Luang Prabang y Nong Khiaw, cultura, paisajes y un reino de paz

De los países que conforman el sudeste asiático probablemente Laos sea uno de los grandes desconocidos. Con muchas dificultades todavía para los viajeros independientes, este país de moda que aumenta su fama entre mochileros cada día, es un oasis de paz entre hermosos paisajes naturales y un pueblo todavía  impermeable, en gran medida, a la ley del dólar de los turistas. Lo teníamos apuntado en rojo en nuestro itinerario y por fin llegamos. Teníamos claro que queríamos recorrer todo el país de norte a sur, empezando por Luang Prabang, uno de los tesoros más importantes del país.

Luang Prabang

Desde Hanoi, la capital de Vietnam, que es el lugar donde estábamos, en carretera por la frontera de Nam Xoi (Vietnam) – Na Maew se tarda algo más de un día entre transporte, traslados y trámites aduaneros. Cuando investigábamos en varios blogs sobre el paso froterizo, vimos una buena oferta en Lao Airlines (60 euros el billete) para volar directo y en menos de una hora desde las dos ciudades (otra opción es poner web Vietnam Airlines). No nos lo pensamos. En 55 minutos estaba en el aeropuerto de Luang Prabang.

Tras el asalto habitual del pago del visado (35 dólares para españoles, 25,5 euros + 1 dólar en concepto de ¿trámite?) con una fotografía tamaño carné y el pasaporte en regla, toca negociar para llegar al centro en el único transporte público, una mini furgonetas. El precio oficial es de 40.000 kips  (3,6 euros) por el vehículo al completo pero intentan cobrar ese precio por pasajero. Después de un buen rato dándole argumentos, accedieron.

Luang Prabang

Luang Prabang

 

Luang Prabang

Luang Prabang, un sitio sagrado ubicado entre los ríos Nam Hkan y el Mekong. No hace falta estar mucho tiempo por su calles para saber que la tranquilidad es su máxima y la magia su contexto. Incluso la siempre tediosa búsqueda de alojamiento (este es un sitio muy turístico y para encontrar un precio justo, sobre 50.000 kip -4,5 euros-) hay luchar fuerte, se convirtió en una bonita bienvenida. Thong, el recepcionista de uno de los primeros hoteles que descartamos por precio, casi sin conocernos nos emplazó a que volviéramos cuando dejáramos las maletas para charlar con él. Quería saber del viaje, del mundo, tenía, a su corta edad, muchas inquietudes. Esa noche estábamos cansado y nuestros huesos dieron con el somier, no había colchón, del Heritage Guest House.

Luang Prabang

Al día siguiente, ya en un alojamiento más decente y barato, el Kinalli Guest House, y después de pasear entre los innumerables templos de esta ciudad, fuimos a pasar un buen rato de la tarde con él. Tong estudia para ser profesor de inglés y compagina la universidad junto al trabajo. Nunca pierde la sonrisa a pesar de confesarnos que mezclar tanta acción a lo largo del día lo agota. Hablamos de su país, de los jóvenes laosianos, del mundo… Nos emplazó a vernos al día siguiente. Nos iba a prestar su moto para que fuéramos a conocer los alrededores.



A nosotros todavía nos quedaba cenar en uno de los bufets que se colocan en el mercado nocturno. Por 10.000 kips, menos de 1 euro, puedes llenar el plato cuanto quieras con deliciosa comida que, eso es cierto, no deja de haberse preparado en la calle sin mucho esmero (nota para los delicados de estómago). Para rematar el día, un masaje de pies para María José y otro estilo Laos para José Pablo.

Luang Prabang

Luang Prabang

Quedamos a las 08.50 h con Tong, antes de que marchara a la universidad con unos amigos para poder prestarnos su moto. Pusimos rumbo a las Cataratas de Tat Kuang Si, a 32 kilómetros de la ciudad por una carretera accesible. Cual fue nuestra sorpresa (no solemos ver fotos de los sitios previamente) cuando frente a nuestros ojos nos encontramos hermosas piscinas que se alineaban en forma de terraza con el agua fresca que las alimentaba desde la gran catarata. Antes de llegar a ellas hay un pequeño recinto con varios osos asiáticos. Tampoco lo sabíamos y por eso lo disfrutamos más. Terminó el día. Le devolvimos su motocicleta, con el tanque lleno, algo de dinero para que pudiera arreglar el espejo retrovisor que se le había roto y un libro en inglés para que practicara. Su intención es lo que cuenta.

Luang Prabang

Luang Prabang

Laos

Antes de marcharnos de Luang Prabang teníamos una importante asignatura pendiente, despertarnos antes del alba para ver la ofrenda a los monjes. La primera noche pasaron más rápido las agujas del reloj que las ganas; la segunda, diluviaba; a la tercera, a las 5.30h, estábamos en la calle dispuestos a verlo. Cada mañana, desde tiempo pasados, los vecinos de esta ciudad desprecian las horas de sueño para cumplir con un rito, con una tradición, con una religión. Con cestas de mimbres y alineados en diminutas sillas de plástico, la gente (especialmente señoras) espera a los monjes. Ellos, también en fila, van pasando con su bol metálico para recibir las ofrendas del pueblo. El arroz hervido y alguna fruta es la base de éstas. Todo se hace en un completo silencio que sólo es roto por los cantos del gallo. Es una ceremonia íntima, mística, especial, imprescindible.

Luang Prabang

 

Nong Kwiaw

Ahora sí, con las mochilas preparadas, pusimos rumbo a Nong Kwiaw, un pequeño pueblo remoto situado a tres horas en mini bus desde la Estación del norte (40.000 kip, 3,6 euros). Un viaje de curvas, baches y polvo presagiaba algo auténtico. Poco a poco esta ciudad se hace famosa, con todo lo que ello conlleva, pero lo rústico, por suerte, todavía impera aquí. Junto al río Nam Ou, en el Sunrise Guest House, montamos nuestro campamento. Tan solo admirar el paisaje y relajarse bien merece este viaje pero para los más aventureros, que no les importe luchar con los 38 grados que marca el termómetro durante el día, pueden hacer trekking o rutas en bici.

Luang Prabang

Luang Prabang

Luang Prabang

A sólo una hora en barco (25.000 kips, 2,2 euros) se emplaza un pueblo aún más remoto, sin wifi, electricidad limitada y sin carreteras, pero con mucho más turismo, Muang Ngoia. Era nuestro plan, pero el descanso obligado por los avatares del viaje y los estragos de alguna comida sobre nuestro estómago, hicieron que pasáramos a inventarnos un domingo cuando era viernes. Dormimos mucho, comimos en el mejor restaurante del pueblo, Nong Kiau River Side, leímos y descansamos.

Laos

 


Gastos

– Día llegada: transporte al centro desde aeropuerto 40.000 kips (3,6 euros) + alojamiento 100.000 kips (9 euros). Total: 140.000 kips (12,7 euros) + visa Laos 35 dólares (25,5 euros)

– Día 1: desayuno 12 kips (1 euro) + almuerzo 80.000 kips (7,2 euros) + masaje de una hora 40.000 kips (3,6 euros) + cena bufet con agua 28.000 kips (2,5 euros) + alojamiento 50 kips (4,5 euros). Total: 210 kips (19 euros)

– Día 2: 2 entradas cataratas 40.000 kips (3,6 euros) + gasolina, espejo retrovisor moto, parkings 59.000 kips (5 euros) + dos bocadillos 20.000 kips (1,8 euros) + mercado 21.000 kips ((1,9 euros) + alojamiento 50.000 kips (4,5 euros) + cena bufet 20.000 kips (1,8 euros) + internet 10.000 kips (0,90 euros). Total: 220 kips (20 euros)

Día 3: tuc tuc Estación norte 40.000 kips (3,6 euros) + 2 billetes transporte mini bus a Nong Khiaw 80.000 kips (7,2 euros) + almuerzo 60.000 kips (60 kips (5,4 euros) + alojamiento 50 kips (4,5 euros) + cena 42 kips (3,8 euros) + varios10.000 kips (0,90 euros). Total: 282 kips (25,7 euros)

Día 4: almuerzo y cena 120.000 kips (10,9euros) + alojamiento 50.000 kips (4,5 euros). Total: 170.000 kips (15,5 euros)


–> Aquí puedes encontrar vuelos baratos a  Laos.

–> Aquí puedes encontrar diferentes alojamientos en Laos.

–> Si quieres recorrer el país, puedes alquilar un coche aquí. 

–> Aquí puedes contratar un seguro de viajes para viajar seguro.


Código Ética. “Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si realizas la compra de un producto siguiendo ese enlace, nosotros recibiremos una comisión. El uso de este enlace no incrementa el precio final para el consumidor. Gracias a este sistema, nos ayudas a seguir adelante con el mantenimiento del blog”.


Comparte con tus amigos....Share on FacebookShare on Google+Email this to someonePin on PinterestTweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valoraciones)
Cargando…

Un comentario en “Luang Prabang y Nong Khiaw, cultura, paisajes y un reino de paz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>