Hong Kong, la mejor puerta de entrada a China (+ Macao)

Empieza un nuevo viaje. El gran país que ruge ahora más que nunca nos espera. China, una de las civilizaciones más antiguas del mundo, el coloso asiátiaco de nuestro tiempo, el país más poblado del mundo (1.300 millones de personas), también el tercero más grande, un lugar hermético en muchos sentidos, para el viajero un reto, una exigencia, una pasión… ¡Aquí comienza la verdadera aventura! Lo de antes sólo fue un plácido entrenamiento. Empezamos por Hong Kong.

Hong Kong
Para entrar en China hace falta tener visado previo a la llegada. Para los “volteros” que estén dando la vuelta al mundo es imposible gestionarlo antes de llegar puesto que es necesario enviar el pasaporte para la gestión. Por tanto, la mejor opción es llegar al país vía Hong Kong.

Lo cierto es que nuestro planteamiento era quedarnos tres o cuatro días hasta que tuviéramos el permiso, pero todo se complicó y Hong Kong se convirtió en nuestra casa por más de una semana. Las gestiones, cuando se intentan hacer directamente en la embajada, y más siendo periodistas (en ese caso decid que sois estudiantes), se convierten en una tediosa labor. Para no desesperar en el intento buscamos un alojamiento decente y barato (una tarea más complicada aún) y nos decidimos a conocer la ciudad poco a poco, a pequeños sorbos. Podréis leer barbaridades en las guías pero, definitivamente, el lugar para quedarse en HK para mochileros y presupuestos low cost son los apartamentos de la Chunking Mansion.

Hong Kong

Con una larga historia a sus espaldas goza de la mala fama por su insalubridad y, en ocasiones, su inseguridad. Lógicamente en estos mini, mini, apartamentos con precios asequibles para una ciudad cara no se pueden esperar mansiones, pero buscando, algo bueno se encuentra.

Hong Kong

A nosotros nos ayudó en la búsqueda un marfileño que estaba de negocios por la city. Nos llevó a la planta 12 de la torre B, después de intentarlo en otros departamentos, con magnífica suerte. En Honk Kong Guest House tuvimos nuestra morada en no más de 5 metros cuadrados, con baño propio, wifi y todo limpito. La escalera para llegar hasta allí ya era otra cosa… (calculamos que llevaba sin limpiarse desde el día después de la inauguración del edificio).

Hong Kong

Afortunadamente Hong Kong es una ciudad que sonríe al turista. Su servicio de información turística es simplemente magnífico, la red de transportes se puede definir como fabulosa (si compráis la tarjeta recargable Octupus ahorraréis unos cuantos dólares de Hong Kong) y, por suerte, el inglés, como antigua colonia británica que es, se extiende a toda la ciudad y una parte importante de sus habitantes. Nosotros, desde nuestro céntrico emplazamiento, nos decidimos a caminar por primera vez por las calles de una ciudad asiática que está a medio camino entre oriente y occidente, que mezcla culturas, sabores e idiomas por sus calles.

Hong Kong

En una sola, Ashley Road, podéis encontrar restaurantes locales, coreanos, italianos, libaneses y cuanto podáis imaginar. El primer día empezamos por lo local, con la lucha con los palillos para tomar sopa incluidos (los chinos no suelen usar tenedores), pasamos por el coreano y terminamos con un riquísimo kebap para despedirnos.

Nuestra siguiente parada obligada era otro de los reclamos de esta ciudad, las compras. A cada paso las tiendas de las grandes firmas se apelotonan como si fuera un gigante mercadillo de la opulencia y el despilfarro. La tecnología, con un buen sitio en los mostradores y un precio similar al de Europa, persigue al turista a cada paso. Nosotros no teníamos otra opción, nuestra cámara murió ahogada en un idílico lugar, las Islas Fiji, y teníamos que comprar una. Las opciones son millones, las falsificaciones, probablemente, más de la mitad. Por eso hay que andar con ojo, comprar en los establecimientos con el sello de calidad y pedir todos los recibos que haga falta. Por fin, sin prisa pero sin pausa, fuimos conociendo a esta mega urbe formada por una península y varias islas.

El paisaje más llamativo está a muchos metros de distancia del suelo. La ciudad con más rascacielos del mundo sorprende a todos los visitantes con la arquitectura más moderna que se pueda imaginar.



Una buena parte de la ruta marcada en los mapas tiene edificios reseñables por el camino (el del banco HSBC, Bank of China, etc.) o estructuras singulares, como la escalera mecánica cubierta más larga del mundo.

Hong Kong

De tradicional hay poco, la Catedral de St. John, las lámparas de gas de finales del siglo XIX de Duddell St., un paseo en el Star Ferry (usadlo como método de transporte no como tour por la bahía y sólo os costará unos céntimos) el archifamoso tranvía The Peak, que funciona desde el mismo siglo, y que cuenta, los días en los que no hay polución, con una de las mejores vistas panorámicas de la ciudad. No es el único sitio, la planta más alta del IFC Mall (entrada gratuita con documento identificativo) o el restaurante de la última planta del centro comercial que hay en Nathan Rd. (frente a las Chunking mansions), son alternativas gratuitas para ver unas vistas similares.

Hong Kong

Otro lugar curioso, es el paseo de la fama oriental (Avenida de las estrellas) que tiene su reconocimiento a la industrias cinematográfica de este país, con especial mención a Bruce Lee, el famoso actor que pasó parte de su adolescencia en Hong Kong.

Hong Kong

Hong Kong

Pero además de todo esto que está bien marcado en la guías tradicionales, nosotros teníamos ganas de empezar a conocer el auténtico sabor de China.

Hong Kong

Por eso nos fuimos a unos callejones que hay junto a Harcoury Rd. y lo flipamos (verbo recogido por la RAE, por las dudas, y el que mejor define nuestras sensaciones). En dos palmos de calle se amontonaban hasta en tres filas los puestos callejeros además de los estables. Las carnicerías junto a las pescaderías, los puestos de comida, lo de ropa… una señora compra dos tortugas al pescadero, otra compra vísceras para una semana, mientras, el la bicicleta con las mercancías se hace paso entre la multitud y, sin saber cómo, un camión también entra para descargar. Empieza lo divertido.

Nos faltaban dos cosas importantes antes de marcharnos. La primera ir a otra de las islas que conforman este pequeño territorio, Lantau para ver el Buda gigante y el Monasterio de Po Lin (ferry 29$, 2,7 euros + bus 2).

Hong Kong

 

Macao, otro territorio especial

Y la segunda escaparnos un día a Macao (175$, 16,3 euros, billete de ida, 1 hora). Para ir a este otro territorio especial de China, fue colonia portuguesa, es necesario el pasaporte y el nuestro estaba en la embajada china. Tuvimos que esperar al 1 de mayo, día de fiesta. Además de la cantidad ingente de personas que llenaban el centro de la ciudad, nos sorprendió sobremanera este retal de cultura mediterránea que se conserva en esta alejada parte de Asia. El nombre de las calles, la arquitectura, la gastronomía… todo recuerda a Portugal pero rodeado de chinos. Fue nuestra dulce despedida de un lugar que, gustará más o menos, pero no deja a nadie indiferente.

¡Ah! si tenéis más tiempo no dejéis de visitar uno de sus impresionantes casinos, ¿quién sabe? lo mismo toca para dar otra vuelta al mundo ;D

Macao

Macao

 


Gastos

Día 1: Tarjeta de transporte Octopus con recarga de 150 $ (14 euros, con un depósito de 50 $ que se devuelve) + alojamiento 300$ (28 euros) + cena 50 $ (4,6 euros).Total: 650 $ (60,5 euros)

Día 2: tramites visa (ver enlace Cómo conseguir la visa de China en Hong Kong) farmacia 30 $ (2,8 euros) + comida 95 $ (8,8 euros) + alojamiento 300$ (28 euros). Total: 415 $ (38,6 euros) + gasto extra de la compra de la cámara

Día 3: comida 65 $ (6 euros) + supermercado 177 $ (16,5 euros) + alojamiento 300$ (28 euros). Total: 542 $ (50,4 euros)

Día 4: lavandería 80 $ (7,4 euros) + comida 120 $ (11,3 euros) + alojamiento 300$ (28 euros). Total: 500 $ (46,6 euros)

Día 5: comida 127 $ (11,8 euros) + supermercado Wellcome (+ económico) 12,1 euros) + alojamiento 300$ (28 euros). Total: 557 $ (52 euros)

Día 6: envío paquete por Correos 5 kilos (Hong Kong es un buen lugar para hacerlo por el precio) 240 $ (22,3 euros) + ferry a Lantau pagado con tarjeta Octupus + recarga de Tarjeta Octupus 200 $ (18,6 euros) + comida 50 $ (4,6 euros) alojamiento 300$ (28 euros). Total: 550 $ (51,3 euros) + envío paquete

Día 7: alojamiento 300$ (28 euros) + comida 90 $8,4 euros) + supermercado 80 $ (7,4 euros). Total: 470 $ (43,8 euros)

Día 8: billetes ida y vuelta Macao 820 $ (76,4 euros) + snacks 20 Patacas (1,8 euros) + alojamiento 300$ (28 euros). Total: 1140 $ (106 euros)

*Los precios están en dólares de Hong Kong y patacas de Macao, monedas respectivas de éstas regiones administrativas especiales de China.


–> Aquí puedes encontrar vuelos baratos a Hong Kong.

–> Aquí puedes encontrar diferentes alojamientos en Hong Kong.

–> Si quieres recorrer Hong Kong y alrededores, puedes alquilar un coche aquí. 

–> Aquí puedes encontrar diferentes actividades y excursiones para pasarlo pipa en Hong Kong.

–> Aquí puedes contratar un seguro de viajes para viajar seguro.


Código Ética. “Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si realizas la compra de un producto siguiendo ese enlace, nosotros recibiremos una comisión. El uso de este enlace no incrementa el precio final para el consumidor. Gracias a este sistema, nos ayudas a seguir adelante con el mantenimiento del blog”.


Comparte con tus amigos....Share on FacebookShare on Google+Email this to someonePin on PinterestTweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valoraciones)
Cargando…

Un comentario en “Hong Kong, la mejor puerta de entrada a China (+ Macao)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>