Un fin de semana en Gdansk

Junio-julio 2012. A este país báltico me fui con mi amigo, también periodista, Juan Carlos Velez para ver el partido inaugural de la Eurocopa entre España e Italia en el Estadio de Gdansk (la Selección española se proclamó campeona de la Eurocopa por tercera vez) y de paso disfrutar algo de la cultura báltica.

Tomamos un vuelo no directo desde Sevilla a Gdansk. Ciudad portuaria donde las haya, Gdansk es la sexta urbe polaca. Se ubica geográficamente a orillas del mar Báltico. Gdansk es una urbe que mira al mar, con una industria naviera muy importante. Es también conocida como la “ciudad del ámbar”, ya que fue uno de los centros mundiales de producción de esta resina vegetal de gran belleza.

Gdansk es la ciudad perfecta para pasar un fin de semana turístico, ya que está repleta de lugares interesantes que visitar, comenzando por el propio centro histórico. A pesar de que tras la Segunda Guerra Mundial la ciudad quedó bastante dañada, el centro fue totalmente reconstruido con influencias flamencas, alemanas y polacas. Hoy pasear por la Ciudad Vieja (calle Dluga, calle Bogulawskiego, fuente de Neptuno,…) y recorrer el muelle (río Motlawa, gran molino) son algunos de los muchos placeres que nos brinda.
También está el castillo medieval más grande de Europa. Se trata del castillo de Malbork, que se localiza a 60 km de Gdansk.