Irlanda, lugares de interés. Diario de una beca Leonardo

Actualización: 17 junio, 2018

Y ahora sí. ¡Estamos en Dublín! gracias a la Beca Leonardo (2008). Nos tiraremos por aquí más de 4 meses.

Después de siete años, fue en 2001 cuando estuve aquí en los campamento de verano durante un mes, todo ha cambiado. Irlanda, Dublín, los dublineses y yo. Ni ellos son los mismos, ni la ciudad es la misma, ni yo soy el mismo. Ahora todo es más caro, la gente va más rápido por la calle y puede que la capital de la República haya perdido romanticismo para mi. Aun así, sigo pensando que esto es Europa. Y que África comienza en la península Ibérica. Con sus virtudes y sus defectos, que nadie se ofenda.

A continuación os contamos los lugares de interés que visitamos de este país y información útil para cualquier que quiera viajar o le interese la cultura de este país.

Irlanda, aspectos generales

Las virtudes y defectos de España ya las conocéis. La de Irlanda os las contaré de forma somera. Por encima de todas, está el tiempo. Gris claro, gris oscuro, pero siempre gris. Así está siempre el cielo de este país. La comida tampoco es para tirar cohetes, pero se sobrelleva. Tienes otras desventajas un poco más profundas, por ejemplo que es un país lleno de contradicciones, y os explico.

Aquí, en la República son mayoría católica, es decir, todo lo que ello conlleva. Prohibición, es igual a desmadre, no al aborto, igual a miles de madres jóvenes solteras, etc., etc. Y así una larga lista. Pero, en honor a la verdad, la lista de cosas buenas es más larga. Respeto al medioambiente, mucha educación, más que aceptable y real estado del bienestar (excepto en la sanidad que hay carencias, por eso te aconsejamos que viajes con seguro), acogedores y amables por naturaleza (los irlandeses saben lo que es estar lejos de sus país) y otro largo etcétera.

En general, muy en general, así es el país. ¡Ah! se me olvidaba, y muy ¡borrachos! Hay un dicho por aquí que dice: “Today I´m Irish, tomorrow I´ll be hung over” (“hoy soy irlandés, mañana estaré resacoso”. O algo así.

Irlanda y el rugby, su deporte nacional

El rugby es el deporte por antonomasia de Irlanda. Fui a ver un partido del Seis Naciones con mis compañeros españoles. Partido entre Irlanda e Italia, y ahora toca el tercer tiempo. Sé que hay unos cuantos “rugbyleros” que leen este blog y saben qué es eso. Para los que no lo sepan, el tercer tiempo es el momento de convivencia después del partido, en el que los jugadores charlan con los aficionados e intercambian impresiones entre ellos.

Nosotros por supuesto nos quedamos para vivirlo, y no estuvo mal la cosa. Nos hicimos fotos con los jugadores de nuestro equipo (jeje), y con los italianos. Nos pusimos a jugar un poco en el césped de Croke Park, pero sin contacto, por supuesto, y disfrutamos como enanos, y ¡mira que hacía frío! Por cierto, ya sé por qué no comen pipas viendo los partidos en Irlanda. Si sacas las manos de los guantes, ¡se congelan!

Viajar-irlanda-europa

 

El tiempo en Irlanda ¿Por qué llueve tanto?

Todo en esta vida tiene una explicación, hasta saber por qué llueve todos los santos días en este santo país. El clima húmedo de Irlanda se debe a los vientos dominantes del sureste , así como a la influencia de la corriente oceánica del Atlántico Norte. El movimiento constante de masas de aire hace que el tiempo cambie rápidamente y se observen infinitas variaciones entre la lluvia y el sol. Yo corroboro esta explicación y la confirmo con mi chaquetón mojado a diario. ;D

Todo esto lo escribo uno de los pocos días en los que a San Pedro no le ha dado por regar las plantas, prados y jardines dublineses. Es más, esta tarde, cuando he salido a correr, por un momento las nubes desparecieron, paró el viento y salió el sol con fuerza. Parecía España… sólo por cinco minutos, que fue lo que duró el espejismo.

Y ahora con esta explicación espero que ya entendáis mejor a los pobres guiris que ponen su cuerpo vuelta y vuelta en la arena de las playas españolas para quemarse cual gambón, lenguado o tapaculo que se precie. Es lo que los especialistas llaman “turismo de sol y playa”. Yo lo que digo es que ante la duda, siempre, siempre, Nivea for sun. ¿o no? Y mira que lo tienen escrito en su idioma…

viajar-irlanda-europa

 

Irlanda y su gastronomía

Pues hoy arroz con vegetales varios, un poco de ensalada con todo tipo de hierbas (no es una exageración) y Christmas Pudding (aunque hayan pasado dos meses de la fecha navideña). Aun así hoy me he decidido a escribir de comida porque dentro de lo que cabe la de hoy ha sido copiosa y a esta hora, las once en Irlanda, media noche en España, puedo hablar de alimentos sin tener que ir corriendo a coger algo de la nevera.

En resumen, podemos decir que los irlandeses comen muy mal. No por la comida que hay aquí, donde abunda la carne de ternera y cordero que pastan en estas tierras, el pescado y algún que otro marisco, y sobre todo, la patata. El gran problema es que tienen poco tiempo para casi todo, porque en el mundo anglosajón se vive, en gran medida, para trabajar. Desayuno muy temprano a base de cereales, tostadas, huevos, bacon, salsichas, beans, y café o té. A mediodía, en el lunch, un sándwich, una fruta y listo. Y en la cena, algo más consistente, un primer plato basado en los ingredientes antes mencionado (sobre todo mucho patata y especies, para que sepa a algo). Vamos, que un español se lleva todo el día con hambre, y por eso siempre están llenos los Mc Donalds.

Yo intento adaptarme a base de pasar hambre, pero a cambio de perder kilos se me está poniendo la cara achinada de tanto arroz, y dentro de poco en vez de orejas me saldrán patatas (en sus múltiples variedades: fritas, en puré, cocidas, a la plancha, etc, etc, etc.)

Ya sabéis, tortilla, jamón, `cuchareo´, choquitos, pescaíto frito de la Bahía… divino tesoro.

Viajar-europa-irlanda

 

Fábrica de Guinness, la cerveza más internacional de Irlanda

No hay duda que la gran vida diurna y nocturna de está ciudad se basa, en gran parte, en la energía que la mueve, es decir, la cerveza. De entre todas ellas la Guinness, la cerveza negra o Stout, es la reina de la fiesta. Por eso, creo no confundirme demasiado cuando digo que hoy he estado en el corazón de Dublín, en la fábrica de Guinness.

No quería dejar pasar la oportunidad de visitar una de las fábricas de cervezas más importantes del mundo, en la que se elaboran dos millones y medio de pintas (media que equivale a poco más de medio litro) para que después se la beban en más de 120 países diferentes, incluido el nuestro, que por cierto también tiene fábrica de cerveza Guinness (se elabora en la Cruzcampo de Sevilla). Lo que se visita no es la fábrica propiamente dicha, sino un museo sobre la historia de la empresa y sobre el proceso de elaboración. Es interesante, aunque el precio haga pensártelo (14 euros adultos, 10 euros estudiantes).

Sin duda, lo mejor de la visita es la última parte, es decir, cuando se prueba el producto en cuestión. Y no lo digo porque la Guinness sea mi bebida predilecta, sino porque el bar está situado en lo alto del edificio y tiene una vistas magníficas de la ciudad, sobre todo, cuando cae la noche, es realmente bonito.

viajar-europa-irlanda

Dublin, capital de Irlanda

Vaya por delante mis disculpas por el tiempo que he tenido abandonado mi rinconcito en el mundo. De nuevo, volvemos a las andadas. Como todos sabéis este pasado fin de semana vino a visitarme María José. Llegó el viernes, malita ella, con dolor de cabeza y algunas décimas de fiebre. Pero el sábado resurgió como Ave Fénix y visitamos una ciudad que para ella “tiene mucho más encanto de noche, porque al menos hay luz”. Tiene razón, en gran parte. De día casi siempre el cielo está del mismo color, gris. De noche, Dublín despierta y las luces, en sus múltiples tonalidades, dan color a la ciudad; y los dublineses y turistas dan vida al centro.

Hemos visitado lo que se puede visitar, a saber, el Trinity (la universidad), las dos catedrales, el castillo, sus múltiples parques incluido el Phoenix Park, el gran canal, la zona de bares Temple Bar, las calles comerciales y, por supuesto, el Pennys (esa tienda tan barata que en el Reino Unido se llama Primark y que comenzará a expandirse por España en los próximos años). De hecho, se llevó un par de souvenirs: dos chaquetones de los que abrigan a 10 euros, los dos.

Sin duda no podéis dejar el país sin haber experimentado su vida nocturna. Muchos son los pubs típicos irlandeses que merece ser visitados. Para que no te pierdas ninguno y disfrutes sin preocuparte de más nada, puedes contratar un tour por los pubs más emblemáticos de Irlanda.

Viajar-europa-irlanda

El mercado de Moore St. en Dublin

Los puestos callejeros se apilan con un orden improvisado en las dos aceras de la calle. “Ten bananas, two euros”, dice la tendera de la esquina, ataviada al estilo frutera de toda la vida. La del puesto de al lado ofrece un poco más con un tono de voz que supera a la vecina: “Twelve bananas, two euros”. Y así a lo largo y ancho de la calle con todos los productos de la huerta, pepinos, patatas, tomates, fresas, uvas, manzanas o peras. Es entretenido, y también es barato. Nada que ver con los supermercados y tiendas de ultramarinos que cobran por una simple naranja 50 céntimos.

Os doy un consejo de amigo, por si algún día venís o vivís en esta capital: a las cinco y media de la tarde empiezan a recoger y comienzan ¡¡las rebajas!! ¡Todo a un euro!

 

 

Montañas de Wicklow y Glendalough

El domingo pasamos un bonito día de campo en las montañas de Dublín, es decir, en el Parque Nacional de Wicklow, que tiene además el atractivo de Glendalough. El nombre de este magnífico asentamiento monástico proviene del gaélico, Glenn da Locha, que significa ‘el valle de los dos lagos’.

Glendalough se encuentra 46 km al sur de Dublín, en el condado de Wicklow, donde el río Glenealo se une al río Glendasan, bajo los lagos Superior e Inferior. Justo antes de la unión de ambos ríos se levanta el principal conjunto de ruinas, conocido como la Ciudad Monástica. Glendalough fue fundado por San Kevin, uno de los discípulos de San Patrick, a finales del siglo VI como un lugar de retiro. No era tonto este San Kevin por el lugar que escogió.

Rodeando a Glendalough está el Parque Nacional de Wicklow, 20.000 hectáreas de bosques bajos que recuerdan al paisaje de Galicia, como bien nos repitió una y otra vez la gallega del grupo, Cristina, a los restantes aventureros, Paco, Begoña, y el que escribe. Los caminos son sencillos, y las vistas muy bonitas, pero a lo mejor todo es demasiado asequible para un grupo de jóvenes con ganas de aventura. Pero no hay problema. Uno se puede salir de los senderos y subir colinas por medio de la maleza. O puede intentar perderse cuando de repente le cae un aguacero. Así es más entretenido… 😀

Esta excursión muy popular de Irlanda puedes hacer por tu cuenta o contratar una excursión saliendo desde Dublín. Sin duda una muy buena oportunidad para disfrutar del parque de Irlanda.

viajar-europa-irlanda

Oeste de Irlanda, Galway

De Galway, como de cualquier otra ciudad irlandesa, no os podéis esperar grandes monumentos que ver. Los más grandes se encuentra desperdigados por las calles en formas de pubs. Pero aún así, ciudades como ésta tienen un ambiente que las hace envidiable, y un sabor a pueblo muy del gusto del forastero, y del alguno que otro enamorado de la tranquilidad. A todo ello hay que sumarle, su enclave, ya que se sitúa muy cerca de un Parque Nacional, y de una de las mayores atracciones de la Isla, los Cliff of Moher, los acantilados más altos de Europa (214 metros).

Y para los españoles tiene un actractivo más. Esta pequeña ciudad, de no más de 60.000 habitantes, fue durante mucho tiempo un puerto de referencia para España en el comercio de vino y otras viandas. Del pasado queda un arco que conmemora estas relaciones, y una plaza, la Spanish Parade. ¡Ah! y muchos españoles sueltos por la ciudad. Pero como siempre, el producto nacional tiene que dar su nota de color. ¿Os imaginaís que es lo que tenía el Arco de España? Una gotera… como siempre digo: “Spain is different”.

Acantilados de Moher

La siguiente etapa nos llevo hasta Cliff of Moher (los acantilados de Moher) después de un entretenido viaje en bus por carreteras tan estrechas que por momentos pensaba que estaba en el “autobús fantástico”, que conseguía esquivarlas poniéndose de lado, o qué se yo. Lo que no evitaba era el relajante movimiento que producía la “estupenda” pavimentación de las carreteras comarcales irlandesa…

Y caminando, caminando llegamos a los famosos acantilados, que se encuentran en el oeste del país y se elevan 120 m. sobre el océano Atlántico en el punto llamado Hag’s Head y se extienden a lo largo de 8 kilómetros hasta alcanzar una altura de 214 m. Un lugar impresionante, sin duda.

En nombre de los Cliffs en gaélico es Aillte an Mhothair, que literalmente significa “acantilados de la ruina“. Y por lo visto sí que tiene sentido la cosa, ya que la belleza idílica del lugar hace que mucha gente le dé por tirarse… y volar un ratito. Pero para eso están los teléfonos de los Samaritanos (una especie de ONG) a la que puedes contar los problemas de urgencia.

Desde Dublin hay excursiones que salen diariamente hacia estos impresionantes acantilados. Si no os sentís cómodos con el idioma como para desenvolveros por vuestra cuenta, os recomendamos que reservéis una excursión.

Viajar-Irlanda-Europa

La fiesta más internacional de Irlanda, Día de San Patricio / St. Patrick’s Festival

El 17 de marzo empiezan los actos con motivo del día de San Patrick, patrón de Irlanda. Se trata del Festival de San Patrick, una serie de conciertos, espectáculos varios, teatro callejero, y, como broche de oro, la gran cabalgata el día del Santo.

Lo fácil sería celebrar la onomástica como un simple turista, es decir, con ropa de color verde (es la tradición), con una cerveza y disfrutando del espectáculo. Pero no, a José Pablo le gustan las emociones fuertes. Ni corto ni perezoso me he hecho voluntario en la organización del evento y además me he acreditado como ¡periodista!

Lo primero es por practicar el inglés una “mijita”, poder meterme en los sitios en el que la mayoría de personas no puede, y de camino conseguir la camiseta conmemorativa sin pagar un duro… Jajaja. Lo de periodista lo he hecho porque tal vez haga un “reportajillo” de unas fiestas electrónicas para bebés (no es broma) que hacen por aquí. Y por supuesto, para disfrutar de los privilegios de la “cañalla” en Ireland.

viajar-irlanda-europa

¿Quién fue San Patrick?

Os contaré una breve sinopsis de la vida de San Patrick, entre nosotros San Patricio. Este señor, omnipresente en la historia Irlandesa, fue un misionero cristiano y es conocido como el santo patrono de Irlanda, junto a Santa Brígida y San Columba. Fue un predicador y religioso de Britania, y es considerado el introductor del cristianismo en la isla.

Entre las miles de leyendas, algunas más creíbles que otra está ésta: se le atribuye la hazaña de haber librado la isla de serpientes (no sé si fue él, o la propia meteorología del país, pero aquí no han visto una serpiente en años, a no ser que pongan la tele).

Otra de las curiosidades del Santo es que Patricio tuvo que explicar una vez lo que era la Santísima Trinidad. Para que todos lo entendieran utilizó, de forma inteligente, un trébol como muestra, explicando que la Santísima Trinidad, al igual que el trébol, era una misma unidad pero con tres personas diferentes (un mismo tallo con tres hojas).

Después de muchos avatares murió un 17 de marzo del año 461 y es por eso que su fiesta se celebra este día. La Fiesta de San Patricio es muy celebrada en Irlanda, de donde es patrón, y sobre todo en Estados Unidos, lugar de residencia de miles de irlandeses emigrados.

viajar-europa-irlanda

La Fiesta de San Patrick

Por fin llegó el gran día esperado por todos los irlandeses, el día 17 de marzo, San Patricio, patrón de todos y cada uno de ellos. La ciudad de Dublín se vistió de gala, y dublineses y extranjeros se disfrazaron, cada uno como pudo. Un gorro de duende por un lado, un trébol de la suerte pintado en la cara, alguna camiseta o pantalón verde para la ocasión, e improvisaciones varias (trajes con la bandera de Irlanda, perros disfrazados, etc.).

La Parade, gran Cabalgata, arrancó a las 12 del mediodía, cuando ya en las calles no cabía ni los carritos de los niños (670.000 personas). El que firma esta información, un hombre con suerte gracias al matojo de hierbas de trébol que le dio la señora de la casa y a la Licenciatura en Periodismo que le costó cinco años conseguir, tuvo un sitio privilegiado, la Press Area o Zona de prensa. Es decir, un autobús de los turísticos, para divisar bien el panorama, y una zona acotada en la calle. Un lujo, pero todo sea por las buenas fotos que pude hacer para que vosotros las pudierais ver en este blog.

Ese año la Parade estaba dedicada a la Energía, y al Señor Marshal Eamonn, un gran atleta del país, que abría la comitiva. A partir de ahí, un gran espectáculo al estilo made in USA. Un total de 16 bandas, de las que salen animando a los equipos de fútbol americano en las películas, las consiguientes animadoras, representaciones de casi todos los países (Japón, Brasil, Italia, La India…, no, España no estaba), globos gigantes con formas animaladas, animadores, gigantes, cabezudos, motos, bicicletas con sus adornos, y una gran dosis de patriotismo. Cerrando la Cabalgata una colección de viejos, pero nunca pasados de moda, Escarabajos.

Todo ello realizado con mimo, esmero y una fantástica organización, que concluyó en la Catedral del Santo, en la de St. Patrick, como no podía ser de otra manera. La parte negativa, casi como siempre, esos adolescentes imberbes que van liándola allá por donde van, nuestros “canis”, que aquí los llaman “hoodys” (chicos con capucha). Pero los Gardai, los policías, miles ayer en Dublín, los mantienen a raya.

viajar-europa-irlanda

La Costa Irlandesa

Ha pasado mucho tiempo desde que pisé por última vez la playa en El Puerto, porque es verdad, Sevilla tiene muchas cosas, pero playa nunca he encontrado. Ya necesitaba ese aliento, que las personas que hemos vivido o vivimos junto a él saben bien, nos hace falta para coger impulso, para recuperar fuerzas. Por fin, hoy, me he vuelto a reencontrar con la arena y el sabor a sal cuando nos hemos acercado a la costera ciudad de Bray, a solo media hora de Dublín. Eso sí, os prometo que ni se me ha pasado por la cabeza darme un baño: 6 grados y bajando, nubes, viento y amenaza de lluvia.

Antes, la parada matutina del día viajero fue a Howth, un pequeño pueblo marinero con sabor, al norte de la capital. Entre otros atractivos, barcos, una pequeña colina, un agradable paseo marítimo y un par de Fish & Chips (unas especies de bares de comida rápida donde se dispensa pescado frito, sin adobo, claro, y patatas fritas con todas las salsas del mundo y más), están los simpáticos leones marinos y pingüinos que amenizan la jornada con sus paseos por las aguas del puerto. Lo que no me ha quedado muy claro es cómo han llegado hasta allí.

Un poco de política Irlandesa

Sinn Féin (del irlandés «nosotros» o «nosotros mismos» es un movimiento activo cuyo objetivo era la reunificación de Irlanda para superar la división en dos estados efectuada en 1920: Irlanda del Norte y lo que hoy conocemos como República de Irlanda. A diferencia de otros partidos nacionalistas irlandeses, hasta los años 90 apoyó el uso de lo que se llamó estrategia de “armalite and the ballot box”, una política de agitación acompañada del uso de la violencia o las amenazas, un término descriptivo de la estrategia del Sinn Féin, utilizado por primera vez en 1981 por Danny Morrison, uno de los principales activistas del partido.

Tiene fuertes vínculos con el Ejército Republicano Irlandés Provisional (IRA), y, en ocasiones, se le ha considerado su brazo político. El Sinn Féin cuenta en la actualidad con cinco representantes en la Dáil Éireann, la asamblea parlamentaria de la República de Irlanda, y cinco diputados en la Cámara de los Comunes Británica, aunque los últimos no toman posesión de sus escaños porque para hacerlo deberían jurar lealtad a la corona británica, así como reconocer su jurisdicción sobre Irlanda del Norte (información de 2008).

viajar-europa-irlanda

Cork, la segunda ciudad de Irlanda

¡Nos vamos a Cork (la segunda ciudad de Irlanda)! Y lo mejor de todo: por 2 céntimos, ida y vuelta, todo incluido (tasas, impuestos, costes del cobro con tarjeta, etc.) No es broma, es una de las grande promociones que puede encontrar en los buscadores de vuelo.

El primer día llegamos a medianoche. Después del obligatorio descanso, comenzamos al día siguiente nuestro recorrido en la segunda ciudad más importante, que no bonita, de Irlanda: Cork. Por más que se empeñen no deja de ser una ciudad mediocre, gris y sin mucho que visitar, pero su enclave en el sur del país la hace una importante ciudad de referencia para moverse. Destacaría el English Market, con mucho sabor auténtico y un paseo por el centro de la ciudad. Estuvimos poco tiempo, y más tarde con la música a otra parte.

La Isla de Killarney

En Killarney dejamos nuestro equipaje y nuestras almas por una noche. Y la mañana siguiente, dio comienzo, oficialmente, el viaje a través de las maravillas verdes que tiene esta Isla. El sábado fue para el Anillo de Kerry, un camino a través de una sinuosa carretera (N70) que bordea la costa de la península de Iveragh, y se extiende entre Kenmara y Kilorgin. Cansados y exhausto llegamos al final del recorrido marcado, y dormimos en un sitio muy típico, en una granja, sin duda un hostal nada convencional.

viajar-irlanda-europa

Península de Dingle

Domingo por la mañana, era hora de visitar la casi desconocida y preciosa península de Dingle. Uno de los paisajes más bellos, pero que poco a poco está siendo conocido por todos. Se trata de una pequeña península unida a tierra firme por un estrecho istmo que apenas pasa de los 8 kilómetros.

Se trata de un Gaeltacht, un reducto de la cultura gaélica, lo cual puede suponer un pequeño problema porque los indicadores solo están en ese idioma, pero como en todos sitios, preguntando a estos acogedores irlandeses se llega a Roma. Carreteras estrechas y complicadas, escarpados acantilados, maravillosas playas, y verde, mucho verde, tan solo roto por los miles de puntos blancos que forman las ovejas que pueblan estas tierras.

Un estupendo lugar para pasar sus próximas vacaciones de verano. Apunten: Southwest of Ireland.

viajar-europa-irlanda

Alojamiento en Irlanda

Muchos son los viajeros que llegan a este país para aprender el ingles, buscarse la vida, estudiar, o tan solo disfrutar conociendo la ciudad. Es por esto, que abundan las casas en las que te ofrecen una habitación en un piso y manutención a cambio de un fijo al mes. Este fue el alojamiento que nos proporciono la beca.

Sin duda una muy buen oportunidad de aprender la lengua y hablar con gente local para conocer sus costumbres, etc.

A parte de esta forma de alojamiento, Irlanda ofrece muchos tipos de alojamientos adaptados a cualquier necesidad y bolsillo.

 



Booking.com

See you soon Dublin!

Hasta aquí llego la aventura irlandesa. Parece que fue ayer cuando nos tomábamos nuestra primera pinta de Guinness en Temple Bar, pero ya ha pasado catorce semanas. Las mismas, menos una, que he pasado, o mejor dicho, he vivido en Dublin, capital de Irlanda.

Dicen que quien no ha salido de su país nada más que ha leído una página del libro de la vida, y quien lo dijo tiene mucha razón. En este libro, que yo he leído en inglés, he aprendido a valorar lo que aquí falta, y a engrandecer lo que en otros lados no hay. He aprendido muchas cosas, y he desaprendido, alejando tópicos de mi cabeza, otras tantas.

He hecho muchas cosas: reír, llorar, comer, saltar, correr, enseñar, estudiar, escribir y viajar. Puedo decir que he sido feliz todo este tiempo… see you soon Dublín!


–> Aquí puedes encontrar vuelos baratos a cualquier lugar del mundo.

–> Aquí puedes encontrar diferentes alojamientos en los países que visites.

–> Si quieres recorrer la ciudad, puedes alquilar un coche aquí. 

–> Aquí puedes contratar un seguro de viaje para viajar seguro.


Código Ética. “Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si realizas la compra de un producto siguiendo ese enlace, nosotros recibiremos una comisión. El uso de este enlace no incrementa el precio final para el consumidor. Gracias a este sistema, nos ayudas a seguir adelante con el mantenimiento del blog”.

 

 

Irlanda, lugares de interés. Diario de una beca Leonardo
¿Qué te ha parecido?

1 comentario en “Irlanda, lugares de interés. Diario de una beca Leonardo

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies