Intercambio de casas para vacaciones en familia: HomeExchange y opiniones

Actualización: 4 octubre, 2021

El bebé nos ha cambiado la vida y también nuestra forma de viajar. De momento, nuestras escapadas suelen ser a destinos cercanos, con visitas cortas a los imprescindibles y dando prioridad a las horas de hambre y sueño del pequeño JJ. Viajamos lento, algo que hacía mucho que nos practicábamos y que nos encanta hacerlo también. Además, en vez de alojarnos en hoteles… hemos optados por apartamentos para estar aún más relajados, cómodos, y abaratar costes, y lo hemos hecho a través de HomeExchange, es decir, del famoso sistema ‘gratuito’ de intercambio de casas para vacaciones entre particulares.

Este sistema de intercambio de viviendas, y otros parecidos tipo Couchsurfing o Airbnb, ya lo habíamos practicado antaño en muchas ocasiones, y queríamos retomarlo. Los intercambios de casas en España se han convertido en una opción más para viajar, una alternativa al modelo turístico tradicional que se recupera paso a paso del impacto de la pandemia.

Antes de comenzar debes saber que los intercambios de casas pueden ser recíprocos o no. Esto te lo contamos un poco más abajo, al igual de saber cómo funciona HomeExchange, nuestras opiniones con las ventajas y desventajas, y las dudas y miedos que te puedan surgir.

Qué es HomeExchange

HomeExchange es la web de intercambio de casas y apartamentos entre particulares más utilizada en el mundo. Sólo has de darte de alta, pagar un fee anual (el único gasto que vas a tener y que no lo amortizas rapidísimo), describir tu vivienda y comenzar a buscar tus alojamientos en el destino que desees, ya sea nacional o internacional.

Esta empresa americana, fundada en California en 1992, cuenta con 450.000 casas en 187 países de todo el mundo. La empresa GuestToGuest adquirió a la americana HomeExchange (IntercambioCasas en España) en 2017, y en 2019 se unieron ambas comunidades (GuestToGuest y HomeExchange) en una única plataforma: la actual HomeExchange. Cada cuatro minutos se registra un intercambio. Ahí es ‘ná’.

A finales de los noventa, cuando se empezó a difundir la idea de economía colaborativa, emergió el intercambio de casas como una de sus modalidades por tratarse de una alternativa sostenible y eficaz muy motivadora para la gente. Ahora cuenta con un marco sólido, globalizado y legal.

Cómo funciona el intercambio de casas

El mecanismo es realmente sencillo y rápido. Como te adelantábamos más arriba, solo tienes que darte de alta y seguir los pasos que la propia plataforma te va marcando:

Crea tu cuenta y completa tu perfil:

  • Preséntate a la comunidad
  • Promueve tu casa publicando buenas fotos e indicando si admites niños, animales, fumadores…

Busca casas en los destinos de tu interés y envía solicitudes de intercambio:

  • Utiliza los filtros para una búsqueda más precisa
  • Envía mensajes personalizados y contesta a las solicitudes que recibas
  • Planifica los detalles de tu intercambio comunicándote con tu anfitrión

Suscríbete y registra tu intercambio:

  • Cuando ultimes los detalles, tu anfitrión debe pre aprobar el intercambio
  • Si todavía no eres miembro, tienes que abonar 130 euros para un año de intercambios ilimitados*

Fee anual:

  • *El precio de inscripción en HomeExchange es de 130 euros para un año de intercambios ilimitados. Puedes pensar que es un impedimento al ser un desembolso grande, pero luego no lo verás así. Por muy poco que viajes al año ya te merece la pena. Con sólo dos noches de hotel ya lo agotas. Piénsalo porque es el único gasto que vas a tener.

Intercambio de casas clásico y con puntos 

Todos los miembros de la comunidad ponen su casa a disposición de otros viajeros… pero… a diferencia de la fórmula tradicional, no es necesario que el intercambio se dé obligatoriamente entre dos personas y sus propiedades (tú me prestas la tuya y yo te presto la mía). Es decir, también tienes la opción de ‘tú prestas tu casa a otras personas, con ello sumas puntos, y con esos puntos eliges a qué lugar del mundo y en qué vivienda quieres pasar tus próximas vacaciones’.

En resumen, puedes optar por:

  • Intercambio de casas recíprocos (clásico): El de toda la vida, tú vienes a mi casa y yo voy a la tuya, de forma gratuita.
  • Intercambios de casas no recíprocos (con puntos): Yo hospedo a gente en mi casa y a cambio recibo puntos (Guest points) y más adelante o a la misma vez, yo uso mis puntos para alojarme en otra casa en la que esté interesado, de forma gratuita.

¿Y sólo puedo sumar puntos hospedando a gente en mi casa? No. Puedes sumar puntos por:

  • abrir un perfil en HomeExchange recibes 450 puntos.
  • 100 puntos extra si te haces miembro verificado.
  • 350 puntos más al completar tu perfil.
  • 350 puntos al completar el perfil de tu casa.
  • 50 puntos extra al contactar con 10 personas.
  • hasta 1250 puntos por invitar a tus amigos.

Por tanto, si no quieres, no hospedas a nadie en tu casa pero tú si puedes hospedarte en la vivienda de otros, por lo menos al principio.

Tanto si te decides por una u otra fórmula, está claro que vas a ahorrar MUCHO dinero en tus vacaciones. A nosotros se nos va una parte considerable del presupuesto en los alojamientos durante los viajes.

De última hora

La evolución de la pandemia y las restricciones sanitarias provocaron el auge de las reservas de última hora. Por lo que, a principios de año, la compañía creó un filtro en su plataforma que agrupa las casas con disponibilidad para los próximos 15 días, con el fin de permitir a sus miembros organizar un intercambio en el último momento.

Un consejo, si es verano te recomendamos que localices tu ‘vivienda de vacaciones’ cuanto antes, porque cuando hay tanta demanda es más difícil encontrar hospedajes libres.

Intercambio seguro

Esta forma de viajar ha ido ganando adeptos por la seguridad sanitaria que se garantiza. Lo que se intercambian son casas reales que no están destinadas a la explotación turística, con lo cual no hay que compartir zonas comunes y la rotación de invitados que se produce es más pequeña que un alojamiento turístico tradicional. Además estás en constante contacto con el anfitrión por si hubiese algún problema de contagios, enfermedades y demás.

Por otro lado y si seguimos hablando de seguridad… HomeExchange incluye una cobertura de seguro por posibles daños en tu casa o por robo durante la estancia de tu invitado. Según nuestra experiencia, no suele suceder este tipo de cosas, al revés, la gente suele cuidar tu casa como si fuera suya. Además, son mucho más agradecidas si cuidas los detalles, ayudas con las recomendaciones locales y mimas a sus hijos.

Intercambio de casas larga estancia

El intercambio de casas no sólo sirve para estancias cortas… lo puedes usar para largas temporadas, siempre que lo trates con tu anfitrión. El inconveniente es que, al tratarse de una vivienda ajena, nunca se sabe cómo va a resultar, si todo va a estar cómo lo describieron sus propietarios o el tipo de gente que puedes encontrar. Por eso es importante, decidir el alojamiento según las valoraciones y comentarios de otros para evitar que la estancia se convierta en una pesadilla.

¿Qué te ha parecido nuestro post sobre el intercambio de casas para vacaciones? ¿Alguna duda? ¿Incluirías algo más? ¡Cuéntanos! Estamos deseando leer tus consultas, propuestas y experiencias. ¡Deja tu comentario más abajo!


Organiza tu viaje y ahorra mucho dinero con estos enlaces:   


¿Quieres seguir leyendo más aventuras? Suscríbete al blog

   

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad.