporte motorizado sólo unos carromatos tirados por caballos. Igualmente el precio oficial son 100.000 rupias (6 euros) pero el habitual son 50.000 rupias (3 euros). Negociando se consigue.

Bali

Bali

A los primeros que vimos en la isla fueron a dos viajeros de pata negra que están recorriendo el mundo desde hace unos meses, Irene y Javi, o lo que es lo mismo, Mundingnow. Habíamos quedado con ellos en nuestros bungalows pero sin necesidad de móvil nos pusimos de acuerdo por casualidad, como antiguamente. Ellos, valientes, trabajadores, soñadores y artistas, también apostaron fuerte. Dejaron sus trabajos para cumplir un viejo deseo por el que han luchado mucho, recorrer el planeta en busca de experiencias. Desde su Málaga natal, la misma ciudad desde la que partimos nosotros, arrancó su aventura. Muchas historias, mucho en común y una larga charla por delante.

Y como colofón, uno de los mejores atardeceres que hemos visto en este viaje. Se paró el tiempo, el sol se hizo eterno y, cual sueño, a nuestra vera apareció Antxon, el dueño de los Bungalows and Sun Set bar Bollata, donde nos alojábamos, con un plato de salchichón ibérico y otro de aceitunas auténticas españolas. Para llorar de emoción…

Bali

Bali

Bali

A la mañana siguiente, todavía con el regusto del aperitivo y el dulce sueño en las recién estrenadas cabañas que este español tiene en una de las zonas más tranquilas de la isla, tocaba reencuentro con los recién casados. Habíamos pensado que una inmersión en Indonesia, el mejor país para el buceo según los expertos. Sería un regalo de boda inolvidable para ellos. Nos fue muy bien con 5 Oceans, por lo que podemos recomendarlos. El plan fue tan sencillo como divertido. Mientras que Carlos, el nuevo marido refrescaba en la piscina sus conocimientos como buceador; Patricia, la nueva esposa, junto a María José y José Pablo practicaban snorkel también la piscina.

Bali

Bali

Más tarde llegaría la hora de la verdad. Los chicos con botella y las chicas con tubo y máscara a descubrir el fondo del mar. Tuvimos suerte. Pudimos ver dos tortugas mientras descansaban plácidamente en el lecho marino. Todo lo que vivimos ese día quedará guardado en nuestros corazones para siempre…

Bali

A ellos les tocaba marcharse. Los otros cuatro andaluces, nos quedábamos al cuidado de la isla. Por delante teníamos otro día de playa, snorkel y charla, mucha charla. Hablar el mismo idioma no significa que las partes se comuniquen en la misma lengua, es mucho más que eso. Nos reímos, compartimos y aprendimos. Cosas importantes (los grandes inventos que nos enseñaron estos viajeros como: la lavadora portátil para mochileros, el chaquetón que no ocupa espacio o el desodorante de mineral de alumbre inagotable) y otras más importante aún.

Bali

A Indonesia le reservamos un lugar muy especial en nuestra vuelta al mundo y a las personas con las que compartimos estos días, lo mismo. Continuará…

 


Gastos

Día 14: desayuno 40 R (2,5 euros) + 2 billetes mas tranfer de Ubud a Gili Air 400 R (+ tranfer de Ubud a Gili Air 400 R (24 euros) + transporte caballo en la isla 50 R (3 euros) + cena 150 R (9,2 euros) + alojamiento euros) + cena 150 R (9,2 euros) + alojamiento 250 R (15,4 euros). Total: 890 R (55 euros).

Día 15: regalo inmersión de buceo alojamiento y otros.

Día 16: comidas 150 R (8,9 euros) + mazorca a la brasa 5 R (0,30 céntimos de euro)+alojamiento 250 R (15,4 euros). Total: 405 R (25 euros).


–> Aquí puedes encontrar vuelos baratos a Indonesia.

–> Aquí puedes encontrar diferentes alojamientos en Indonesia.

–> Si quieres recorrer el país, puedes alquilar un coche aquí. 

–> Aquí puedes encontrar diferentes actividades y excursiones para pasarlo pipa en Bali.

–> Aquí puedes contratar un seguro de viajes para viajar seguro.


Código Ética. “Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si realizas la compra de un producto siguiendo ese enlace, nosotros recibiremos una comisión. El uso de este enlace no incrementa el precio final para el consumidor. Gracias a este sistema, nos ayudas a seguir adelante con el mantenimiento del blog”.


Comparte con tus amigos....Share on FacebookShare on Google+Email this to someonePin on PinterestTweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page

One comment on “Bali, la isla que no te esperas, y las Gili con amigos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>